¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2021 » DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5

DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5

+2
cilenita79
GEZABEL
6 participantes

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

GEZABEL

GEZABEL
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 Mqriq11

Neal estaba en su escritorio, casi recostado sobre su silla, bebiendo un poco de whiskey y fumando un puro. Su camisa desabotonada, aspecto desaliñado, una clara señal de cansancio. Había sido una larga jornada junto a sus hombres, estaba, mas que nada analizando las diversas situaciones que se le presentaban y los pasos a tomar. Antes de avanzar tenía que esperar, y él no era un hombre paciente. Todo dependía de Candy. Según la información que manejaba Russo, su rubia obsesión debería volver a más tardar mañana.

Cual fue su sorpresa al saber que un paquete había llegado a la clínica proveniente de Nueva York con la medicina que supuestamente ella debía de recoger. Ahora no era solo eso, agregaba un factor mas: Grandchester.   Dada la especial relación que ese par solía llevar en la época de San Pablo, podía jurar que existía algo más allí, de ser así, él no la dejaría marchar. Ni su gente, ni los Gambino podían meterse en su patio en busca de pistas sobre el paradero de Candy, era declarar la guerra y para eso necesitaba más alianzas, hombres y armas. No quedaba más que esperar, si la enfermera no llegaba era porque Terrence no la dejaba marchar.  Apreto el vaso de Whiskey y estuvo a punto de lanzarlo,  tan solo de pensar que tantos años invertidos en la rubia se fueran a la basura por el Duquesito… Recordo aquel encuentro donde el maldito lo habia humillado junto a sus amigos, aquella golpiza era hora de que se la pagara, ya no eran unos mocosos y le iba a demostrar muy bien eso quitándo de en medio.

Tenía que hacer la apuesta, no había tiempo que perder. Envió a Russo y otro montón más de hombres a Nueva York para preparar su llegada. No servía de nada que su Sottocapo estuviera en la ciudad, para concretar las alianzas, la presencia de los Don era necesaria, sólo entre ellos los negocios se cerraban.  No podía quedarse y esperarla. Una corazonada le decía que no llegaría. Muy a su pesar, dejaría un pequeño contingente en la ciudad y a su Consiglieri a cargo. Sólo le restaba esperar que esta jugada le diera la mano ganadora.

Se bebió lo poco que quedaba de su trago de un tirón, apagó su cigarrillo y se levantó de su asiento. Tomó su chaqueta, llevándola al hombro. Observó su reflejo en el ventanal, sonrió.

-No desesperes Candy que esta vez yo personalmente ire a buscarte.  

*-*-*-*-*-*

Terrence no pudo dormir esa noche. Una vez dejó bien instalada a Candy en una de las habitaciones ofrecidas, volvió a su departamento en la 5ta avenida. Fue directo a su despacho, encendió las luces y fue por su botella de bourbon. Tenía que prepararse para lo que se avecinaba. Si Neal amaba a Candy o no, era lo de menos en este asunto. Ella era su Helena de Troya, la excusa perfecta para que decidiera atacar. Lo supo en el momento en el que se habia atrevido a entrar en su territorio a través de sus compinches.  ¿Cómo? ¿Cuándo? y ¿Por qué? Eran las preguntas que rondaban en su mente, sobre todo la última. Porqué ayudarla, por qué insistir en que aceptara su protección. Decidió entrometerse llevado por el impulso y… ¿Por alguna otra razón?  

Sin haber dormido prácticamente nada durante la noche analizando la situación se lavo la cara y subio al auto para dirigirse nuevamente al edificio donde habia hospedado a Candy.

Ni siquiera se había dado cuenta cuando se había dormido, uno de sus hombres le despertó al momento de llegar al edificio. Avergonzado de que le vieran así, no fue capaz de agradecer el gesto. Bajó raudo del vehículo y fue directamente al ascensor. Enorme fue su sorpresa al encontrarse a Candy teniendo una acalorada discusión con uno de sus subordinados. No pudo evitar sonreír, por lo visto no había cambiado demasiado. Ellos ni siquiera habían notado su presencia.

