LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » El Lado Rosa Oscuro » TODO Y NADA. P2 By Chica de Terry. Mafia Negra GRANDCHESTER. YAOI 18+.

TODO Y NADA. P2 By Chica de Terry. Mafia Negra GRANDCHESTER. YAOI 18+.

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
[center]MAFIA NEGRA
GRANDCHESTER







Todo y Nada
Parte II
By Chica de Terry
[/center]



Guerra Florida 2017
Candy Candy: Final Story de Keiko Nagita.
“Derivación”  Yaoi/18+

“Goza de mi lectura como yo goce, escribiendo”




**********

5:00 am Chicago.


-¿Aló?

Un suspiro rasgado se oyó tras el auricular. Una voz rasposa jadeante respiraba audiblemente al otro lado de la línea abierta.

-William…  ¿Eres tú?

Sabía que era él  y propiedad  use su primer nombre,   aunque no llamó a nuestra línea de contacto exclusivo.  Contuve el suspiro. Escuchar su respiración dificultosa me alegró y al mismo tiempo me puso en alerta, haciendo que mis entrañas se constriñeran.  Estaba ebrio.

-Tengo mensajes del… administrador.   Y del… gerente… del hotel.  De Chicago.  Tuyos.  Demasiadas llamadas  –Dijo arrastrando las palabras.

-En efecto. Fui yo.

-¿Qué es tan importante?  -Dijo el rubio conteniendo apenas el bostezo.

“Joder.  Tú. Tú eres lo importante. Y estás ebrio. Odio que lo estés cuando no estoy cerca de ti.  ¿Has… cogido por ahí?  ¿O solo quieres hacerme recordar y perder los estribos? Si estuviera allá… yo… te haría olvidar tu berrinche”

-El señor Archivald, está planeando una nueva fusión.  Espera luz verde de tu parte  –Me recompuse, tragándome mis palabras.

-¿Es… prometedora?

-Tiene buen ojo. Al parecer lo es.

-Entonces… dale luz verde. Asís-telo.   ¿Es… todo?

-Por el momento…

-Bien.

La línea murió dejándole en los labios el sabor amargo de la hiel por las palabras no expresadas. El pecho explotando de celos.

“Tendré que acostumbrarme. Tendré que hacerlo”   -Traté de convencerme.


Pronto iba a amanecer. Una hora más y estaré en el dojo practicando katas. El ejercicio me ayudaría a bajar las revoluciones del cuerpo. Para qué fingir, si iba a la cama solo rodaría de un lado a otro. Albert estaba ebrio.  Y no podía quitarme de la cabeza que seguramente, muy seguramente había tenido sexo. ¿Con una mujer? ¿Con un hombre?   Estaría tremendamente decepcionado si fuera con otro hombre. Le había enseñado bien a cubrirse las espaldas,  a que la mano derecha no supiera lo que hace la izquierda. Debía ser así. En su posición, en la de ambos, debía ser así.

No podía reprocharle nada. Acaso no fui yo  quien lo hizo enfadar de tal forma que me prohibió acompañarlo a Brasil. Ahora mismo estaría allá con él en Sao Paulo,   calmando su angustia con caricias. Asegurándole que todo iría bien.  Que todo era por un bien mayor. Era su deber. Pero no. Tuve que insistir, eh insistir,  hasta el punto de hacerlo quebrar.  El hecho de que me haya dejado escucharlo de esa forma… borracho, trasnochado, críptico…  podía sentir debajo de ese disfraz de furia, su rabioso amor.

Albert,  no me podía engañar, no a mí.  Fui su maestro.  El que le descubrió el mundo del placer sensual y sexual.  Si Albert,  estaba provocando mis celos era por una simple razón, por amor.  Un amor que creció con el tiempo entre ambos. Siendo yo el adulto, tuve que soportar el hecho de que un joven e inexperto Albert,  debía descubrir por sí mismo cuál era su verdadera identidad. Y para hacerlo debía probar.  

