¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » FORO ROSA » Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P13

Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P13

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Parte 12



Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P13 Ponny11

"LA ESTRELLA DE COCO" P13




Candy observa a Leo estupefacta ¿Enserio le está preguntando eso? ¿Es que piensa denunciarla con los Ardley? ¿La estaba echando del circo? Una punzada de dolor y tristeza la atravesó

-Por supuesto que sé lo que significa ser una Ardley
-Perteneces a una familia, que sino mal recuerdo, es de las más ricas de este país ¿Eres consciente de lo que son capaces?
-No hace falta que lo diga, lo recuerdo, por si lo ha olvidado, estoy huyendo de ellos
-¡Exacto! Tarde o temprano terminarán dando contigo y querrán llevarte de regreso a la prisión con barrotes de oro, comodidades y lujos
-Yo no vivía en la mansión
-¿No te gustaría volver con ellos?
-No
-¿Ni aún poniendo tus propias condiciones?
-Creo que ni siquiera tengo opción de poner alguna queja o condición
-¿Y estás segura que lo que quieres es estar con nosotros?
-Lo siento, tal vez fue pedir mucho el creer que podría estar aquí, trabajar de enfermera y ayudar en todo lo que puedo

Reprochó amargamente a la vez que se abraza a sí misma. Leo se levanta y se acerca hasta donde ella, la sujeta por los hombros e insta para que le mire a los ojos.

-Si bien es cierto que hemos sobrevivido mucho tiempo sin la necesidad de una enfermera…
-Lo sé, no hago falta en este lugar
-Escucha, te has ganado el cariño y aprecio de muchos y el respeto de todos. Reconozco que eres una persona capaz y cualificada para ser enfermera, pero… ¿Estás segura que no quieres volver a Chicago y trabajar en un hospital en condiciones?
-¿Olvida que me han cerrado todas las puertas en Chicago?
-¿Y en otra ciudad?
-Si lo que quiere es deshacerte de mí, no hace falta que se tome tantas molestias, yo puedo buscarme la vida solita
-Y meterte en problemas también
-¡Eso no es cierto!
-He, he, he. Como sea, no dudo de tu capacidad… pero me temo que, si dejas la compañía ahora, todos creerán que es por mi culpa, y no quiero terminar capado, créeme, le tengo mucho cariño a mis partes

La rubia se siente incomoda ante tal confesión, pero él la sigue sosteniendo.

-No te estoy pidiendo que te marches, pero quiero que tengas en claro que tienes otras opciones a parte de nosotros, y si te quedas es porque realmente es eso lo que quieres.

Candy se sonroja por sus palabras, da un paso atrás e intenta liberarse, él no se lo impide. Incapaz de sostenerle la mirada confiesa

-Si soy sincera, admito que en un principio no tenía claro si quería estar aquí o no, sólo acepte porque era lo único que tenía… pero prestos a decidir… sigo sin saber
-Entonces asume y abraza con fuerza lo que aceptaste en un principio… decide quedarte conmigo porque así lo quieres, sin considerar más opciones
-¿¡Contigo?!
-Quiero decir, con nosotros. “Barnum & Bailey’s” y todos los que formamos parte de ella.
-Es muy amable por su parte y lo agradezco enormemente… pero
-Si lo dices por ese payaso idiota, pierde cuidado que yo me encargo de él
-¿Qué le vas a hacer? ¿No irá a dejarlo sin trabajo?
-¿No me digas que te preocupas por él?
-Bueenoo…

Murmura con gesto inocente a la vez que choca sus dedos índices, siente cierta vergüenza de verbalizar lo que piensa

-¿Hablas en serio?
-A lo mejor le han ofrecido dinero, no creo que sea mala persona ya que él acudió en mi auxilio cuando tuve el incidente con el fuego en mi camarote
-¡Aaahh! Te refieres al día que, furiosa, decidiste prenderle fuego a tu cama
-¡No estaba furiosa!
-Bueno, está bien… sonámbula
-¡Que yo no hice nada!
-Ha, ha, ha. Si claro, como tu digas
-Ahhs ¿Sabes qué? Olvídate de mí ¡cómprate un bosque y piérdete en él!
-Ha, ha, ha. Cierto, un bosque hay que comprarte para que te subas a sus árboles
-¡¿Cómo dices?! - ¡Oh no! ¡Oh no! ¡Oh no! - ¿¡Me has visto?!
-Todas y cada una de tus fugas
-¡Oh no, qué vergüenza!