-¿Qué ocurre aquí?- fingió molestia.

-¡Señor! – el hombre se cuadró ante Terrence. – La señorita aquí, que no entiende que no puede salir sola de aquí.

-Solo quería ir por un dulce, no pensaba ir lejos- miró molesta al hombre de Terry.

-Gracias Marino, yo me encargo- lo despacho. – Pecas, puede que estés en mi territorio, pero eso no lo hace absolutamente seguro ¿No te lo dejé en claro anoche?

- No se de que demonios hablas, no se que quieres decir con territorio o en que estes metido, ahora que soy? Una prisionera? Acabo de salir de una para …

- No debe salir, te lo dije, no es seguro, no se que intenciones tengan para contigo.  

-Per…

Terry puso un dedo en sus labios, haciéndola callar. Retirándose rápidamente, lamentando internamente el gesto.

-Es más seguro si sales con uno de mis hombres o conmigo, y ya que estoy aquí ¿Qué tal si recorremos la ciudad como te prometí? – le ofreció el brazo.

Las preocupaciones que lo habían aquejado la noche anterior, rápidamente se fueron diluyendo. Caminaron largo rato por el Central Park, hablando de distintos temas, y esquivando, con cuidado, aquellos que eran muy dolorosos de recordar y otros tantos de los que ambos no querían hablar aun. Las horas parecían correr, pasaban demasiado rápido en tan buena compañía.

Candy al ver tantos hombres siguiéndolos se sentía intranquila en cierta forma, el darse cuenta de que Terry andaba en malos pasos le hacia sentirse realmente en una encrucijada, en esos tiempos todo el mundo hablaba de la Mafia, habia escuchado como si de cuentos se tratara sobre las violaciones a la ley, ella misma habia tenido que atender heridos de balas u hombres con heridas hechas por torturas, aunque no tenia idea que apenas esos eran unos cuantos, solo una minima cantidad que llegaba a sobrevivir.  Habia escuchado en noticias sobre cuerpos encontrados en tambos dentro de los ríos o enfrentamientos entre familias, pero al ver y escuchar a Terry le parecía imposible que el perteneciera a ese ámbito.

Los días siguientes siguieron recorriendo Nueva York. Terry había demostrado ser un guía muy culto y entretenido, contándole todos los secretos de la enorme ciudad, al menos los que podia contarle, no quería que ella estuviera tan metida en todo aquello que ahora era su mundo.  Tan distraído estaba, que hasta había olvidado por un momento su mayor problema, Neal.

Una tarde mientras cenaban uno de sus hombres llegó a interrumpirlos, hablándole al oído.

-¿Qué ocurre Terry?- preguntó Candy preocupada.

-Nada…- le dio una fingida sonrisa mientras se metia otro bocado en la boca sin mirarla fijamente.

-Pues no lo parece.

-Lo mejor será volver al edificio- dijo serio dejando el cuchillo y tenedor sobre la mesa, esto provoco cierto desconcierto y al mismo tiempo miedo en Candy.

-¿Podemos pasar por el hotel? El Dr. Mathews quedó de avisarme al hotel cuando la carga estuviera lista- se explicó de inmediato, quería al menos terminar su tarea antes de tener que preocuparse por algo mas.  Queria irse antes de causar algun otro problema y creyo que apurando su misión podria hacerlo.

- Si, esta bien, como quieras. -contesto Terry secamente, no quería alarmarla pero tampoco debía confiarse.

Tal y como Candy había supuesto, el galeno le había dejado una nota en la recepción del hotel, necesitaba encontrarse con ella lo antes posible para coordinar el día de la partida. Por lo que ella tenía planeado ir al día siguiente, asi que respiro tranquilamente y se lo hizo saber a Terry de inmediato.  

