¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Fiesta Florida 2022 » LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto

LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto

+7
Noelia Graham Guajardo
Azul pequeña
Evelyn Rivera Strubbe
ladylore
Parisa21
Jennyellizu
Adela Daffodil
11 participantes

Este foro está cerrado y no puedes publicar, responder o editar temas  Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Adela Daffodil

Adela Daffodil
Rosa Durazno
Rosa Durazno

LA ROSA DEL CAIRO


LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  Gezira12



CAP. 2 EL FARAÓN

“El amor por ti está mezclado en lo profundo de mis entrañas, como agua revuelta en harina para pan, como compuestos mas simples en una droga dulce, como el caramelo y la miel mezclados a la perfección…El amor, es estar tan enredado en ti.”
Esa antigua canción de amor egipcia que había leído hace unas semanas hizo sentido en mi después de aquél día. Miraba por la ventana de los taxis en mi regreso a casa esperando encontrarla de nuevo entre las calles, entre los tumultos de personas y entonces, ¿hacer qué? ¿decirle qué?, ¿cómo reclamarle? Dicen que el tiempo cura las heridas, pero al verla comprobé que no había sanado del todo. El amor es un eterno vagabundo.


—Sabes algo, esa extraña forma del poeta de comparar el amor con el pan, las drogas y el caramelo, es porque el amor se mezcla en el corazón y en cada fibra de tu cuerpo de una manera que es imposible que se separen… ¿Tú qué opinas?



Maleek hizo un pestañeo ininterrumpido confundido ante mi parloteo mientras esperaba a que tirara mi carta en nuestro juego de naipes. Después de esa mañana solo pude encontrar deshago con mi pequeño amigo jugando en el antiguo gazebo se madera a orillas del río en la residencia, era mi lugar preferido. Ese pequeño era un magnífico espectador sabía escuchar y reírse en los momentos oportunos, aunque no sé si entendía una sola de mis palabras.



Nuestro juego se vio interrumpido ante el ajetreo y movimiento apresurado del personal de servicio del Palacio, que corrían de un lado a otro gritando “Al'amir, al'amir”.  

Algo que no era muy común en Ghezireh era la presencia de su dueño. Yo solo lo había visto un par de veces en Londres, durante las negociaciones de nuestro acuerdo, era evidente que tarde o temprano regresaría a revisar el estado de su inversión. Subí apresurado para darme un baño y estar más presentable para unirme con él en el almuerzo, tal como me fue requerido por medio de su asistente.



En el recibidor principal, al pie de las inmensas escaleras de mármol estaba él, Habib Lotfallah, vestido siempre en un impecable traje color claro y con su característico tupido bigote engalanado su rostro. Le gustaba ser llamado “el Emir”, estaba un poco occidentalizado con la importancia de los títulos.


—¡Marco Antonio! —se dirigió hacia mi, golpeando mis hombros en un saludo—. Muchacho, mírate parece haberte sentado muy bien el lugar.


—Excelencia, todo ha sido grandioso, es un gusto poder verlo de nuevo.


—Siempre es bueno volver a casa mientras siga siendo mía. Ven pasemos a la terraza, quiero presentarte un amigo que se quedará un tiempo con nosotros.


Las puertas y sus misterios detrás de ellas; a lo largo del corredor externo se encontraba una refinada mesa repleta de manjares tradicionales, kobeibas, koftas, hummus de todos colores, vinos y el aroma a anís del yasoon. Esa mesa ofrecía satisfacer cualquier tipo de apetitos, porque incluso el paisaje, alimentaba los espíritus rebeldes rodeados de jardines y sus flores de loto navegando en el ruido de fuentes y lagos artificiales, custodiados por un ejército de árboles datileros. Una ofrenda digna para un faraón.

—Terence, te presento al señor William Ardley.  

—Señor Graham, me han platicado mucho de usted. —desde su asiento extendió la mano en un fuerte apretón.

—¿De verdad? Pues lo niego todo.  

—El señor Ardlay está muy interesado en su ópera y ha decir verdad creo tendrán mucho de que platicar —mencionó Lotfallah—. Verá usted, el señor Ardlay…

—¡Éste palacio es realmente encantador… —interrumpió una vibrante y entusiasmada voz femenina, que entraba de espaldas con su mirada perdida en las alturas admirando los altos ventanales renacentistas y arcos de herradura arábica que construían aquel largo pasillo al exterior.—. ¿No te parece Bert?!

