¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Fiesta Florida 2022 » ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER.

¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER.

+9
lililedyiya
GEZABEL
Yuriko Yokinawa
Evelyn Rivera Strubbe
Letzabeth1
ladylore
Jennyellizu
Letis
astareth
13 participantes

Este foro está cerrado y no puedes publicar, responder o editar temas  Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

astareth

astareth
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



Buenas noches, pues solo trayendo la actualización de la historia, mil gracias a quiene me leen y comentan, es es por y para ustedes.


VIDEO PROMO

INTRODUCCIÓN

CAPITULO 1

CAPITULO 2

CAPITULO 3



CAPÍTULO 4

DESCUBRIÉNDOME

Mirar a Thomas caminar de un lado a otro por toda la habitación me pareció gracioso, estaba más que molesto, furioso, y la razón yo la sabía muy bien, que a un casanova como él se le fuera una presa lo hacía perder el juicio, más porque Jeremy se burlada una y otra vez de su mala fortuna.

- Hubieras visto su cara – me explicaba, la sonrisa de Jeremy era tan grande que dejaba ver su blanca dentadura – cuando llegamos a la fiesta, el muy tonto de inmediato comenzó a buscar la chica – seguía riendo – haciendo alarde de toda su galantes y dotes de don Juan – se mofó de Thomas – rechazando a las damas que se le acercaban y le coqueteaban, todo por una chica que nunca apareció.

- ¡Cállate ya! – Thomas estaba rabioso, le habían herido el ego.

- ¿Y saben por qué no fue? – cuestioné dándole poca importancia al asunto, aunque en el fondo yo también me burlaba.

- No – respondió Thomas a secas y se sentó de golpe en el sofá blanco que estaba en la estancia, recargó la cabeza en el respaldo.

- Es obvio, ¿no? – Jeremy me miró y enarcó una ceja – debe de tener algún amante millonario que la llevó a pasarla bien.

- ¡No deberías juzgar! – su comentario me pareció fuera de lugar, además de que eso era una vil mentira, yo sabía bien donde había estado esa joven – tal vez tenía algún otro asunto que arreglar – me puse serio.

- Seguramente un asunto de varios miles de dólares – añadió Thomas – pero eso no me sacará de la jugada – dijo muy seguro – ya tendré la oportunidad de pasar un agradable rato con ella – expresó con esos ojos fríos, sentí que estaba maquilando algo en su mente.

- Es hora del desayuno – Robert se nos unió a la conversación, en ese momento llego el servicio a la habitación, nos pareció extraño ya que nosotros no lo solicitamos.

- Robert, ya te dije que el único modo en que podría perdonarte es presentándome a esa chica – Thomas insistió, no daría su brazo a torcer tan fácil. Todos nos sentamos a la mesa, mis amigos eran de buen comer, pero yo me estaba reservando así que solo bebí una taza de café con una rebanada de pan y mantequilla. Mis amigos siquiera notaron mi poco a petito ya que comenzaron a hablar de lo sucedido en la fiesta, no presté mucha atención ya que mis pensamientos estaban en un pequeño cuarto de azotea. No daban ni las diez de la mañana cuando salí del hotel, agradecí que Robert entretuviera a mis otros dos amigos, caminé lo más rápido posible para llegar al lugar donde me esperaban, no comprendía como era posible que hubiese rechazado un desayuno de primera, por una simple taza de té, tal vez si lo entendía pero no quería asimilarlo, al menos no todavía, en cuanto llegué a la azotea noté que ya no había nada colgado en los tendederos, el piso estaba barrido y alrededor del cuarto había una pila de macetas bien acomodadas, había diferentes tipos de plantas en su interior una captó mi atención por su vibrante color, me acerqué y la olisqueé.

- ¡Buen día! – alguien me saludó, me sobresaltó al oír esa voz, cuando me incorporé mis ojos de inmediato buscaron a la dueña de ese peculiar y exquisito tono de voz, frente a mí se encontraba de nuevo esa joven, con los rayos matinales y teniéndola más cerca, noté su belleza, una piel tan suave y tersa como la de un durazno, al fin pude saber que sus ojos eran color aguamarina, al igual que los de su abuela y ese lunar como lo dijo Thomas, era tentador.

- ¡Buenos días! – saludé con una enorme sonrisa dibujada en los labios, mi corazón se aceleró de solo verla.

- Mi abuela lo está esperando – me hizo saber con un tono de voz bastante frío, caminó hacia la puerta y la abrió – ¡pase! – me ordenó.

