¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » FORO ROSA » PINK PROVOCATEUR 2021 » RECUERDO... SEX SHOP

RECUERDO... SEX SHOP

5 participantes

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1RECUERDO... SEX SHOP Empty RECUERDO... SEX SHOP Vie Jul 30, 2021 11:20 pm

AOI AI


Rosa Jaspeada
Rosa Jaspeada
SEX SHOP


Llego a la tienda como todos los días alrededor de las 11 am, entre por la parte trasera del local ubicado en el centro comercial y de inmediato me dirigí a la caja de los interruptores y encendí las luces interiores, para enseguida dirigirme al mostrador donde se encontraba la caja registradora, saqué las llaves para abrir la puerta de cristal que da acceso a la tienda.

Como todos los días, rápidamente retire los candados y abrí el cerrojo ubicado en el piso, voltee el letrero de “cerrado” a “abierto” y me dirigí nuevamente al interior de la tienda no sin antes echar un vistazo y saludar a mis vecinos. –“Ese Stear de la tienda de electrónica, esta de rechupete Mmmmm y su hermano ni se diga Ayyy como se me antoja un trio con los hermanitos, estoy segura que podría con los dos sin problema, ya pensare como “seducirlos” aunque creo que el menor tiene novia, lo he visto más de una vez con esa pelinegra” – me quede pensando un momento y alzando los hombros continuo con mis cavilaciones mientras tomo el trapo y empiezo a sacudir un poco el polvo de los anaqueles “Podría ser un cuarteto, no tengo nada en contra de las multitudes, además no tengo mal cuerpo quizá mi cara es un poco redonda pero mis caderas no me dejan mentir que se cómo hacer gritar a un hombre de placer- me doy una nalgada en mi trasero firme y solo de pensar en el trio empiezo a mojarme – “Sera mejor que me ponga a trabajar que pensando en sexo, no voy a pagar el alquiler”.

Otro día más empieza en mi tienda; esta está dedicada a los placeres carnales y mundanos que solo el sexo puede dar gratis y sin crear una adicción que te lleve a la tumba, excepto en casos extremos claro, aquí vendemos placer, desde condones, hasta desnudistas para todos los gustos, hombres y mujeres por igual han pasado por el umbral de esta puerta que ahora limpio con un producto especial para cristales, mientras mis senos se pegan seductoramente a ella dejando ver su exuberancia a mi vecino de lentes que desde la puerta de su local solo se limita a pasar saliva y contemplarme; lo miro restregando mis tetas incitándolo, mientras lo miró fijamente a los ojos y rio por dentro al ver su cara.

Termino de pulir el cristal con la toalla de papel y mis pechos y me retiro al interior de la tienda, y es entonces que llega mi primer cliente del día, y resulta que es una dama ya entrada en años y con una cara de pocos amigos, peinada como a principios del siglo pasado, con un moño en la nuca, de tez morena y ojos pequeños, con el ceño fruncido pero roja como un tomate; se dirige lentamente y volteando para todos lados a la zona donde vendemos los “dildos” mejor conocidos por muchas (y muchos) como “consoladores” me acerco a la señora que vestida con un riguroso traje sastre se acomoda las gafas sobre el puente de su nariz, mientras lee y ve algunos de nuestros modelos, eso sí, sin atreverse a tomar uno en sus manos, amablemente y a sabiendas que es una neófita en esto de los “mejores amigos de una mujer” (se le nota a leguas) le ofrezco mi ayuda y experta asesoría.

-Buenos días, con gusto le puedo mostrar el modelo que usted guste, tenemos desde los modelos de bolsillo que parecen un lápiz labial, hasta los modelos que se conectan a la corriente, aunque, en lo personal no se los recomiendo – bajando la voz le digo – si presenta algún defecto de fabricación lo que sentirá no será placer sino una descarga eléctrica que la dejara poco menos que “electrizada” con el aparatito.

