¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2021 » Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"

Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  Empty Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES" Miér Abr 28, 2021 10:29 pm

Wendolyn Leagan

Wendolyn Leagan
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

ESTE ES MI PRIMER, Y POSIBLEMENTE, MI ÚNICO APORTE EN ESTA GF PARA EL IMAGINARIO DE STEAR.
ME DISCULPO CON USTEDES, POR NO HABER PODIDO HACER MÁS.

LE AGRADEZCO A MIMICAT CORNWELL, PUES SU DULCE MINIFIC "SWEET PEA" INSPIRÓ ESTE INTENTO DE HISTORIA.
TAMBIÉN AGRADEZCO A MI QUERIDA POLLIFRODI, POR SU HERMOSO ART, COMO SIEMPRE IMPECABLE, MOVIENDO MI PEQUEÑA MENTE DE HAMSTER, PARA SACAR ALGO DE LO QUE LLEVO POR DENTRO.

CON MÚSICA DE LUIS FONSI, PARA PATTY CON CARIÑO...



GIRASOLES

Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  16900610



- Y... ¿a ti también te gustan las rosas, Stear? - preguntó tímidamente la joven de gafas.

Conversaban sentados en la hierba, junto al lago, disfrutando del sol de aquella mañana de verano.
La joven había soltado aquella pregunta, sonrojada y algo preocupada, solo por buscar algún tema más de conversación.

A veces le parecía que ella no ofrecía nada interesante para el joven aspirante a inventor, que era tan instruído, y que siempre tenía algo interesante que decir. En cambio ella... si ahora mismo no se sentía un ente gris a su lado, era solo porque el sol del verano escocés había hecho lo suyo, tiñendo de un bonito tono entre rosa y bronce, su blanca piel de herencia irlandesa.

- Ah sí, sí...- le había contestado él, volteando el rostro de pronto, fingiendo que veía los botes sobre el lago - me gustan claro ¿y a quién no? Pero debo confesar que las rosas eran cosa de mi primo Anthony ¡Tenía un enorme y bello rosal que cuidaba él solo! A ti seguro te habría encantado.

- En... en realidad... - balbuceó Patty quedamente - en realidad yo, soy alérgica a las rosas...

- Ay ¡no puede ser! ¿en serio? Qué mala suerte... Bueno, pero no debes preocuparte porque cuando estés conmigo no habrá rosas cerca - exclamó francamente Stear mirándola dulcemente - las rosas no son lo mío ¡A mí me gustan los girasoles!

- ¡Ah! ¿¡De verdad!? - exclamó la jovencita, ahogando un grito emocionado. - No puedo creerlo ¡Los girasoles son mis flores favoritas, Stear!

- ¿Ah sí, de verdad? - Patty asintió enérgicament, sonriendole - Pues a mí me encantan. Me gusta su estructura, tan delgada y al final ¡la gran flor amarilla llena de semillas! Todavía no logro comprender cómo es que un tallo tan delgado puede sostener una cabeza tan grande y pesada ¡Es todo un misterio para mí..!

- Ay no, Stear... - gimió Patty - No me digas que también estudias la forma de las flores.

- ¿Y cómo no hacerlo, Patty? - preguntó, volviéndose a ella - ¡la naturaleza es el mejor modelo a seguir para el avance de la ciencia y la tecnología! Por ejemplo, dime ¿por qué los girasoles se giran hacia el la luz solar?

- ¡Y yo qué voy a saber, Stear! - respondió ella, cruzándose de brazos.

- Ah pues, ese es un hecho digno de estudio ¿no te parece?

- Sí, Stear. Sí... - balbuceó ella sin ganas.

- ¿Sabes por qué también me gustan los girasoles?- preguntó él, observando sonreído el perfil de la muchacha cabizbaja.

- ¿Ajá? A ver... - respondió ella jugando con una brizna de hierba.

- Porque siguen adelante - respondió él - los girasoles nunca dejan de girar, Patty. No importa que la lluvia los empape, o que las tormentas los azoten; incluso, si el sol brilla demasiado y los lastima. Los girasoles nunca dejan de girar y eso para mí los hace muy interesantes... ¿Sabes? a veces yo me siento como un girasol cuando te miro, Patty... - ella volteó, mirándolo extrañada.

- ¿Y eso? - preguntó ella, parpadeando.

- Pues, no sabría muy bien qué responderte - dijo él, ajustándose las gafas con el dedo índice - Solo podría decirte que, durante un tiempo viví en la sombra; no sufriendo, no triste, pero me ubicaba yo solo a la sombra; principalmente para no molestar a la luz de otro sol, que ya alumbraba otras flores... Pero un día, me topé con un sol. Un sol hermoso y que brillaba precioso sin darse cuenta, y comencé a seguirlo; a girar en torno a el, como un girasol.