Siendo adulto, no podía dejar de aprovechar mi  vasta experiencia a favor, le forjé de tal forma que me propuse que mi  hermoso y joven pupilo volviera a mí de nuevo, hambriento, curioso, excitado pidiendo más.   Si lo que viví  en mi primera juventud debía servirme de algo, ésa fue la oportunidad perfecta para utilizarlo.  

Lo aceptaba.  Lo había seducido, lo había  hecho probar mieles deliciosas, le cautivé con caricias, con besos,  con ideas prohibidas que para un muchacho de 17 años con tanto vigor palpitante  atrapado en su entrepierna,  no le permitirían siquiera cuestionarse  el bien, o el mal.  

Solo existiría la piel. Solo existiría el sentir. Solo existiría la exacerbación del deleite carnal. Y en tales circunstancias como las que atravesaba Albert, en aquel momento;  tenía la tónica perfecta para surtir el efecto deseado.  El muchacho requería de libertad.  Desgraciadamente,  yo no podía otorgársela, no la que el imberbe exigía. Pero, podía mostrarle otro tipo de libertad, una libertad secreta y personal que el joven y guapo heredero también pedía a gritos y que yo,  hasta ese momento comprendí  del todo.  Estaba tan envuelto en la seca severidad que Elroy marcaba en la educación del sucesor  que olvide que un hombre joven con estupendo estado de salud,  tiene necesidades corporales que requieren tanta atención como el aprender un nuevo idioma, o estadística, o mercadeo.  Aquella noche me di cuenta. Y todo surgió, todo fluyó.


Cansado de estar en vela,  Johnson se dejó caer en el sillón frente al ventanal. Ya había aflojado el nudo de la corbata, se despojó del saco,  se sacó los zapatos  y se arrellano en el sillón frente a la chimenea apagada del despacho.  Cerró los ojos humedecidos.  La memoria de aquella noche de primavera aún lograba excitarlo. El deja vú era tan real…


**********

Ladera de la colina de Pony


-Suba al auto, joven William.

La voz del estirado e insufrible Johnson sonaba como siempre, fría y autoritaria. Como lo odiaba.  Siempre encima de mí, metiéndose en mis asuntos. Sé que no tengo oportunidad ante él. Es un hombre sumamente fuerte. No quise ni mirarlo. Estaba tan enojado conmigo mismo  por haberme dejado atrapar tan rápido  que solo  me monte en el vehículo.  El hombre se tomó un minuto fuera del auto y luego se montó frente al volante, encendió la marcha y condujo en total silencio.

¡Cómo lo aborrecía! Quisiera que me gritara como lo hacía Elroy para poder contestarle unas cuantas frescas. Pero éste hombre es de piedra, nunca pierde el control. Enfurruñado, con la gaita en mi regazo y los brazos cruzados frente al pecho al fin me digne a mirarlo de soslayo. Mi asombro fue tal a ver su cara marcada por las lágrimas que silenciosas, surcaban su piel enrojecida.

Johnson estaba llorando.  ¿Acaso tiene lágrimas?  ¿Sentimientos?  ¿Por qué demonios llora?

No pude comprenderlo. El enojo fue cediendo un poco. Mi furia era como una tormenta de verano, impetuosa pero rápida. Estaba resignado, sería llevado de nuevo a mi jaula de oro para ser torturado por la música, las risas y el rumor de la concordia de una familia a la que ni siquiera conocía.  Entonces,  también tuve deseos de llorar de rabia. Pero trague duro y  retuve el llanto ácido  dentro de mí.

-No se preocupe por el auto, joven William.

-Sí. Sí.  No debo preocuparme por nada…   -Conteste con fastidio-  Ahora iremos a Lakewood. ¿No?

-¿Se escapará de nuevo?

La pregunta de George no fue sarcástica. Fue una simple pregunta pero me molestó.  Era un claro reto de su parte a mi burdo intento de huida. Ahora que lo pensaba mejor seguramente está burlándose de mí.  Soy un idiota ingenuo. El día que decido escapar… voy en un traje tradicional escoces con una fina gaita como compañera y me monto en un auto de lujo con el emblema Adley.  No tengo la precaución de tomar dinero… ¡Yo!  que soy millonario y no tengo ni puta idea de donde está mi dinero, el que se supone debo cuidar y prepararme para que sepa cómo administrarlo y acrecentarlo.