—Justo a tiempo—esbozó Albert con una sonrisa—. Señor Graham, permítame presentarle a mi esposa…


Al escuchar mi nombre, toda esa vitalidad de su gran entrada cayó en un segundo y yo supliqué

que no fuera ella, pero era demasiado tarde.


—Hola Candy —dije con seriedad.


Un viento del pasado se coló entre nosotros en ese espacio al vernos nuevamente. Tuvo que sujetar la pañoleta que rodeaba su cabello para que no cayera de su cabeza al igual que toda ella cuando se vio acorralada en medio de una verdad que nunca quiso decirme. Poco a poco, yo recibía las respuestas que nunca me llegaron a lo que una vez fuimos.


—Es decir, un gusto saludarla nuevamente, señora Ardlay—. Durante mi juventud recibí incontables palizas, y en mi paso en la guerra esquivé cientos balazos, “esa frase” fue más letal que cualquier golpe que hubiera recordado.

—Una extraña casualidad, señor Graham. —Ella pronunció mi nombre de una manera muy peculiar, como si temiera pronunciarlo y a su vez disfrutando llamarme así para sus adentros. Me ofrecido su mano una vez más y yo la tomé.

—¿Cómo?, ¿ ya se conocían? —extrañado preguntó “él”.  


Candy, lucía apabullada con nuestro rencuentro a los ojos su esposo y no dejaría que él lo notara, se desafió a si misma con la entereza que ahora la definía.


—Te comenté que algún día estudié junto con el ahora famoso actor, Terence Graham, en el Colegio San Pablo años atrás en Londres —añadió detrás de él, masajeando sus hombros—.  Y hace unos días nos encontramos en el museo.

—Es verdad, lo mencionaste una vez que vimos una de sus reseñas en el periódico. Mis disculpas señor Graham, mi mente siempre divaga y se enfoca únicamente en los negocios.

—No se preocupe, yo por mi parte nunca leo los sociales.

—Por favor —inició haciendo una señal para sentarme a la mesa con él y lo mismo hizo con Candy tomando su mano para que se sentara a su lado, contrario a lo que ella hubiera deseado.  


William junto con Habib, hablaban sin cesar sobre su asociación en cuanto a los negocios en los que ambos se beneficiarían. Lotfallah, tenía el sueño perseguir su ambición nacionalista de unificación árabe y establecer su propio banco que emitiera dinero para todos los países árabes; para ello necesitaría la guía y respaldo de uno de los mejores banqueros del mundo. Quién sería mejor sino la cabeza principal de una de las familias y empresas líderes en Norteamérica en el negocio, que William A. Ardlay.  

Toda esa explicación fueron palabras vacías, apenas y recuerdo lo que se decían, mi única atención estaba al otro lado de la mesa. Evaluaba a William con la mirada y después mis ojos regresaban a ella, sus ojos esquivaban nuestro pasado. Su esposo, era unos años mayor a nosotros dos, tal vez poco más de un década, sin negar que era de un gran atractivo intelectual y visual para las mujeres, al menos así me lo hicieron saber varias.  

Ella podría estar fingiendo interés a las palabras esos dos, mostrándose confidente y por otro lado sus dedos no dejaban de golpetear la mesa, en su mano al desnudo vi el anillo que los unía, mis ojos se clavaron con coraje en esa argolla que de inmediato guardó su mano debajo de la mesa. Decidió calmar sus nervios encendiendo un cigarrillo (un viejo hábito que aún persistía desde los viejos días en el internada).  

Era toda una de la llamadas “chica flapper” en sus modales, en su moderna y cínica actitud, en su arreglo, exceptuando por su cabello que mantenía con su largo habitual y lo enrollaba de forma elegante, eso era lo único que quedaba de la vieja Candy. Difícil reconocerla bajo toda esa farsa.  

Ante la poca atención de los otros dos hombres, atravesé presuroso mis modales para encender su cigarro y acercarnos mediante el fuego que solo aumentó el intercambio de miradas entre nosotros que traspasaban los espirales de humo alrededor de su rostro, y que añadían gran calidad dramática.


—¿Así que de vacaciones, eh? —murmuré, haciendo oídos sordos al parloteo de los otros dos.  

—Hasta hace unos días lo eran. —reprochó mirando a William y Habib. —No has cambiado mucho desde la última vez que nos vimos. Creo fue en…

—En la estación de tren en Chicago, el día que Alistair y yo nos marchamos rumbo a Francia.

