¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2020 » Lado Rosa Oscuro » ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>>

""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>>

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> Tzo12



Pero ¿Pero Qué? P3

By Cherry Cheddar





Cuando despierto y me giro en mi colchón, descubro que estoy sola. Me restriego los ojos para poder ver mejor y me parece oír voces en el salón. Toma la bata y voy a ver. Pero si es Archie

    -¡Buenos días gatita!

    -Hola, buenos días Archy –pronuncio como puedo, verlos tan sonrientes me descoloca

    -Buenos días pequeña

    -Buenos días Albert – veo como me sonríe. Me sonríe. Me sonríe y yo le devuelvo una sonrisa ¡Parezco tonta! Está sentado en el sofá leyendo el periódico, viste su típico pantalón tejano y camisa oscura; si no es porque lleva los cabellos cortos y le faltan sus lentes ahumados, podría decir que estoy frente al mismo Albert de hace quince años.

    -Candy ¿Por qué no avisaste que estabas otra vez por la ciudad? – me reprocha Archie, tiene un disgusto medio guasón, le molesta, pero a la vez se alegra de volver a verme, nada más hay que ver ese brillo en su mirada… muevo mis labios, pero no logro pronunciar palabra alguna. Para darme tregua me vuelve a preguntar: - ¿Qué te parece si vamos tomar algo? Así me cuentas que tal te ha ido todo este tiempo. Oh ¿Debes ir a trabajar?

    -No – niego con la cabeza – tengo el día libre después de haber acompañado a la delegación

   -¡Pues ya está! Este día lo pasaremos juntos como hace mucho no lo hacemos

   -Vístete, te esperaremos para ir a dar una vuelta por la ciudad

Asiento y regreso a mi habitación. Intento adecentarme un poco, ya que no he tenido tiempo de pensar. Necesito pensar. Quiero entender lo que está pasando entre Albert y yo. Está claro que me descoloco, desequilibro, se me nubla la razón cuando me mira de cierta manera o me dice ciertas palabras. El resto del tiempo sigue siendo tan agradable, caballeroso y atento como siempre.

Son las diez de la mañana cuando salimos del apartamento, Archie conduce uno de los coches de la familia Ardley, mi cara de suplicio antes de subir a él, es total, y Albert la entiende. Me dice que no pasa nada, toma mi mano y abre la portezuela para que suba. Mientras pasamos por las calles de la ciudad, mi querido Archy me cuenta que trabaja en el “Banco Central Ardley” desde hace varios años y George le ha ayudado mucho para convertirse en un gran lobo en los negocios.

Cuando paseamos por el lago Michigan, es mi turno para decirles todo por lo que he pasado estos años: la muerte de la señorita Ponny, la hermana María, colaborar con las nuevas institutrices y mi trabajo en el hospital; hasta que Hellem, la jefa de enfermería me dijo que era trasladada a Chicago, en principio venia otra compañera, pero como esta enfermó, tuve que suplirla yo. Albert compró unos emparedados y nos sentamos bajo la sombra de un frondoso árbol. Por la tarde fuimos al zoo y pude ver que aún conserva ese gran aprecio y amor por los animales; le pregunté por Popé y me dijo que hace dos inviernos que había muerto. Me puse más tristona cuando lo dijo, que no tardó en darme un abrazo para confortarme. Como siempre, tan atento conmigo. Mi corazón se pone a saltar a lo tonto mientras que no quiero que deje de abrazarme.  Pero ¿Por qué? ¿Desde cuando vuelvo a ser tan infantil?

Dándome un par de tortazos imaginarios, les digo que les invito a cenar ¡Hoy cocino yo! Archie se emociona, pero Albert me ve extraño… hehehe no puedo evitar sonrojar cuando me cuestiona si estoy segura de ello. Creo que aún recuerda la última vez lo fatal que era entre fogones… pero eso era porque estaba despistada pensando en otra persona.

    -Les aseguro que hago un estofado que está muy bueno ¡Digno hasta de que lo pruebe nuestro presidente!