-Absolutamente  -Escupí.

-Creo entender el problema, joven William.  Lo llevaré a otro sitio, con más… libertad.
Esas fueron sus palabras. Apenas y podía creerlo. Mi carcelero no me llevaría  de regreso a prisión.  Pero aun con mi sorpresa mi enfado no disminuía.

**********

Adentrándome por una brecha poco transitada por vehículos automotores, fuimos introduciéndonos en la oscura soledad del bosque no muy lejos de Lakewood. Llegamos a una vieja casona rodeada de enormes pinos que cubrían el sol de la tarde, formando claroscuros por toda la finca.

El chico estaba impresionado.  Que había en éste lugar que exudara más  libertad que una vieja mansión deshabitada en el bosque.  Seguramente los guardabosques verían el auto y el emblema de la familia y no molestarían.   Bajamos del vehículo. William,  miró con atención el lugar y se adelantó al interior del inmueble.

-Se puede hacer una gran fiesta aquí  -Dijo con sorna.

-Pensé, que prefería la privacidad  -Acoté.

El chico me miro con reto que casi pude escupir la risita cínica. Lo conocía bien y sabía que un lugar como ese podría gustarle, aunque ahora se esforzara por mostrar lo contrario.

-Tenemos dos opciones. Quedarnos aquí hasta mañana o regresar a la mansión de Lakewood. Usted elige.

-Si hubiera alcohol…  -Respondió  con cinismo.

-En el coche hay una buena reserva escocesa. Eso es lo que quieres William, ¿emborracharte?

El chico rehuyó mi mirada. Estaba tratando de hacerme enfadar pero yo comprendía muy bien su comportamiento y la razón de su intento de fuga. Afortunadamente es demasiado ingenuo aun para urdir un plan que realmente cause un daño irreversible.  Imagine que la señora Elroy estaría más tranquila con el mensaje que le envié de que había localizado a su sobrino. Pero mañana a primera hora, solo verlo aparecer  le pondrá una fuerte reprimenda que seguramente encrudecerá  su deseo de largarse y ésta vez aprendida la lección, no cometerá tantos fallos.

Entonces obtuve una nueva perspectiva. Albert,  necesitaba coger cierta malicia. Necesitaba una “inteligencia de supervivencia”.  El joven heredero prácticamente vivió encerrado en lujosas mansiones sin saber nada del mundo real.  Los jóvenes de su edad ya se emborrachaban y algunos incluso requerían que sus sirvientes de confianza arreglaran situaciones incómodas en que se metían con chicas de baja calidad moral.  Incluso con señoritas de encumbrado renombre.

William,  nunca había bebido alcohol y era virgen.  No por su gusto, sino porque nunca tuvo siquiera la oportunidad de cambiar ese estatus. Si él lograba escapar nuevamente, sería un  cordero dando reparos escandalosamente frente a los lobos.  No tendría oportunidad alguna por su falta de madurez. Una cosa era la teoría que absorbía de los libros, era incansable lector más por desconectarse de su entorno que por otra cosa. Pero la teoría,  en ocasiones distaba mucho de lo real, en la práctica.  El día de hoy fue la prueba.

-Créeme que entiendo lo que te sucede, William.

-¿Ah, sí?  -Me retó-   ¿Y qué es?  –Respondí con majadería.

No me deje amedrentar por su tozudez.  Entonces,  de la bolsa escocesa que colgaba de su cintura,  le observe sacar un pequeño recipiente plateado  redondo, abrirlo y observar el polvo blanco con curiosidad sin decidirse a utilizarlo.

-¿De dónde sacaste eso?  -Pregunte más por asombro que por curiosidad.  Era obvio que había privado a alguien
de su…  “revitalizante”.

-Lo robé.  A alguno de los viejos del clan.