Patty parapadeó azorada. Había ocasiones (como esta) en que francamente no estaba muy segura de entender bien lo que él le decía.

- ¿Me puedes explicar un poco, y despacio, de qué estás hablando, Stear?

- Bueno pues... - comenzó él, acercando su rostro al de ella - es que, así como cuando el sol se deja ver en el cielo, y los girasoles de inmediato giran hacia él, y a lo largo del día van girando poco a poco de acuerdo a como la trayectoria del sol en el cielo va cambiando; igualmente yo, cuando te tengo cerca, no puedo dejar de mirarte. Y cuando te veo de lejos, mi mirada sigue la trayectoria de tu figura hacia donde te dirijas. Tal cual los girasoles hacen con el sol...

- Ah... eh... Ste... ¡Stear...! - tartamudeó ella, sintiendo que le quemaban las mejillas.

- ... Y me haces sentir como si fuera un girasol que no deja de seguir al sol durante todo el día - continuó él, acercándose aún más - Tú eres mi sol, Patty... y yo, el girasol que persigue tu luz durante todo el día. Los girasoles nunca dejan de girar; especialmente, cuando ya tienen un sol propio al cual mirar.

En ese instante, Stear se retiró las gafas, tomó las de ella que lo miraba boquiabierta, anonadada; y tomando ligeramente su barbilla, posó un dulce y húmedo beso sobre sus labios.

Fue algo que no duró ni cinco segundos, pero para Patty, fue como si hubiera durado un siglo.
Ese ligero y rápidon contacto, no solo la hizo temblar, sino que sintió que un calor que subía desde su vientre mismo, la recorría completa hasta hacerle arder la piel del rostro como si el sol veraniego de medio día le estuviera dando de frente.

Patty jamás había conocido una sensación como esa.
Aquel verano, Patty hace poco había cumplido los 15 años, y ese había sido su primer beso...


Pero hacía mucho que Patty no pensaba ya en ese tipo de cosas. Los girasoles y las cosas que amaba a los 15 años, habían dejado de estar presente en su vida.
Durante un tiempo, intentó disfrutarlo, como siempre había sido; pero lo cierto es que no podía volver a ver un girasol sin echarse a llorar.
Habían sido sus flores favoritas toda su vida, pero al ligarlas con Stear, simplemente no podía seguir manteniendo la afición por ellas si en verdad deseaba intentar seguir adelante...



- ¡Pero Stear! - exclamó Patty con asombro - ¿¡De dónde sacaste girasoles en Navidad!?

- ¡Mejor ni me preguntes! - respondió él dándole un beso en la mejilla mientras ella recibía el macetero, rodeada de una cinta roja rematada en un gran moño, donde crecían, muy rectos y aún pequeños, dos hermosos girasoles - No sabes lo que me costó ¡recorrí toda la ciudad! Hasta dar con un vivero donde los cuidaban en campanas de vidrio. No te preocupes, yo tengo varias, mañana te hago llegar una para que estos sobrevivan. ¡Ya verás que cuando llegue la primavera se ponen tan frondosos y bellos como tú!

- ¿¡Me estás diciendo gorda!? - reclamó la joven haciendo un puchero. Stear rió con ganas.

- No mi amor, te estoy diciendo hermosa... - respondió él, rodeandola entre sus brazos y besándola en los labios con dulzura - ¡Eres hermosa como un sol! Feliz Navidad, mi amor...

- ¡Eres adorable! - respondió ella respondiendo al beso - No sé cómo te las arreglas, pero siempre te las ingenias para hacerme feliz.

- Me alegro mucho de que te gusten - exclamó Stear - porque yo mismo los saqué de la tierra y los trasplanté en esta maceta. ¡Y como ves, quedaron sanitos! Estos son los primeros Patty. Te prometí que un día tendrías un jardín lleno de girasoles plantados por mí, y estos son los primeros. Con estos girasoles, comienza nuestro jardín...


Tras la desaparición de Stear, esos girasoles, terminaron quedando olvidados en un rincón. Fue su abuela Martha quien, viéndolos cabizbajos y desatendidos, decidió llevarse a su casa aquel macetero, con el moño rojo aún alrededor, para intentar darles mejor destino a las pobres flores. Patty no dijo nada cuando la vio llevárselos.
Al momento no tenía ella cuerpo ni alma para dedicarse a nada que no fuera llorar la pérdida de su amado.

