¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Fiesta Florida 2022 » Lado Rosa Oscuro » La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos

La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos

+15
LizziVillers
AstridGraham
Mayosiete
igzell
Nancy G
SHALOVA
Letis
ladylore
Azul pequeña
Mónica alias "Cosa"
Marlene
Evelyn Rivera Strubbe
ambar graham
Susana Ibarra
AzucenaJarjayes
19 participantes

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

AzucenaJarjayes

AzucenaJarjayes
Rosa Negra
Rosa Negra

FIESTA ¿BLANCA? PARA DOS


ADVERTENCIA: El fanfic qué estás a punto de leer tiene contenido sexual entre dos menores de edad (Las edades establecidas de Terry y Candy son de 16 y 17 años respectivamente) claro es un cálculo solamente pues ambos están en el colegio; si a tí no te agrada el marco de circunstancias puedes abstenerte de leer, sin más que decir aquí lo tienes esperando que sea de tu agrado)



El ambiente y todo lo que les rodeaba estaba dispuesto para ambos, parecía que la madre naturaleza conspiraba en su contra para que no estuvieran lejos el uno del otro: una tarde de tormenta, los dos solos en la residencia de verano de él en Escocia, junto al fuego.

Terry había abierto su corazón con ella como nunca antes lo había hecho con ninguna persona y por primera vez en mucho tiempo se sentía en paz consigo mismo...o quizá ella le había devuelto la paz.

Al verla levantarse del mullido sillón en el que ambos estaban sentados él la imitó y se puso frente a ella.

-¿Te gustaría que nos sentáramos aquí juntos a esperar el amanecer?

Candy desvió la mirada esquivando los ojos de él y cerró los ojos, la conversación que habían tenido la había dejado algo sensible y su tristeza por ser huérfana había vuelto a ella...¡Daría todo por tener una mamá como la de Terry!

De repente sintió las manos de Terry sujetar sus brazos y su vibrante voz llamándola sacándola de sus pensamientos.

-Candy...

Ella le devolvió la mirada como queriendo decirle con ella tantas cosas... era el momento, nunca antes se había sentido tan cerca de él y quizá era tiempo para que también le abriera su corazón. Sincerarse con él era quizá lo mejor que podía hacer esa noche.

Fue un instante en el que sus ojos se encontraron, tal vez unos segundos, pero eso bastó para que los sentimientos entre ellos se confirmaran; se amaban, se amaban desde hacía tiempo y ninguno de los dos lo había querido admitir, quizá por miedo, por recato, por creer que ninguno de los dos estaba hecho para la felicidad y es que era cierto, ambos habían tenido instantes difíciles en sus vidas.

Candy aparte de no contar con ninguno de sus padres había sufrido el dolor de perder a Anthony, el chico del que se enamoró por primera vez y eso había sido un golpe muy duro para ella y le era difícil aprender a vivir con eso.

Terry por su parte también se había sentido muy solo por muchos años de su vida, viviendo a lado de un padre indiferente que creía que con llenarlo de cosas materiales compensaba su falta de atención cuando más lo necesitaba, pues no conforme con haberlo alejado de su madre lo había llevado a vivir con una madrastra cruel que solo lo llenaba de reproches e incomprensión. Candy lo había ayudado a recuperar su relación con su madre, era cierto, era la única persona que en realidad lo conocía y se había esforzado por comprenderlo y no juzgarlo como lo hacía la mayoría de las personas en ese colegio, como un muchacho rebelde que se portaba casi como un delincuente. Candy lo había cambiado, ahora lo sabía y tenía que decírselo, era la oportunidad perfecta.

La cercanía entre los dos se había dado de lo más natural, Candy se sintió rodeada por los confortables brazos de Terry en un abrazo y enseguida se sintió refugiada en ese espacio de su pecho, sintió de repente que una agradable calidez la llenaba, cerró los ojos y enseguida sin dudar le correspondió el abrazo rodeándolo también, apretándose más en él.

-Candy...ahora lo sé... desde que te conozco ya no siento la soledad que antes sentía ni le guardo rencor a nadie, ni siquiera a las personas que me han afectado tanto y no me dejaron crecer a lado de mi madre. Ahora sólo quiero vivir para encontrarme a mí mismo y sé que si te tengo a mi lado lo puedo lograr- Terry acarició suavemente los cabellos de Candy mientras la sujetaba con delicadeza.

