¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » FORO ROSA » Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10

Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Parte 9



"LA ESTRELLA DE COCO" P10





Los días que posteriores a la discusión entre el señor William y la señora Elroy había dado como resultado que entre ellos se evitaran en la enorme residencia de los Andrew en Chicago. Él por su parte deseaba tener noticias favorables sobre la búsqueda de Candy, pero seguía sin saber nada de ella. La señora por su parte había incrementado su disgusto para con su sobrino tras haber leído esa tarde en los periódicos y revistas de sociales los artículos que había sobre “La Aparición del Magnate William Andrew” ante los medios.

Se sentía dolida porque él había despreciado los planes que tenía para hacer su retorno a la sociedad a lo grande… más aún lo estaba tras recordar su clara intención de seguir empecinado con la idea de mantener a Candy como una Andrew. A pesar de todo eso Sara y Eliza le habían hecho saber que contaba con su total apoyo, y que a Neil no le importaba tener que esperar el tiempo que fuese necesario para hacerle ver a Candy que él era su mejor opción para realizarse como mujer.

De vez en cuando el señor William recibía la visita de su sobrino Archivald y las señoritas Brither y O’Brien, deseosos de tener noticia alguna sobre su querida amiga. Pero lastimosamente el inspector Jackson Crown no había logrado obtener ni una nueva pista hasta el momento y los días tenían intenciones se sucederse uno tras otro sin variar en lo más mínimo.




oooOOOooo


En otra parte, muy ajena a todo eso… Candy se encontraba en su camarote acicalándose. Había probado a ponerse el menjurje que le había dado Mila con la intención que le hiciera crecer su cabello, pero éste tenía un olor tan desagradable, tenía la certeza de que eso contenía otros ingredientes que hacían que su olor fuese tan fuerte, dificultándole que se sintiese animada de seguir con él por lo que estaba untando la crema de coco en sus rizos con la clara intención de ahuyentar esa peste o de lo contrario sus entrañas se convertirían en extrañas; las gemelas por su parte hacen bromas con ella y le suplican hasta el cansancio que no use el potingue que hace crecer el cabello, <<”por una razón obvia Mila duerme sola.”>>

-Está bien chicas… prometo no hacerlo con tanta frecuencia o por lo menos dormir fuera del camarote para no asfixiarlas
-Ha, ha, ha… o simplemente tíralo por la ventada cuando el tren esté en marcha para que Mila no se dé cuenta
-Oh, eso sería muy descortés por mi parte siendo que fui yo quien se lo pidió
-Pero White An, si luces bien con tu nuevo estilo ¿Por qué quieres cambiar?

La rubia se encoge de hombros y les hace un guiño, la verdad no tiene muy en claro si puede compartirles la razón… por lo que finalmente claudica ante la petición de ellas… de todas maneras, tiene pensando usarlo una vez a la semana, y por hoy, ya había cumplido.



Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10 Mila10




Después de acomodarse su ropa que usa de uniforme se despide de las chicas y se dirige a la clínica para realizar su trabajo. Ese día no tuvo oportunidad de saludar ni ver a Leo, desde aquella vez que la sorprendió dando vueltas por la calle muy temprano, no habían compartido ni otro momento más. Pero tampoco se sospechaba nada extraño. Menos aún, se había atrevido a deambular por la ciudad, solamente trepaba a los árboles y llegaba hasta estar frente de los senderos del parque y luego regresaba al circo con la tranquilidad de que nadie se había percatado de su furtiva salida. Dos días después se encontraban nuevamente en camino rumbo a otra ciudad.

Una vez que llegaron a Columbus empezaron con toda la algarabía de costumbre para levantar las tiendas, colocar los puestos y asegurar cada tuerca y faroles para darle forma al Circo. Los hombres se desplegaban y funcionaban como las agujas de un reloj; tal y como se había presenciado en las ciudades anteriores. Mientras los arrieros terminaban de ajustar las estacas, Leo permanecía junto a Nilka se dedicaban a ensayar junto a los demás chicos de los números; en ocasiones, después de haber levantado las pesas cientos de veces y hacer dado vueltas en las barras paralelas, gustaba de disfrutar un momento a solas con sus pensamientos mientras daba un paseo cerca de las líneas ferroviarias.