    -Hahaha mejor intoxícanos a nosotros, así te evitas lío

    -Acaso se te olvida Albert que ¿Soy enfermera? Si te sienten mal, sé muy bien cómo te tengo que cuidar

    -Hahaha no sé ¿Qué tiene más peligro? Si la enfermera o la cocinera

Les hago una mueca y les saco la lengua ¡Por graciosos! Al final para complacerme, deciden acompañarme para comprar los ingredientes. Una vez sentados a la mesa, corroboran que mis palabras no son falsas y terminan ¡Hasta raspando el plato con el pan! Ya es tarde cuando Archie se marcha alegando que al día siguiente debe madrugar. Albert me mira, y yo lo miro. Me mira, y lo sigo viendo. Creo que está por decir algo, hay palabras que aún están pendientes por decir. Hasta que finalmente dice algo:

     -Te ayudaré a recoger la mesa…

     -Tranquilo, no hace falta, ya lo hago yo

     -Es lo menos que puedo hacer ya que tu cocinaste

     -Tú también estarás cansado de andar de arriba para abajo…

     -No es eso precisamente lo que siento

     -Si quieres darte una ducha para sentirte más relajado, puedes hacerlo -pero ¿Qué estoy diciendo? De seguro él tendrá una casa a la que quiera volver ¡Una mujer con la que regresar! ¿Por qué ante esa imagen mi estómago se contrae? La sola idea me perturba – yo… yo… este, lo siento, a lo mejor quieras volver a…

Pero no me deja continuar, se ha acercado hasta mí, toma una de mis manos, con voz ronca y gutural me dice:

    -Está bien, si eso es lo que quieres

Deposita un beso en el dorso de mi mano y se dirige al cuarto de baño, cuando se cierra la puerta siento que vuelvo a respirar ¿Cuándo deje de respirar? Trago grueso para bajar el nudo que se me ha formado con un poco de bilis. Sin duda no saber nada sobre la vida de Albert me altera.

Mientras él se ducha yo limpio los platos, recojo la cocina y dejo todo en su sitio; cuando voy al salón lo encuentro nuevamente en el sofá leyendo el periódico, entonces es mi turno de ir al cuarto de baño ¡Más me vale que esa agua me ayude a despejar mis pensamientos! No soy consciente del tiempo que paso intentando que el jabón desaparezca las interrogantes de mi mente y mi cuerpo.

Cuando me siento más limpia que los chorros del oro, me pongo mi pijama y ajusto la bata antes de preguntarle a Albert que ¿El qué? ¿Qué tengo que decirle? ¡Será él! Quien me tiene que aclarar muchas cosas. Pero cuando me acerco hasta donde él está me sorprendo de encontrarlo dormido recostado en el sofá, viste un pijama azul. ¿Un pijama? Pero ¿De dónde ha sacado este hombre ropa? Se habrá quedado aquí de los días cuando vivíamos juntos ¡Imposible! ¿Será Archie quien se lo trajo? Es más probable… pero ¿Cómo es que Archie tiene acceso a sus pertenencias? ¿Vivirán juntos? Cielos Candy ¡Tú imaginación es desbordante!

    -¿Qué pasa? Como sigas mirándome así, pensaré que te gusta verme dormido

    -¡¿Quéee!? – casi termino en el suelo del susto, pero Albert me sujeta de la muñeca. – lo siento, no quería despertarte

    -Entonces ¿Estás intentando encenderme?

    -¡¿Qué?! De seguro estás soñando – su mirada se ha oscurecido y creo que es por el deseo, me acerca a él y ya empiezo a temblar… más cuando pasa su lengua por mi clavícula y besa mi cuello, me estremezco con ese gesto – yo no estoy intentando encenderte… en todo caso sería que tú tienes algo que decirme

    -Juumm… quieres que te diga ¿Cómo me enciendes?

    -N-no me refiero a eso, si no a esa conversación que tenemos pendiente

    -Entonces dime ¿Qué es eso que quieres que te diga? -¡¿Eso?! Madre mía… creo que voy a enloquecer. Esta sobre mí y sus ojos recorren mi cuerpo, siento la garganta seca por tan candente escrutinio, debería de decir algo, pero los latidos de mi corazón parecen más fuertes que mi voz. Sus palabras me sacan de mi estupor – Es una pena, se acabó el tiempo

Y sin más miramientos empieza a acariciarme, busca hacerse espacio bajo la tela de mi camisón… sus manos sobre mi piel hacen que arda en fuego, empiezo a combustionar ¡Y solo me está tocando! Su boca saquea la mía, en busca de arrebatarme el aliento, la conciencia y la cordura. Y vengo yo ¡Lo rodeo con mis piernas! Este cuerpo mío hace movimientos sin que yo se lo ordene.