—Un día difícil de olvidar, fue la última que vi a Stair, los dos iban de verde.

—Tú también llevabas tu uniforme.

—Un traje que hace mucho no uso. —disimuló su tristeza tirando la ceniza de su cigarro, yo podía ver a través de ella, siempre pude.


Aquella conversación se vio interrumpida por el Emir, aunque me pareció que nunca se dieron cuenta que los habíamos ignorado todo ese tiempo:


—¡Entonces ahí es donde entras tú, mi joven amigo!

—Ahm, perdón creo que me perdí un poco en la conversación, Excelencia.  

—Debimos marearlo con tantos números y cosas que no venían al caso con usted señor Graham. —respondió amablemente William—. El Emir, me ha ofrecido la venta de éste Palacio, que hace unos años inicio como un hotel y junto con otro de mis socios nos gustaría que Ghezireh volviera a ese curso.  

—Me parece que éste lugar es un tesoro, abrir un lugar así al turismo y al público es una gran idea, sin embargo no entiendo que tengo que ver aquí. —dije confundido.

—Usted lo ha dicho, el turismo. Egipto ha crecido enormemente en los últimos años y está lleno de curiosidad e historia, pero nada de eso sirve si no se emplea con una visión más allá.  

—Quiere comercializar su cultura por medio del arte como atractivo…ahí es donde entro yo, ¿cierto, señor Ardlay? —Albert, asintió complacido de que entendiera su propuesta.

—¿No te lo dije William?, que él era el indicado —intervino amigablemente el Emir—. Terence, es el mejor Marco Antonio que he visto en mi vida. Nunca creí que a éste viejo algo lo pudiera conmover y entonces, aquí mi querido Marco Antonio en persona, comenzó a decir ese monologo donde lleva a Julio César en brazos después de ser traicionado y apuñalado, cada una de sus palabras nos estremeció como si las hubiera escrito él mismo y no Shakespeare. En ese momento supe que había encontrado al hombre que el señor Ardlay buscaba.  

—¿Es decir que usted ha sido el verdadero benefactor todo este tiempo? Mejor dicho será productor de nuestra ópera. —Mi comentario provocó que Candy casi se ahogara con el humo de su propio cigarro, ella lo ignoraba tanto como yo. Después de que William se asegurara que ella estaba bien, continuo.

—Debo decir que es un negocio en el que nunca pensé incursionar, culpo a mi esposa de mi nueva ambición. Su pasatiempo favorito es el teatro, así que, tal vez, influenció un poco en mi. ¿No es así, pequeña)—dijo besando su muñeca, tuve que hacer un esfuerzo abismal para no rodar mis ojos ante la cursilería de su apodo —. Así que por los próximos meses tendremos mucho trabajo por delante, claro si usted acepta.

—¿Por qué no me dijiste nada sobre esto?  —susurró ella inconforme.  

—No pensé que fuera relevante, nunca pareces interesarte en mis negocios, cariño.

—Señora Ardlay, le parece si usted y yo damos un recorrido en lo que posiblemente sea su nueva residencia, mientras los dos caballeros se ponen al tanto. —Habib, se levantó ofreciendo su mano a Candy, interrumpiendo el inicio de una posible pelea conyugal.

—Será un honor excelencia. —aceptó, no sin antes aplastar su cigarro insatisfecha de la situación.


William y yo nos quedamos charlando, dando forma a su visión. Él quería que mi idea de Aída, fuera la primera de una larga lista de espectáculos y obras, un Broadway para el Cairo.  

Muchos extranjeros tenían una perspectiva cliché sobre las culturas antiguas o sobre cualquier cultura, culpa del imperialismo Europeo. Yo estaba decidido a demostrar cuán artísticamente involucrado estaba con el Egipto real, con los egipcios reales; afortunadamente, el magnate de los Ardlay coincidía conmigo, tenía un estima especial en sí al continente Africano. Era diferente a los empresarios a los que estaba habituado, era noble y no me refiero en un título, sino como caballero, su sencillez hacia imposible no sentir aprecio por él.  

De hecho, creo que en otra vida pudimos haber sido buenos amigos…

—Señora Ardlay, —dijo Habib, caminando con ella bajo el brazo, recorriendo los pasillos del interior del castillo —¿Le agrada el lugar hasta ahora?  