El día que había compartido a solas con White An en la ciudad lo aprovechó para fijarse detenidamente en la rubia, quería entenderla, conocerla, terminar de descifrarla. Tras esa perenne sonrisa había algo que la perturbaba y ensombrecía, se había hecho miles de hipótesis… desde la más inocente hasta la más siniestra… aunque le parecía poco probable que esa joven, con ánimo alegre y dulce fuese capaz de cometer algún delito.

Pero también está Nilka, ha vuelto a pelear con Tylor… y como cada vez que lo hace, acude a él para refugiarse y buscar consuelo. Eso es algo para lo que Leo siempre estaba disponible… lleva años en ese estilo y quizás no era ni consciente hasta qué punto era participe en todo ello.

En un inicio, antes de que estuviesen al frente del Circo Barnum & Bailey’s, y de que existiese éste como tal… sólo eran tres jóvenes, amigos y soñadores. Leo se había sentido atraído por Nilka desde un principio y compartir con ella en la pista hizo que ese sentimiento floreciera; la joven recibía sus galanteos muy encantada pero nunca lo aceptaba definitivamente como pareja, puesta también Tylor estaba interesado y le expresaba sus sentimientos de una manera más elocuente.

Por primera vez existía la posibilidad de que la amistad entre ellos se pudiese resquebrajar y la incertidumbre de no saber si sería el elegido o no por ella, hizo que el carácter de Leo se agriara, y bastante. Pero incapaz de hacer algo en contra de su amigo, decidió que no seguiría con sus pretensiones para llamar la atención de Nilka, quería que lo escogiera, pero si no lo hacía, y se daba cuenta de su error, quería estar ahí para recibirla y entregarle todo su amor o lo que ella le pidiese.

Esa era la razón por la cual se mantenía cerca, dispuesto y presto cada vez que Nilka lo buscaba cuando discutía con Tylor, pero éste, como hombre fiel y enamorado buscaba la manera de contentar a su mujer, cedía a sus caprichos y todo lo que ella quisiera o pidiese. De esa manera Nilka terminaba volviendo junto a Tylor y Leo solo observaba a la pareja mientras le agradecían por ser un “Buen Amigo”

Después de torturarse tanto con sus recuerdos decide volver a sus aposentos y descansar antes de inicie la algarabía para la función de esa noche ve la figura de White An caminando casi en su dirección, con una cesta en la mano y siendo acompañada por las gemelas “Sal y Pimienta”. No puede evitar rodar sus ojos de sólo acordarse cuán intensas son esas niñas; le exasperan con su parloteo incesante en cada ensayo, y tras infundirles temor, ha conseguido que se comporten de una manera no tan efusiva a su lado, alegando que <<”deben guardar toda esa energía para el público, sino le diré a Tylor que les haga utilizar toda esa intensidad limpiando el estiércol de lo animales… así podremos ensayar en paz">>

Leo da un par de pasos para poder ponerse en medio del camino que sigue la rubia… cuando ella se termina de acercar, eleva su rostro y lo observa sorprendida; con una sonrisa de satisfacción él la saluda.

-Qué sorpresa verte por aquí White An
-Se… señor Leo

La joven traga grueso y teme que ese hombre se haya percatado de eso. Las gemelas por su parte están expectantes, muy intrigadas… él no es quién se acerque, espere o inicie una conversación; no, sino eres Tylor o Nilka

-Pensé que finalmente habías decidido abandonarnos
-Yo… ¿yo? ¿Por qué?
-La gente suele hacer cosas raras, o a veces, hasta estúpidas
-¿Co… cómo?
-Sí. Salir furtivamente, o caminar sin rumbo fijo… cosas como esas
-¿Q… qué? Estooo… yo…

El rostro de la rubia había dejado de lado su alegría por el asombro y ahora por el pánico, temía lo que ese hombre pudiese decir o reprocharle. Más aún el hecho que a nadie le a contado de sus escapadas ni mucho menos cuando salieron juntos.

-Ha, ha, ha… tartamudeas… es que ¿Acaso te has estado portando mal, White An?
-¡Claro que nooo!

Le farfulla entre dientes mientras que su mirada se endurece, ha visto un brillo en los ojos de Leo que le han hecho ver que le está tomando el pelo o, mejor dicho, disfrutando de hacerla incordiar.

-¿Estás segura?
-¡Por supuesto! Tengo tantas cosas por hacer, que no tengo tiempo para hacer “ese tipo de cosas”
-Interesante…

Sonríe travieso a la vez que toma una venda del cesto que está entre los brazos de Candy, como quien examina la calidad del objeto…

-¡LEO!

