¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐

+10
ladylore
Dar042
Azul pequeña
Dilcia
Letis
Herminia73
dulce3852
Ana María López
BettyJesse
Adry Grandchester
14 participantes

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Adry Grandchester

Adry Grandchester
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ Amor_p60

CAPÍTULO 22-1

CAPÍTULO 22 PARTE 2

CAPÍTULO 23

CAPÍTULO 24

CAPÍTULO 25




CAPÍTULO XXV ANGUSTIA PARTE DOS



Así abrazados, dejando que sus almas se volvieran a juntar en ese cariño fraternal que los unió desde niños, vaciaron las penas que los aquejaron durante todos esos meses, ambos querían mantener ese lazo invisible que los ligó más allá de la sangre, más allá de las clases sociales y de los apellidos. — ¡Candy!, ¿Crees que podrás perdonar a este pobre imbécil?, ¡No quiero perder a mi prima, hermana, amiga! — ¿Consideras perdonar a esta niña tonta?, ¡Tampoco quiero perder a mi paladín, amigo, hermano y primo! — Un abrazo los volvió a unir, sin rencor, dolor o tristeza. — ¡Pensé que no podría recuperar tu cariño, gatita!, sé que tengo que disculparme también con los demás por mi actitud, pero lo más importante para mí era hacerlo contigo, primero. — ¡Ahora todo es más sencillo! — ¿Hablarás con Annie, también?, ¿Regresarás con ella? — ¡No, Candy!, ¡Eso está muerto!, ¡Lo de ella, tampoco era amor!, ¡Era obsesión por parte de ella!, ¡Paradójicamente, yo estaba haciendo lo mismo!, afortunadamente lo entendí a tiempo, al igual que ella se dio a conocer como realmente es. — ¿Quieres decir que no la amas? — ¡Le tomé cariño, pero nunca fue amor!, ¡Debí terminar con esa relación hace tiempo!, sin embargo, ¡Fui cobarde, no quería herirla!, aunque suene como un patán, ¡Es lo único bueno de todo esto!, ¡Liberarla para que ella pueda ser amada de verdad! — ¡Nuevamente te pido perdón, Archie, yo te pedí que te quedaras con ella! — ¡No me obligaste, pude haberme negado!, en fin, ¡Es lo mejor para los dos!, ¡Candy!, ¡Tengo que confesarte algo demasiado penoso para mí! — ¡No hace falta, Archie!, ¡Estoy enterada de lo del diario!, ¡No es necesario entrar en detalles!, ¡Olvidémoslo!, ¿Quieres? — ¡Gracias, mil gracias!, ¡Quitas la vergüenza de uno de mis tantos errores! — ¡Ya todo está aclarado!, ¿No es así? — ¡Sí, te aseguro que ese diario no existe más, lo he destruido! — ¡Con eso es más que suficiente, Archie!, seguiremos adelante como siempre debió ser, solo tengo una pregunta más. — ¡Dime! — ¡No estás enamorado de mí!, ¿Verdad? — ¡Eso lo creí por muchos años!, todo lo que ha pasado, me sirvió para darme cuenta de que te quiero, te quiero mucho, que fuiste el anhelo de mi adolescencia, un amor inalcanzable, platónico quizá, pero no llegó a madurar. ¡Nunca tuvo oportunidad!, no obstante, ¡Mi corazón, que en un principio se negaba a dejar ir esa ilusión!, en este momento, ¡Está libre para amar con plenitud! — Candy se sintió aliviada con esa confesión, un extraño pesar recorrió su espíritu al pensar en Annie, pero la decisión de Archie era visible, no, ella no diría más. — ¡Qué bueno que lo dices, porque yo no podría amar a alguien tan vanidoso como tú…! — ¿No?, entonces ¿Qué haces con un aristócrata engreído? — ¡Archie! — Los dos comenzaron a reír, como antes. — ¡Hablando del aristócrata!, regresemos a la casa, ¡Debe estar colgado del techo al ver que no llegas! — ¡No es para tanto! — ¡Es un celoso empedernido, no lo niegues! — Jajaja… ¡Bueno un poco! — Jajaja… Vamos gatita. — Con el alivio aflorando por sus miradas, con un caminar consiente, se dirigieron a la mansión.