Apoyada por sus amigos, Patty siguió adelante; poco a poco recuperó la sonrisa y los ánimos. Volvió a hacer planes, pasaba horas de charla con Candy y Annie, pensando en lo que deseaban para el futuro.
Era inevitable que ella pensara en Stear, pues nunca había pensado en el futuro hasta que lo conoció.


-¡Algún día tendrás un jardín lleno de enormes girasoles! - le había dicho Stear un día - Te lo prometo, porque seré yo mismo quien los plante y cuide de ellos, y cada vez que los veas, sonreirás viendo como ellos ante tu presencia, dejan de mirar al sol y se voltean directamente a mirarte a ti.

- ¿Y cómo vas a conseguir tal cosa, Stear? - preguntaba ella riendo de la ocurrencia del joven.

- Pues... eso todavía no lo tengo claro - respondía él, rascándose la cabeza - ¡Pero ya verás como sí lo consigo! Porque quiero verte sonreír todos los días del resto de nuestra vida, siendo feliz rodeada de los girasoles que yo plantaré para ti...

Y Patricia bajaba la mirada, absolutamente sonrojada, pensando en un futuro con Stear. Un futuro donde ambos vivirían en una casita solariega, sin mayores lujos porque ambos eran gente sencilla a pesar de sus altivos apellidos; y cuyo mayor tesoro sería ese jardín lleno de girasoles que Stear estaba prometiéndole, para el resto de su vida.

La palabra matrimonio no había sido mencionada una sola vez por el despistado muchacho, que sin darse cuenta, hacía comprometedoras declaraciones desde el fondo mismo de su noble corazón; pero para ella, un plan como el que él tenía: girasoles para todos los días de su vida; llevaba implícita la clara promesa de una vida juntos.


Esa fue la primera vez que Patty comenzó a soñar con el futuro.
Por eso, no podía dejar de pensar en Stear, cada vez que el tema salía con sus amigas, porque ahora tenía que cambiar sus planes; debía buscar un futuro diferente.
Un futuro sin Stear, y obviamente, sin girasoles...

Cuando su abuela Martha falleció, aquella mansión en la que había vivido desde su infancia, rodeada de lujos y de profesores privados, quedó como herencia para su nieta Patty. Pero la joven no llegó a saberlo en seguida.
Se enfrentó al dolor de esta nueva pérdida, pero esta vez con el consuelo de saber que su querida abuelita había tenido una vida larga, plena y feliz.

Patty no había vuelto a la casa de su abuela desde hace años, y tampoco lo hizo esta vez. Sabía lo mal que podían hacerle los recuerdos, así que decidió no ir. No quería padecer nuevamente una pérdida.
Nadie le avisó que aquella casa, ahora era de su propiedad.

Seis meses después, estando en la universidad y ocupada de lleno a otros asuntos, recibía la llamada del abogado, quien le pedía que por favor se acercara a firmar su propiedad y tomar posesión de ella.

¡Aquella mansión tan grande! Ella se figuró que quien quedaría en potestad, sería su padre; o sea, parecía algo lógico ¿Qué iba a hacer ella con un sitio tan grande?

- Señorita O’Brien; no debe preocuparse de nada. - le decía el abogado apenas ella se presentó en su oficina algunas semanas después - su abuela dejó un estipendio para que se siga pagando a los empleados que cuidan de la mansión, sin embargo sí creo que es menester que hablemos de ciertas cosas, si acaso no desea usted tener mayores preocupaciones. Una propiedad tan grande, usted sabe... Hay que tomar deciciones al respecto.

Patty asentía escuchando todo lo que el abogado le mencionaba; ella la verdad ni siquiera recordaba las cosas que él le enumeraba ¡Hacía tanto que no visitaba la casa de su abuela! Casi desde que entró al San Pablo...

- La fuente del jardín frontal usa varios galones de agua al día; ese es un fuerte gasto en consumo de agua potable que se podría omitir si usted desea. El ornamentista cree que lo mejor sería cortarle el suministro, aplicarle pintura secante para que no cree moho, y dejarla como un articulo decorativo, sin agua - Patty asentía, le hacía sentido lo del gasto inútil de agua - La casa está llena de antiguedades muy valiosa que corren peligro en una casa que, según entiendo, posiblemente termine siendo clausurada. Yo le sugeriría vender algunas, quizá subastarlas; y otras guardarlas en algún banco. Si está de acuerdo, me he permitido elaborar un inventario con los costos estimados para que usted elija qué hacer con cada pieza - Patty recibió el documento, abriendo los ojos con asombro al ver los precios de las cosas de su abuela - Ahora, el jardinero opina que se podría reducir el jardín, al menos mientras nadie esté apreciándolo. Hay áboles que se pueden podar al mínimo y quizá, reducir los rosales, porque requieren mucho cuidado, y en consecuencia, gastos.