-¿Sabes lo que es?

-Polvo de ángel.  Eso escuché.  No soy tan ignorante como crees, George.

-Eso no es polvo de ángel. Es heroína. ¿Sabes cómo se usa?

-He visto hacerlo.  Quiero decir…

-¿Quieres probarlo?  ¿Puedo enseñarte a usarlo correctamente? Aunque no sería lo adecuado.  No lo necesitas.
Eres joven y fuerte.

-¿Qué tanta ciencia puede tener éste talco blanco?

-La ciencia de que si no sabes administrar la dosis correcta, puede matarte.

Los ojos del chico se abrieron con sorpresa.

-Ese polvo estimula tu cuerpo, tu cerebro, te da una euforia  pasajera despertando tus sentidos. Es más adictiva que la morfina. Y cada vez querrás dosis mayores. Llegará el momento en que estés tan desesperado por sentirte “bien” que una inhalación  excesiva puede llevarte a la muerte.  Quizás deberías probarlo, solo por conocimiento para saber sus efectos.  La mejor forma de no caer en adicciones dañinas es conociéndolas, contrarrestarlas y controlarlas.

El chico tragó en seco. Estoy seguro que cuando espiaba a los integrantes del clan, nunca se imaginó lo que implicaba sus costumbres de hombres ricos.

-Joven William,  si  tiene una necesidad  o curiosidad, de ahora en adelante comuníqueme sus deseos. Yo le prometo que buscaré la forma de que los satisfaga.  Basta de poner en riesgo su vida inútilmente y basta de poner en riesgo la salud de la señora Elroy. Ella se preocupa por usted, a su manera.

Tal como imagine, el chico se dio la media vuelta. Ya no quería más sermones ni reglas que acatar, su hartazgo por esa vida lo estaba llevando al límite, a un peligroso desfiladero del que fácilmente podría desbarrancarse. Lo seguí escaleras arriba.

-William. William.  Escúchame… ¡Albert!  Por un carajo. ¡Deja de comportarte como un niño mimado!

Mi voz resonó como trueno en el amplio espacio del rellano de las escaleras. Él se detuvo, se volvió  y me miró de frente con ira en su rostro. Listo, tenía su atención.

-¿Tienes idea de lo que es vivir en la calle?  ¿Tienes idea de lo que es tener hambre?  ¿Tienes idea de lo que es sentirte completamente solo?

-¡Yo estoy solo!  -Gritó con furia.

-No. No lo estás. Tienes familia…

-Una familia que me esconde como si le avergonzara. Una familia en la que no encajo porque no lleno sus expectativas. Una familia…  a la que ni siquiera conozco, ni me conoce. Ni le interesa tampoco.

-Me tienes a mí, William. Siempre podrás confiar en mí. Hoy,  viví el peor día de mi vida al creerte perdido… tú tienes un gran porvenir en tus manos…

El chico rodo los ojos con fastidio y se dio la media vuelta. Subió las escaleras con rapidez como si huyera de mi presencia.  Su andar enérgico, subiendo a zancadas a gran velocidad me dejó ver sus torneadas piernas bajo el kilt, incluso creí ver el nacimiento de su trasero bien formado por las largas caminatas que a diario daba por la propiedad. Esa visión me distrajo por segundos.  Tragando en seco lo seguí, tratando de igualar su ritmo juvenil.

-Bien. Lo has pedido. Te lo diré sin rodeos. De hombre a hombre.  William Albert… no tienes la menor puta idea de lo que es estar en el mundo real. Eres un niño que no sabe nada de la vida. Quieres libertad ¿No es así?  Pero cuando la tienes no sabes qué hacer con ella.  ¿Tocar la gaita en despoblado? ¡No me hagas reír!    Te gusta la vida al aire libre… ¿Y?  Que más…  ¿Qué harás para conseguirla?   ¿Serás granjero?  ¿Ordeñarás cabras? En tus circunstancias actuales, ni siquiera serías capaz de proveerte tu propio sustento.