Me entrego a sus besos y caricias que no me doy cuenta en qué momento fue que me llevó hasta la cama. Desprovista de cualquier ropa, observa mi desnudez mientras él se quita su pijama. Como siga viéndome de esa manera, siento que mi cara va a estallar como una tetera. Fuego. Calor. Ardor. Soy lava cuando veo el cuerpo del Albert frente de mí. Me quedo de piedra cuando mis ojos recorren sus pectorales, ese abdomen fornido, y su sexo vivo, palpitante.

Se inclina sobre mí y me besa, luego mi cuello y acaricia mis pechos, sus manos juguetean en mi centro; hace que la temperatura aumente cada momento. Sus besos siguen bajando por mi cintura, mi estómago, mi vientre y se detiene sobre mi monte de venus para aspirar el olor de mi sexo. ¡Mis piernas no hacen más que temblar! Y yo siento contracciones cuando la lengua de Albert acaricia mis labios íntimos. Lo hace con suma pericia, lo lame con deleite y yo me siento morir ante este atropello de sensaciones.

Con sus manos toma mis caderas para elevarlas y beber a su antojo de mí. Siento como una corriente se va concentrando ahí donde su lengua juguetea, mi cuerpo se arquea ante los espasmos que me sacuden, pero Albert sigue saboreándome. Cierro mis muslos derredor de su rostro mientras aún son presos de los espasmos. Un par de besos más sobre mis piernas y acerca su falo a la entrada de mi sexo, poco a poco se va introduciendo, y nuevas cosquillas me sacuden cuando soy consciente que roza todo mi ser, me llena, me penetra, me complementa.

Siento fuego cuando su miembro entra y sale una y otra vez, estoy tan húmeda que se desliza con sumo placer… se siente tan bien. Me pide que lo vea mientras me embiste una y otra vez; me vuelvo lava cuando sus ojos me observan, me pierdo en el azul de su mirada mientras mi cuerpo se abre para recibirlo, soy suya ¿Soy suya? ¿Acabo de decir eso? No puedo seguir pensando en más cuando su boca me besa apasionadamente y bebe mis gemidos, su lengua juguetea con la mía y roza cada rincón de mi interior, tal y como lo hizo con mi sexo. Aumenta el ritmo y siento que me voy a desarmar, fuego, fuego, soy puro fuego entre sus brazos. Esa sensación tan extraña y placentera se vuelve a concentrar. Uno. Dos. Tres. Y creo que voy a explotar, me aferro a su cuerpo deseando fundirme en él; mis dedos se deslizan con intensidad en su espalda hasta llegar a sus caderas y estás se hunden en el preciso momento que estalla mi orgasmo y se mezcla con el suyo y su esencia.

Siento como el cuerpo de Albert cae sobre el mío y jadea pesadamente, creo sentir como su corazón corre desbocado igual que el mío. Y mientras intentamos recuperar la compostura nos quedamos dormidos. Al menos yo.




Cuando me despierto, me quedo maravillada ¿Maravillada? ¿Y por qué no? Realmente se ve tan guapo mientras duerme y todavía no me termino de creer que esté desnudo –como yo- en mi cama. Me levanto sigilosamente, tomo mi bata y voy a la cocina a preparar algo para desayunar. Mientras espero a que se caliente la sartén, recuerdo no solo lo que hice anoche, también la cosas que compartir con él esos meses que vivimos juntos cuando tenía amnesia… me pregunto si ¿Habríamos terminado así, de haber seguido bajo el mismo techo?

Albert ha estado ahí cuando más lo he necesitado y menos me lo esperaba; cuando me salvó de morir ahogada en la cascada… cuando Neil le dio aceite de castor a los caballos e intervino, evitando que el animal enfermera. Consolándome por la muerte de Anthony. Ni que decir en Londres, mientras buscaba una farmacia. ¿Cómo no ser atenta con él, cuando llegó al hospital delicado? Fue mi oportunidad de poder devolver un poco de todo ese cariño que tuvo conmigo. Fueron días difíciles, pero siempre estuve rodeada de personas buenas y con corazones generosos, por eso pudimos vivir aquí por muchos meses.

