¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » FORO ROSA » PINK PROVOCATEUR 2021 » MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY

MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY

+3
Azul pequeña
dulce3852
Aminaabud
7 participantes

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Aminaabud

Aminaabud
Dulce Candy
Dulce Candy
MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY Terry_10

Candy se encontraba gimiendo y jadeando cada vez más alto, casi gritaba del placer gracias a la manera en que Terry movía sus labios y su lengua

-¡Que rico lo haces! Estaba segura de que no me ibas a defraudar- Dijo jadeando

-¿Te gusta? Apenas vamos empezando- Contestó separándose un poco antes de volver a lamer esa vagina tan rosada, estaba muy orgulloso de los gemidos que provocaba en la rubia

-¿Acaso te dí permiso de hablar?- Respondió Candy alejándose rápidamente de él

-¿Pero que mierda?- Preguntó muy desconcertado, momentos antes se encontraba disfrutando mucho, Candy tenía el mejor sabor que hubiera probado en toda su vida

-Me parece que no fui clara con mi pregunta ¿Te dí permiso de hablar?-

-No necesito tu permiso para hacerlo- Respondió molesto

-Creo que mi esclavo necesita un poco de disciplina- Dijo la mujer mientras se dirigía a la pared en dónde tomó un látigo pequeño

-Ni sueñes con usar eso conmigo- Respondió Terry levantándose inmediatamente

-Estás siendo muy indisciplinado, creo que necesitaré educarte- Dijo antes de tomar su pene aún erecto con bastante fuerza

-Suéltame, ¿Acaso te has vuelto loca?-

-Esto puede ser muy doloroso o muy placentero, eso lo decido yo, recuerda que eres mi esclavo y yo soy tu reina, seré tu peor verdugo o tu mayor placer, eso depende únicamente de mí- Dijo apretando aún más y al mismo tiempo le lamía los labios

-Se acabó, esto se termina aquí- Dijo soltándose del agarre de la rubia -Si yo fuera tu rey las cosas hubieran sido muy diferentes, de hecho me pusiste esa cadena sólo porque estaba distraído buscando una para ponértela-

-Es una verdadera lástima que yo haya sido más veloz que tú y el hubiera no existe-

-Pues la lástima es para ti, yo no soy esclavo de nadie- Dio llevando sus manos al collar que aún llevaba puesto

-Sabías a lo que venías cuando entraste y además firmaste un contrato, aceptaste ser mi esclavo, te puedes quitar el collar pero las consecuencias de romper con el acuerdo serán muy altas, prácticamente te quedarías sin nada- Contestó Candy mostrando una leve sonrisa

-Tengo el dinero suficiente para costear una multa- Respondió mientras caminaba hacia la puerta

-Jajaja, no me hagas reír, era tanta tu urgencia de estar conmigo y poder cogerme, demasiada diría yo, que ni siquiera te fijaste que fue lo que pusiste como garantía en caso de que rompieras el contrato, como ya expresaste tu deseo de irte te lo recordaré, pusiste todas tus posesiones, tu empresa, tu casa, tus cuentas bancarias e incluso hasta tu perro, todo eso me pertenece desde este momento, así que adelante vete- Dijo Candy tomando asiento en la cama tranquilamente

-Eso es una mentira- Respondió entre dientes

-Ve con Hera y compruébalo, mientras tanto yo buscaré a otro esclavo que si esté dispuesto a complacer todos mis deseos y fantasías- Acto seguido comenzó a tocarse el cuello, bajó a los senos acariciándolos por un breve momento y terminó metiendo dos dedos en su vagina mientras echaba la cabeza hacia atrás, el espectáculo dejó a Terry fascinado y sin poder moverse, Candy sabía que él estaba disfrutando del espectáculo así que se levantó rápidamente de la cama -¿Acaso no te ibas? ¿Porque sigues aquí? ¡Vete! Quiero ir a buscar a un hombre que de verdad sepa complacerme- Dijo levantándose dispuesta para ser ella quien abriera la puerta y saliera de la habitación en ese mismo momento, sin embargo Terry no lo permitió, con una sola mano impidió que Candy lograra su propósito