—Nunca podría atreverme a decir lo contrario.  —admitió con educación.

—Veo preocupación en usted, pronto se sentirá como en casa, lo prometo. ¿Por qué no me deja mostrarle su dormitorio?  Por aquí.


Habib, abrió las monumentales puertas al dormitorio que una vez que ocupó la Emperatriz Eugenia Montijo de Francia cuando asistió a la inauguración del canal de Suez.  

Aún conservaba su decoración original, bañada en figuras geométricas de tapiz blanco y dorado, con las mismas antigüedades que se habían mandado a traer desde Francia para recibir a Eugenia, desde el candelabro, espejos hasta los floreros que ahora se volvían a llenar de flores para su nueva huésped.

La habitación había sido diseñada como una replica a los aposentos que poseía en el castillo de Tullerías en Paris, algo que decepcionó a la Emperatriz, porque, ¿quién querría ir al otro lado del mundo a encontrase con su mismo aburrido mundo occidental? A Candy le pasó lo mismo, excepto que no tenía nada que ver con un cuarto, sino con su propósito en la exótica ciudad. Aún así se dejaba llevar por los curiosos momentos en su vida y de como una huérfana ahora ocupaba los cuartos que habían sido hechos para la realeza.


—¡Es hermosa! ¿Está seguro que es para mi? —externó con emoción.  

—Toda suya durante su estancia y aún no ha visto lo mejor —le hizo una señal invitándole a abrir los altos ventanales que daban al balcón. Ella se aproximó apresurada con curiosidad.

—Incluso las puertas son bellísimas. —refiriéndose al diseño de las mashrabiyas.  


En cuanto abrió de par en par las puertas, la luz de Ra se adentró en todo su esplendor. Aún cerrando su ojos esa obscuridad se iluminaba, el trinado de pájaros a mil voces provocaban su sonrisa.

«¡Qué cálido, qué suave sentir su caricia» pensó Candy bajo los rayos del sol.

La vista era de una belleza incomparable, rodeada de hectáreas de jardines y plantas tropicales, al recargase en el barandal sintió sus pulmones expandirse al absorber los aromas que le regalaba la brisa veraniega del Cairo.  


—Todo el Nilo a sus pies —dijo Lotfallah, detrás de ella. —¿Observa ese gazebo a orillas del río? —ella asintió a la vista frente a sus ojos—. Se dice que la Emperatriz Eugenia y el Jhedive Ismail, quién construyo éste palacio, tuvieron un romance mientras ella estuvo aquí y ese pequeño lugar fue el gran testigo de esa aventura.  

—Éste lugar debe guardar muchos secretos.

—Secretos e historias, sabía que funcionó como hospital durante la guerra. Éste lugar lo ha visto todo, si las paredes hablaran… Me pregunto, ¿qué historia dejará usted aquí, Madame?

Candy, no regresó al almuerzo con nosotros. Las razones de su incomodidad por mi presciencia eran obvias, al menos para mi, en cambio para William, yo era un completo extraño y ahora me había convertido en el fiel servidor de su proyecto. Fue así que me encontré brindando con él, cerrando nuestro trato. Si mi orgullo hubiera sido mayor tal vez lo hubiera rechazado, pero al igual que Radamés acepté la misión de una conquista ajena, para estar cerca de Aída.


—Me parece que por ésta tarde hemos tenido suficiente —reparó William con cansancio—. además tendremos todo el verano para vernos y seguir discutiendo.  

Un hombre apareció como un fantasma detrás de mi.


—Oh, Georges, ¿podrías ayudarme?  

Georges, era el hombre alto y riguroso que esperaba a Candy a la salida del museo la tarde anterior, y el más constante de los asistentes del patriarca de los Ardlay. El hombre, acercó una silla de ruedas junto al lugar donde se encontraba su jefe y con la independencia que lo caracterizaba, William, cambió de asiento.


—Estoy ansioso de ver lo que tiene preparado.

—Será algo espectacular, señor Ardlay.

—Y ya que vamos a convivir constantemente —retrocedió en su silla—. Por favor no me digas señor, solo…solo Albert.