No recuperaba su memoria, pero sí su vitalidad, y no le importó ponerse a trabajar. Albert es más bueno, que cuando fue contratado como experto de animales pudo comprarse su coche y dimos un paseo por el lago y compartimos el emparedado. Me pidió que compartiéramos siempre todo, como una costumbre entre nosotros. Lo recuerdo tan vívidamente.

    -Candy, es lindo compartir algo entre dos ¿Por qué no lo hacemos nuestra costumbre? Déjame compartir tus problemas y tristezas ¿Quieres Candy?

    -Me gustaría

    -Desde hoy… desde hoy seremos más amigos


¡Ahss! Ya estoy llorando por esas palabras otra vez. Mi corazón palpitaba emocionado cuando me dijo eso… fue tan lindo por su parte… sentí que nunca más estaría sola

    -¡Pero desapareciste!

    -¿Con quién hablas Candy?

    -¡¡Albert!! – me giro asustada por su presencia… estaba tan ensimismada en mis pensamientos que no lo sentí acercarse. Trae solo puesto el pantalón de su pijama, ese torso se ve… ahhh… mejor me doy la vuelta antes de que se dé cuenta de mi bochorno

    -¿Estás preparando el desayuno? ¿Huevos fritos? ¿o una tortilla? – se acerca a mí y me rodea con su brazo tan fresco ignorando su apariencia... así no me puedo concentrar… su boca está muy, pero que muy cerca de mi cuello

    -Muy bien… ya veré como se me ocurre hacerlo… pero por favor, ponte algo de ropa

    -No es que vayas más vestida que yo – me estremezco, se ha dado cuenta que solo estoy cubierta por la bata… travieso juguetea con su lengua y mi oreja, su voz ronca me dice algo: - es muy temprano, pero veo que estás muy despierta

    -¿Q-quieres parar? ¡No quiero llegar tarde al trabajo!

    -Es cierto, hoy toca volver al hospital… pero siempre hay tiempo para ti – su mirada es tierna, y cargada de deseo… intento respirar o creo que terminaré por asfixiarme por culpa de sus ojos

    -¿Q-qué quieres decir?

Y como respuesta me besa… cielos ¡Lo hace tan deliciosamente rico! Que sus manos se aventuran entre mi bata, buscan liberar mis pechos. Le encanta acariciarlos. Su cuerpo se pega a cada una de mis curvas mientras sus dedos hurgan en mi sexo y lo humedece. No sé cómo resistirme. No sé si me he llegado a resistir, simplemente estoy disfrutando. Pero ¿Por qué? ¿Cómo es posible que Albert me ponga a cien?

Siento su miembro que lo aprieta contra mi trasero, la fina tela que lo separa hace que incremente el deseo ¿Lo deseo? Si, deseo sentirlo y es entonces cuando ambos estamos desnudos y acerca su falo. Mi mente se nubla cada vez más, solo quiero que me empale. Cuando lo hace siento cuan caliente es y como mi humedad lo rodea.
Mueve sus caderas de una manera desquiciante. Siento que voy a perder la razón ante tanta sensación. Con sus manos acaricia mis pechos y me pega más a él… su boca roba todo mi aliento, y siento que voy a derretirme con tanto placer. Mis piernas casi me fallan cuando el orgasmo estalla, pero mi Albert no me suelta, sé que no me dejara caer… ¿He dicho “Mi Albert”? oh, oh. Creo que algo en mí está mal.





Menos mal ya estoy en el trabajo, he logrado escaparme de la atenta mirada de Albert… aún me siento turbada, muy turbada por todo lo que estoy sintiendo. Este día al menos no estará en el hospital, pero me ha encargado que prepare unos documentos, hecho humos ¿Por qué cree que le voy a fungir como secretaria?

Camino por los pasillos y siento que me arde la cara. Si alguien me mira detenidamente, creo que sería capaz de adivinar mis pensamientos. El director Muller me entrega unas carpetas para que prepare el documento que me ha pedido Albert, pero no me pongo en ello hasta después de ver a los niños. Me conmueven sus caritas, por lo que me gusta ser alegre y cariñosa con ellos. Cuando los dejo, están durmiendo la siesta, y es entonces que me dirijo al cuarto de las enfermeras y me pongo con las carpetas.