Una sola noche en el bosque…   ¿Cómo la soportarías?   Si no sabes encender una fogata que te proporcione calor.  Te daría hipotermia con ese Kilt que llevas puesto.  No eres más que un niño que aún no sabe lo que quiere.  Y tampoco te has preocupado en realidad en cómo vas a obtenerlo si ni siquiera tienes idea de hacía dónde van encaminados tus esfuerzos.

Todos los seres humanos estamos destinados a perder a las personas amadas, William. Es algo que no podemos evitar.  Está en cada uno de nosotros forjar el camino que queremos seguir y encontrar un motivo para hacerlo.  ¿Cuál es tu camino?  ¿Cuál es tu motivo?  ¿Cuántas elecciones has tomado en tu vida que te satisfagan?

-¡Y como podría hacerlo si solo sigo reglas!   Si tengo que hacer lo que ustedes dices que es mi deber. Yo no pedí ser el heredero de un clan.  Si quiero ordeñar cabras…  ¿cuál es el puto problema?  Si quiero vivir en un lugar como éste de forma sencilla  ¿Por qué no puedo hacerlo?

-Lo entiendo, William.  Pero hay algo de lo que no te has dado cuenta.  Y que está a tu favor.

-¿Qué?  –Gritó exasperado como si con esos gritos histéricos lograra alejarme de él y desistir de perseguirlo.

-Tú,  eres el heredero.  Eres dueño de ésta casa vieja, de Lakewood  y de mucho más.  Tarde o temprano tendrás el poder de decidir sobre tu destino.

-Sí, claro.  Como si  ustedes me lo fueran a permitir  -Farfulló.

-¡Eres,  o no eres William Albert Adley!  -Grité con enojo. La poca autoestima que el chico mostraba respecto a su propia identidad me podría las entrañas-   ¡Contesta!   ¡Eres o no eres el dueño absoluto de todo esto!

-Lo soy.

-¿Lo eres?  Dilo de forma admisible. De una forma en que tú mismo te lo puedas creer. De tal forma que a nadie se le pueda ocurrir arrebatarte los medios que tienes para hacer de tu vida lo que deseas.  ¿O seguirás comportándote como un vasallo llorón  toda tu vida?   ¡¿Lo eres?!

-Lo soy.  ¡LO SOY!  -Gritó con todas sus fuerzas-   ¡Soy William Albert Adley!   Y nadie va a volver a darme órdenes en lo que me reste de  vida.  Nadie manejara mi destino.  Yo son el dueño de todo,   ¡HASTA DE TI!  

Gritó el chico con lágrimas de rabia.  


"El review es el alimento de una imaginación creativa, agradezco el tuyo en compensación a la mía"

Continuara...



Última edición por ODET la chica de Terry el Sáb Abr 15, 2017 4:35 pm, editado 2 veces

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Anotación:

Los sucesos de esta historia están basados en la novela de Candy Candy: Final Story, como ya lo mencione arriba.
Pero se me escapó un detalle que es importante mencionarlo y aclararlo.

En la novela del 2010, el nombre de George Johnson, mano derecha de Albert, cambia por George Villers.
He decidido dejar el apellido Johnson, por una cuestión de cariño a tantos años de usarlo.

Sin más por el momento, las leo en los comentarios.



*Gracias a la administración por recordarme que deje este espacio en blanco. ;)



Última edición por ODET la chica de Terry el Vie Abr 14, 2017 3:56 pm, editado 1 vez

Aleh_23

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
omg!!!! Calor calooooor! Jajajajajajaja excelente odet me gusta mucho la manera en la que va tomando forma está historia, me encanta como llenas esos huecos en la historia de Albert uuuuy y que decir de esa escena de la escalera uffff definitivamente en tu narración se lee esa atracción y tencion sexual qué hay por ahí ya flotando en el aire

Lady Supernova

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡Andale! affraid ¡Cuántos secretos revelados! Me gustó, porque apesar de los descubrimientos, sé que aún hay más cosas que contar. George siempre ha sido un hombre misterioso y Albert igual, entre ambos guardan una y mil historias. Nos vemos pronto con lo que sigue mi May.... ¡Quiero más!

https://www.fanfiction.net/u/2786408/Lady-Supernova

Wendolyn Leagan

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
BUENO VA!!

http://www.maldita-bruja.blogspot.com

mimi jr

avatar
Dulce Candy
Dulce Candy
espero la continuacion! y concuerdo con las chicas fabulosa manera de llenar los huecos en la historia original!!