En la terraza, las parejas formadas por Albert y Meli, Stear y Patty bromeaban a costa de Terry, que no hizo el menor esfuerzo por disimular su inquietud al ver que su pecosa tardaba en llegar; seguro del amor de ella estaba, pero no del elegante, tan solo pensaba que, si le tocaba uno solo de sus cabellos, lo molería a golpes. La risa cantarina de Candy se dejó escuchar captando la mirada de los presentes. — ¡Por fin llegan! — Exclamó Albert, que prosiguió. — ¡Te esperaba Archie!, tengo que ponerte al día de lo que ha ocurrido. — ¡Lo siento, tío!, para mí era importante aclarar las cosas con Candy. — Entiendo, pero vamos al despacho. — ¡No es necesario, Albert, todos estamos al tanto! — Interrumpió Terry. — ¡Es verdad! — Musitó William, que no tardó en informarle a su sobrino de la extraña actitud de los hermanitos Leagan, Susana y Annie, así como de la próxima partida de la tía abuela a Escocia. Incrédulo por todo aquello, Archibald comentó. — ¡Candy no te dejes llevar por lo que te diga Annie!, ¡Créeme no confíes en sus palabras, no siente lo mismo que tú!, ¡Albert!, ¿Qué haremos con Elisa?, ¡Terry!, ¿Por qué no te llevas a Candy a Nueva York?, ¡Estará más segura allá! — ¡No te preocupes hermano, todo lo tenemos controlado! — Aclaró Stear. — El duque se llevará a las Marlow, la tía se irá al otro lado del mundo y Albert se encargará de los demonios Leagan. — ¿Y Annie? — Candy hablará con ella aquí en la casa y Patty lo hará también para que se olvide de todo. — ¡Suena muy bien!, ¡Me alegra que estemos todos de acuerdo! — Finalizó Archie, sintiéndose inútil al no poder hacer nada más, no obstante, algo no le gustaba, un presentimiento lo inquietaba.

En el camino a la residencia Leagan, Richard se mostraba tranquilo, la charla de Karen era demasiado amena, una extraña sensación de bienestar lo invadía, era tan sencillo dejarse llevar por las cosas comunes de la vida, que le era urgente pactar el compromiso de su hijo para resolver sus cuestiones personales, así que comentó. — ¡Es casi medio día!, ¡Le dije a Terrence que antes de esa hora me presentaría con William Ardlay! — Richard, ¿Será posible que nos adelantemos Karen y yo!, ¡No quiero ver a esa chica!, tampoco ¡Quiero presenciar una escena de su madre! — ¡Es cierto, no quiero exponerlas!, en cuanto lleguemos, yo me quedaré con unos guardias. — Las mujeres atentas escuchaban lo dicho por el duque, de pronto el auto se detuvo. — ¿Qué pasa? — Inquirió Richard. — ¡Un hombre nos pidió detenernos!, viene hacía acá! — De inmediato los guardias cercaron el vehículo del duque para evitar cualquier contingencia, no obstante, era George, quien se acercaba, al verlo, Richard ordenó. — ¡No pasa nada!, se trata del señor Villers, déjenlo pasar. — Los hombres obedecieron dando paso a George, quien saludó. — ¡Buen día, su excelencia!, ¡Señoras! — ¡Buenos días!, justo vamos a la casa de los Leagan por la señorita Marlow. — Respondió el duque. — El fiel amigo de William Ardlay se dirigía al centro de la ciudad para recabar los documentos que necesitarían para arreglar el compromiso de Candice, no obstante, le pareció adecuado acompañar a su excelencia, quería ver la reacción de Elisa y Neil. — ¡Será un placer para mí, si me permite acompañarlos! — ¡Señor Villers, nos hará un gran favor!, ¡Suba! — ¡Los seguiré, vengo también en vehículo! — ¡Perfecto! — La caravana de automóviles continuó con su camino.