-¿Que es lo que quieres que haga para que sea yo quien te complazca?- Preguntó sumisamente pero sin bajar la cabeza, unos celos feroces se habían apoderado de él tan sólo de imaginar a otro hombre teniendo sexo con ella, que la tocara y le diera placer justo como él lo acababa de hacer un par de minutos antes, así que se vio obligado a ceder, de nuevo todas sus posesiones materiales no le interesaban, sólo le importaba tener a esa mujer tan hermosa y cautivadora que tenía enfrente

-Si lo que te interesan son tus posesiones, no te preocupes, sólo devuélveme lo que pagué por ti y le pagas a Hera su comisión, ahora déjame salir que realmente me siento muy caliente y necesito desahogarme-

-¿Sólo te interesa eso? Por lo que veo, no te interesa con quien lo hagas, únicamente quieres sexo- Dijo muy decepcionado quitando la mano de la puerta

-No es que no me interese con quien tengo sexo, me importa tanto que por eso te había escogido a ti, jamás me había gustado tanto un hombre, eres tan guapo y atractivo que en cuánto te vi te quise tener únicamente para mi, por eso hice que firmaras ese documento, uno en el que aceptabas entregarme todas tus posesiones, pensé que serviría para que no tuvieras escapatoria alguna-

-Pero si has sido cliente asidua, quiere decir que alguna vez has sido esclava-

-Te equivocas, nunca he sido esclava, soy demasiado rápida y tengo muy buenos reflejos así que nadie me ha podido poner una cadena, no sé si alguien me vuelva a interesar tanto como tú, hubiera preferido ser tu reina y que fueras tú quien me complaciera y me diera todo tipo de placer-

-Con eso me basta- Suspiró aliviado

-¿Que dices?-

-Que con eso me basta mi reina, por favor permítame ser yo quien la complazca, quiero ser su esclavo- Pidió bajando la mirada

-Ahora resulta que si quieres-

-Si quiero mi reina-

-¿Estás dispuesto a seguir todas mis órdenes? Aún no me respondas, quiero que sepas cuales van a ser y si al final decides no aceptar, ya sabes que es lo que tienen que hacer, si aceptas me obedecerás ciegamente-

-Si mi reina-

-En primer lugar tienes que conocer cual sería tu situación.
Al ser tu reina soy y siempre seré superior a ti, por lo que tu, al ser el esclavo, tienes que actuar como tal, eso no aplica sólo en este sitio, aplicará en cualquier lugar y aspecto de tu vida, si yo me entero que te portaste mal, decidiré que tan grave es la falta pero ten por seguro que tendrás un castigo que incluso puede llegar a ser físico y bastante doloroso.
En caso de que tengas una inconformidad me la harás saber de manera muy respetuosa, con la cabeza agachada y sin levantar la voz, de cualquier manera yo tomaré la última decisión.
Cuidarás tu cuerpo, comerás a tus horas sin saltarte ninguna comida, harás ejercicio en el gimnasio de mi elección, tendrás estrictamente prohibido ir a algún otro sitio que no haya autorizado por mi.
Estarás a mi disposición las 24 horas del día, los siete días de la semana y sin importar la hora o el lugar en dónde estés, no tienes que preocuparte mucho por eso ya que seré juiciosa en ese aspecto para que no te afecte demasiado, lo que definitivamente no está a discusión es que nos mudaríamos para vivir juntos ya sea en tu casa o en la mía, eso lo decidiré yo.
Quedan absolutamente prohibidas las relaciones amorosas con otras mujeres, si en estos momentos tienes alguna, la terminarás ahora mismo, justo frente a mí, quiero cerciorarme de que lo hagas, cualquier mujer tiene que estar enterada de que tienes dueña.
Las interacciones personales con otras mujeres serán supervisadas por mi, si observo que una mujer tiene alguna otra intención que no sea familiar o laboral, evitarás cualquier tipo de contacto con ella, si se muestra insistente me avisarás y te daré indicaciones.
Cuando te refieras a mi de manera privada me dirás reina a no ser que esté molesta, si ese es el caso me llamarás dueña, de manera pública me llamarás por mi nombre, cualquiera que sea el caso, al dirigirte hacia mí bajarás la mirada y hablarás con respeto, tienes unos ojos demasiado bellos y no quiero perder el placer de verlos así que en algunos casos habrá sus excepciones
Siempre llevarás puesto un collar parecido al que portas en estos momentos en señal de tu sumisión, sin embargo, como el que tienes puesto es demasiado llamativo te haré entrega de otro más discreto pero tienes absolutamente prohibido quitártelo.
Si cumples con todo lo anterior y no tienes ninguna falta, tendrás una recompensa que será muy placentera para ti.
Espero haber sido lo suficientemente clara, así que ahora mismo dime si aceptas o no mis condiciones-