Las chicas son amables, y si veo que puedo ayudarles lo hago. Ya ha oscurecido cuando tengo la carpeta lista. Le pregunto a Margarita donde es el despacho de Albert y me dice que es uno pequeño al lado del director. Llamo a la puerta y nadie responde ¡Claro! Si me dijo que este día no iba a estar. Por lo que decido entrar, enciendo la luz y me acerco al escritorio. Cuando deposito los papeles sobre este, observo mi derredor; es un lugar muy austero, pocos muebles la verdad – una estantería, un archivador de cuatro cajones, el escritorio y dos sillas… - pero… inexplicablemente unas fotografías en el diván detrás de su asiento captan mi atención… las veo y no lo entiendo… una es de la tía Elroy, otra de mis queridos, los hermanos Cornwell. La tercera es de Anthony pequeño con una mujer… puede que sea su madre… pero sobre el escritorio está una mía con mi título de enfermera ¿Una mía? ¡Una mía! pero ¿Por qué?

Mi corazón late a lo tonto ¿Cómo es que…? Y ¿Por qué Albert tiene una foto mía en su despacho? Recuerdo al doctor fresneda cuando me dijo que mi rostro le era familiar ¡Es por esta foto! Respiro anormalmente, creo que estoy a punto del sincope cuando escucho unos pasos acercarse, unos caballeros hablan… los reconozco ¡Es el director y el señor Johnson!

    -Señor Ardley, creo que las investigaciones de los laboratorios en Florida son realmente prometedores –mi jefe… le está hablando a un Ardley ¿Cuál de todos? – creo que debemos estar más pendiente de los futuros resultados

    -Hay que tener sumo cuidado, los Leagan han mostrado interés por tener acciones en la empresa –justo en ese momento, la puerta se abre y veo en el umbral a tres hombres… ¡No doy crédito! El señor Johnson prosigue, aun no me han visto – querrán volver a tener negocios con la familia Ardley

Me miran. Los veo. El director Muller me mira y lo descarto como el señor Ardley. El señor George Johnson me mira y puedo dar por sentado de que él no es el señor Ardley, este se queda de piedra, pero no muestra ni una expresión. Pero ellos se encargan de centrar sus miradas en el caballero que esta entre ellos ¡Ese es el señor Ardley! Un Ardley ¡Él es un Ardley! ¿Qué otra explicación hay para que existan fotos de esa familia en este despacho?

¡Estoy furiosa! En cuestión de segundos me he puesto roja y creo que voy a estallar como un volcán ¡Me siento engañada! ¡Él es un Ardley y no fue capaz de decírmelo! ¡Como el tío abuelo se entere de lo que hemos hecho, seguro me arranca el apellido como quisiera hacerlo con mi piel y me ponen de patitas en la calle! ¡A buenas horas me viene a importar eso!

    -Candy… ¿Q-qué haces aquí? -¿Y se atreve a preguntarme? Es que voy y le doy con la silla

    -Dejando el informe que me pediste Albert o debería decir ¿Señor Ardley? – no puedo evitar disimular mi indignación ¡Es total! Con todo el control que logro reunir les digo antes de abandonar la estancia – espero que lo encuentre más entretenido que este juego. Buenas noches

Y recojo lo que puedo de dignidad y camino con mi barbilla bien en alto, aunque se me note todo el enojo que tengo por dentro

    -Por favor, si nos disculpan, quisiera hablar a solas con la señorita White - ¡Lo quiero fulminar con la mirada! ¿Por qué cree que yo voy a querer hablar con él? Sigo caminando como si no hubiese escuchando lo que les pidió a ellos, y se dirige a mí: - Candy por favor, permíteme un momento

    -Lo siento mucho señor Ardley, mi turno se ha terminado. Me voy.