Cuando llegaron a lugar, ninguno se percató de que Elisa se encontraba en el jardín disfrutando de su desayuno, había llegado de madrugada, no obstante, se levantó temprano tenía que detallar su plan, debía ser meticulosa, si quería tener éxito, lo sabía. Al ver los autos se metió de inmediato para prevenir a su hermano de la llegada del duque y su comitiva. Sin embargo, no advirtió de que era observada por el hombre que, no había dejado de seguir a Karen, cuando vio que los vehículos se detenían, siguió de largo, para evitar que lo descubrieran, un poco más adelante estacionó el carro y escondiéndose detrás de un gran árbol observó detenidamente a la pelirroja, pero no hizo nada, esperaba a ver lo que sucedía antes de intentar acercarse a Karen. Richard bajó de inmediato, dando indicaciones al chofer para que llevara a las damas a la mansión Ardlay, George que ya estaba a su lado le propuso que fuera su conductor quien las acompañara, dado que conocía perfectamente el camino. El duque asintió y de inmediato ambos choferes intercambiaron lugares. Cuando el auto se alejó, Richard le llamó a un lacayo para que trajera a la señora Marlow, al llegar la malhumorada Carolina, los tres entraron a la casa, donde no se encontraba nadie en el salón. George que conocía los movimientos de la familia y servidumbre llamó a una mucama a quién le ordenó que llamara a los señores; la doncella le respondió que no se encontraban, habían salido, informando que únicamente se encontraban los hijos del matrimonio. George iba a ordenar que llamaran a Susana, pero Elisa bajaba lentamente las escaleras, indicando de manera despectiva a la joven que se retirara. — ¡Buenos días, George!, ¿A qué se debe tu visita? — Era obvio que había reconocido al duque, sin embargo, aparentó no conocerlo. — ¡Señorita Elisa!, ¡Le presento al duque de Grandchester!, también viene conmigo la señora Marlow, madre de su huésped. — La pelirroja dirigió una asombrada sonrisa al hombre, dejando de lado a la madre de Susana. — ¡Su excelencia, es un honor tenerlo aquí!, ¡Siéntese por favor! — Richard no vaciló en contestar. — ¡Le agradezco, señorita!, pero mi estancia aquí no es una visita social, ¡Sólo vengo por Susana Marlow!, su madre está aquí para ayudarla, ¡Llámela por favor! — La pelirroja miró interrogante a George, quien con su cara apacible se mantuvo expectante a las indicaciones del duque y por ende a la reacción de ella, quién aparentando una sumisión, que estaba lejos de sentir comentó. — ¡Cuánto lo lamento!, pero ¡No sé de lo que me habla, su excelencia! — ¡Señorita!, ¿Cómo es que se llama? — Interpeló Richard, dirigiéndose a Villers, que rápidamente indicó. — ¡Elisa, su gracia, Elisa Leagan! — ¡Señorita Leagan!, ¡Conmigo no vienen ese tipo de actitudes!, ¡Ayer estuve aquí hablando con ella!, ¡La llama o me veré en la necesidad de hacer un par de llamadas para que sea la policía, la que se encargue; no sin antes encargarme de que usted y su familia la pasen verdaderamente mal! — Ante la contundencia de las palabras del duque, Elisa aparentando preocupación se dirigió a la madre de Susana. — ¡Señora Marlow, yo traté de proteger a su hija!, ¡Ya que me buscó para que la ayudara a esconderse!, porque querían hacerle daño. — Por la mente de Carolina por unos instantes pasó la loca idea de pedir ayuda a esa familia, que parecía importante, pero se arrepintió, al considerar que estaba tratando con un miembro de la monarquía inglesa; no, ya no quería más enfrentamientos con ese hombre de pocas palabras y claras exigencias. Desalentada exclamó. — ¡Si, mi pobre hija!, ¡Ha sufrido tanto!, pero aquí estoy para llevármela, ¡Yo le agradezco su hospitalidad!, Me indica, dónde está para ir por ella, por favor. — Elisa, no supo qué responder, de antemano, sabía que la ex actriz no estaba, pero tenía que ganar tiempo. — ¡Claro, acompáñeme! — Ambas mujeres subieron las escaleras, perdiéndose en el rellano del segundo piso. — ¡Me he retrasado, no quería ser impuntual con el señor Ardlay! — ¡No se preocupe, su gracia, el señor no tenía planes de salir, seguramente lo recibirá con gusto! — ¡A pesar de ello, no me gusta ser impuntual!, espero que no se demoren, porque esa muchachita es demasiado obstinada. — En el área de las recámaras, Elisa entraba a la habitación, donde se hubo hospedado Susana, simulando una sorpresa exclamó. — ¡Cielos!, ¡Olvidé que mi hermano llevó a Susana a dar un paseo!, aguarde aquí, le diré a uno de los sirvientes que vaya por ellos. — Carolina asintió, tomando asiento en uno de los sillones.