-Si mi reina, acepto-

-Siendo así, empecemos de nuevo, por lo que partir de este momento soy tu reina, no lo olvides, aún me siento algo molesta así que dime dueña, ahora, desnúdate y ponte de rodillas, continúa con lo que estabas haciendo, quiero que me hagas sentir el mayor orgasmo que haya tenido en toda mi vida, si lo haces bien me podrás volver a llamar reina- Ordenó mientras tomaba asiento en la orilla de la cama

-Si mi dueña- Respondió sumiso y tal como Candy lo había ordenado se quitó completamente la ropa

Con tal de ganarse la aprobación de su reina, Terry comenzó lentamente a lamer los labios vaginales lentamente, una vez que la escuchó gemir quedamente, se los abrió y comenzó con los labios internos, buscando el clítoris, en cuánto lo vio, se puso a chupar como desesperado, succionaba e incluso le daba ligeras mordidas, seguido de eso movió un poco la cabeza en dónde le metió la lengua en la vagina, metía y sacaba su lengua, había momentos en los que alternaba las succiones en el clítoris, metía su lengua y soplaba aire frío provocando mayor placer en la rubia quien ya empezaba a gemir bastante alto, después comenzó a lamer desde toda el área llegando hasta el ano, soplaba un poco y volvía a pasar su lengua caliente, nunca se imaginó que proporcionar tanto placer fuera a ser placentero para él también, no tenía que preocuparse de otra cosa que no fuera seguir las indicaciones de su dueña, de pronto sintió que ella le tomaba la cabeza y lo inmovilizara, solamente podía mover la lengua hasta que comenzó a sentir una mayor humedad que prácticamente le bañaba toda cara, de pronto Candy gritó mientras aferraba aún mas fuerte su cabeza hasta que de pronto lo soltó, al verla completamente roja y con una enorme sonrisa supo que había logrado su cometido, le había hecho sentir el mejor orgasmo de toda su vida

-Ya puedes llamarme reina- Dijo antes de recostarse por un momento, sin embargo el no se levantó puesto que ella no se lo había ordenado

-Espero que haya quedado satisfecha mi reina-

-Así es pero no lo suficiente, sube a la cama y ponte boca arriba, quiero saber como se siente ese enorme pene dentro de mi-

-Si mi reina- Obedeció y se acostó boca arriba mostrando orgullosamente su pene de 34 centímetros y sobretodo bastante grueso

-Creo que me vas a partir a la mitad con ese paquete pero que más da, estoy segura de que es un gran instrumento de placer- Dijo mientras lo montaba y se resbalaba poco a poco a lo largo del enorme pene hasta que finalmente logró introducirlo por completo -Vaya que si es enorme, duele un poco pero se siente, ahhh, fantástico-

