¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2020 » Lado Rosa Oscuro » LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10

LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Rosi Kary

Rosi Kary
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Temperance camina recorre cada espacio vacío del café mandala, con nostalgia se despide de cada objeto que ahí está. a su mente la sonrisa de las clientas que han pasado por ahí, sonríe traviesa recordando las pláticas y comentarios de cada una, está feliz, su misión se cumplió, era hora de partir, igual a como lo hozo su hermana Moira que cual golondrina voló hacía dónde debía, siguiendo su camino.

- ¿Es la hora? - preguntó el emperador Terry Grandchester acercándose a la chica.

- Es la hora mi señor - respondió haciendo una reverencia.

- No quisiera que te fueras todavía - declaro el castaño.

- Mis deberes me esperan mi señor, hay otras cosas más allá, la morada mística necesita mi atención.

- ¿Te veré de nuevo? - inquirió el hombre tomando la delicada mano.

- Estoy segura que si - afirmó la ojidorada acariciando la mejilla del emperador con su mano libre -  fue un placer estar a su servicio mi señor.

- El honor ha sido mio Tempe.

Temperance sonrío, pasó su mano por el cabello castaño, su dedo  por la ceja, su índice recorriendo la aristocrática nariz y finalmente delineo los suaves y carnosos labios, se puso de puntas, el joven se inclinó y un pequeño beso fue dado. Temperance cerró los ojos, fue apenas un toque pero que le bastaría para irse, era su recompensa por tan arduo trabajo.

- Adiós mi señor, nos veremos pronto - dijo alejándose poco a poco soltando la mano que tenía la suya sostenida.

Un resplandor dorado rodeo a la dulce chica mientras esta mantenía los ojos abiertos, el cambio se dio de inmediato  los ojos miel  se volvieron dorados, el cabello se volvió completamente blanco, las majestuosas alas se desplegaron y el vestido azul que traía puesto se convirtió en una túnica aperlada.

Terry la observó embelesado, nunca se acostumbraría a verla cambiar.

Temperance agitó la mano en señal de despedida, antes de partir su boca se abrió dejando salir una especie de canto, Dilong apareció de inmediato junto a ella convirtiéndose en un hermoso dragón. La chica lo tomó entre sus brazos, le lanzó un beso a su Emperador y luego dejó que sus alas la envolvieran lanzando una luz cegadora.

Terry se cubrió los ojos ante el resplandor, cuando los abrió de nuevo el lugar estaba oscuro, en silencio, metió las manos a los bolsillos al tiempo que daba la media vuelta para salir del mandala, antes de hacerlo una dulce voz se escuchó junto con el sonido del viento.

- Te veré pronto mi querido emperador.

susurró la voz en el viento, Terry sonrió, salió del lugar y se fue caminando por las calles del circuito de Brodway, una rubia de ojos verdes, pecas en el rostro lo esperaba en su departamento para cenar.


LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 Portad22



COINCIDENCIAS capítulo 10




Una mano traviesa acariciaba la pierna derecha de Candy que, todavía medio dormida se removió bajo las sábanas, después un cosquilleo en su cuello la hizo reír al sentir algo rasposo y húmedo a la vez, la mano traviesa siguió su recorrido hasta encontrar los senos suaves y firmes, entonces, la rubia dejó salir un suspiro comenzando a sentir calor instalándose en su bajo vientre, arqueo su espalda, buscando...buscando...y lo encontró, se acercó al cuerpo masculino, frotando su trasero con la virilidad despierta del hombre a su lado.

– Buenos días preciosa – saludó Terry con voz ronca mientras enterraba la cara entre los rizos de Candy.

– Buen día guapo – respondió la rubia moviéndose para quedar todavía más pegada al cuerpo tibio del castaño.

– Deja de hacer eso – pidió el hombre mordiendo la oreja de Candy – si sigues no respondo – amenazó.

A Candy no le importaron las amenazas, lo único que quería era estar lo más cerca posible de Terry, sentirlo, olerlo, él había despertado en tan solo unas horas una necesidad en ella que no entendía pero que la impulsan a tenerlo muy, muy cerca.