Al salir de la habitación, Elisa fue en busca de Neil para ponerlo sobre aviso, Neil palideció de inmediato y poniéndose nervioso, le dijo a su hermana. — ¡Es mejor que vaya con Susana!, ¡No podremos mantenerla en la cabaña!, ¡A estas horas, Dorothy ya debió avisar de su presencia!, ¡Así que encárgate tú de ellos!; — La aguda y maquiavélica mente de ella, trabajaba velozmente para encontrar un pretexto que excusara la tardanza de las Marlow, una idea iluminó su rostro, transformando su mirada en dos filosas dagas dispuestas a hundirse en la carne de sus visitantes. — ¡Caballeros, tendrán que aguardar un poco!, Susana tomaba una ducha, su madre terminará de auxiliarla para que puedan irse. — El duque no encontró nada extraño en la explicación de la joven, ya que la hora de su llegada no hubo sido pactada con anterioridad. — ¡Esperaremos, pero ordene a una mucama que las apoye! — Contestó Richard con el don de mando que lo caracterizaba. Fue más que obvio que la orden no le gustó a Elisa, que no evitó mostrar un feroz destello de los ojos color miel al contestar. — ¡Por supuesto, su excelencia!, sí me disculpan iré yo misma por una sirvienta para que se encargue. — Al decir esto, hizo una leve reverencia dirigiéndose al área de servicio. — ¡Es muy altiva esa mujer! — Comentó el duque. — ¡Así es, sus padres la mimaron en demasía cumpliendo sus caprichos en todo momento! — ¡Sí no fuera porque esto es importante para mi hijo, me iría en este momento!, ¡Tenía que venir yo mismo, esas mujeres son mañosas!, además de arreglar el compromiso de Terrence, quiero pedirle al señor Ardlay su ayuda. — ¡Si es urgente, tal vez yo pueda auxiliarlo!, cuento con todo el respaldo del señor William. — ¡Verá, nunca imaginé que pasarían tantas cosas!, ¡Solo viajé con un grupo pequeño de seguridad y necesito algunos hombres de confianza para que se hagan cargo de custodiar a estas mujeres! — ¡Comprendo!, ¡No se preocupe, yo me encargo! — George tomó el aparato telefónico e hizo una llamada breve. — ¡Está arreglado señoría!, ¡En unos momentos llegarán 10 hombres que estarán a su disposición! — ¡Excelente!, ¡Ahora comprendo porque es usted la mano derecha del señor Ardlay! — Creo que con ese grupo de guardias será más que suficiente. — ¡Sí, con cinco bastan!, ¡No estaré tranquilo hasta que se encuentren en Australia! — ¿Australia? — ¡Claro, no pretendo que vivan en el mismo continente para que sigan haciendo daño! — ¡Tiene razón! — ¿Tardarán?, ¡Quisiera adelantarme para conversar con el jefe del clan! — ¡No, se encuentran cerca!, ¡Sí así lo desea, puede irse, yo esperaré para dar indicaciones! — ¡No quisiera abusar de usted, ha sido tan eficiente y amable! — ¡Ni lo mencione, duque!, pero ¡Dígame!, ¿A dónde las llevarán? — ¡A Nueva York!, mi jefe de seguridad se encargará de ellas, hasta que zarpe el barco, es por ello que necesito de su personal, porque algunos de mis guardias las acompañarán en la travesía y las instalarán en lo que será su nueva morada. — ¡Despreocúpese, las personas que estarán a su servicio son de nuestra entera confianza! — ¡Nuevamente le agradezco!, ¡Le tomaré la palabra, me retiro, le dejo al guardia que ya tiene indicaciones a dónde deben llevar a las mujeres una vez que lleguen a Nueva York! — George asintió acompañando al duque a la salida.

Elisa aprovechó para salir por la puerta de servicio, no estaba dispuesta a enfrentar la furia del duque al darse cuenta de que Susana no estaba. Se dirigía al hotel, donde se hospedaba Christian, para aguardar la llegada de un amigo de él, quien fungiría como el otro supuesto amante de Candy. En el auto ocupó el asiento trasero, por lo que no se dio cuenta de que Oliver Lennox comenzó a seguirla, sí, se trataba de aquél novel actor que se enamoró perdidamente de ella y que fue cruelmente desechado por la malvada chica cuando ya no le atrajo más. Al llegar, rápidamente bajó del auto, ordenando al chofer que regresara, amenazándolo con correrlo si le decía a alguien donde se encontraba. Oliver que veía de lejos, se mantuvo expectante, hasta que vio salir a Christian, un viejo conocido de la Nouvelle Eve, un exclusivo restaurante con variedad nocturna, pero que en realidad era un lugar de vicio y perdición, donde conoció a Elisa. No podía eludir sus sentimientos, al ver de nuevo a la pelirroja una punzada de dolor atravesó su corazón, pero no alcanzaba a descifrar si era de amor u odio, había sufrido tanto por su rechazo que tuvo intensiones de quitarse la vida, pero el cariño por su madre lo detuvo. La burla, la congoja, que vivió por mucho tiempo, al rogar los afectos de ella, sin importarle recibir migajas de atención lo fueron consumiendo hasta perder todo por lo que una vez luchó con ahínco; la poca fama como actor, su casa para cumplir los caros caprichos de ella, su familia, su madre, todo ello contribuyó a desear querer hacerle pagar su desprecio con la misma moneda, pero ¿Cómo?, no lo sabía, sin embargo, ese interés lo hizo regresar al mundo del espectáculo. Antes de intentar ingresar de nuevo al teatro, tenía un objetivo, vengarse, para según él liberarse del influjo que aún lo sucumbía en aquellas largas noches de insomnio en las que no dejaba de pensar en ella. A pesar de los consejos de su madre, volvió a la Nouvelle Eve, anhelando un atisbo de arrepentimiento por parte de quien consideraba su gran amor, no obstante, durante los días que frecuentó el lugar no la vio. Solo se encontró con Connor, su viejo compañero de tablas, quien entre copas le contó el intrincado plan de Elisa por perjudicar a una chica.

