LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » **ALSS **Aporte N° 1**Abertfic**Albert** Capítulo 4**Agente Especial** Yuleni y Martha**

**ALSS **Aporte N° 1**Abertfic**Albert** Capítulo 4**Agente Especial** Yuleni y Martha**

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Yuleni Paredes

avatar
Rosa Amarilla
Rosa Amarilla
Los personajes son creados por la escritora KyōkoMizuki, uno de los seudónimos de KeikoNagita, y la mangakaYumikoIgarashi, seudónimo de YumikoFijii, publicado en Japón por Kōdansha Ltd. desde 1975 a 1979.
 
 Editado por Martha Cervantes Quiroga
 
Antes de irse a Nueva York Candy, todos compartimos alegremente, Stear, Archie, Paty, Annie y Candy… Por primera vez fui parte de una reunión y fue durante mi amnesia…
 
…Candy partió, solo deseé que volviera, tenerla a mi lado, sentir la paz de estar juntos…
 
Tocan a la puerta ¡Es Candy! Sonríe, al verla se desmaya en mis brazos; observo el rostro preocupado de sus amigos, le digo a Archie que se despreocupe, me haré cargo de ella. La arropo y acomodo en su cama; después humedezco un paño, lo necesita está afiebrada. Sin darme cuenta, ella ya está atrás de mí, cuando giro y estamos frente a frente balbucea mi nombre “Albert” para estrecharse a mí, cual sobreviviente se aferra a una tabla de salvación. Llora desconsoladamente, embargada de dolor y desilusión. Fue a Nueva York a reencontrarse con aquel amor tan anhelado… Solo puedo escucharla anegada en llanto, solo puedo decirle ¡Candy llora, el tiempo se encargar de que olvides todo, yo también habría actuado igual!
Es verdad, pero también quisiera contarte, querida amiga, que entiendo perfectamente tu sufrir, sé que es estar enamorado sin ser correspondido, porque otro habita en su corazón. Quisiera que esas lágrimas fueran para mí, esto que siento es superior a mis fuerzas, luche por no amarte, intente huir, pero ya es tarde… me enamoré de ti Candy, tú eres esa persona a la que amo. Pero no es el momento de confesarlo.
-Candy-
- Sí -
-Saldré a comprar, te prepararé una rica sopa.-
 
El viento de la tarde sopla sobre mi rostro, me prometo solemnemente ayudara Candy a recuperarse. Mi mente está llena de pensamientos cuando cruzo la calle, un fuerte golpe me nubla la vista, todo se oscurece a mi alrededor, sólo veo una espiral de luz, estoy en otro lugar, son varias imágenes distorsionadas, soy yo voy en un tren, tengo una extraña sensación, al bajar se produce esa terrible explosión ¿Continúo en Italia?
 
 
Escucho una voz… alguien desesperada pronuncia mi nombre, insiste en que despierte…
¡Italia! ¿Quién eres tú?... ¡Oh Candy! El doctor amablemente me examina, recibo mejor atención que en el hospital Santa Juana, donde fui confinado a la habitación cero. Ambos agradecemos al cordial médico y nos retiramos. Me percato de la sensación de frio que invade a Candy, está en pantufla y camisón, me quito el suéter para ofrecérselo, aún tiene temperatura, caminamos rumbo al departamento, juntos, demasiado junto que su cuerpo me reconforta.
Esa noche debido a nuestro malestar, ha sido necesario dormir juntos, compartir el mismo lecho, ella se acuna sobre mi pecho y la cobije entre mis brazos.
 
Los días han traído nuevamente la normalidad a nuestras vidas, ella se reincorporó a la clínica y yo a mi empleo de lavaplatos.
 
Esa es Candy viene con unos aires de vieja, se ofendió porque un vendedor la ha llamado señora, le digo que es normal que alguien de su edad sea considerada una esposa. Al llegar a casa veo a una Candy frustrada, casi quema el guiso, dice que no será una buena esposa. Eso me provoca una risa, opino lo contrario; así que le aseguro ¡Algún día lo serás! (“para mí”) estoy seguro.
 