A Nanamy, Azul pequeña, Evelyn Rivera Strubbe, Parisa21, Noelia Graham Guajardo, Ximena Torres, Jennyellizu y a les gusta esta publicaciòn

https://www.wattpad.com/user/AdelaDaffodil?utm_source=ios&ut

Jennyellizu

Jennyellizu
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

😱😱😱 esto está muy emosionante 💕💕

Parisa21

Parisa21
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

👏👏👏uff esto se pone maa que interesantes. CANDY casada y muy distinta y cln Albert que esta en silla de ruedas 😱. Estoy más que intrigada por saber más . 😊🤗

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

necesito saber mas..... muy interesante la historia

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

OMG 😱. Casada con Albert🥺 el gazebo guardara el romance de Candy y Terry? Buenísima historia. Gracias 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼💕

Azul pequeña

Azul pequeña
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Y el destino vuelve a juntarlos que pasará en está historia?

Noelia Graham Guajardo

Noelia Graham Guajardo
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

OMG, cada día está más buena

Nanamy

Nanamy
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Te juro que estoy sintiendo está historia en la piel, tanto así que cuando leí esposa me quedé helada, creo que se me cayeron los chones al piso.

No puedo lo puedo creer, mi mente maquiavelica está ideando  diferentes formas de deshacerse de ese hombre que se hace llamar  su marido.

Ay...ay ..ay, muriendo lento junto a Terry. Me imagino como se debe sentir con el cambio tan radical de Candy y su nueva realidad.

Quiero actualización por favor 🙏.

DTG

DTG
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Adelita, este Universo Alterno y alucinante que has puesto como fondo de una historia aún más cautivante me tiene LOCA, supongo que mientras avance la historia irás dándonos pequeños destellos contando fragmentos de la historia de amor entre Candy y Terry, además de qué fue lo que pasó con Albert y porqué está en una silla de ruedas, la descripción de todo el ambiente y la "escenografía" es tan impecable que casi puedo sentir el calor del desierto, la brisa del Nilo y el olor de todas las especias, la comida WOOOOW fascinante y ...y ella está casada con Albert, Terry fue a la guerra con Stear...pero ELLA está CASADA con Bert...y ellos al verse después de tantos años no pueden negar y apenas pueden ocultar que hay una ahora muy adulta atracción entre ellos...y tendrán que convivir durante meses y mi cabecita calenturienta imagina taaaantas cosas prohibidas, porque Terry, él peleará y se nota que llevará la situación hasta el límite... sólo espero que no lo termines como Aída

A Adela Daffodil le gusta esta publicaciòn

Elby8a

Elby8a
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  498689  LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  460690 HAAAY! LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  391439
Así me ha dejado este capítulo.mi querida Adela con unaexcla.de sentimientos. Maravillada porque logras sumergible con tus fabulosas descripciones creas la atmósfera perfecta para este reencuentro del que poco a poco vamos armando el romoecabezas siguiendo tus pistas que nos saben a manantial en medio del desierto. La letra de esa canción egipcia uff me ha encantado con Terry reflexiona acerca de su significado y como describe a la perfección lo que él sigue sintiendo por ella LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  498689
LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  500265 ESTÁ CASADA CON ALBERT ?affraid LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  194499
ALBERT EN SILLA DE RUEDAS? LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  123419 LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  524577
HAAAY no sé cómo irá todo esto LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  255508
Seguramente habrá alguna historia de Santa Candy por ahí escondida con todo y si estilo de flapper rebelde porque lo que nunca cambia en Candy es su gran corazón LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  454740100 que igual es desesperante aunque me agrada está versión más determinada.
LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  523816526 Ya QUIEROOO Leer lo que sigue LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  3991684643

A Adela Daffodil le gusta esta publicaciòn

Susana Ibarra

Susana Ibarra
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Impactada con la realidad de este fic y las fuertes revelaciones de esta realidad para los rebeldes y Bert!!!, hijole creo que esto va a ser  como el "encuentro de dos mundos"...algo debe esconder la pecosa bien turbio o angustiante para haber hecho semejante cosa!!!!! LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  895558 ... y si es turbio y oscuro quiero saberlo!!!  LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  391439

Ya me encantó lo que llevas y por adelantado (seguro) el final!!!  LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  162544

Gracias Adela!!!  LAS DIVINAS MISTICAS DE TERRY |LA ROSA DEL CAIRO Cap. 2| Reto de EFantasía y Deni TG  #retosdivinos #RetoLaRosaDelDesierto  189452

A Adela Daffodil le gusta esta publicaciòn

Contenido patrocinado



Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Este foro está cerrado y no puedes publicar, responder o editar temas  Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.