- Primero las damas – dije caballeroso, ella me miró de reojo y al pasar frente a mí pude percibir un suave olor a perfume floral, de modo discreto lo aspiré hasta lo más hondo de mí ser. Cuando me adentré a la pequeña habitación me llevé una grata sorpresa, estaba tan pulcra e impecable, tenía una pequeña chimenea, una mesa y dos camas, en el fondo otra puerta de madera, del lado derecho una ventana que iluminaba el entorno – ¡buen día! – saludé a la mujer que se encontraba poniendo la mesa.

- ¡Hola muchacho! – la señora Edith sonrió al verme – pensé que no vendrías, toma asiento – señaló una de las sillas de madera que se encontraba frente a la mesa. Me encontraba nervioso, no solo por el hecho de irrumpir en un hogar ajeno, sino también porque tenía justo frente a mí esta hermosa joven.

- Le traje esto – le entregué la pequeña caja que llevaba en las manos.

- No debió molestarse – respondió la chica con un tono seco. Su expresión era de incomodidad. Edith abrió la caja.

- ¡Oh!, mira Eleonor – su gesto era de asombro, como no queriendo la chica se acercó, a pesar de la dureza de sus facciones, pude notar como en sus ojos un atisbo de felicidad – que ricos se ven estos pastelillos – los dejó en el centro de la mesa – voy a servir el té.

- ¡Siéntate abuelita! – la joven utilizó ese mismo tono de voz que me abrumó la noche anterior. Era notorio el amor que sentía por su abuela – yo serviré el té, por favor tomé asiento – se dirigió a mí, le acomodé la silla a Edith y luego me senté quedando frente a ella, de reojo miraba a la chica, la sutileza con la que servía el té, “¿Su abuela sabrá que es actriz?”, me cuestioné, la chica dejó una taza con infusión frente a mí, olía a jazmín y vainilla. No pude evitar mirarla, jamás había visto una mujer tan bella, ella también me miró y aun que solo fue un segundo para mí fue como una eternidad.

- No los he presentado todavía – ambos miramos a la señora Edith – Joven ella es mi adorada nieta – Christine Eleonor Smith – animó a la chica a darme la mano, yo me puse de pie inmediatamente.

- Mi nombre es Richard Grand… – titubeé, no quería decir mi apellido, al menos no por ahora.

- Mucho gusto, mi nombre es Christine – la joven extendió su mano, sus dedos eran delgados y largos, tan finos como los de un pianista, temeroso extendí la mano para sujetar la de ella, sentí una descarga eléctrica recorrerme al tacto con su piel, con mis dedos tomé los suyos, giré un poco su muñeca y le planté un beso en el dorso de la mano, sentí quemar mis labios como si estuviesen en una hoguera. Ella quitó su mano de golpe, creo que mi atrevimiento la asustó ya que parecía sobresaltada, incluso pude darme cuenta de que su respiración había cambiado.

- Tomemos el té – propuso la mujer. Edith era una persona muy parlanchina, se notaba que le gustaba socializar, todo lo contrario de su nieta quien casi todo el tiempo estuvo callada, traté de enfocarme en la charla que teníamos la dama y yo, en breves momentos Edith se dirigía a la chica recordándole algunas anécdotas, pero esta solo se limitaba a medio sonreír, cuando la mujer se distraía un poco yo miraba de reojo a la chica y cuando lo hacía parecía que ella desviaba la mirada, “¿Acaso también me mira?”. La joven Christine tomó uno de los pastelillos y se los llevó a los labios, la expresión en su rostro fue de satisfacción, parecía que había disfrutado tanto ese primer mordisco. La plática se extendió por un par de horas, las cuales siquiera noté que habían transcurrido, jamás me había sentido tan a gusto en un lugar, “no se necesita tanto para ser feliz”, pensé, yo que vivo en una casa señorial con sirvientes atendiéndome a todas horas y cumpliendo mis caprichos, nunca había probado lo que era la calidez de un hogar, esta dama me estaba dando una gran lección.

- Me dio mucho gusto verla – dije al tiempo que me ponía de pie, saqué mi reloj de faltriquera y miré la hora – es tarde así que tengo que irme.

- Espero que no sea la última vez que nos veamos – respondió Edith, sentí que sus palabras tenían un trasfondo.

- Estaré un tiempo por aquí – le aseguré – así que tenga por seguro que volveremos a vernos – la joven Christine ya había retirado el juego de té, también se había puesto de pie – fue un placer conocerla, señorita – me dirigí a ella y le regalé una leve sonrisa.