Con la mente obnubilada por el alcohol, Connor narró que iría a representar el papel de un celoso amante que encontraría a su mujer con otro, fingir una pelea con Christian y entre los dos manchar la reputación de la joven de tal forma, que no quedara ninguna duda de la liviandad y vulgaridad de ella. Sin embargo, también expresó su cansancio por las exigencias de Elisa, no quería ir, a pesar de que ganaría una muy buena cantidad de dinero. Conforme iba escuchando Oliver sintió que esa era la oportunidad que esperaba para vengarse de la Leagan; en un primer momento, le sugirió a Connor que él iría en su lugar, ya que estaba necesitado de liquidez monetaria, pero su amigo se encontraba tan alcoholizado, que no fue capaz de aceptar o rechazar su oferta; terminó por llevarlo a su departamento, ahí aguardó a que se recuperara y después de una buena charla, reiteró su ofrecimiento; la reacción de Connor fue de suspicacia, conocía la catastrófica relación de él con Elisa, tampoco quería problemas con ella, no era una clásica mujer sumisa, por el contrario, era de armas tomar. Oliver de ninguna manera quiso levantar sospechas fingiendo una enorme necesidad económica pudo convencer a Connor, quien le dio los pormenores del día y lugar donde tendría que presentarse ante Christian para ensayar su actuación. No quiso decir el nombre de la víctima, pero pudo más la insistencia de él, quien tuvo que representar el papel de un cínico hombre que podría beneficiarse de los favores de la dama en cuestión, con esa desfachatez logró conocer solo el apellido, Ardlay.

Sin saber quién era esa desafortunada mujer, Oliver fue a buscar a Terrence Graham, el único que trató de ayudarlo en su debacle personal y profesional, quería que lo apoyara para conseguir una oportunidad en la compañía Stratford, no obstante, sus intentos fueron fallidos al no localizar al primer actor en las diferentes ocasiones que acudió al teatro; sabía que Karen Kleiss era su amiga, pero el comportamiento de ella siempre fue desdeñoso con él, así que dejó de lado acercarse a ella. Al verla en el tren decidió seguirla, tal vez ella la llevaría al paradero de Terry, mataría dos pájaros de un solo tiro, se vengaría de Elisa a la vez que en un golpe de suerte vería a Terrence. Nadie le dijo que la rueda de la fortuna había iniciado su recorrido y que ese presentimiento, no solo lo llevaría a Graham, sino a jugar un papel importante en el evento que se desarrollaría al siguiente día.