Saltaron las cuatro al escuchar la voz chillona a espaldas de él, quien se gira para verle rostro

-Enseguida voy, Nilka

Deposita nuevamente la cosa en su lugar y dice suave, muy suave… tan suave con la intención que sea solo ella quien escuche.

-No olvides llevarme en tu próxima fuga

Candy palidece y se espanta. Leo se da la vuelta y va con su compañera de actos. Las gemelas se observan y asienten con sus cabezas entendiendo claramente que aquí <<“huele a peligro”>>

Tras los segundos necesarios para recuperar su compostura, la rubia sigue su camino hasta llegar donde los hombres que la esperan para ser atendidos. Intenta concentrarse en lo que deben hacer sus manos y brindar una sonrisa para animar a los chicos. Luego, para la cena comparte con Nina y Mila entre bromas y risas.

Al día siguiente, Candy había decidido levantarse pronto para poder hace algo que tanto le gusta. Sigilosamente sale del camarote vestida son un overol tejano y camisa roja a cuadros. Trepa a un árbol cerca a las vías del tren, y cuando está en lo alto, busca una rama segura para poder balancearse a un árbol cercano y seguir así sin rumbo fijo, pero con la adrenalina a cien.

Después de dar vueltas y colgarse por un buen rato, la rubia decide volver antes de que las chicas se despierten. Se detiene un segundo observando si hay alguien cerca, y al sentirse segura da un salto y aterriza en el suelo haciendo un ruido seco.

-Pensé que contarías conmigo…
-¡AAAaaaahhhh!
-… para tu fuga White An
-¡Señor Leo, me ha asustado!
-Eso es porque no tiene la conciencia tranquila, mujercita. O debería decir ¿Señorito?
-Aaasshh

La rubia rueda los ojos antes de ponerlos en blanco y girarse para alejarse de él, aun siente que su corazón le late intenso tras el sobresalto. La figura de Leo había salido de entre los vagones tomándola desprevenida por completo.

-¡Oye! Te he dicho que no me hagas eso

Le exigió molesto

-“Hacer” ¿El qué? – aash, por qué siento que me voy a arrepentir de haber preguntado eso
-Ponerme los ojos en blanco. Es odioso, molesto, infantil e irrespetuoso
-Disculpe usted, pero no le estoy faltando el respeto. Simplemente me reservo mi comentario, ahora si me disculpa
-Señorita White An, debes tratarme con más sumisión
-¿Y eso por qué? No veo razón alguna para tal despropósito
-Porque te lo estoy diciendo, no me gusta ese tono que estás usando conmigo, ni la forma en que me tratas… o es que ¿Quieres tener problemas con el jefe?
-Lo tendría en consideración si fuese más amable. Además ¿Por qué molestar al jefe por un berrinche? Eso es muy infantil – já, y dice que la infantil soy yo

La rubia lo observa desafiante a la vez que él termina de dar los pasos para acortar la distancia que los separa. Candy se ve forzada en elevar el rostro para no perder contacto, el hombre ante sí se cruza de brazos y le espeta de manera amenazadora

-Porque puedo decidir que, te echen.
-Espera ¡¿Qué?!

El pánico se esparce por su cuerpo y empieza a temblar. La amenaza de dejar el circo la congela del horror

-Si muestras total desprecio e insolencia hacia mi persona, prefiero que largues
-Pe… pero
-No me interesa que alguien como tú, con falta de profesionalismo, irreverente, despistada, irrespetuosa, farsante y temeraria esté en mi circo…
-Espera… ¿“Tú circo”? A caso ¿No es Tyler el jefe?
-… escúchame bien White An, eso es algo que no lo soporto ni pienso tolerar
-Pe… pero
-Éste, también es mi circo… soy BAILEY'S, Leonel Bailey


continuará...

Parte 11

A LadyKarol le gusta esta publicaciòn

LadyKarol

LadyKarol
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Pero, ¿¿qué le está pasando a Leo?? 🤔🤔

Mila, es muy bella, sólo hay que hacerle una buena depilación y ya!!!

Solooooo que perdería su encanto😁jijiji

A Cherry Cheddar le gusta esta publicaciòn

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10 692777 Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10 692777 Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10 692777 Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P10 504400

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.