- Que tenga linda tarde – fue fría con su despedida, en cuanto salí del pequeño cuarto escuché el chirrido de la puerta al cerrarse, sacudí la cabeza para aclarar las ideas y emociones, estaba por retirarme cuando percibí la voz de la señora Edith y su nieta, alcancé a oír que la joven saldría a comprar algunas cosas que hacían falta, me apresuré a bajar con la firme intención de huir de ahí, ya que creía que mi presencia no era de su agrado. En cuanto llegué a la calle sentí como si los pies se me anclaran al suelo, no pude moverme, en mí interior había algo que me lo impedía, pero no reconocía que era eso que no permitía alejarme. Me recargué en la pared a esperar a que ella bajara y saliera por esa puerta, no supe cuánto tiempo me la pase ahí, parado como un vil idiota - ¿Qué hace usted ahí? – reaccioné ante una suave y sutil voz, frente a mí estaba ella – acaso no dijo que se le hacía tarde para atender sus asuntos – expresó molesta la joven, que, sin más, caminó en sentido contrario a donde yo estaba.

- ¿Me podría permitir acompañarla? – cuando escuché lo que acaba de decir me sorprendí de mí atrevimiento.

- No quiero quitarle el tiempo – me dio la espalda.

- No lo hará – aseguré – por favor, bríndeme el placer de su compañía - ¿en verdad era yo el que hablaba?, jamás había tenido un comportamiento así, pero por más que tratará no podía evitarlo y mucho menos comprenderlo, solo me dejaba llevar por el instinto, por las emociones que me provocaba esta joven.

- ¿Se quedará ahí? – interrogó y siguió caminando, la seguí y me puse a su lado, por un instante el silencio me gobernó por completo, no escuchaba nada más que el latir de mí corazón – ¿le comieron la lengua los ratones? – volvió a interrogar.

- Lo siento – me disculpé por mí falta de atención.

- Usted, es muy distraído – dijo ella, sonriendo con suavidad – debe de pasarle muy a menudo – parecía burlarse de mí. Lo que ella no imaginaba es que era la primera vez que una mujer me quitaba las palabras de la boca e incluso, me robaba el aliento.

- Solo cuando encuentro en mí entorno algo tan hermoso y deslumbrante – me atreví a decir, ella me miró a los ojos, sorprendida, pude notar que un tono rosáceo apareció en sus mejillas.

- Así que… ¿usted es inglés? – seguía con las preguntas.

- ¿Cómo lo sabe? – estaba sorprendido.

- Por su acento – sonrió – es demasiado obvio – se encogió de hombros.

- Sí – añadí al tiempo que soltaba un ligero suspiro.

- ¿Está de vacaciones? – volvió a hacer otra pregunta.

- Sí – aseguré, la expresión en su rostro fue de ¿decepción? – vine con un grupo de amigos, pero todo puede pasar en un viaje – ella me miró de reojo.

- Un grupo de solteros empedernidos – musitó.

- Bueno… digamos que yo soy el menos sociable de ese grupo – quise sonar convincente – uno de mis amigos, piensa quedarse a vivir aquí, así que venimos a acompañarlo – le conté las cosas a medias, por ahora no le iba a decir que mi amigo era novio de su compañera del grupo teatral, ni tampoco quería que supiera que ya la había visto actuar. Caminamos por varios minutos al tiempo que charlábamos sobre nosotros, ella me contó que era actriz, que desde muy pequeña su madre la había incursionado a las artes dramáticas, también me contó que su padre las abandonó y que perdió a su madre cuando ella tenía diez años quedando bajo el resguardo de su abuela Edith, ella siguió apoyándola con su carrera hasta que finalmente a los trece años debutó en su primera obra. Ahora la joven Christine contaba con dieciocho años casi recién cumplidos, llegamos a un mercado ambulante donde ella se abasteció de víveres, pude observar que sus ojos se postraron en un cesto de manzanas, noté como disimuladamente contó el dinero que llevaba, apretó los labios y dio la vuelta, siguió haciendo las compras, estaba tan entretenida que siquiera se dio cuenta que me rezagué, al fin levanto la vista, pero para ese momento yo ya estaba detrás de ella – me buscaba – dije en tono misterioso, ella se sobresaltó.

- ¡Claro que no! – dio la vuelta para mirarme – he terminado así que es hora de volver – caminó a prisa, siquiera notó que llevaba una pequeña bolsa de papel en las manos, el regreso a su hogar lo hicimos casi en silencio, era la primera vez que caminaba en la calle con una dama, al menos ajena a mí familia, siempre era el acompañante de mis hermanas en los bailes o en los paseos dominicales por los parques, así que esta era una experiencia nueva para mí.