Terry quería incomodarla para que despertara, tal vez algo de juego sexual antes de levantarse, pero ella respondió de tal manera que lo único en lo que él pensaba era en hacerle el amor otra vez, la necesitaba, y podía sentir que Candy a él también.

Sin pensarlo más la atrajo hacia sí, bajo la mano para acariciar las bien torneadas piernas, subió despacio recorriendo su cuerpo al tiempo que besaba su espalda, se colocó despacio, antes de entrar en ella sus dedos expertos estimulaban los recovecos más íntimos de la rubia mientras ésta suspiraba y se removía, mostrando así que estaba lista para él; la poseyó con suavidad, sin prisa, se prodigaban caricias, besos, palabras que ninguno entendía, sólo había necesidad de estar íntimamente conectados, algo que iba más allá de la razón.

La liberación llegó junto con las lágrimas de ambos, Terry limpió la tersa mejilla al tiempo que Candy hacía lo mismo con él, la acunó en sus brazos y Candy enterró la cara en su pecho sollozando más fuerte, en un llanto amargo y lleno de dolor, permanecieron abrazados con fuerza hasta que el tiempo que a veces es un gran enemigo les indicó que había que comenzar el día.

– ¿Ya te sientes mejor? – inquirió el castaño depositando un dulce beso sobre la melena rubia.

– Si, gracias – respondió Candy suspirando un poco todavía – ¿Qué hora es? – preguntó volviendo a acomodarse entre los fuertes brazos de Terry.

– Pasan de las siete, quisiera quedarme contigo todo el día, pero hoy tengo reunión para ver unos prototipos – manifestó el castaño – voy a darme una ducha y luego desayunamos ¿Te parece? – cuestionó el castaño intentando levantarse de la cama sin éxito pues Candy le cruzó la pierna para no dejarlo ir.

– ¡No quiero! – expuso la rubia abrazándose de él – tengo sueño.

– Hay que comer pecas, anoche no sé si cenaste, no me diste tiempo de nada – mencionó haciendo alusión a cuando llegaron y desesperados subieron a la recámara.

– ¡Está bien! – aceptó la rubia renuente dejándolo incorporarse.

Terry volvió a besar su cabeza y se puso de pie, sin pudor alguno se paseó por la habitación buscando sus pantalones o mínimo sus boxes que no supo para dónde fueron lanzados

Candy lo veía caminar sonrojada, apreciando cada parte del cuerpo masculino, mordiéndose los labios al recordarlo sobre ella.

Terry encontró su ropa y se la colocó, le hizo una señal a Candy de que bajaría por sus cosas pues las habían dejado tiradas abajo, junto a la puerta de entrada, no tardó mucho en volver, dejó el maletín de Candy sobre un sillón que había junto a la ventana del cuarto, el bolso con sus cosas las llevo al baño junto con el traje que sacó de la funda, antes de cerrar la puerta del baño miró a Candy que parecía haberse quedado dormida de nuevo, movió la cabeza negando, esa pequeña pecosa lo traía loco. Se desnudó para meterse a la ducha, no llevaba ni cinco minutos dentro cuando la puerta del baño se abrió de imprevisto.

– ¡Candy! – exclamó corriendo el cancel para ver a la rubia que estaba vomitando en el retrete – ¡Por dios! – dijo cerrando la llave para envolverse en una toalla y salir en su ayuda.

– Estoy bien – expuso la chica tosiendo un poco – ya pasó, quise ir a preparar el desayuno, pero no aguante, es horrible, pongo un pie fuera de la cama y las náuseas no me dejan dar un paso – señaló intentando recomponerse.

– Eso me recuerda...– Terry no terminó la frase.

– No lo digas por favor – pidió la rubia suplicante.

– Está bien, está bien, ven aquí – extendió su mano mojada hacia Candy.

– ¿Es una invitación? – inquirió la rubia con una sonrisa olvidando su recién malestar.

– Si lo es – respondió el hombre ayudándola a levantarse.

Candy aceptó la mano poniéndose de pie, todavía un poco mareada se sostuvo del cuerpo mojado de Terry quién preocupado sintió su corazón latiendo más deprisa por las señales evidentes que todavía no podía confirmar.