    -Por favor pequeña, permíteme explicarte unas cosas

    -A mí no tiene que explicarme nada, en todo caso déselas al tío abuelo William, estará muy interesado de escucharle – lo digo casi entre dientes, quiero que entienda muy bien a quien me refiero, cuando veo como los otros hombres se observan entre sí sorprendidos, mi corazón se salta un latido ¿Se habrán dado cuenta? Mejor me despido – Buenas noches

    -¡Candy! Espera – Me sujeta del brazo con intención de retenerme… pero estoy tan molesta porque no dijera nada mientras que todos a mi derredor lo sabían. Pero ¿Por qué no me dijeron nada? Tiro del agarre y le contesto muy clarito para que a todos les quede claro que conmigo no se juega ¡No de esta manera!

    -¡No! No voy a esperar nada ni escuchar nada… si tanto le disgusta es muy libre de hacer como los otros Ardley, sus queridos primos los Leagan y cerrarme las puertas de este hospital ¡Porque me da igual! He dicho que me voy y punto

Nadie me detiene, nadie dice nada, nadie me sigue… solo el eco de mis pasos que retumban en las paredes del pasillo ¡Estoy que no me calienta ni el sol! Cojo mis cosas y salgo volando de ahí como si tuviese alas. La indignación es mi motor… todavía por mi mente pululan los recuerdos de estos días al lado de Albert y es entonces, y solo entonces que veo las señales. Ahss de verdad, cuando me lo propongo puedo ser muy despistada.

Sin darme cuenta mis pasos me han llevado hasta la “Clínica Feliz” o, mejor dicho, donde antes estaba la clínica del doctor Martín; ahora hay un edificio nuevo, de dos plantas y ladrillo rojo. Me sorprendo de ver un cartel ¡Han remodelado el edificio, pero sigue siendo lo que es! La puerta se abre y en eso veo al señor Martín, este también se sorprende de verme de pie en medio del camino que dirige a la entrada

    -¿Candy? ¿Qué haces aquí?

    -Doctor Martín… yo… es que… - al ver mi estupor no le hace falta que diga más… me conoce, ya sabe cómo soy después de haber trabajo casi un año con él

    -¿Quieres acompañarme? Tengo que visitar a un enfermo – en seguida se activa mi enfermera interior y decido seguirlo. Extraño los días cuando todo era tan simple y estaba trabajando con él. Pero son diez años… diez años que he permanecido lejos de esta ciudad que ha significado tanto dolor, lucha, tristeza, miedo para mí. Martín que es muy listo, sabe que me estoy comiendo el coco, así que cuando hemos terminado el trabajo me dice: - creo que tienes un conflicto muy fuerte en tu interior Candy, vamos a beber una copa que eso te ayudará

    -¡Doctor Martín! Pero ¿Qué cosas dice? Usted no debería bebe… no me creo que todavía sigue con ese vicio… al final tendré que volver a trabajar con usted para controlarlo

    -Hahahaha pues si vuelves, verdadero favor que me haces… tengo mucho trabajo

    -¿Y aun así se le ocurre beber?

    -Hahahaha eres una enfermera muy estricta ¡Y muy bella también!

    -No intente doblegarme con zalamerías que no lo va a conseguir, ahora mismo nos vamos para su casa y le voy a extraer todas las botellas de vino

    -Ya te lo dije una vez, eres muy buena enfermera, pero serías mejor si me permitieras beber

    -Hahahaha – finalmente río, no puedo evitar hacerlo ante el recuerdo… le hice rabiar miles de veces… siempre escondía las llaves en algún lugar diferente

    -Me alegra mucho más verte sonreír que enojada… eso sin duda… dime Candy ¿Qué te tiene de tan mal humor?

Me sirve una taza de té y se sienta a mi lado a la espera de que le diga algo ¿Cómo mentirle? Si parece que soy transparente

    -Es que… estoy molesta porque he descubierto que alguien me ha mentido… -no me interrumpe, simplemente bufa su taza y da un trago a la espera que prosiga – hoy entré al despacho de Albert y descubrí que es un Ardley – pobrecito, casi se ahoga cuando escucha lo que le digo, me acerco a él y le doy un par de palmadas en la espalda a espera que se le pase el mal trago - ¿Ya se encuentra mejor?

    -sí, gracias… y dime ¿Cómo te diste cuenta? ¿Él te lo dijo?

    -No precisamente… estaba en el despacho dejando unos documentos y él venía hablando con el director Muller y el administrador del tío abuelo… escuché perfectamente como le decían “Señor Ardley” con estoy oídos míos que un día se han de comer los gusanos – sonríe y yo lo imito de mala gana

    -Hehehe… pero ¿Qué te dijo él?

