¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2020 » Lado Rosa Oscuro » Las Divinas Místicas de Terry con un ataque aéreo a la irrealidad: "Proposición indecorosa". PARTE 12.

Las Divinas Místicas de Terry con un ataque aéreo a la irrealidad: "Proposición indecorosa". PARTE 12.

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Shey

Shey
Rosa Negra
Rosa Negra
Las Divinas Místicas de Terry con un ataque aéreo a la irrealidad: "Proposición indecorosa". PARTE 12. Presen23


Llegamos al pub “La Condesa” le había pedido a Annie ser benevolente con mi tranquilo novio y no hacerlo sentir incómodo; milagrosamente aceptó. No tengo que decir que íbamos con media hora de retraso, ¿verdad?. Ann se esmeró en arreglarme y ponerme más nerviosa, si es que eso era posible, con sus nada sensatos consejos. Aún recuerdo nuestra charla de la tarde:

FLASH BACK

--Bueno Candy, debes saber por qué te he traído a mi casa.

La miré de manera extraña sin entender su discurso.

--Pues porque vamos a una disco ¿no?

--Ay niña, claro que no, esta tarde, te vamos a dar lecciones sobre cómo pasar tu primera vez con tu amorcito.

Los colores se me subieron al rostro y no sólo a mí, Patty estaba igual.

--¿Vamos? ¿Tú y quién más?

--Pues Patty y yo. –Miré a mi otra amiga interrogantemente. --Ahh, es que como has estado tan ocupada no te has enterado.

--¡Annie por favor! –Exclamó Patty tapándose el rostro.

--¿Enterarme de qué? –Pregunté con cierto recelo.

--Que Patty y Stear ya tuvieron su primera vez, ahora sólo faltas tú.

--¿Qué has dicho? ¿Pero cómo? –Pregunté aturdida.

--¿De verdad quieres saber cómo Candy? Uyyy, qué perversilla.

--Nooooo, lo que quiero decir es… bueno… Patty tú dijiste que… ¡Ay Dios! ya no sé qué decir.

Patty me miró y sonrió cálidamente.
--Te entiendo Candy, sé que dije que no deseaba adelantar este paso. Pero las cosas se dieron. Stear fue tan tierno y delicado… Fue mágico Candy, fue especial.

--¿Habías planeado que.. pasara? –Pregunté tímidamente.

--No amiga, no lo planeamos. Era una simple tarde viendo peli y de ahí, todo surgió muy natural, una cosa llevó a la otra. –Ella se sonrojó.

--¿Te… bueno… te… gustó?

El sonrojo de mi amiga se intensificó.

--Sssii. –Y se tapó la cara inmediatamente.

--Y ¿te dolió?

-¡¡¡Ayyy por Dios, bastaaaa!!! –Gritó Annie haciéndonos saltar a las dos del susto. -- Descúbrelo por ti mismo nena, eso no te lo vamos a decir. Ten tu propia experiencia… Vive la vida… Además, hay una apuesta de por medio, y debes cumplir.

Me tensé inmediatamente.

--Pero esa apuesta ya no vale, Terry sabe todo.

--Ya lo sé tontita, pero ¿crees que lo olvidó? Seguramente está esperando con ansias este día, al final fuiste tú quien se lo propuso, no lo puedes dejar así. Ni creas que no me di cuenta de lo que pasó entre ustedes la semana pasada… Tú tenías un chupetón tamaño jumbo en el cuello, por cierto, qué bueno es tu corrector ehh, lo ocultas bastante bien, no se nota nada, a menos que te fijes mucho y eso ya sería…

--Ya Annie, céntrate. –Recriminé.

--Ohh sí, pues después de ese día, ese pobre hombre ha de vivir con una erección permanente.

--¡¡¡Annie!!! –Gritamos Patty y yo.

--¿Qué? A poco creen que no.

La curiosidad me picó y pregunté:

--¿Tú crees?

--Te lo puedo asegurar. ¿Apostamos?

La miré de mala manera y ella sólo soltó una carcajada.

--Bueno, pues esta noche debes sorprenderlo.

--Annie yo… no estoy segura de esto. La verdad no me siento preparada, ni siquiera me estoy cuidando.

---¡¡¡Ayyy, ni te preocupes!!! Se cuidará él, todos los hombres andan siempre listos para “eso”… ¿Preparada? Te apuesto lo que quieras a que él te pondrá al 100 más rápido que de inmediato, que digo 100, pasarás de 0 a 1000 en un dos por tres con ese hombre.