En Lakewood, Eleanor y Karen fueron recibidas con algarabía por parte de Candy y Terry, quienes, una vez hechas las presentaciones correspondientes, se instalaron en los jardines de la parte trasera de la mansión, la charla era muy amena con las ocurrencias de Stear y Archie, parecía que, a pesar de los desagradables momentos vividos, estos se hubieran desvanecido como aquellas nubes negras que el fuerte viento aleja. Albert, Mely y Patty lo platicaban, cuando fueron interrumpidos por el mayordomo, que informó la presencia del duque de Grandchester. Un sereno Richard se presentaba ante William Ardlay, quien lo recibía mediante una afable sonrisa, Terry y Candy tomados de las manos se veían nerviosos por la charla entre sus tutores, Eleanor estaba presente también, pero no quería mencionar su relación con Richard por el momento. — ¡Es un placer recibirlo, duque! — Dijo Albert, tendiendo la mano para saludar al recién llegado. — ¡Olvidemos el protocolo, finalmente seremos familia! — Respondió Richard, estrechando la mano ofrecida para proseguir hablando. — Mi primera intención era hablar en una cena formal, pero los acontecimientos me obligan a hacerlo de esta manera. — ¡Por favor, pasemos al despacho para hablar más discretamente y sin interrupciones! — ¡De acuerdo! — Los dos entraron a la habitación, sin embargo, la puerta volvió a abrirse por Richard, quien llamó a Eleanor, ella a pesar de su sonrojo entró y la puerta fue cerrada. — ¡Señor Ardlay lo consideraba mayor!, pero no vine a hablar de eso, sé que esta charla debió programarse con tiempo, pero considerando cómo se ha suscitado la relación entre nuestros hijos, ¡Para mí es un gusto solicitar en matrimonio a su hija adoptiva, la señorita Candice Ardlay! — ¡Quedamos en dejar la formalidad, llámeme Albert!, estoy enterado de la pretensión de Terrence por desposar a Candy, no le niego que me alegra demasiado, ¡Ellos han pasado por muchas cosas antes de llegar a este momento, que nada me da mayor gusto! — ¡Es bueno saberlo, aunque supimos que ella iba a casarse con otro miembro de su familia! — ¡Sí, fue un erro, el cual ha sido aclarado!, Archibald es mi sobrino y comprendió el amor que existe entre ellos, no hay problema con eso. — ¡Muy bien!, en lo que al protocolo respecta, es necesario acordar los términos del matrimonio, debido a que Terrence sigue siendo mi primogénito, Candice al casarse con él deberá participar en los eventos de la realeza, ya que obtendrá el grado de marquesa de Grandchester, aún desconozco si mi hijo asumirá el ducado, no obstante, debe cumplir con todos los requisitos para que su matrimonio sea avalado por la corte. — ¡Comprendo!, por parte de los Ardlay debo informarle que Candice cuenta con un fideicomiso por ahora, ¡Ya que al ser mi hija adoptiva es mi heredera universal!, si llegan hijos propios cambiaré mi testamento, pero ella contará con la mayor parte de todas las acciones de la empresa. — ¡Perfecto!, ¡Necesito diversos documentos de ella, para enviarlos a Inglaterra y obtener el documento firmado por el rey con su autorización! — George se encarga de eso en este momento. — Espero que me los hagan llegar, lo antes posible. — ¡Por supuesto!, una pregunta, Richard, ¿Firmaremos acuerdo prematrimonial? — ¡No lo creo necesario, ya que dudo que Terry establezca alguna condición para desposar a Candy!, ¡Supongo que ella tampoco! — ¡Es verdad, tampoco lo creo por parte de ella, sin embargo, ¿Sí ellos no se comprendieran?, ¡No podemos descartar ese punto!, ¿Qué sucedería? — ¡Tiene razón!, ¡En ese caso cada quién se queda con sus fortunas, después de todo, ninguno necesita de la riqueza de las familias!, pero le soy honesto, ¡Mi hijo no se separará de ella!, ¡Lo ha demostrado con todo lo que ha hecho por estar aquí! — ¡Correcto, Richard!, ¡No se hable más!, ¡Solo quedaría pactar la fecha para la ceremonia! — Pero, ¿No habrá fiesta de compromiso? — Intervino por primera vez Eleanor, al verla Albert sonrió y dijo. — ¡Por supuesto, pero como Richard comentó su premura, pensé que acordaríamos la fecha de la boda! — ¡Si, Ely, recuerda que tengo que arreglar cosas en Inglaterra! — ¡Comprendo, Richard, pero nuestro hijo merece todo lo que involucra su boda! — ¡Creo que debemos platicarlo con los novios, que ellos decidan! — ¡A mí, me parece bien! — Aprobó William. — Eleanor ya no dijo más, pero se encargaría de hacer todos los arreglos para la más hermosa fiesta de compromiso o ceremonia que se hubiera visto en los alrededores. Los tres salieron del despacho para informar a los novios lo acordado, en el salón, ya se encontraban todos en espera de las noticias. Fue el duque, quien habló primero. — ¡El señor Ardlay y yo hemos aprobado el compromiso y boda de Candice y Terrence! — Unos gritos de júbilo se dejaron escuchar, las chicas acudieron a abrazar a Candy, mientras, que Stear hacía lo mismo con Terry, un tanto tímido Archie hizo lo propio, diciéndole al actor. — ¡Felicidades de todo corazón!, ¡Espero que esta unión nos sirva para estrechar nuestra amistad! — ¡Así será elegante, tenlo por seguro! — Los dos se dieron un abrazo, Candy los miraba con los ojos nublados por la emoción y felicidad al ver que no había rencor en ellos.