- Me dan igual los rosales; la verdad es que yo soy alérgica y... que el jardinero haga lo que él crea conveniente. Después de todo, él es quien sabe de eso - respondió la joven, tomando las llaves que el abogado le entregaba.

- Así se hará, señorita O’Brien... Ah ¿y qué hay de los girasoles? - preguntó el abogado. - pienso que ese espacio podría aprovecharse mejor y...

- ¿Perdone? - la joven lo interrumpió, arrugando el entrecejo, sin comprender - ¿Qué girasoles?

- La casa de su abuela tiene el patio trasero lleno de girasoles - respondió el abogado - ¡Girasoles enormes, casi tan altos como una persona! ¿Usted no lo sabía?

- No... no, yo no recuerdo que mi abuela tuviera... - Patty se quedó en blanco mirando hacia la nada.

No recordaba que en casa de su abuela hubiera girasoles. ¡Ella los recordaría si existieran!

De pronto, a su mente llegó el recuerdo, de su abuela Martha saliendo por la puerta de su habitación de huésped en la mansión Andrew, donde ella se recuperaba del funeral de Stear, con el macetero de los girasoles entre los brazos.

Lívida, Patty salió corriendo por la puerta de la oficina del abogado, quien, estupefacto, se puso de pie llamándola sin obtener respuesta.

Patty llegó a la mansión de su abuela y ni siquiera se preocupó por mirar a su alrededor los terrenos que apenas recordaba.
Empujando con fuerza, abrió la reja y entró corriendo por la ancha explanada de terreno que daba paso a la mansión.
Llegó a los jardines, la gran fuente todavía estaba funcionando, el jardinero reconociéndola, la saludó de lejos; pero ella no lo vio.

Resoplando por el esfuerzo, Patty continuó corriendo por la gran propiedad, hasta que perdiéndose en un recodo de la mansión, se dirigió al patio trasero.
Ella lo recordaba cubierto de baldosas de imitación de mármol, y recordaba los muebles blancos de hierro forjado en el que solían comer en verano cuando era niña, y el asador de ladrillos naranjas que había en un extremo...
No había girasoles, el suelo estaba cubierto de baldosas ¿Adónde iba a haber girasoles si...?

Patty llegó al patio y se quedó estática.
Efecivamente, como había dicho el abogado, el patio trasero ¡tan grande como era! Estaba poblado de una cantidad incontable de enormes girasoles, casi tan grandes como ella misma.

- Un día su abuelita nos hizo quitar todas las baldosas del patio... - una amable y carrasposa voz, habló a su espalda - y que le removiéramos la tierra, con abono y nutrientes. Luego, ella solita se puso a sembrar semillitas de girasoles, que había guardado de los girasoles que se murieron de una maceta que trajo una vez...

- ¿Los girasoles de la maceta...?- preguntó ella quedamente, sintiendo los ojos llenarse de lágrimas - ¿...se murieron?

- Sí, niña Patty - respondió el viejo jardinero de su abuela - como todo lo que está vivo sobre la tierra, algún día tenían que morirse. Y de ahí su abuelita sacó las semillas que ella solita sembró por todo el patio. Pero fíjese, los girasoles de la maceta, volvieron a florecer - dijo, señalando con su dedo hacia una esquina - y su abuelita los dejó ahí, en su propia maceta; nunca quiso que los pusiéramos en la tierra. Ella decía que esos eran suyos, señorita, y que algún día usted volvería a por ellos...

En una esquina del patio, cerca de otras plantas pequeñas en sus macetas, estaban sus girasoles, los que su Stear le había regalado. Los primeros, con los que comenzarían su jardín; estaban ahí, en su misma maceta, incluso esta aún llevaba atada a su alrededos, ya desvaída y arrugada, la cinta roja con el moño.
Patty se agachó y recogió la maceta del suelo. Le habría gustado tomar entre sus brazos a esos pequeños girasoles y abrazarlos contra su pecho, pero solo abrazó la maceta con los ojos cerrados.

- ¡Ah caray! Esto sí que yo nunca lo había visto...

Al escuchar la voz del viejo jardinero, Patty abrió los ojos mirando su anciano rostro, sorprendido.
Ella miró en deredor suyo, para ver qué era lo que tanto asombraba al hombre, y fue testigo de algo mágico.
Siendo aún temprano en la tarde, y teniendo aún el soll brillando sobre sus cabezas; los grandes girasoles del patio de su abuela, dejaban de levantar sus cabezas al sol, y todos giraban hacia ella.