--Annie no deberías presionarla para hacer esto, si ella no quiere ahora, ya llegará su momento. –Aconsejó mi sabia amiga Patty.

--¡Patricia! Esta mujer se va a oxidar de allá abajo si no le da uso.

--Qué vulgar eres Ann, cómo te atreves a decirme eso. –Reclamé indignada.

--Candy, ese chico está que babea por ti, por arriba y por abajo ehh. –Annie movió las cejas de arriba abajo. --¿Crees que no lo dejaste adolorido después de lo que pasó entre ustedes? Ha de tener un serio caso de pelotas azules, no seas cruel con él.

Medité las palabras de Annie unos minutos y pensé en el pobre Terry, y en cómo había aguantado como todo un campeón mis confesiones, dudas y hasta a mi padre, que eso ya era bastante decir… ella tenía razón.

--Muy bien chicas, es verdad, Terry merece esta noche, ha soportado lo indecible como un verdadero héroe, sin salir corriendo de todas las miles de cosas que nos ha tocado vivir. Díganme todo lo que debo saber.

FIN DEL FLASH BACK

Y aquí estaba yo, entrando al pub con mi sexy atuendo, maquillaje, y dos paquetes de globitos en mi pequeño bolso. La verdad no sé en qué estaba pensando Annie al darme dos paquetes, ¡¡¡dossss!!! Qué pensará, ¿Qué nos la pasaremos copulando como conejos? Mis nervios están a flor de piel, sólo espero que todo salga bien. Me pregunto si Terry será virgen. A la verdad, no lo imagino teniendo relaciones con alguien, se la vive en sus libros de literatura… Si no fuera por esos besos que me ha dado y por sus reacciones masculinas en su emm, amiguito, juraría que no le interesa el sexo, pero bueno, me estoy desviando del tema, lo único que sé es que yo fui la que hice una propuesta y la que tengo que cumplir. Respiré profundo llenándome de valor, e ingresé con mis amigas al antro.

El lugar estaba a reventar, pero era acogedor. Barras anchas rectangulares con sillas altas a su alrededor para que los grupos pudieran conversar. Al centro de estas, una pista de baile con reflectores giratorios de colores le daban vida al lugar, y obviamente, la música mezclada del DJ.

Localizamos rápidamente a los chicos, quienes estaban en un gabinete para tener un poco más de privacidad. Archie y Stear se veían muy guapos, y muy animados también; la música era contagiosa. No veía a mi novio por ningún lado.

--¿Y Terry? –Interrogué a los chicos.

--No ha llegado, no ha de tardar. –Respondió Stear tomando un sorbo de su bebida color azul.

--Yo diría que ya tardó. –Dijo Annie. –Lleva un retraso de media hora.

--Tranquila gatita, ha de estar terminando de arreglarse. –Habló Archie con un tono burlesco en su voz. Lo miré feo y él sólo sonrió.

El camarero llegó y tomó nuestros pedidos. Una vez nos sirvieron nuestras bebidas, mis amigas se empezaron a poner a tono, bueno, más bien Ann… Y eso que no estaba tomando alcohol, tampoco es que lo necesitara, ya estaba loca de remate a modo natural. Miré hacia la entrada del pub, Terry no aparecía por ningún lado y ya me estaba preocupando.

--Voy a marcarle a Terry. –Grité a mis amigos por sobre la música y me retiré a un espacio donde pudiera oír.

Marqué 3 veces a su cel y en las tres ocasiones me mandó al buzón de voz. Empecé a sentirme angustiada, no tenía ni un mensaje de él de cancelación o algo por el estilo, y para variar, ni siquiera conocía su departamento…

--¿Qué pasó Candy? –Preguntó Patty cuando me vio regresar.

--No responde. –Dije con angustia.

--No me digas que el muy desgraciado se arrepintió y ahora te huye. —Dijo Annie un tanto enfadada.

--Claro que no. —Respondí vehemente. –Algo debió suceder, él no me dejaría plantada.

--Si quieres vamos a verlo a su depa. –Dijo Stear.

--Es que… no sé dónde vive. –Admití penosamente.

--Pero yo sí. Recuerda que estudiábamos juntos.

--Ok vamos. ¿Vienes Patty?

--Claro, los acompaño.

--Aquí los esperamos gatita. —Dijo Archie.

Salimos del antro rápidamente, yo con una gran opresión en el pecho. ¿Y si estaba enfermo? Eso debía ser, no había otra explicación. Si él estaba mal, era seguro que no regresaría con mis amigos. 