Justo en ese momento bajaba la tía abuela, al escuchar el bullicio, pensó que podría ser algo relacionado con la chica oculta, su cara siempre imperturbable no pudo evitar sorprenderse al ver a los visitantes, ignoraba quiénes eran, pero por su porte y distinción, imaginó que se trataba de personas importantes, dignamente bajó las escaleras, pudo más su curiosidad, que la tensa relación existente con el mayor de sus sobrinos; Albert al verla, la presentó, tal vez al saber que Candy pertenecería a la realeza, se calmaría y podrían llevar una relación cordial. — ¡Tía abuela, que bueno que llegas!, ¡Te presento al duque de Grandchester, padre de Terrence a quien ya conoces!, ¡Esta bella mujer es Eleanor Baker una gran actriz! — La anciana no tomó en cuenta a Eleanor, solo se dirigió al duque. — ¡Es un placer tenerlo aquí su señoría! — Dijo extendiendo su mano para que la besara. Richard que notó el agravio a su amada, respondió tomando a Eleanor del brazo. — ¡Para nosotros es un gusto, señora! — Al ver la importancia de la diva, Elrroy sonrió retirando su mano. — ¡Tía! — Interrumpió William, que hubo notado la actitud de ella. — ¡El duque y yo hemos acordado el compromiso y matrimonio de Candy con Terry! — ¿Acordado?, ¡¿Sin tomarme en cuenta?! — ¡Tía, no era necesario!, ¡Dorothy! — Sin tomar importancia a las palabras de la matriarca, Albert llamó a la mucama que había dejado una jarra de agua en el salón. — ¡Dorothy, que traigan champaña!, ¡Debemos festejar! — ¡Me disculpan, me siento un poco cansada!, ¡Duque se queda en su casa! — Comentó sin más Elroy, que no quiso participar en el convivio; una vez en su recámara musitaba con violencia. — ¡No puede ser que tenga tanta suerte esa mujerzuela!, ¿Su embarazo?, ¿Será que ese bastardo no es de Archibald?, ¿Hasta dónde ha llegado esa arribista?, ¡No lo permitiré!, aunque, esa sería una forma de deshacernos de ella, pero eso significa que, ¡Será una lady!, ¡Su rango es superior al de nosotros!, ¡No, no, no lo merece!, espero que el plan de Elisa de resultado. En la sala, nadie le dio importancia a la reacción de la anciana, siguieron con ese pequeño, pero feliz festejo. Sin darse cuenta las horas transcurrían, ya era de noche cuando entró George alterado; Albert al verlo supo de inmediato, que algo había pasado, el duque también, así que cuestionó. — ¿Qué pasa?, ¿Ya están en camino las mujeres? — ¡No su gracia!, ¡Esperamos que bajaran, pero solo apareció la madre de la señorita Marlow! — Pero, ¿Qué me está diciendo? — ¡Que la señorita Susana escapó!, ¡Elisa y Neil tampoco aparecen! — Explicaba un preocupado George, sin embargo, su aclaración fue interrumpida por la señora Marlow, que a gritos y empellones bajó del auto y entró exaltada a la mansión, dirigiéndose a Terry para golpearlo con los puños cerrados en el pecho. — ¡Usted, bastardo, indecente!, ¡Usted tiene la culpa de que mi hija esté desaparecida! — Terrence sorprendido tomó a la mujer de las muñecas y sin miramientos la aventó. — ¡Ya estoy harto de usted, señora!, ¡Si su hija ha escapado yo no soy responsable! — ¡Cálmate, hijo! — Intervino el duque, que de inmediato llamó a sus guardias para que sacaran a la desesperada Carolina de la casa. George retomó su narración. — ¡Buscamos por toda la residencia de los Leagan, hasta en las habitaciones del servicio y nada, la chica no se encuentra por ninguna parte! — Pero no puede estar muy lejos, ¡George llama a todos los empleados, a los vigilantes, de prisa! — Indicó Albert. Los presentes incrédulos por lo dicho por Villers, se miraban entre sí, hasta que Terry habló. — ¡Dorothy me dijo que había una chica en una de las cabañas, tal vez se trate de ella! — ¡Vamos, dijo de inmediato, Archie!, —¡Te acompaño!, —  Le apoyó Karen. — ¡Yo también voy, mencionó Candy! — ¡No, ustedes dos se quedan aquí! — Dispuso, Albert, que les recordó. — ¡No deben hablar con ninguna de ellas! — ¡Exacto! — Coincidió Richard, que continuó. — ¡Dejen que nosotros nos encarguemos! — Albert, Richard, Stear y Patty se dirigieron al área de las cabañas, pero no notaron, que Karen y Archie ya estaban en camino. Eleanor y Mely observaban a Terry que furioso caminaba de un lado a otro, Candy no decía nada, solo se sentó en un sillón. Al verla Terrence se acercó. — ¡Tranquila, cariño!, ¡La encontrarán y todo esto terminará! — ¡Terry!, ¡Sí su madre te culpa! — ¡Eso no me importa!, ¡Lo que me interesa es que tú te mantengas fuerte por los dos! — Al decir eso el marino de sus ojos se clavó en el verde titubeante de ella.

En Nueva York, Jonathan vaciaba los somníferos, que momentos antes había hecho polvo en las botellas de vino y jarras de agua dispuestas para el personal. Nervioso aguardaba a que hicieran efecto, no quería que su jefe lo viera, así que se mantuvo en el portal fumando cigarrillo, tras cigarrillo, cuando, después de unas horas, decidió entrar para ver qué había pasado. Al ingresar a la habitación usada como oficina, notó que dos de sus compañeros, encargados de vigilar la puerta dormían, los movió para corroborar que no despertarían, así lo fue haciendo con los siete compañeros más. Con los nervios a flor de piel subió las gradas para sacar a la duquesa y a Margaret, sin tocar la puerta, les llamó. — ¡Es hora, vamos, de prisa! — Lucrecia con sus pequeños ojos agrandados por la noticia, tomó su bolso, sus joyas y agarrando a su doncella del brazo avanzaron sigilosamente al pasillo, una vez que estuvieron en el rellano, Margaret se liberó de su agarre, aferrándose a la chaqueta de su novio; al notar que nadie los seguía, bajaron las escaleras lo más rápido que podían. Los jóvenes eran más ágiles, que la mujer mayor, quien debido a su obesidad no podía andar a la par de ellos. — ¡Apúrese, señora!, ¡No sé cuánto dure el efecto de los somníferos! — La apresuró Jonathan sin tacto. — ¡Eso hago jovencito, pero no puedo hacerlo a su paso!, ¡Dame la mano! — El chico la jaló sin delicadeza. Una vez afuera, corrieron hacía el automóvil, pero una voz se escuchó. — ¿Qué demonios haces Jonathan? — Era Douglas Kent, que, apesadumbrado por los narcóticos, intentaba detener a los fugitivos. Ellos al verlo, subieron al vehículo, pero los impulsos nerviosos del guardia le impedían poner en marcha el carro, ante ello, Lucrecia gritó. — ¿Qué pasa?, ¡Enciende el auto, inútil!, ¡Nos atraparán! — Margaret se tapaba la boca con sus manos, las lágrimas estaban a punto de salir, pensando en el terrible futuro que les esperaba si eran capturados, imaginaba la fiereza del duque y su temible castigo. Los chillidos de la duquesa eran más exasperantes, hasta que por fin encendió el coche, Jonathan metió el pedal del acelerador a fondo, derribando la reja principal, a toda marcha se alejaron, sin embargo, Douglas sacó su arma descargando su pistola sobre los prófugos. Una bala penetró en uno de los cuerpos, que comenzó a derramar el líquido caliente y espeso color rojo.