La señora se ríe por lo bajo y veo que se relaja un poco, como no hay nadie más en la tienda, empiezo a mostrarle todos los modelos que tenemos explicándole poco a poco las ventajas de cada uno de ellos, encendiéndolos para que con su mano sienta la potencia de cada uno de ellos y es entonces cuando la rígida dama me hace una pequeña confesión, que me deja con “baño de asiento” (anonadada)

-Sabe jovencita, yo…. Pues es que yo…. Mmmmm…. Ayyy Dios…. – veo con empieza a sudar copiosamente, pero con una gentil sonrisa la invito a que continúe – bien, yo solamente he estado con mi marido y este murió hace ya algunos años, y pues…. nunca he usado un aparatejo de estos, y no quiero estar con ningún otro hombre, pero realmente extraño esas noches en las que mi Henry me hacía delirar – la dama baja la voz y me comenta – y él no era de pequeñas proporciones déjeme decirle, ¿tendrá algo Mmmmm Parecido?

No solté la carcajada, por respeto a mi clienta, le indique con una sonrisa que me acompañara al mostrador y mientras me posicionaba detrás de él, saque nuestro modelo “magnum” una masa de hule y batería recargable, que había dejado a más de una satisfecha, los ojos de la señora se agrandaron y una sonrisa de lascivia se asomó en su rostro, supe en ese momento que había dado en el clavo y mi primera venta del día estaba hecha.

Le indique la forma de usarlo, y las diferentes velocidades que podía regular fácilmente, la señora no dejaba de acariciarlo con las manos –“vaya con la viejita, si no se viene en seco aquí es porque creo que está aguantándose para llegar a casa” – pensé.

La señora pago en efectivo, y yo como era mi costumbre le regalé un lubricante con sabor a vainilla, por haber sido mi primer cliente del día, envolví el dildo y en una discreta bolsa lo metí junto con el lubricante, retirándose la dama muy satisfecha y con cara de que, por hoy en su casa, no le verían el moño en lo que restaba del día.

Decidí entonces prepararme un café, y tomar mi almuerzo un simple sándwich de queso, mientras revisaba las ventas del día anterior, cuando sonó la campanilla nuevamente, al levantar la vista vi a una pareja que entraba al local, él era alto de cabello castaño a los hombros y unos increíbles ojos azules, tenía tipo de aristócrata o actor de cine, realmente era muy atractivo, pero la mujer con la que venía del brazo, supuse su novia, amante, esposa o vayan ustedes a saber que, no se quedaba atrás, rubia de cabellos rizados hasta la mitad de la espalda y de unos increíbles ojos verdes, con algunas pecas que salpicaban su nariz, se veía sumamente inocente en ese lugar, pero mi lema siempre ha sido “ojos vemos, manías sexuales no sabemos”, se dirigieron a la zona donde tenía los disfraces y ropa interior comestible, y mientras los dos veían con cierta aprensión nuestros productos me acerque nuevamente para ofrecerles mi ayuda. Los ojos del castaño se dirigieron inmediatamente a mi escote, y juro que sentí como si me quemaran, mis pezones inmediatamente se hicieron evidentes a través de la delgada tela de la blusa, pero no me avergoncé en lo absoluto, todo lo contrario, erguí mi pecho para que lo contemplara mejor, el solamente sonrió de lado y amablemente me pregunto si tenía algún disfraz de “femme fatale”, supuse que era para su acompañante, la cual me miro y me dedico una graciosa sonrisa, me simpatizo la pecosa, tenía la sangre ligera; así pues decidí dejar de coquetear con “su hombre” y mejor dedicarme a vender, vender y vender. Saque todos los modelos de femme fatale que tenía, desde un simple liguero negro y un látigo de hasta un uniforme completo que dejaba las nalgas y los pechos descubiertos con un bustier incluido, para acompañar; la chica decidió probarse este último y se dirigió a los vestidores que estaban en la parte de atrás, mientras su pareja elegía varias tangas comestibles, con sabor a canela y menta me las entrego, junto con una caja de condones y dos lubricantes de los mismos sabores que las tangas, en el mostrador se quedó viendo los “anillos” esos pequeños utensilios que colocados en el miembro masculino obraban verdaderos milagros, después de que me pidió que le explicara como usarlo, compro uno también, fue entonces que su compañera salió con el atuendo, los ojos del castaño la recorrieron de pies a cabeza mientras se pasaba la lengua por los labios.