Llegamos al edificio y nos dirigimos a la entrada, menos mal que Stear conocía la clave de acceso a este. Subimos por el ascensor y seguimos a mi amigo al salir de él. Este lugar era bastante elegante; no es que esperara que Terry viviera en un cuchitril, pero a mi chico le gustaba la clase, de eso estaba segura.

Ya fuera del departamento tocamos el timbre… 1, 2, 3… Nos cansamos de tocar una y otra vez. Al ver que no había nadie, fuimos a la administración y preguntamos por Terrence.

--El joven salió hace un poco más de hora y media.

--¿Notó si se veía enfermo? –Pregunté preocupadamente.

--Oh no, por el contrario, iba muy arreglado y… diferente…

--Muchas gracias señor. —Dijimos a coro.

--Volvamos a la disco, quizá ya llegó. --Dijo Stear, nosotras asentimos.

¿¿¿Hora y media???… ¿Qué quiso decir el administrador con “diferente”? Suspiré profundo. ¿A dónde te metiste Grandchester? Más le valía tener una buena explicación si no quería tener problemas.

********************************************************************************
No puedo creer que esto me esté pasando a mí, y justo hoy.

Me había esmerado en arreglarme para dejar a mi Pecosa con la boca abierta y borrarle toda idea de querer acabar lo nuestro antes de que empezara. La verdad, y sin pecar de arrogante, me veo bastante bien… Iba saliendo del departamento, quería llegar temprano y ver la reacción de mi chica en cuanto me viera, cuando sonó mi teléfono de casa. Quise evadir la contestación, pero podrían ser mis padres, así que corrí a responder.

--¿Terry?

--Sí, ¿quién habla?

--Soy Karen, me diste tu número ¿recuerdas?

--Oh Karen ¿qué tal?

--¿Estás ocupado?

--Emm, bueno, iba de salida, pero dime.

--Me da tanta pena molestar pero no sé a quién recurrir.

--No te preocupes, dime, ¿sucede algo? –Apuré para que me dijera.

--La verdad sí, estoy sin energía eléctrica y a oscuras.

--¿Y el administrador? –Pregunté presintiendo por dónde iba el asunto.

--Todo el edificio está sin luz, y la verdad, tengo un poco de miedo. No conozco a nadie a parte de ti. ¿Crees… crees poder hacerme compañía en tanto solucionan el problema? No creo que tarden mucho.

--Emmm, bueno… --Suspiré. –Ok Karen, voy para allá.

Y estas son las consecuencias de mi estúpida caballerosidad y sobre todo de mi bocota: hora y media de retraso, y el celular descargado. Seguramente Candy me ha estado marcando; le he marcado del teléfono de casa de Karen y no responde… Uff, estoy que me jalo de los cabellos. 

Cuando por fin el técnico arregló el problema general, el cual dependía del bendito transformador, me despedí de Karen prontamente, ni siquiera oí lo que me dijo, y casi volé en mi vehículo hasta la dirección que me mandó Candy.

Ingresé como una exhalación al antro y traté de ubicar a mi novia y los chicos en algunas de las mesas, pero no estaban; de pronto, vi a la pelinegra amiga de mi nena, me acerqué a ella y toqué su hombro al tiempo que gritaba para hacerme oír por sobre la música:
--Annie, ¿dónde está Candy?

Annie me miró con la boca abierta sin parpadear siquiera… Me escaneó de arriba abajo, y de nuevo aterrizó en mi rostro, entonces recordé mi cambio de look, y suspiré…

--Annie por favor. --Casi rogué.

Por una milésima de segundos ella desvió su mirada de mí y miró hacia un punto detrás mío, el cual seguí, girándome para observar… Sentí que la sangre me corrió más rápido por las venas y una ira incontrolable recorrer mi sistema nervioso. El corazón me martilleó con furia y empecé a ver todo en rojo y cámara lenta. Con pasos largos y firmes me dirigí hasta el punto que miraba.

De un solo tirón, arranqué al imbécil que estaba con mi chica, le di un puñetazo en el rostro y le dije con voz amenazante:

--No vuelvas a besar a mi novia o no respondo.

Dejando a una sorprendida Candy ante mi acción, o al menos eso creo.

Yuriko Yokinawa

Yuriko Yokinawa
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
No encontré el capítulo once. Me divertí mucho, no dejé de reír hasta que mi novio se enojó. Quién la habrá molestado? Espero el siguiente capítulo. Saludos.

igzell

igzell
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Yo crei que este seria la culminacion...
Y ahora con que excusa nos saltara la pecas ahora?

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.