Candy se quitó la camiseta que se había puesto quedando completamente desnuda, Terry también se quitó la toalla y juntos se metieron a darse una ducha, el castaño comenzó a enjabonar el cuerpo femenino y Candy a su vez hacía lo mismo con él, fue un momento lleno de sensualidad, con ambos tocándose y besándose mientras se bañaban, estaban enfrascados en su mundo que ninguno escuchó los movimientos dentro de la casa hasta que…

– ¡Candy! Te trajimos la comida para hoy y mañana, ¿Dónde estás hija? Tú tío está preocupado porque la señora Yang le dijo que no saliste a correr temprano y escucho ruidos en la casa así que… ¡Ahhhh! – grito Patricia Andley al abrir la puerta del baño del cuarto de su sobrina y encontrarla bañándose con un hombre.

–¡Tía! – grito Candy.

– ¡Lo siento, lo siento! – se disculpaba una avergonzada Patty tapándose los ojos al tiempo que cerraba la puerta.

Candy y Terry comenzaron a reír a carcajadas, sintiéndose como unos adolescentes al ser descubiertos por sus padres.
.
.
.

Minutos más tarde todos presentables y vestidos estaban abajo desayunando.

El ambiente era un poco tenso, Albert tenía cara de pocos amigos y Patty se sonrojaba cada tanto, Candy picoteaba la fruta pues no le sentía buen sabor, por el contrario, le estaban entrando ganas de comer un trozo de pastel de chocolate que le habían dejado en la nevera.

– Así que...te quedas con mi sobrina – mencionó Albert cortando un trozo de tocino de su plato – ¿Desde cuándo? – inquirió apuntando hacia Terry con el cuchillo.

– Cielo...– le llamó Patty haciendo que bajara la mano – Candy ya no es una niña.

– ¡Ya lo sé Patricia! – habló Albert un poco alterado – pero su padre la dejó a mi cuidado y…

– No sé preocupe por eso Albert, estoy cuidando de ella – habló Terry un poco molesto también.

– ¡No tienes por qué gritarme! – exclamó Patty bajando la cabeza comenzando a llorar.

– ¡Ay no! – Albert se revolvió el cabello – querida no te grité solo...solo… Patty no llores de nuevo – suplicó compungido.

Pero Patty ya estaba llorando pues debido a su embarazo se encontraba muy sensible.

Candy sintió una punzada al verlos, ¿Si ella estuviera estar embarazada sería así también? Se llevó una mano al vientre, de nuevo las ganas de llorar, el sobre blanco que no habían abierto regresaba a su mente, miró a Terry quien sentado junto a ella estaba tenso por la situación, Candy le tomó la mano, él la miró y el ceño fruncido desapareció.

– Tío Albert, Terry y yo estamos bien, nos estamos conociendo, hasta ahora hemos conectado y…

– La conexión es obvia – respondió Albert señalando las escaleras, haciendo alusión a que durmieron juntos.

– ¡Ya te quieres callar! – grito Patty cuando de mujer llorosa paso en una fracción de segundo a embarazada furibunda – ¡Deja que viva su vida, nosotros estamos al pendiente, pero nos quedamos al margen! ¿Quedó claro William?

Albert se metió un trozo de pan a la boca, mejor ya no dijo nada, que su mujer le llamara por su primer nombre no era buena señal para él, había dormido en el sofá más veces en las últimas semanas que en sus casi quince años de matrimonio.

Candy y Terry con las manos entrelazadas se miraron ahogando la risa, la tensión se había esfumado.

– Debo irme a trabajar, me esperan en la oficina – habló Terry poniéndose de pie – ¿Te veo para comer pecas? – inquirió dirigiéndose a Candy sin soltarla todavía.

– ¿Ves que lindo? – preguntó Patty a su esposo, dándole con el codo en las costillas, con los ojos brillantes entrelazando las manos sobre su pecho – ya se pusieron apodos.

El comentario de la señora Andley sonrojó a la pareja, pero ninguno dijo nada acerca de ello.