La rubia se cubre el rostro sintiendo que hasta las orejas le arden del bochorno. Leo ríe de buena gana, segundos después Candy lo acompaña y se ríe de sí misma. Bailey se siente pletórico al escuchar su risa, le gasta un par de bromas más hasta que Chad irrumpe tan placentero momento.

-¡White An! ¡Corre, Nilka ha sufrido un accidente!
-¿Cómo?

Leo no se quedó a escuchar las explicaciones del capataz, salió corriendo hasta la sala que usaban para entrenar; Candy lo ve partir y el nerviosismo volver a sus venas

-¿Qué ha pasado Chad?
-No sé, no estoy muy seguro, sólo que Ashly me pidió que viniese a llamarte

Rápidamente la rubia toma un maletín que usa para emergencias y sale corriendo para atender a la estrella. Cuando llega hasta donde ella la encuentra en el suelo llorando, Leo está a su lado y le murmura cosas que no logra escuchar, se arrodilla a un costado en intenta hacer su trabajo

-Ya estoy aquí, Nilka ¿Qué ha pasado? ¿Dónde te duele?
-¡Aay! Me haces daño

Se quejó al sentir los dedos de Candy posarse sobre su hombro y muslo. La rubia no podía tensarse más, si ella no le explicaba y no se dejaba examinar no había mucha cosa que pudiese hacer.

-Lo sé, puede doler mucho… pero por favor, dime en dónde es que te duele ¿Cómo te lo hiciste?
-No, no, no me toques que me haces daño… Leo por favor, llévame con un médico de verdad, ésta mujer me quiere matar
-Eso no es así Nilka, sólo dime, explícame qué ha pasado, estoy segura que te puedo ayudar
-¡Déjala! ¡No la toques más Candy!
-Leoo…

La enfermera se queda de piedra ante el tono brusco con que le habló, estupefacta, observa como Leo la acomoda en sus brazos y la alza, camina a la entrada del recinto donde está el circo y sabe que hay un coche de alquiler que se mantiene ahí para uso de ellos. Candy levanta sus palmas y hace un gesto de desconcierto total <<”¿Por qué cuando él la elevó no chilló de dolor?”>> Ashly que estaba cerca se cruza de brazos y sisea con reproche

-Cielos White An, eres un peligro como enfermera… no entiendo qué haces aquí
-Lo siento, pero ella no me dejó hacer nada
-Es que eres una completa incompetente, seguro quieres cargarte a la estrella del circo por celos
-¿Por celos?
-¡Ya está bien de soltar veneno con tu lengua viperina Ashly!
-¡Nina!
-Yo sólo estoy diciendo la verdad Nina
-Tú verdad retorcida querrás decir, todos hemos visto como Nilka no dejó que White An le atendiera, tiene muy subido en su cabeza que es la súper estrella
-Es que es “la súper estrella” los carteles llevan su rostro, no es un don nadie como otros
-Cuidado con lo que insinúas mujer

Le advierte a la vez que la mira fijamente, finalmente ve como mueve su hombro para acompañar su gesto de indiferencia, entonces se dirige a la enfermera

-¡¿Qué estás esperando?! Ve con ella al hospital, cumple con tu papel
-S… sí, lo siento