Comenzó a cabalgarlo lentamente y poco a poco aceleraba sus movimientos, esta vez se puso roja casi inmediatamente y los gritos de placer no tardaron en llegar, Terry trató de ayudarla poniendo sus manos en sus nalgas para ayudarla y se pudiera mover mejor pero Candy le quitó las manos enseguida, no lucía molesta pero se levantó y tomó unas esposas de un cajón y se las puso dejando completamente inmovilizadas sus manos, después de que estuvo segura que él no podía bajarlas volvió a montarlo, subiendo y bajando a su antojo

-Mueve las caderas, parece que me estoy cogiendo a un maniquí- Ordenó mientras le arañaba el pecho

-Si mi reina- Respondió entre jadeos y comenzó a moverse para salir al encuentro con su dueña, esto provocó que ambos comenzaran a gemir como posesos

-No eyacules hasta que yo te lo ordene- Esta orden provocó un poco de frustración en el castaño puesto que estaba a punto de explotar, sin embargo obedeció, era un poco difícil concentrarse en cumplir esa orden así que para evitar eyacular se puso a recordar todas las reglas que había aceptado, sin embargo lo apretada que estaba su dueña no ayudaba mucho

-Mi reina, no puedo más-

-Espera solo un momento más- Ordenó antes de besar sus labios reclamando por completo su propiedad, tuvo que dejar de besar sus labios debido a que no pudo evitar gemir y gritar aún más alto, anunciando que su orgasmo se aproximaba -Ahora- En cuanto recibió esta orden Terry explotó con mucha fuerza llenándola completamente con su semen caliente, esta vez fue su turno de emitir un ronco gemido, nunca había tenido sexo sin protección y se dió cuenta de que se sentía muchísimo mejor, aunque de pronto tuvo un temor

-Mi reina, eso estuvo fantástico, disculpe de antemano la pregunta que le voy a hacer, ¿Existe riesgo de un embarazo? Es que no usamos ninguna protección-

-Lo sé, se sintió maravilloso, es la primera vez que lo hago sin condón pero no hay de que preocuparse, no existe ningún riesgo, desde hace tiempo tomo anticonceptivos- Dijo antes de inclinarse sobre él para besar apasionadamente su cuello y después reclamó sus labios -Eres completamente mío- Agregó sonriendo

-Lo soy- Contestó con una enorme sonrisa

-Ahora si, dejamos pendiente lo más importante y quiero que se haga en estos momentos- Dijo Candy pasado un tiempo en el que casi se quedan dormidos

-No entiendo mi reina-

-Te dije que si tienes algún tipo de relación amorosa debes de terminarla inmediatamente ¿La tienes?- Preguntó mientras le soltaba las muñecas -Más vale que no me mientas porque de cualquier manera me voy a enterar y recuerda que ya aceptaste ser completamente mío, no hay vuelta atrás-

-Mi reina, confieso que antes de venir aquí, me encontraba saliendo con chica-

-Dime su nombre- Ordenó sintiendo celos

-Su nombre es Darlene, mi reina-

-Busca tu celular, ahora mismo- Terry obedeció y sacó el celular de su pantalón, antes de entregarlo se dió cuenta que tenía un par de llamadas perdidas precisamente de Darlene, algo que no pasó desapercibido para Candy

-Aquí tiene mi reina-

-Llámala y termina con ella en este mismo instante, pones el celular en altavoz, quiero que a esa mujer no le quepa duda alguna de que ya tienes dueña- Terry obedeció inmediatamente y llamó a Darlene quien le contestó inmediatamente

-Hola cariño, ¿Dónde estás? Fui al centro comercial y compré una lencería preciosa y muy sexy, estoy segura que te va a encantar, te he estado esperando para que la veas, aunque prefiero que me la quites ¿Que te parece si vienes en este momento? Estoy muy excitada, justo como te gusta que te espere, quiero verte actuar como el tigre que eres- Al escuchar que otra mujer le decía todo eso a su esclavo, la rubia frunció el ceño

-Darlene, no podremos vernos más- Respondió el castaño mientras veía a Candy

-Si no puedes hoy, te espero mañana, vamos Terry, no tienes porque ser así conmigo-