– Antes de entrar al hospital nos vemos en alguna parte, no quiero que tú cancerbero con cabeza de cerillo me haga caras otra vez – expuso la rubia haciendo un puchero.

– Ve por mí a la oficina Eliza no te dirá nada, no te preocupes – declaró el castaño dando un breve beso en los labios de Candy para después retirarse.

Candy asintió, dejó salir un suspiro al verlo marchar y siguió comiendo como si nada, los tíos tampoco comentaron mucho más, solo se limitaron a mirarse entre ellos hablando sin hablar.
.
.
.
Cómo había quedado, Candy llegó al edificio donde estaban las oficinas de Terry, esta vez iba preparada para enfrentarse con la pseudo modelo  pelirroja, si bien después de almorzar entraría al hospital hoy quería estar más presentable, cambio sus jeans por una falda negra que le quedaba un poco más arriba de las rodillas, su playera por una blusa en color durazno sin mangas, con cuello en “v” pronunciado, dejando entrever un poco el nacimiento de sus senos, sus zapatillas deportivas que tanto amaba las tuvo que reemplazar por unas de vestir, no muy altas pues le costaba caminar con tacones, su cabello en lugar de agarrarlo en una coleta alta se lo dejo suelto y por último un poquito de maquillaje y brillo labial, nada exagerado, tan solo para resaltar su rostro, el maletín lo dejo dentro de su auto, tan solo tomó su cartera la cual contenía un pendiente importante para ellos, caminó muy derecha sonriendo a todos a su paso hasta llegar al elevador, muchas miradas voltearon a verla pero ella distraída cómo era ni cuenta se dio.

Mientras el aparato subía la rubia sacó su móvil para enviar un mensaje a Terry.

Ya voy subiendo, espero que tu asistente te avise de mi llegada.

                     No te preocupes por ella ahora salgo estoy terminando una reunión, muero de hambre

Más le vale que no me haga caras o le alaciare los bucles con mis dedos 💪

Tranquila, no lo hará, le dije que venias y que me avisara.

¡Si tú lo dices! 🤷 Ya llegué tan solo observa LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 162544

Cuando las puertas del elevador se abrieron Candy aspiró hondo, guardó su teléfono, se acomodó las bubis y salió, su taconeo sobre la duela llamó la atención de la pelirroja sentada detrás de un escritorio moderno de cristal, Candy no le quitó la mirada de encima, cada mueca, cada movimiento de dedos los captó perfectamente, al llegar junto a la ensortijada puso su mejor sonrisa, de esas de anuncio de pasta dental.

– ¡Buenas tardes señorita! – saludó con la voz más dulce que poseía, la que sólo usaba con los niños más pequeños y problemáticos que atendía – vengo por el señor Graham – informó – le avisa por favor que Candy está aquí – solicito haciendo un movimiento con su cabello, tal como la mujer frente a ella hizo el día anterior.

– Terry está en una reunión, no sé si pueda atenderla.

– Acabo de hablar con él, ya sabe que vengo, ¿me anuncias por favor?

– Ya le dije que está ocupado, en cuanto Terry me avise o salga la persona con la que está puede verlo.

– Mira nena – dijo Candy inclinando su cuerpo hacia adelante, apoyando las palmas de las manos sobre el cristal del escritorio – me doy perfecta cuenta que no te caí bien, cosa que no me importa pero si voy a estar viniendo quiero dejar en claro una cosa – achicó los ojos – tampoco me caes bien así que para evitarnos malos ratos cuando yo venga tan solo me seguiré de largo, abriré esa puerta – señaló hacia su derecha, detrás de la mujer – me meteré a esa oficina y no te dirigiré la palabra ¿Estamos?

– Solo estás aquí de paso niña – espetó la mujer poniéndose de pie – llevo años aquí y así como tú han venido otras – dijo despectiva – y no creas que por cambiar tu aspecto – la señaló con el índice – él se fijará en ti, solo eres una simplona, con cara bonita pero una simple chica del montón – puntualizó la pelirroja poniendo los brazos en jarras elevándose en toda su altura.