Terry...-los ojos de Candy derramaron un par de lágrimas, pero esta vez no eran de tristeza, si no de auténtica felicidad y emoción; ya no lo podía negar, estaba enamorada por segunda vez, y con eso para nada sentía que traicionaba el recuerdo de Anthony al contrario, sabía que él más que nada hubiera deseado que ella fuera feliz, sintiendo de nuevo amor...el amor que había nacido en su corazón por Terry.

-Te quiero...te quiero Terry y ya no lo puedo negar; a tu lado siento tantas cosas, no lo puedo evitar, has entrado en mi corazón y todo el tiempo estoy pensando en tí;- ella frotó su rostro en el pecho de Terry mientras se ruborizaba- tenías razón en lo que me dijiste en el lago, todo el tiempo estoy pensando en tí...si....si lo hago siempre.

"Debo confesarte que no sabía que pensabas siempre en mí"
"¡No seas engreído!"
"Oh, no, conozco perfectamente tu juego Candy..."

Ella sonrió al recordar ese diálogo...

-Si...si Terry...siempre pienso en ti...siempre.

Terry no le contestó; no hacían falta palabras, las acciones bastaban; él no lo evitó más, tomándola de la barbilla la hizo mirarlo a los ojos y poco a poco, con delicadeza acercó sus labios a los de ella, mientras con la otra mano la estrechaba más contra él. Candy no lo evitó y sólo se dejó llevar, sintió el rostro de Terry acercarse al suyo y sólo cerró los ojos sintiendo por fin los labios del muchacho iniciar un dulce y cálido beso que poco a poco fue subiendo de intensidad haciéndola estremecer de pies a cabeza.

Él era suave y delicado, pero a la vez firme y apasionado, la apretó más entre sus brazos y poco a poco fue profundizando el beso y llevando las sensaciones de Candy a otro nivel, mientras ella trataba de corresponderle aunque fuera su primer beso, aunque era claro para ella que no era el primer beso de él...es que la besaba tan bien que era difícil creerlo...y no pudo evitar pensar algo por lo más absurdo...¿a cuantas había besado antes que ella?

Pero no pudo pensar más; por que de pronto sintió como el muchacho aferró su cintura con uno de sus brazos en un agarre más íntimo y su otra mano se posó en su rostro. Candy se estremeció completamente al sentirlo tan cerca y cortó por un instante el beso

-Terry...¿qué?...¿qué...?

No pudo seguir hablando por que los labios de Terry la hicieron callar de nuevo ansiosos y cálidos, su rodilla se posó entre las piernas de ella separándolas un poco y sintió la intimidad del chico en su vientre; ella dio un saltito e intentó zafarse aunque sentía que las fuerzas le fallaban, puso las manos en la espalda del chico e intentó separarlo, más Terry sin pudor alguno usando sus labios hizo que Candy abriera más su boca y sus lenguas se rozaron cada vez más atrevidas, el muchacho aprovechó y con su mano libre sujetó por detrás el cuello de Candy inmovilizando su cabeza.El beso se fue haciendo más intenso, más ardoroso...como si quisiera beberséla entera.

Él no perdió el tiempo y mientras no dejaba de ocuparse en despertar los sentidos de Candy mientras la sujetaba de la cintura fue avanzando hasta que ella sintió el sillón en el que momentos antes ambos estaban sentados, justo detrás de ella. Con mucho esfuerzo logró zafarse del beso dominante de Terry y le susurró cerca de sus labios:

-No Terry... por favor no...no me hagas esto...- Candy estaba ruborizada, con los labios húmedos y entreabiertos; su pecho subía y bajaba al compás de su agitada respiración.

-Candy... no puedo más... te deseo, quiero tenerte, hacerte mía...solamente mía.

-No es correcto...nos meteremos en problemas...

-Ssshh- él posó un dedo sobre los labios de ella- sé que tú también lo deseas...me lo dice tu cuerpo, la forma en que te estremeces cuando te toco...yo no quiero parar Candy, no quiero hacerlo. Terry la miró casi con adoración y sus manos desataron los listones rosas de su cabello, liberando por fin esa cascada dorada de sus rizos.

-Eres tan hermosa Pecosa...tan hermosa.