-No entendiste, no voy a volver a verte jamás en todo lo que me reste de vida-

-¿Pero porqué? ¿Hice algo malo? Si te hice enojar déjame contentarte-

-Darlene, ahora tengo dueña, sólo me debo a ella y la única que puede disponer de mi es mi dueña-

-¿Estás bien? ¿Te están obligando a algo? Dímelo y llamo ahorita mismo a la policía-

-Nadie me está obligando a nada Darlene-

-¿Entonces que pasa? ¿Ya no te gusto? Puedo cambiar e incluso si quieres me opero lo que quieras para gustarte más, sólo no me dejes por favor Terry, te lo ruego-

-¿Acaso no tienes dignidad?- Dijo Candy entrando en la conversación -El ya te dijo que no quiere volver a verte, tiene dueña y es mi esclavo a partir de hoy, no lo obligué, mi esclavo simplemente decidió estar conmigo nunca lo obligué y mucho menos me puse a rogarle, vuelve a la cloaca de donde saliste y busca bien, a ver si encuentras un poco de lo que a mi me sobra ¿No es así esclavo?-

-Si mi dueña-Contestó sumisamente

-Eres una...-

-¡A mi dueña nadie la insulta y mucho menos tú, la verdad es que sólo usé tu cuerpo para desahogar mis necesidades de hombre, jamás sentí nada por ti, a partir de hoy mi cuerpo, mi mente y mi corazón sólo le pertenecen a mi dueña!- Gritó Terry, se acababa de dar cuenta de lo harto que estaba de las mujeres fáciles que prácticamente se le tiraban encima, todas sin dignidad ni amor propio

-Ya lo escuchaste, tu le ruegas desesperada, en cambio, él se arrodilla frente a mi rogándome para que no lo deje, hasta nunca rogona- Dicho esto tomó el teléfono, colgó la llamada y bloqueo ese número

-¿Existe otra mujer?- Preguntó molesta aunque no con él. le molestaban demasiado las mujeres que eran capaces de rebajarse a ese grado

-No mi reina, ya no hay más y como lo dije en la llamada, soy completamente suyo-

-Acuéstate en la cama, te has ganado esto- En cuánto Terry obedeció Candy comenzó lamer la punta de su pene, después lo recorrió completamente con su lengua provocando una nueva erección, Candy siguió lamiendo hasta que se metió uno de sus testículos en la boca mientras al mismo tiempo lo masturbaba con la mano, después succionó el otro, realmente se sentía muy excitado, nunca imaginó que esa parte de su anatomía fuera tan erógena, después de soltar ambos testículos, le pasó la lengua suavemente entre el ano y los testículos, el hombre ya no sabía que hacer con tanta excitación puesto que nunca dejó de mover su mano masturbándolo,
debido a todo eso estuvo a punto de eyacular, quería pedir permiso para hacerlo pero no tuvo nada de tiempo para preguntar si tenía permiso o no, su mente se nubló debido al gran placer que sentía así que eyaculó en gran cantidad, Candy pasó su lengua a lo largo de su pene recogiendo todo el líquido seminal con su boca y se lo tragó sin ningún tipo de problema, la rubia lamió hasta la última gota derramada, terminando con un beso en la punta del pene para tomar lo que hubiera quedado dentro de él, Terry estaba muy asombrado, jamás le habían hecho eso pero definitivamente le encantó y quería repetir la experiencia

-¿Te gustó?-

-Claro que si mi reina- Respondió todavía jadeando un poco

-Esa es una de las tantas recompensas que tendrás cuando me obedezcas- Dijo sonriendo besándolo de nuevo en el cuello -Vístete y despídete de tus amigos, si mal no recuerdo te falta tu saco, iremos a tu casa o mejor dicho, la que podría ser nuestra casa, aún no lo decido, obviamente pasaremos primero a la mía para recoger por lo menos un cambio de ropa, esta noche apenas comienza y planeo dejarte completamente seco, mientras te vistes tomaré unos cuántos juguetes que me gustaron