– Eliza – se escuchó una voz masculina – que sea la última vez que te diriges a mi mujer de esa manera – exigió Terry acercándose a Candy quién sorprendida por la manera en que él se refirió a ella sólo pestañeó – o me olvidaré de los años que llevas aquí y tendré que prescindir de tu servicio – afirmó tajante colocándose junto a Candy tomándola por la cintura.

– Lo siento, no volverá a pasar – se disculpó la mujer completamente roja y no precisamente por la vergüenza.

Candy pasó su brazo por la cintura del castaño, recargo la cabeza en su pecho y miró a Eliza con pena, a leguas se notaba que la mujer gustaba de Terry pero ella no se iba a dejar intimidar, así que hizo un asentamiento aceptando las disculpas  al tiempo que le daba unas palmadas a Terry que la miró con el ceño fruncido, evidenciando su molestia la cual desapareció ante la sonrisa de la rubia que le indicó que para ella todo estaba bien lo cual fue suficiente para que él se relajara.

– Vamos – indicó a Candy – tendremos que comer aquí, no podré salir, tengo varios pendientes – informó – Eliza – se dirigió a la pelirroja – envíeme el menú del restaurante de siempre para pedir algo – solicitó.

– Sí señor – respondió la mujer sin mirarlo – ahora se lo hago llegar.

La pareja entró a la oficina sin mirar atrás mientras Eliza maldecía su suerte una vez más, llevaba años intentando llamar la atención de su jefe y no lo había conseguido, incluso intentó seducirlo cuando el término con su novia cinco años atrás, él estaba tan deprimido que una vez se emborrachó en su oficina y ella aprovechó la ocasión pues él completamente ebrio se había quedado recostado en el sofá, con el brazo tapándole los hermosos ojos azules de los cuales era poseedor, se acercó despacio a él y lo besó, por un momento el hombre había respondido pero sólo por un momento, luego él la apartó, se disculpó y le dejó en claro que no quería nada  con nadie, menos en ese momento en el cual estaba despechado y herido alegando que no quería hacerle daño, menos aun cuando trabajaban tan bien juntos, ella lo aceptó no sin antes llorar a mares en su pecho intentando conmover un poco al hombre pero él simplemente no cayó, ni aun borracho logró que se fijara en ella y ahora después de todo ese tiempo solo, de un día para otro traía una chica a la oficina, la dejaba pasar y la llamaba “su mujer” simplemente para Eliza Leagan no era nada agradable.
.
.
.
– ¡Hola Candy! – saludó Tom a la rubia – que gusto verte de nuevo, déjame decirte que estás muy guapa – la halagó.

– Tom – habló Terry en tono de advertencia.

– ¡Tranquilo! – levantó las manos – solo digo lo evidente – sonrió.

– Gracias Tom – agradeció Candy apenada.

– Bueno, ya que estás aquí yo me voy – dijo el moreno dirigiéndose a la rubia – no quiero hacer mal tercio.

– ¡No, no! Por favor – pidió Candy – no tiene que irse, yo vine a interrumpir, ustedes estaban trabajando – señaló la rubia hacia el restirador lleno de porfolios y la pizarra blanca con varios apuntes.

– No te apures Candy, ya estoy cansado y tengo hambre, trabajar con este hombre es agotador, estamos encerrados aquí desde las nueve de la mañana, creo que ni agua he tomado – expuso el hombre.

– No exageres – proclamó el aludido.

– No, si no es exageración, es la verdad – agregó Tom tomando su saco del respaldo de una silla – voy a comer, regreso más tarde – informó mientras salía.

Cuando el moreno se hubo ido Terry se recargo en el escritorio, atrajo a Candy hacia él, ubicándola entre sus piernas.

– Él tiene razón, estás preciosa – dijo al tiempo que le sujetaba la cabeza, introduciendo sus largos dedos por entre la cabellera rubia y así acercarla lo suficiente para besarla a placer.

La rubia se dejó hacer, sus manos viajando por el pecho, bajando a los costados y subiendo por la amplia espalda, degustando el beso, pegándose a él tanto como podía.