Anielorena


Rosa Abierta
Rosa Abierta
Waaauuuu!!!, Ya van saliendo a la luz muchas cosas...
Gracias por deleitarnos con tan excelente e interesante trabajo!!!!.
Saludos.

Kary Grandchester

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Otra confesión, en la primera parte me dieron escalofríos!!! Te lo juro me dió un recorrido de iuhshhh y claramente escuche a George y sus pensamientos del joven Albert nanitaaaaa es un muchacho inexperto que Melloooo

Vendré a seguir viendo el mundo arder jaaaa

http://www.youtube.com/user/karinans?feature=mhee

mayka


Capullo de Rosa
Capullo de Rosa

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
"...hasta de ti",eso me dejo helada...aunque hay una duda: quien es el seme y quien es el uke?

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

anneth65

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Una conversación que seguro ocurrió... pero que tú nos cuentas de una manera muy interesante!!!

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Aleh...
Y eso no es nada!! La tensión... se tensionara, tensamente.  BUAJAJAJAJAJA

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gemitaaaaa andas de una inspiración!!!

jajajaja exactamente, entre ellos hay y habrá un montón de historias para contar!!

De todos colores, de todos calibres y de todo tipo!!

Ya lo veras...

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wendolyn...

Bueno va???


Mimi

Gracias. nos leemos en el siguiente. ;)

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Anielorena...

Y las cosas que faltan amiga!! ufff...


Kary...

Vez como eres... no se puede contigo... JAJAJAJAJAAAAAAAAAAAA

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Mayka

Nos vemos en el siguiente. ;)


Igzell

Ay... ahora si me agarraste en curveishon...

Que cosa es... seme, y uke??

Son nueva en este tema del yaoi. La verdad no sepo, aunque me lo imagino... jejejeje

activo, pasivo??

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Anneth...


Es una conversación... que bien lo dices, pudo muy bien ocurrir!!!

Pero veamos que trae la continuación. Gracias por estar aquí. ;)

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
exactamente: el seme: es el activo y el uke es el pasivo...y mi favorito es el suke: es el que recibe y da (el rebelde)

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
exactamente: el seme: es el activo y el uke es el pasivo...y mi favorito es el suke: es el que recibe y da (el rebelde)

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

ODET la chica de Terry

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
oh vaya¡¡¡
Es bueno saberlo y tener en cuenta esa información Igzell.

Pues definitivamente me quedo con el suke. "El dar y recibir" va más con mi ideología.

Gracias¡¡¡ ;)

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Verdad que si

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

cary

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Apechugennnn  Apechugennnn y aguanten  vara ¡¡¡¡ y yo me incluyo odet ¡¡

Yo no soy fan de este tipo de lecturas..no me gustan , pero eres tú  la que lo escribe  y hasta aquí me haz dejado con la boca abierta. odet me gusta como escribes, la manera en que escribes los diálogos simplemente me transportas , que te digo ?me gusta este albert menos "dulce" al que estamos acostumbradas y George bueno creo que a él ya lo iremos conociendo más

Te sigo  odet.

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Óyeme!!!!!!!!! Que se está poniendo bueno estoooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Yo los shipeo todo el rato!!! Y si ponemos un tercero y hacemos un Sandwich??? XD broma para las que saben XDD

Erika A.

avatar
Recién plantada/o
Recién plantada/o
Se esta poniendo buena la cosaa!! Espero él próximo capitulo felicidades!! Wooo
Te sigo Odet

ladylore

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
no sabia que albert era un poco energico al enojarse.. y george que paciencia tuvo con el joven albert

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.