Hace un asentimiento de cabeza y corre en la misma dirección que había ido Leo. Chad está en el asiento del conductor, Nilka sigue en los brazos de él y sigue quejándose de su dolor; Candy abre puerta y se sienta a un lado a tiempo de que el vehículo se pone en marcha. La rubia se siente impotente al ver el sufrimiento y no poder hacer nada, el camino hacia el hospital parecía ser eterno. Hasta que finalmente el coche se detiene, abre la puerta para que Leo pueda salir de él a la vez que pasa por la entrada de URGENCIAS pidiendo ayuda. El personal se despliega con presteza y eficacia; la llevaron a una sala para hacerle los análisis pertinentes mientras que Candy esperaba junto a Bailey.

Cuando salió el doctor les dijo que todo había sido un simple susto y que tenía el hombro izquierdo dislocado, debía pasar la noche en el hospital y ya se encontraba en una habitación bajo los efectos de calmantes. Cuando Tyler llegó estaba muy asustado por el estado de su mujer, Leo pacientemente le explicó lo que había dicho el doctor. Por consiguiente, decidió que esa noche no habría función.

-Ni hablar, no podemos hacer eso
-Lo siento, no tengo cabeza para pensar en eso ahora, lo más importante es Nilka y que ella esté bien
-Ella está bien señor Tylor, no debe preocuparse, pronto se recuperará
-Te lo agradezco mucho White An… está bien Leo, dejo en tus manos la decisión, haz lo que consideres mejor
-Gracias

Le estrecha la mano, complacido por su propuesta y siendo consciente de lo que ello implicaba. Hubiese querido permanecer todo el tiempo al lado de Nilka, pero estando Tylor ahí, poco podía hacer. Por lo que decide regresar al recinto del circo en compañía de Candy.

Cuando iba en el coche, un silencio aplastaba sus corazones y perturbaba sus pensamientos, incapaz de seguir más tiempo de esta manera decide preguntarle

-Entonces… ¿Qué piensa hacer con la función de hoy?

Leo la observa por unos segundos incomodando a la rubia, hasta que ve como sus labios se tuercen en una sonrisa pérfida, endiablada y pícara. Candy traga grueso temerosa de lo que está a punto de oír

-La función se hará…
-Oh, eso está bien
-… y tú harás el número conmigo
-¡¿Quéeeee?! ¡Debes estar bromeando!
-En absoluto
-Pero yo no sé hacer nada, soy una enfermera ¿Estás seguro que estás bien de la cabeza? Creo que aun estás conmocionado por el incidente de hoy…
-Estoy perfectamente en mis sentidos y quiero que seas tú mi compañera
-¡Estoy segura que eso es un gran error! No te lo aconsejo, soy mala ¡Muy mala!
-Ha, ha, ha… tú tranquila, que ya tengo en mente lo que vamos a hacer
-Leo ¡He dicho que no!

Candy intentó convencerlo, pero él estaba decidido en hacerlo. Cuando llegaron al circo todos estaban decesos por conocer el estado de Nilka, tras las breves explicaciones les dijo cómo se desarrollaría el programa de esa noche, luego tomo la mano de la enfermera y la llevó a la pista de entrenamiento.

Le entrega unas ropas que serán más cómodas para ensayar; la rubia sigue negándose con la boca, pero sus manos hacen lo que le están pidiendo, toda ella es una completa contradicción. No puede evitar sentir emoción y pavor por hacer un acto con Leo. Éste le hace subir la escalinata que está en uno de los pilares hasta llegar a una tarima en lo alto, toma el trampolín y le dice que se lance

-¡¿Quéee?! ¡Estás loco!
-Candy, será mejor que pongas de tu parte, tenemos poco tiempo para ensayar, que te acostumbres al equipo y memorices el acto
-Aaiinngg…

Se amilana la joven, suspira un par de veces para recuperar su auto control. Decide pues hacer lo que Leo le ha pedido, pero al intentar coger impulso ve que está en alto, muy alto, demasiado alto para su gusto… y su cuerpo le deja de responder, se acobarda, tiembla. Simplemente tiene miedo. Leo al ser consciente de su estado decide tomar otra opción

-Está bien, sujétate de mí, pasa tus brazos alrededor de mi cuello con cuidado de no ahogarme
-Entendido
-Nos vamos a balancear, no tengas miedo
-Aja

Balbuceo y en eso momento siente como el aire la rodea, cierra los ojos para evitar el vértigo. Su mente la hace consciente que se mueven como un péndulo y que el corazón le palpita en las orejas.