-Ningún problema, uno de mis hombres te llevará. –dijo el no muy convencido, no es que quisiera que se quedara, viéndolo bien ella podia ser un estorbo mas adelante pero tampoco podia impedirle su partida.

-¡No! –contesto Candy tajante.

-Candy… no es negociable- el tono de Terry era amenazador, su mirada hacia a ella era dura.

-No quiero involucrar al Dr. en esto- dijo molesta, aunque no pudo dejar de sentir temor ante la voz que habia usado Terry.

-¿Quién te hace pensar que tienes opinión respecto a esto? Si quieres ir, será con uno de mis hombres- sentenció. –no te he tenido a salvo estos dias como para que tu vayas a echar a perder todos mis esfuerzos.

Candy quiso decir algo pero mejor desistio, volteo el rostro a otro lado y lo siguió como si alguien la estuviese obligando. No cruzaron más palabras en el camino, ni Terry se bajó del auto una vez llegaron al edificio, ni Candy se despidió. Dando un portazo, se fue molesta, seguida de cerca de dos hombres.

Esa fue otra larga noche para Granchester, al saber de la presencia de Neal en la ciudad.  No sólo eso, se las había ingeniado para encontrarse con más de un Don en la ciudad. Los Gambino ya eran una espina en su costado, pero creía haber domado a las demás familias. Al enterarse que los Bonanno estaban moviéndose a escondidas, parlamentando con Leagan, lo llenaron de ira.

El ama de llaves golpeo fuertemente la puerta de su habitación, ya que no pudo recibir respuesta la primera vez segui ainsistiendo. El no había dormido nada y estaba algo bebido, sin querer habia terminado una botella completa. Mezcla perfecta para despertar a la bestia que habitaba en él.

-¿Qué mierda quiere Señora Green?- su mirada era amenazadora.

Fue cuando se dio cuenta que la mujer no estaba sola y entonces el hombre que estaba parado detrás de la mujer se adelantó.

-Jefe, tenemos un problema.  - Dijo entre apenado y preocupado por la reacción que el pudiera tener.

-¿Candy? –pregunto sabiendo de antemano la respuesta.

-Si señor, no sabemos cómo, pero ha desaparecido, la hemos buscado por todos lados y….

-¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Maldita mona pecas! - se rascaba la cabeza con furia. - Señora Green, búsqueme unos pantalones limpios. ¡Y tú, imbécil! ¡Prepara el auto! - ordenó.

Terrence salió rápidamente de la mansión, lo que no se imaginaba es que ya era tarde, muy tarde.

Continuará…

CAPITULO 1 BY GEZABEL
CAPITULO 2 BY CILENITA
CAPITULO 3 BY CILENITA
CAPITULO 4 BY GEZABEL
CAPITULO 5 BY CILENITA
CAPITULO 6 BY GEZABEL
CAPITULO 7 BY CILENITA



Última edición por GEZABEL el Lun Mayo 03, 2021 1:15 pm, editado 2 veces


_________________
DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 Gezabe14




A Beatriz Rodríguez y a Evelyn Rivera Strubbe les gusta esta publicaciòn

cilenita79

cilenita79
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
aaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh vamos a tierra derecha con esta historiaaaaaaaaa La Candida que jode todo XDD

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
se me perdió el cap 4
me voy a buscarlo...
gran historia

Evelyn Rivera Strubbe

Evelyn Rivera Strubbe
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Candy donde te metiste? La habrá encontrado Neil? DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 895558  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 895558  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 895558  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 895558  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 391439  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 391439  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 391439  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 391439  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 971718

cilenita79

cilenita79
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ya van a ver ;) besos niñas, gracias por seguirnos 

Lady Letty

Lady Letty
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
hay Pecosa que hiciste DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 808200 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 808200


DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168


DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168 DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 8168

Beatriz Rodríguez

Beatriz Rodríguez
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
muy interesante!
DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 535481  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 535481  DESDE LAS OFICINAS DE LA MAFIA NEGRA... POR TI... CAPITULO 5 535481

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.