Los maravillosos ojos verdes de la chica lo miraron mientras un fuerte arrebol cubría sus mejillas, la miró sonreír y la sintió acariciar su mejilla. No le respondió, esta vez fue ella quien unió sus labios, así, sin vergüenza ni ningún tipo de pudor que se suponía que una señorita como ella debía tener, no lo podía evitar, Terry le gustaba desde la primera vez que lo había visto, siempre esperaba que la notara en el Colegio, aunque intentaba no parecer invasiva ni desesperada y ahora estaba junto a él y a solas, no iba a dejar ir esa oportunidad; no le importaban las consecuencias sólo quería disfrutar ese instante con él. Aunque ella misma nunca esperó que sería de esa manera. ¿Era correcto? Según las costumbres morales que estaba aprendiendo en ese colegio una verdadera dama nunca se encontraría a solas con un hombre, pero en ese momento no hubo nada que lo pudiera evitar.

Al sentir que ella respondía Terry intensificó el beso, sus bocas se conectaron esta vez sin pudor, y sus lenguas iniciaron una danza dentro de los labios del otro tibias, húmedas, ansiosas de nuevas sensaciones. Él la hizo caer sobre el sillón, abandonó sus labios para concentrarse en la piel blanca de su cuello mientras sus manos trabajaban quitándole la bata y el vestido; Candy se aferraba a él mientras su respiración agitada aumentaba, su piel se erizaba sus gemidos empezaban a fluir de su garganta anhelando más contacto, pidiéndole que no se detuviera. Por fin se sintió liberada del vestido y un chispazo de cordura pasó por su mente; sus manos sujetaron los brazos de Terry, hasta ese momento se dio cuenta que él estaba encima de ella depositando besos en su cuerpo, bajando por su cuello, su hombro derecho, hasta llegar a su torso y sus senos.

Terry sonrió, sus pupilas brillaron al ver la delicada prenda interior que ella usaba, los pezones de su Candy se transparentaban a través de la fina tela y él se mordió los labios ansioso de probar esos rosados y delicados botones de su hermosa flor; posó sus manos en cada uno de esos pechos púberes y estos se endurecieron a su contacto.
Miró a Candy y la expresión de su pecosa era un poema, ojos cerrados, sonrojada, mordiéndose los labios con la cabeza deladeada...con la normal vergüenza de la primera vez. Él acercó su rostro cerca de el oído de su ángel:

-No tengas miedo...seré el más cuidadoso del mundo.

-Terry...

Se besaron de nuevo, esta vez con más entrega con más ansias y Terry empezó a masajear los senos de Candy, con delicadeza provocando en la chica reacciones nuevas en su cuerpo. Candy empezaba a sentir que su sexo se humedecía y subía de temperatura; los besos de Terry eran cada vez más intensos, más atrevidos y la hacía responder aunque con un poco de torpeza.

-Terry...mmmg...aaaaah...por favor Terry...aaaah

Terry volvió a bajar los labios a su cuello y la curvatura de sus hombros...está vez quería recorrerla entera, saborear esa piel que hace días le quitaba el sueño, sentir su olor, su calor que se le había vuelto una necesidad. La amaba....definitivamente lo sabía; se había enamorado de ella desde la primera vez que la vió en ese barco, cuando su soledad y tristeza era enorme, y ella sin embargo había empezado a curar con los momentos vividos junto a él.

Candy sintió como la lengua tibia de Terry bajó por su pecho mientras sus manos no dejaban de acariciar sus senos, la estaba volviendo loca lentamente y su cuerpo estaba reaccionando a sus caricias; se estaba preguntando si sentir lo que estaba sintiendo era correcto; acababa de cumplir 16 años, definitivamente era muy joven y lo que estaba ocurriendo era una total locura; pero ya era tarde....ya era tarde para parar y ella no quería hacerlo. Estaba embelesada con lo que Terry le estaba haciendo sentir.

De repente se sintió totalmente descubierta de su ropa y en un solo movimiento Terry la atrajo hacía él para por fin unir sus cuerpos desnudos en un abrazo íntimo; al sentir Candy por primera vez la piel desnuda de Terry en la de ella todo su cuerpo se estremeció y no pudo evitar unos jadeos de placer que llegaron cerquita de los oídos de Terry. (¿Cuando se había despojado de su camisa?) Él se sentía dichoso, ya no sentía soledad si ella estaba a su lado; no quería pensar en el futuro, sólo le importaba el momento sublime que estaba viviendo con su pequeña Pecosa.

-Déjate llevar pequeña; no pienses en nada ni en nadie, solo en los dos- con una mano la sujetó por la cintura y con la otra fue bajando la cremallera de su pantalón y se lo quitó con una sola mano liberando también su prenda interior que guardaba una firme erección, producto de las sensaciones que estaba experimentando al estar cerca de la chica de sus sueños. Candy al sentirla dió un respingo y nerviosa lo miró a los ojos:

-Te...Terry...n...no...por favor....yo nunca antes...