Sin pedir permiso la pelirroja abrió la puerta topándose con la imagen de la pareja enfrascada en un beso tan voraz que ni cuenta se dieron de su presencia. La mujer sumamente furiosa dejo los menús que le fueron solicitados sobre el mueble junto a la puerta, antes de salir los miró de nuevo, la niña esa ya estaba colgada del cuello de Terry mientras él la estrechaba hacia sí acariciándole la espalda al tiempo que ella se le pegaba más todavía metida entre sus piernas. Azotó la puerta maldiciendo una vez más su suerte y a la rubia por haber llegado a la vida de Terry deseándole todos los males del mundo.

El fuerte ruido hizo que la pareja se separara, miraron hacia el lugar de proveniencia, pero no vieron a nadie.

– Creo que fue tu colaboradora – dijo Candy separándose del castaño.

– Hablaré con ella – declaró el hombre intentando incorporarse.

– No, déjala – pidió Candy poniendo la mano sobre el pecho masculino impidiendo que este se pusiera completamente de pie – creo entender, mejor veamos qué comer porque muero de hambre.

– Yo también, y no precisamente de comida – manifestó el castaño al tiempo que la sujetaba de nuevo para hundir su rostro en el cuello femenino.

Candy hubiera querido decir que también tenías ganas de otra cosa, pero el sonido de su estómago la delató.

– ¡Lo siento! – se disculpó con una risita traviesa.

– Venga ya, pediremos algo.

La rubia se separó para que él pudiera moverse, sin embargo, al querer dar un paso atrás un mareo la hizo tambalearse.

– ¿Estás bien? – cuestionó Terry preocupado.

– Estoy bien, estoy bien – espetó la rubia – estos mareos que no se me quitan, hablaré con Mía para que me recete algo.

– Candy… no pueden darte ninguna prescripción si tú estás...ya sabes…

– ¡No lo estoy! – afirmó.

– ¿Estás segura? ¿Ya abriste el sobre?

La rubia bajó la cabeza, no, no lo había abierto, tenía miedo y no quería confirmar, una vez más, su incapacidad de traer una vida al mundo.

– Debemos hacerlo, juntos.

– ¿Estarás aquí pase lo que pase? – preguntó algo insegura.

– Estaré contigo pase lo que pase.

Candy asintió, con cuidado Terry la tomó del brazo para ayudarla a sentarse en el sofá de piel que estaba a la derecha de la oficina.

Antes que Terry tomara asiento junto a Candy, esta le solicitó traerle la cartera que había dejado asentada en el escritorio, el castaño se la entregó y ella procedió a abrirla.

El accesorio era rectangular, en color nude, a juego con las zapatillas de Candy, adentro el inseparable teléfono móvil color blanco, las llaves del auto, de la casa, de su locker del hospital, una agenda de bolsillo, bolígrafos de diferentes colores y un sobre blanco sellado con el membrete del hospital Rosh.

Candy sacó el sobre, cerró la cartera y la dejó en un lado, miró a Terry que, sentado junto a ella le había pasado el brazo por detrás de la espalda y tenía las piernas cruzadas, sus océanos oscurecidos le dieron a Candy el valor necesario para continuar.

El sobre fue rasgado, la hoja, al fin liberada se desdobló por unas manos blancas, delicadas y suaves, los ojos verdes de la propietaria se posaron sobre el papel y comenzaron a leer al tiempo que sentía como era cobijada por unos brazos firmes y fuertes mientras lo hacía.

Rosh Maternal & Fetal Medicine

Nombre del paciente:
Candice Andley

Prueba sanguínea de embarazo:
            POSITIVA

consulta para control prenatal:
Jueves 7 de mayo, consultorio 2 Doctor Marcus Lenard

Hora: 8:30 a.m.

Se anexa fotografía de test de orina a petición del médico tratante.

Candy volteó el sobre, dentro, como decía la hoja estaba una fotografía con el test que se realizó el día anterior donde, claramente se podían apreciar dos líneas azules indicando que la prueba era positiva, detrás de la impresión unas líneas poco inteligibles, las del doctor Lenard.