He leído en los diarios sobre el declive de la carrera de Terrence Graham, al comprender que eso puede dañar a Candy, optó por ocultarlos bajo la litera ¡No quiero que sufriera! Haré todo lo que esté a mi alcance para evitárselo.
 
Estoy en el trabajo, repentinamente un fuerte dolor de cabeza se apodera de mí, Dios tengo ganas de vomitar, me siento caer en un abismo, miles de imágenes llegan  a mi mente, entre ellas ¡Candy! ¿Dónde estoy? Despierto al fin de la fuerte bruma que envolvía mi cabeza.
He recuperado mi memoria, debo regresar a mis raíces, me despido de mis compañeros. Es momento de reunirme con George. Antes tomaré una caminata por el parque, he recuperado la memoria y no sé qué sentir, solamente la indecisión se hace presente, así como el gran dilema de confesar a Candy este suceso ¿Podremos continuar viviendo así?
 
Oh Candy, has descubierto lo que intente esconderte, estuviste llorando hasta que el sueño te sorprendió. Con mucha ternura, la  depósito en la cama, quiero consolarla, recojo las lágrimas que asoman, acicalo sus suaves rizos ¡Eres tan hermosa! Reprimo el deseo de besarte. Me duele comprender que no lo has olvidado, debo quedarme contigo hasta que te olvides de él.
 
Jamás olvidaré la cara de George ni de la tía Elroy… desbordaban alegría, a pesar del rostro severo de la tía y la inexpresividad de George.
 
Doble vida por un lado el hombre de negocios que debía ocultarse detrás de unas gafas y un traje negro y por otra el afable amigo y fiel compañero de Candy,  Albert. Iré a donde el doctor Martin a darle las gracias.
-¿Qué tal muchacho?-
-Dr. Martí necesito hablar con usted-
-De acuerdo muchacho, si gusta podemos ir al parque y conversar, el aire puro reconforta la mente-
 
 
Hago acopio de aire para confesarle al Dr. Martin mi identidad, cuando me percato que Candy está en una banca con aire de preocupación, nos reunimos donde ella y nos confiesa que fue despedida.
A los lejos los gritos de unos hombres del zoológico, vociferan que Dongón, un león, ha escapado. Guio a Candy y al Dr. Martín hacia el árbol más próximo, con voz calmada les digo: -No teman, escóndanse tras el árbol- ¡Dios, Candy ha resbalado! Eso inquieta al león que se abalanza sobre nosotros, ¡El ángel de la muerte hace su aparición otra vez! Se la quiere llevar como a todas las mujeres Andrew, esta vez ¡No lo permitiré! ¡Candy quédate detrás de mí! Más que una orden es una súplica; percibo su temor, su respiración agitada.
No lo dudo me interpongo para recibir sus garras, esta vez pude al fin arrebatarla de las manos de la muerte.
- No disparen, puedo solucionarlo. Entra en la jaula Dongo. Todos me aplauden.
En el consultorio Candy me reclama, está llorando, como nunca, me pide, acaso lo exige, que nunca más intente dar mi vida por la de ella.
 

Continuara…  

tutypineapplepineapple

avatar
Rosa Jaspeada
Rosa Jaspeada
[size=24]]No había visto que lo habías subido.   excelente


   

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
esa escena es genial... muy buen capitulo :D


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Rossana Recanzone

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Nena con tus palabras trásmites Muchas sensaciones, hoy al leerlo me imagine como era pero contado por ti, te sigo mi querida y no dejes nunca de escribir a mi me encanta lo que haces



CON ALBERT POR ALBERT PARA ALBERT


PORQUE PROTEGER EL CORAZÓN DE LOS ANDREW ES NUESTRO LEGADO

YENELI PF

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Sussy

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Pucha mi pobre Albert sufriendo tanto por su amor y verla así por otro y para más luego de saber quien es, tiene que dejarla.
Seré repetitiva... me encanta esta historia contada desde el punto de vista de mi guero bello.
Te sigo Yuleni


Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.