–“Una venta más” pensé

Por la cantidad que facturaron les regalé unas sabanas desechables, solo ellos sabían lo que iban a hacer, pero les quise ayudar un poquito, se fueron abrazados muy contentos con sus bolsas bajo el brazo. Los despedí en la puerta y he aquí que mi vecino también estaba en la puerta, me ajuste las gafas y camine hasta el que empezó a mirar para ambos lados con nerviosismo y lo vi tragar varias veces mientras un ligero sudorcillo lo delataba.

-Hola, mi nombre es Patricia O’Brien, soy tu vecina de enfrente desde hace un mes, pero nunca me había presentado- dije extendiendo mi mano, vestía una blusa roja con un escote profundo, y unos vaqueros ajustados, rematando con unos stiletos, sabía que le gustaba, no podía negarlo, podía oler sus feromonas en el aire. –Pero mis amigos me llaman Paty

-Hola Patricia…. Digo…. Paty – se corrigió al momento mientras tomaba mi mano, eran manos grandes, y no pude evitar imaginarlas sobre mi cuerpo, creo que me estremecí al igual que él.

-Bueno si gustas y tu socio esta un día de estos puedes venir a comer a mi tienda, conozco un restaurant de comida Thai buenísimo y que tiene servicio a domicilio – me aventure a decirle, el solamente trago saliva y asintió con la cabeza varias veces, en eso vi que un hombre entraba a la tienda así que me despedí y rápidamente pero con toda la premeditación camine hasta ahí sin dejar de contonear las caderas, puedo jurar que sentí su mirada a cada vaivén y que escuche un “Dios”, solo sonreí para mis adentros.

El hombre que entro en mi tienda era alto y moreno de ojos color miel y cabellos castaños, tenía una mirada un tanto cuanto petulante que de entrada me desagrado, tenía algo de pervertido, pero un cliente es un cliente y esa clase de hombres son los que más productos consumen, se dirigió inmediatamente al mostrador, y a bocajarro me pregunto.

-Buenas tardes, ¿me podría decir si aquí puedo contratar una nudista? Sabe, mi tío se casa la próxima semana y queremos que tenga un poco de “diversión” usted me entiende.

-Bueno si, tenemos strippers, deme un segundo le muestro nuestro catalogo – me di la vuelta para buscar el álbum con las chicas que teníamos en nuestro directorio y las cuales estaban altamente recomendadas, teníamos para todos los gustos, estuvo mirando poco a poco todas y cada una de las fotografías que ahí teníamos, hasta que llego a la fotografía de una pelirroja, de mirada profunda que sin ningún recato, estaba sentada en una silla con las piernas abiertas y mostrando su “pechonalidad”, al verla inmediatamente la eligió, sin problema me puse en contacto con ella en ese momento vía telefónica, y mientras hablaba él se dedicó a hojear nuestro catálogo de pasteles, eligió uno de una mujer desnuda recostada, era una verdadera obra de arte y levante el pedido, hizo algunas compras más, como varias cajas de condones, gorros para fiesta en forma de pechos femeninos, y compro además una muñeca inflable. La cuenta sumo varios miles de pesos, y por lo tanto le obsequie unos agitadores para bebidas con una mujer desnuda en la punta, otro cliente satisfecho.

En ese momento decidí cerrar la tienda para poder comer hice mi pedido al restaurant de sushi del centro comercial y cuando me disponía a cerrar sonó la campanilla, - “por qué diantres, siempre que me dispongo a comer, llega un cliente”- me pregunte, pero oh sorpresa, el cliente imaginario resulto ser mi vecino de gafas, traía en la mano la caja de una pizza enorme, y con una sonrisa lo invite a pasar.