“Te dije que a veces tarda un poco más de lo que se cree, felicidades nos vemos en consulta”

Continuará…

Por: Temperance/ Primrose
Para:GF 2020
Portada: Mist /Byul Hye

Las divinas místicas de Terry
Cambiando el destino por Terry.

Gracias por leer.

Pues esta es mi despedida, agradezco infinitamente a todas las personas que me hacen favor de leer y dejar comentario, a las anónimas también muchas gracias por seguir mi trabajo el cual llevo a cabo con todo mi corazón.

Los capítulos faltantes de esta historia serán publicado en "La morada mística" en Facebook ¿Cómo llegar a ella? comunícate con una de las divinas místicas y cualquiera de nosotras te señalará el camino.

No lo olvides, para llegar a la morada, debes abrir tu mente, alma y corazón, sigue el camino y lo encontrarás.

Con amor: Primrose.





 



Última edición por Rosi Kary el Lun Mayo 18, 2020 7:00 pm, editado 1 vez

A Marysole, Miluka y a Marisa w les gusta esta publicaciòn

Claudia Ceis

Claudia Ceis
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Yeahhh genial me alegra que la pecosa pueda cumplir su sueño de ser mamá  LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 ayy esa Eliza no quita el dedo del renglón, ojalá no les vaya a poner muchos obstáculos acá   LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 391439 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 391439 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 391439 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 391439
Fue un gusto leerte, muy buena historia. Yo espero en algún momento leerla en Wattpad si es que la subes ahí, la verdad en facebook  se me dificulta leer. 
LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 53278 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 53278 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 53278 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 53278 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 8168 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 8168 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 8168 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 8168 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 120532 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 120532 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 120532 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 120532

LadyKarol

LadyKarol
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 3178663600 Yes! Yes! Que alegre que estén embarazados!!!

Gracias por tus aportes Primrose, un graaan abrazo.

Ojalá pueda seguirte leyendo en la Morada Mística, y sino te buscaré !

LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 2275358643 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 2275358643 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 115438 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 115438 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 535481 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 535481

DTG

DTG
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encantó Bert enojado como si hubieran violado a su sobrina adolescente 🤣 pero al primer llanto de Patty, todo tranquilo, le va a dar algo cuando sepa que su niña está embarazada ( Aunque la niña en realidad sea una mujer hecha y derecha). Me encanta que la parejita esté tan cachondamente enamorada, ahora pronto formarán una familia ❤

Cecilia Lagunes

Cecilia Lagunes
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Yehiiiii !!!! Estan embarazados, donde pone el ojo pone la bala mi Terrybombom, sorry Eliza and bye, Albert tan lindo todo enojado pues piensa que abusan de su sobrina je, je !!! Hermosa Historia y claro que preguntare por la Morada Mistica LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 189452 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87635 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87635 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87635 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87635 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87635 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 934299498 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 934299498 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 934299498 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 934299498 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 934299498

Rosi Kary

Rosi Kary
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola, hola querida Claudia, gracias por haber seguido esta historia salida de mi loca cabeza jejejeje.

La subiré a Wattpad apenas me sea posible.

Un gusto haber compartido este tiempo con todas ustedes.

Desde este lado de la pantalla enviándole miles de besos... Primrose

Rosi Kary

Rosi Kary
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Lady Karol...un placer haber interactuado con usted, no me despido, tan solo como dice Temperance adelantaré mi camino para prepararles más sorpresas y retomar lo que he dejado pendiente...no seguimos leyendo...un abrazo enorme LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 535481 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 87716

Rosi Kary

Rosi Kary
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ohh síii esta pareja todavía tiene algunas piedra en el camino que superar antes que nazca cierto chiquitín...

Saludos hermosa... nos seguimos leyendo LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 463717

A Marisa w le gusta esta publicaciòn

Rosi Kary

Rosi Kary
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
La morada mistica les espera llena de sorpresas y material exclusivo de cada una de sus habitantes...nos vemos ahí...muy pronto LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 162544

Aurora López

Aurora López
Rosa Morada
Rosa Morada
LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740 LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY ***Temperance y Dilong en su último paseo por el campo de batalla***COINCIDENCIAS cap. 10 334740

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.