-Abre los ojos Candy
-¡Imposible!
-Tienes que hacerlo
-Tengo miedo
-Pero ¿Por qué? Si es lo mismo que haces tú por las mañanas
-¡Eso no es cierto!
-Claro que sí, imagina que estás en lo alto de un árbol, saltando de una rama a otra… con la tranquilidad que, si te caes, caerás sobre blandito
-¡¿También viste cuando me caí?!

La rubia abre los ojos sorprendida y avergonzada, Leo ríe de buena gana al recordar el suceso. Es entonces que Candy intenta seguir el consejo de imaginar que está en el campo, entre los árboles, el aire acaricia su rostro.

Continúan con la instrucción, será una rutina sencilla, pero Candy es un poco osca con los gestos. Las expresiones menos adecuadas en el rostro y con mucho miedo en sus manos. Estuvieron toda la tarde ensayando, Nina les llevó unos emparedados y les estuvo observando un momento… había algo que no la dejaba tranquila y ver como la rubia se iba acomodando cada vez más al equipo no le daba tanta paz como cabría esperar.

-Muy bien White An… ahora vamos a ir a ensayar a la carpa mayor
-¿Quéeee?
-No pongas esa cara, lo que te digo es obvio, el espectáculo será ahí, no aquí
-Está bien… sólo… recuérdame ¿Por qué estoy haciendo esto?
-Ha, ha, ha…

Después de saltar un par de veces, llegó la hora de prepararse para el desfile. Leo dio las indicaciones y decidió quedarse con Candy para hacer estiramientos. Luego la rubia se fue a duchar, había sudado como un cerdo en el entrenamiento. Nina se ofreció en ayudarle, aunque quería decirle un par de cosas, pero se las guardó. Lo que menos necesitaba ella era que menoscabaran su seguridad justo antes de hacer una presentación.

En el camerino casi pega un grito al cielo al ver la ropa que le decía Leo que debía ponerse, estaba a punto de echarse para atrás cuando llegaron Sal y Pimienta a animarla.

Finalmente se llegó el momento. Suben la escalinata hasta lo alto, un redoble de tambor añade tensión al momento, pero la gutural voz de Leo la tranquiliza, respira hondo un par de veces e intenta visualizar su panorama predilecto

-Recuerda… estás en el bosque

Acompañado de la melodía que hace el grupo de músicos Leo es el primero en saltar, y tras hacer varias peripecias le hace la señal para que lo haga ella

-Estás en las ramas… estás en las ramas

Se repetía a la vez que soltaba un trapecio para tomar el siguiente. Luego él la toma por los tobillos y la pasea del revés, la eleva con fuerza para que tome la barra y se balancee por última vez. Le vuelve a dar la indicación y Candy se suelta para ser tomada por las manos y recibir el impulso hacia arriba, para agarrarse a un aro grande, donde intenta acomodarse lo mejor que puede mientras este da vueltas y empieza a descender. Los espectadores aplauden alegres mientras que una mujer farfulla molesta por lo que ha presenciado.

-¡Esto es un desastre total!


Divinas Místicas de Terry... presenta "LA ESTRELLA DE COCO" P13 Cocofi10


Continuará...

A LadyKarol le gusta esta publicaciòn

LadyKarol

LadyKarol
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Perooo que locura, esa Candy toda una mona trapecista 🐒🎪👏🏻👏🏻

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.