-Yo tampoco mi amor...tú eres la primera...y serás la única...

Candy lo miró fijamente, con los ojos brillantes; sin atinar a decir algo; sabía que Terry no era alguien que decía mentiras, pero eso le era un poco difícil de creer, tenía toda la pinta para que cualquier muchacha cayera en sus brazos; más bajó la mirada sin atreverse a preguntarle más.

Terry volvió a acercarse a su cuello y empezó a depositar besos pequeños en él haciendo que toda ella se estremeciera y sus manos no perdieron el tiempo; llegó a la prenda íntima de Candy y la empezó a bajar poco a poco y esta vez ella no opuso resistencia; levantó las caderas haciéndole más fácil la tarea y la delicada prenda se deslizó por las piernas de Candy. Terry se acercó a su oído para susurrarle:

-Di que sí...  

-¿A qué...?

-A ser mía...

La varonil voz de Terry era una delicia para los oídos de Candy, ya no lo podía negar, todo su cuerpo estaba dispuesto para él, sus caricias y sus besos se habían encargado de moldearla como tierra húmeda en sus manos...y ahora lo sabía, lo amaba con toda su alma y deseaba ser suya. Simplemente no le importaban las consecuencias.

-Si...si quiero ser tuya.

Terry la tomó del rostro y volvió a besarla, esta vez con más ganas con más anhelo; y por fin ella sintió como sus sexos se encontraron y empezaron a frotarse; desde ese momento ambos sintieron elevarse al cielo; el mismo cielo que en esos momentos estaba oscuro y derramaba agua, generando electricidad, rayos, truenos; esa intensa tormenta que caía afuera describía perfectamente lo que estaba pasando en esa residencia entre esos dos seres, ambos estaban envueltos en una lluvia de amor, llena de intensa electricidad que caía sobre ellos como rayos furiosos y atronadores.

Terry se había adueñado poco a poco de todo el ser de Candy, y ahora ambos se estaban fundiendo en uno solo, lentamente y sin prisas haciendo de la primera vez de ambos algo sublime que siempre recordarían. Terry era delicado pero firme en sus movimientos, cada vez que la penetraba acariciando las piernas de Candy veía como los pechos de la chica bamboleaban delicadamente y la escuchaba gemir; para él era una experiencia única y sentía adorarla más, para él era la chica más hermosa que hubiera visto nunca y no se detuvo hasta que la llevó a un delicioso clímax cuando por fin su eyaculación joven entró en ella caliente y espesa.

Ella por su parte en sus brazos sintió que cambiaba poco a poco de niña a mujer y se sentía dichosa; su cuerpo reaccionaba a cada sensación y le gustaba, toda su piel se estremecía a su contacto, sus senos jóvenes anhelaban el calor y el contacto de la piel de su hombre, sentir su fuerza sobre ella era algo indescriptible, al sentir que él poco a poco la penetraba cerró los ojos y por un momento sintió el dolor de la primera vez, sintió que la atravesaba y un quejido salió de sus labios, mismo que su Terry acalló con un beso suave y dulce. Las manos de Candy se aferraron a su espalda en busca de apoyo para calmar esa sensación nueva que llegaba a su ser como río desbordado. Al sentir los suaves movimientos de él en ella poco a poco ella dejó de sentir dolor y empezó el placer que sentía por primera vez, el placer del sexo entre dos seres que sentían un profundo amor. La habitación se llenó de los jadeos y gemidos de ambos, mismos que eran acallados por la tormenta que caía afuera. Ahora estaban unidos en cuerpo y alma, nadie los separaría a pesar de que sus cuerpos llegaran a estar lejos uno del otro, sus almas se pertenecían. Lo demás se lo dejaban a la vida, al destino, a Dios. Así fue la primera vez de Terry y Candy y los dos lo recordarían siempre.  

Sus ojos se encontraron; ella abajo de él mientras ambos respiraban agitadamente y sus cuerpos sudaban por haberse amado hasta; las manos de Candy acariciaban con delicadeza la espalda de Terry, y él con una sonrisa le dio un pequeño beso en los labios. La fogata se había apagado mientras ellos estaban recostados en ese sofá que les había servido de lecho mientras sus ropas estaban desperdigadas por el suelo. Estaban completamente desnudos pero para nada sentían frío.

-Nunca antes te había visto con el cabello suelto...te ves igual de hermosa- Terry acarició con la yema de los dedos la mejilla cálida de Candy.