Platicamos de todo un poco me dijo que tenía 28 años (dos más que yo, genial) y sin pensarlo empecé a coquetear con él y a seducirlo, reacciono como yo esperaba, y sin mediar palabra hice a un lado la caja de pizza y lo besé, lentamente saboreándolo, y el muy cab…. ¡Que se hace para atrás!, se levanta y me pide disculpas, y ahí que me digo “si lo dejas ir Patricia, la oportunidad no se te presentara jamás, ¡ya estas caliente así que ATACA!” Y que empieza a evadirme, hijo de…. me decía una sarta de cosas, que no nos conocíamos bien, que quería hacer las cosas despacio, yo solo le dije “puedes hacérmelo despacio y suave o rápido y rudo, pero HAZMELO” cuando por fin lo pude acorralar fue detrás del mostrador (muy conveniente para mi) y sin mediar palabra me abrí la blusa, me desabroche el pantalón y me quede completamente desnuda para el (no usaba ropa interior de ningún tipo) sin preguntarle lo desnude rápidamente y empecé a hacerle sexo oral, el pobre hombre solo gemía y suspiraba entre sorprendido y excitado, sin más estire la mano y tome uno de los lubricantes que teníamos en exhibición, lo abrí y puse bastante en mi mano y con toda la premeditación se lo embarre en su “amigo inseparable” bueno, que les puedo decir el hombre aullaba de gusto y pensé “te gusta aullar?, bueno pues aullemos juntos” lo empuje hasta tenerlo tendido sobre el mostrador, sin más puse una pierna a cada lado de su cadera y lentamente lo introduje dentro de mí, el pobre tipo, me miraba con ojos desorbitados y empecé a moverme: arriba, abajo, arriba abajo, que bien se sentía el tío, no la tenía pequeña, acerque mis pecho y sin más se desinhibió por completo, y salió el hombre ardiente que yo sabía que estaba segura estaba ahí, solo necesitaba un “empujoncito” me volteo, me giro, me puso de rodillas, me cargo, de lado, de frente, por detrás me hizo como quiso el infeliz, y que rico lo hizo!, cuando finalmente ya no pudo más, tuvo un orgasmo que creo hasta los policías del estacionamiento oyeron, de tan fuerte que grito, jejeje ni hablar lo que yo aullé, exhaustos después de ese maratón, vine a caer en cuenta que eran más de las 11 pm, sin pudor alguno me levante y fui hasta el baño para asearme un poco, el me siguió y empezó con ternezas que ni al caso, lo deje hacer pero manteniendo mi distancia, no soy mujer que se enamore, finalmente había conseguido lo que quería de el: sexo, y podríamos tener más encuentros si así se me apetecía, pero de eso a estar con arrumacos, no era lo mío, me vestí y sin decir una sola palabra más le agradecí y le dije que cuando quisiera podíamos repetir la experiencia, pero que ya tenía sueño y quería ir a mi casa a descansar, se ofreció a llevarme pero yo lo rechace, lo acompañe hasta la puerta y la cerré en su cara para después cerrar la puerta por dentro apagar las luces y salir por la parte de atrás, como todos los días, pero esta vez con la satisfacción que solo el sexo te puede dar, había sido un día redondo en todos los sentidos.

A cilenita79, Sofia Saldaña, DTG, Evelyn Rivera Strubbe, Parisa21, Mi_aria y a Susana Ibarra les gusta esta publicaciòn

2RECUERDO... SEX SHOP Empty Re: RECUERDO... SEX SHOP Vie Jul 30, 2021 11:43 pm

cilenita79

cilenita79
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Yeiiiii!!! Que bueno verte de vuelta Sis! y para tan magno evento, ejaleeee

A AOI AI le gusta esta publicaciòn

3RECUERDO... SEX SHOP Empty Re: RECUERDO... SEX SHOP Vie Jul 30, 2021 11:56 pm

Parisa21

Parisa21
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Interesante tienda !! 👏👏 Las historias que se tejen en los sex shop!! Buenísima historia ! Gracias!! 🤗

A AOI AI le gusta esta publicaciòn

4RECUERDO... SEX SHOP Empty Re: RECUERDO... SEX SHOP Sáb Jul 31, 2021 6:51 pm

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
RECUERDO... SEX SHOP 1f44f  RECUERDO... SEX SHOP 1f60a

5RECUERDO... SEX SHOP Empty Re: RECUERDO... SEX SHOP Lun Ago 02, 2021 7:14 am

Mi_aria


Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
👏👏

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.