- ¡Muchas gracias por su compañía! – dijo en cuanto llegamos a la puerta del edificio donde habitaba.

- El honor fue mío, señorita – sonreí – espero me vuelva alagar con su presencia.

- Hasta luego, joven Grand – ella dio la vuelta, estaba por entrar cuando la sujeté del brazo para detenerla, volvió su rostro hacia a mí, sus ojos delineaban la sorpresa por mí atrevimiento, la solté de inmediato.

- Mi nombre Richard – no podía apartar la mirada de tan delicadas facciones – me gustaría que me llamara así – le hice saber mi sentir, ella se mordió el labio – le compré esto – entregué la bolsa, ella la abrió y miró el contenido, sus ojos se abrieron como platos - ¿puedo llamarla Christine? – no dudé en preguntar.

- ¡No! – respondió tajante, sentí que la boca se me secó al escuchar esa palabra, bajé la mirada – llámeme, Eleonor – dijo esbozando una dulce sonrisa – hasta luego, joven Richard y muchas gracias por las manzanas – añadió, para luego desaparecer detrás del umbral de la puerta. Me había dicho que la llamara Eleonor, como lo hacía su abuela, supongo que algo bueno debió de ver en mí, sentí que el alma se me llenó de regocijo, di la vuelta y comencé a caminar, con forme avanzaba mis pasos se iban acelerando hasta terminar en una loca carrera entre la gente, no sabía cómo llamar este sentimiento que me estaba haciendo estallar el alma, sentí tan euforia al grado de querer gritar, no creo en el destino, tampoco en el amor a primera vista pero… ¿a qué se debía tanta felicidad?


CONTINUARÁ...





A Rhodb, Yuriko Yokinawa, Letzabeth1, Azul pequeña, Evelyn Rivera Strubbe, Parisa21, susysen y a les gusta esta publicaciòn

Letis

Letis
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Cada capítulo me encanta más  quiero ver cómo se va desarrollando esta historia o cómo reaccionará Thomas cuando se entere. Excelente historia ?

¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717

A Yuriko Yokinawa le gusta esta publicaciòn

Jennyellizu

Jennyellizu
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Me encanta como vas acomodando la trama, nunca había leído una historia que se enfocará primero en el amor de los padres de Terry creo que le das un toque mágico a tu historia, ya quiero leer el siguiente capítulo gracias 🙏💖💖

A Yuriko Yokinawa le gusta esta publicaciòn

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

que linda historia ..... Richard enamorado

A Yuriko Yokinawa le gusta esta publicaciòn

Letzabeth1

Letzabeth1
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Excelente capítulo ya cayeron estos tontos de amor 😍 😍 😍.. Ahora a enfrentar lo que sienten

A Yuriko Yokinawa le gusta esta publicaciòn

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Me encanta esta historia de Richard y Eleonor. Very sweet. ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740

Yuriko Yokinawa

Yuriko Yokinawa
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Me encanta la historia, la abuelita de Eleonor tendrá mucho que ver con el amor de ellos dos, si no hubiera sido por ella, a Richard le hubiera costado más trabajo cortejarla.

GEZABEL

GEZABEL
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood

el saber un poco mas alla de lo que Richard y Eleonor vivieron es siempre placentero.


_________________
¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. Fth10

¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. Undefi12



¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. Undefi10

lililedyiya

lililedyiya
Dulce Candy
Dulce Candy

sin duda estaban destinados, me es difícil imaginar a un personaje como Richard en las torpezas del amor, me encantaaa.. gracias por esta historia... ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 463717 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740

susysen

susysen
Rosa Arcoiris
Rosa Arcoiris

    Me encanta que Richard este descubriendo el amor verdadero y lo que significa el calor de hogar...  

Rhodb

Rhodb
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Estás completamente enamorada 🤩😍 enamorado por primera vez 💞 está historia se mis suegros me encanta ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 334740 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 355103 ¡¡¡¡¡SESHAT!!! MAGIA EN LOS CIELOS... FIC ¡DONDE LAS GAVIOTAS VUELAN! CAPITULO 4... POR EL HONOR GRANDCHESTER. 971718 el Thomas anda bravo jajaja

Azul pequeña

Azul pequeña
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Exelente capítulo me gusta el rumbo que va tomando su amistad

naghielly

naghielly
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

OMG, que emocionanteeeeee 😱😱😱😍❣ de verdad me tiene atrapada está historia

Contenido patrocinado



Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Este foro está cerrado y no puedes publicar, responder o editar temas  Este tema está cerrado y no puedes editar mensajes o responder

Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.