Continuará…

A Dar042, Betty Laguna, Gabisita, Dilcia, Azul pequeña, Legafa05, ambar graham y a les gusta esta publicaciòn

BettyJesse

BettyJesse
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Ay quién salió herido  ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 808200 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 808200 

⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 189452 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 189452 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 189452 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 189452

Ana María López

Ana María López
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Que barbaridad está historia si que está buenísima espero que todos los malos paguen y los hermanos del infierno sean lo peor que les pasé y quién habrá Sido el herido espero sea la duquecerda vieja mala esperamos que pronto tengamos noticias ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 408560

dulce3852

dulce3852
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

por fin sangre!!!!! Ojalá sea de la duquesa jajaja esperemos pronto encuentren a susana y la envien directito a la ch.. digo a Australia jajajaja ya descubrimos quien es el misterioso hombre, ahora esperar q sirva de algo y ayude a los reveldes. Quedamos en espera de más y mienteas nos comeremos las uñas de la desesperación

Herminia73


Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Oh, oh, oh!! Ojala hayan herido al chófer, para que puedan volver a atrapar a la ducerda

⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 53278

Y en Chicago, imagino que Neil ya sacó a la gusana de las cabañas, solo espero que con tanto ajetreo no se le pare el corazón a la frentona. Tiene que vivir para recibir su castigo!!

⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 523232 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 523232 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 523232 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 523232

Letis

Letis
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Wow que capítulo tan intenso , quién será el herido, espero que sea la duquesa, pobre de los muchachos pero se equivocaron terriblemente y por otro lado Neil habrá logrado sacar a Susana o o le dijo Elisa. Nos dejó muchas incertidumbres de que pasará. Gracias por actualizar

Dilcia

Dilcia
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Será la bruja de la Duquesa la que recibió el disparo, gracias por otro capítulo.

Azul pequeña

Azul pequeña
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Wow ahora no podré dormir , por la incertidumbre de todo lo que viene son tantas cosas , y ya me entró el desespero ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 808200 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 808200 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 808200 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 746140 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 746140 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 746140 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 746140 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 895558 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 895558

Dar042

Dar042
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Al fin sangre!!!!!! Solo espero que sea de la durceda, ahora si no es ella que sea de la doncella para que reaccione el guardia de la gran tonta decisión que cometió
Por cierto, ya queremos la cabeza de Eliza, si que salio astuta mas que todos ellos juntos... nos has llenado de sed de venganza porque al menos yo, quiero la sangre ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 de casi la mitad de los personajes ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 692777

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Espero que no lleguen muy lejos ese trío.... quien será el herido.
Que nervios
Necesito la continuación

Legafa05

Legafa05
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Ahhhhh me vas a matar de un infarto , mi corazón está a mil, el examante de Elisa apareció y quiere vengarse de ella, encontrarán a susay o ya se llevaría Neil y quién resultó herido ? 
Juegas maquiavélicamente conmigo ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 16290

Ana l Ruiz

Ana l Ruiz
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Ahhhhh!!!!al fin empeso a correr sangre ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 504400 ahhhhhhh!!!y medejas siempre en lo mas emosionante.....bruja bruja.....si tengo un ataque de anxiedad y locura va acer tu culpa

Gabisita

Gabisita
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


Pues ya se supo quién es el misterioso hombre que seguía a Karen. Con tal de vengarse de Eliza, yo creo que ayudará a que el plan falle. Ojalá y la sangre sea de la cara de cerdo…

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Habrá salido herida le Duquesa? Contenta conque Archie, Candy y Terry puedan tratarse sin rencores. ⭐⭐⭐ CONTINÚAN LAS SORPRESAS CON RECUPERÁNDOME CAPÍTULO 25 PARTE 2⭐⭐⭐ 355103

Contenido patrocinado



Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.