-Mentiroso...ya me has visto sin mis listones antes...aquella vez en la segunda colina de Pony.

Terry soltó una risa franca y pícara.

-Es verdad, y también te vi en ropa interior...aquella vez te mentí, te dije que no te había mirado pero por supuesto que lo hice. Te vi y te miré y me gustó mucho lo que vi, tienes un cuerpo hermoso.

-¡Terry no me hagas avergonzar!- Candy se ruborizó y desvió los ojos...

De repente sintió que él estiraba la mano y acomodaba sobre ellos la capa que solía usar y la bata que le había dejado su madre.

Terry recostó la cabeza sobre el pecho de Candy y ella sonrió mientras depositaba un beso en su frente...

-No quiero pensar en nada Pecosa...solo en este instante, no me importan las consecuencias mañana, este instante contigo no lo cambiaría por nada.

-Yo tampoco Terry. Te amo...te voy a amar siempre- Candy acarició con sus dedos los mechones castaños del cabello húmedo del chico.

-Llueve...vamos a mi recámara y quédate conmigo...

-¿Qué excusa le daremos a las monjas?...

-Ya pensaré en algo...soy experto para salirme de las reglas...

Candy rió.

-Eres incorregible...no cambiarás nunca.

-Yo no quiero que cambies...sé siempre esa linda Pecosa que me robó el corazón.

Y ambos quedaron juntos esa noche que sería inolvidable para ambos, cuerpo con cuerpo ambos tumbados sobre el sillón, mientras que por fin la lluvia nocturna e intensa había cesado para dar paso a una suave y calmada llovizna. La naturaleza había descrito a la perfección lo que había ocurrido entre los dos esa noche, había sido una intensa e inolvidable "Fiesta Blanca" para dos.

Fin


Escrito por Azucena de Jarjayes.
La Mansión Leagan
Fiesta Florida 2022

La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 27724110

A AstridGraham, Azul pequeña, ambar graham, Nancy G, Evelyn Rivera Strubbe, Parisa21, Vicky H. Grandchester y a les gusta esta publicaciòn

https://www.youtube.com/user/chicadelanime

Susana Ibarra

Susana Ibarra
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Sin duda, que fiestita!!!!!   La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 362558  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636

ambar graham

ambar graham
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

💯🎯💞💗🌠👏👏👏👏🔥🔥🔥🔥🌡

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Hermosa fiesta blanca La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740

Marlene

Marlene
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Supieron aprovechar el tiempo los rebeldes eh!!!  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 1f60d  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 2764  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 1f44f

La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 576850 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 73684

Mónica alias "Cosa"

Mónica alias
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Que bello, todo romantisismo, gracias por compartir tu trabajo

Azul pequeña

Azul pequeña
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Muy linda te quedó la historia gracias por compartir

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

que gran historia

Letis

Letis
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Hermoso La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740

SHALOVA

SHALOVA
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

QUE FIESTON Q  AE DOERPN JEJEJEJ La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 754880

Nancy G

Nancy G
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636 HERMOSO  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 10498  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 413636

igzell

igzell
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Yo, con este ardoroso capitulo,nunca de los jamaces volvere a ver igual dicho episodio de la srie y el manga  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 589545 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 876835

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Mayosiete

Mayosiete
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Oops!  La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 1f605 
esto si fue fiesta.

AstridGraham

AstridGraham
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Que lindo escrito.
La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740

https://www.youtube.com/channel/UCujJb6y31ogc-8nJBeXe2rQ

LizziVillers

LizziVillers
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Precioso capítulo alterno de la Fiesta Blanca.


Hermoso, bien escrito. Me encanto, muy dulce y bello lenguaje.


La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 463717

Dilcia

Dilcia
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Me encantó , que bonito,, gracias👏👏👏

Lobolopez


Rosa Morada
Rosa Morada

Sí claro.... ésas conspiraciones de la "madre naturaleza" jaja. Pobrecitas víctimas estos dos.
Felicidades, candente relato y muy bien llevado.

Lobo

La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos J1bdDRH

Sarailopez

Sarailopez
Rosa Lila
Rosa Lila

que encanto de fiesta blanca La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740 La Mansión Leagan Fiesta ¿Blanca? para dos 334740

Parisa21

Parisa21
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

¿porque no había leído esto? Me estaba perdiendo de esta fiestecita de los rebeldes traviesos 😅😅. Muy bonito escrito. Linda entrega de este par de enamorados . ❤

Contenido patrocinado



Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.