“...cada vez que los veas, sonreirás viendo como ellos ante tu presencia, dejan de mirar al sol y se voltean directamente a mirarte a ti...”

Mirando a su alrededor, aún boquiabierta, Patty comenzó a reír.
Primero fue una sonrisa ligera, y poco a poco, de su pecho se escapaban carcajadas francas.
Aún riendo, Patty comenzó a recorrer el patio, con su maceta entre los brazos, paseando entre los girasoles que, efectivamente y como por arte de magia, parecían seguirla mientras andaba.

- Ay Stear... - murmuró la joven observando la maravilla amarilla que la rodeaba - No sé cómo te las arreglas, pero siempre te las ingenias para hacerme feliz.

Después de un momento, como si las grandes flores hubieran cumplido ya con algún misterioso cometido, volvieron a girar sus cabezas amarillas hacia el sol; y durante todo el tiempo que Patty permaneció en el patio, las vio moverse poco a poco, a medida que el sol transitaba por el cielo.

“... los girasoles nunca dejan de girar, Patty. No importa que la lluvia los empape, o que las tormentas los azoten; incluso, si el sol brilla demasiado y los lastima. Los girasoles nunca dejan de girar...”

- Sí, nunca dejan de girar, no importa qué. Los girasoles giran y siguen adelante con su ciclo de vida y renovación. ¡Yo también voy a ser como un girasol! Voy a buscar mi sol Stear, voy a buscar mi objetivo en la vida...

Abrazada de su macetero, con los girasoles de su Stear; Patty caminó hacia la salida de la propiedad acompañada del viejo jardinero que le daba consejos sobre cómo cuidarlos.
Ella le agradeció con una sonrisa, y le recomendó mucho el cuidado de los girasoles de su abuela.

La mansión quedó tal y como estaba, el agua de la fuente se cortó y las antiguedades, efectivamente fueron subastadas..
Con ese dinero, Patty hizo una generosa donación al Hogar de Pony y a otras instituciones.

Con el tiempo, la casa de su abuela volvió a llenarse de vida, con la familia que Patty formara años después, y con la constante visita de los queridos amigos que siempre estuvieron a su lado.

En el patio de los girasoles, la magia de aquella tarde no volvió a obrarse; pero ella supo que ya no era necesario tampoco. Los girasoles habían entregado el mensaje, y ella lo había recibido con alegría.

Ahora ella también era un girasol, y el objetivo de vivir una vida feliz, como la que había tenido su abuela, y como la que Stear deseaba que ella tuviera, era el sol hacia el que ella miraba día con día.


“Los girasoles nunca dejan de girar...”








A Sussy, Kary Grandchester y a Claudia Ceis les gusta esta publicaciòn

http://www.maldita-bruja.blogspot.com

mysha

mysha
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Tenías que hacerme llorar Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  498689
Qué hermoso!

http://myshahistorias.blogspot.com/

Lokacris20

Lokacris20
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


Condeza triste, pero bello  “...cada vez que los veas, sonreirás viendo como ellos ante tu presencia, dejan de mirar al sol y se voltean directamente a mirarte a ti...” la parte que más me gustó Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  463717

 “Los girasoles nunca dejan de girar...”   Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  867592  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  947584  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  500265   Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  2764
Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  189452
Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  2615467587

pollifrodi

pollifrodi
Rosa Arcoiris
Rosa Arcoiris
Que emoción ..casi lloro que hermoso regalo de mi querido inventor. Y esa abuela Martha.. que sabia... Y esmerada siempre tratando de Aser feliz a Paty...hermoso trabajo condesa🥺🥺🥺🥺🥺🥺🥺🥺🥺🥺..

cilenita79

cilenita79
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
No me jodas T.T pero que bellezaaaaaa!! Que melancólico a la vez, que bonita forma de enlazar a Stear con los girasoles y Patty... preciosa historia

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
una belleza de relato

Lilianarodas

Lilianarodas
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  498689 Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  498689 Bella historia

Claudia Ceis

Claudia Ceis
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
No sé en que momento empecé a llorar, hermoso escrito de mi adorado Stear  Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  460690

Kary Grandchester

Kary Grandchester
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Tristemente hermoso!! Que lindos son los girasoles

Muy bello Wendo

https://www.youtube.com/user/karinans?feature=mhee

Sussy

Sussy
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Una joyita Wendolyn¡¡
Te quedo precioso¡ Stear es símbolo de fe y alegría.
Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  355103 Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  355103 Desde el Imaginario de Stear: "GIRASOLES"  355103
Por el Art de Pollifrodi

LyricCinema

LyricCinema
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
que lindo, stear :(

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.