-Si mi reina- Obedeció y al ponerse la camisa notó unas marcas bastante notorias en su cuello pero por primera vez no le molestaron, en un par de ocasiones ya le habían dejado pequeñas marcas que en cuanto las notaba se había puesto furioso y terminaba definitivamente cualquier tipo de relación que tuviera con la culpable de haberlo marcado -Mi reina, ya terminé de vestirme ¿Puedo salir ahora?-

-Tienes permiso, solamente tomas tu saco, te despides y nos vamos ¿Entendido?- Contestó besando su boca de manera apasionada -Por ningún motivo te vayas a quitar la cadena, eso indica que ya tienes dueña, no quiero que piensen que estás disponible-

-Si mi reina- Contestó saliendo del lugar    

-¡Terry! ¿Dónde estabas? Te has perdido de mucho, hubo hasta espectáculo- Dijo Albert, sin embargo notó la cadena
-¿Tienes una cadena en el cuello?-

-Eso no es de tu incumbencia- Respondió tajante

-¡Te atraparon! Jajaja, debe de haber sido una mujer muy hermosa como para que lo hayas permitido- Agregó Archie

-Cállate, únicamente vine por mi saco y sólo por educación vine a avisarles que me voy-

-No creo que sea por educación, de seguro te mandaron, Albert ¿Ya viste las marcas en su cuello?-

-Me extraña que no estés furioso, la mujer que te hizo eso debe de ser extremadamente hermosa y toda una fiera en la cama-

-Te voy a romper la boca si sigues hablando así- Respondió en tono amenazante

-Ya amigo, tranquilo, solamente tenemos curiosidad, es que tu nunca te habías dejado atrapar y nos preguntamos quién es ella y cómo fue que lo logró- Dijo Albert tratando de calmar los ánimos

-Pues mi reina es-

-Su reina soy yo- Al escuchar todos voltearon a ver de quien se trataba y se toparon con la rubia despampanante que habían visto bailando en la pista

-Mi reina- Contestó Terry mostrándose sumiso bajando la mirada, ante el asombro de todos, incluido Stear quien acababa de llegar con su esclava

-Vamos, fue mala idea permitir que te vinieras y despidieras de estos señores- Respondió tomando la cadena con la mano y sin necesidad de jalar ambos caminaron en silencio

-No puedo negar que es demasiado hermosa, debe de hacer maravillas en la cama como para que Terry permita que lo trate así- Dijo Stear

-¿Que pensará Darlene de ésto?- Preguntó Archie

-Eso no es lo importante, mi duda es ¿Cuánto tiempo permitirá que lo traten así?-




Continuará...

A Sofia Saldaña, Cherry Cheddar, Dar042, Azul pequeña, Evelyn Rivera Strubbe, Parisa21, Jennyellizu y a les gusta esta publicaciòn

dulce3852

dulce3852
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Simplemente amé este cap, estoy en espera de la continuación

A Aminaabud le gusta esta publicaciòn

Azul pequeña

Azul pequeña
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Jajajaja Terry muy docily obediente 😊

Dar042

Dar042
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Es increible la falta de autoestima de algunas mujeres, es aceptable pedir una explicación pero rogar,
cuando solo te estan usando.
La pregunta es, cuanto van a durar ellos en ese trato amo y esclavo
Buen capitulo

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 504400 MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 504400 MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 504400 MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 504400
Joooooeeeer con la Candida

Parisa21

Parisa21
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Wowww!! Mira que le salió mandona la Reina,, 😁😁, , haber hasta cuándo aguanta Terry ser sumiso !! Puro fuego entre estos dos 🔥🔥🔥!!

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
OMG :scream:. Si mi Reina  MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 1f602  MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 1f602  MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 1f602  MI ESCLAVO Capítulo 2/ AMINA ABUD, LA DIVA DE TERRY 1f602

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.