    -Nada… no lo dejé

    -Pero ¿Por qué? Debiste de haber hablado con él, de seguro te aclararía las cosas

    -Estaba muy molesta… y sigo estando molesta, de solo recordarlo ¡Enfurezco! Él mejor que nadie sabe mi mala relación con la familia Ardley, a pesar del empeño del tío abuelo en que siga siendo miembro. Me fui de Chicago huyendo de ellos, y tras años vuelvo por motivos de trabajo, pero todo este tiempo me consideré que no pertenecía a los Ardley y me defendía muy bien sin la ayuda de ellos. Albert me prometió que si estaba a su lado me mantendría a salvo de cualquier miembro que quisiera hacerme daño, pero al final me lo hizo él –veo como Martín se cruza de brazos y agacha la mirada… entiende y analiza lo que le he dicho por unos segundos que para mi gusto me saben a eteeeernos

    -Sigo pensando que debiste darle una oportunidad para que se explicarse – le voy a replicar con algo, pero con un gesto de su mano me pide silencio y continua – entiendo que te sientas ofuscada por la situación… pero debes saber que Albert la ha pasado muy mal sin ti todo este tiempo

    -¿Cómo?

    -Recuerda que estuviste viviendo con él mientras no tenía memoria, llegó a conocerte mucho más que cualquier miembro de esa familia que te adoptó; y si te dijo que cuidaría de ti. Yo le creo

    -Doctor Martín ¿Se ha olvidado acaso que él se marchó y me abandonó?

    -Si lo hizo fue porque recuperó la memoria, se presentó ante su familia y solo él sabe muy bien por lo que tuvo que pasar. Pero volvió, lastimosamente por azares del destino tú ya no estabas, pero todo este tiempo ha estado aquí a la espera que tu regresaras y cuidando de aquello que tanto te importó

    -¿Cómo? – creo que mi asombro es mayúsculo ¿¡Volvió!? ¿Vino a buscarme? ¡No me lo creo!

    -A pesar que debía estar todo el tiempo metido en los negocios de la familia, decidió invertir en medicina, porque tú eres enfermera. Decidió mejorar las instalaciones de la “Clínica Feliz”, solo por si tú no querías volver a un hospital por temor al apellido… pero ssshhh… esto último no te lo he dicho… me hizo prometer que sería un secreto entre los dos – me pide llevando su indicie a los labios y guiñándome un ojo, como puedo muevo mi cabeza para decir sí y continua – por eso te puedo decir que te ha esperado, no sé ¿Por qué? Pero lo ha hecho pacientemente, eres importante para él y a buscado lo mejor para ti, después de darlo todo por él

¡Ay, que se me estruja mi corazón! ¿De verdad ha hecho eso? Martín me muestra la clínica, y corroboro las mejorías, nada que ver con aquella casucha de madera. Puede brindarles medicina a los enfermos de escasos recursos… mi corazón aletea, ¡Ese es el Albert generoso que yo conozco! Al final, antes de retirarme le prometo que voy a pensar en darle una oportunidad de hablar. Y lo hago, mientras camino rumbo a mi casa. Lo hago porque todavía no me creo que a pesar de lo que puede haber enfrentado ante la familia con cada cosa que ha querido hacer por ayudar a otros ¡Lo ha hecho! Y estoy segura que los Leagan y la tía Elroy han puesto el grito en el cielo. Cuando estoy por llegar a mi edificio, veo como unos hombres salen de ahí ¡Me alarmo! ¿Qué tal y son unos ladrones que han lastimado al señor Thomas? Camino más rápido y para mi sorpresa me encuentro a Albert frente al portal observan mi ventada

Cuando escucha mis pasos se gira, es entonces cuando me ve y creo percibir que da una buena bocana de aire… pobrecito, como si hubiese estado mucho tiempo pendiente de un hilo

    -¡Candy! Santo cielos pequeña ¿En dónde estabas? Me tenías preocupado – es verdad, lo veo en su rostro, e inconscientemente pongo una de mis sonrisas tontas. Me estrecha entre sus brazos y dice cerca de mi oído: - tenía tanto miedo que te hubiese pasado algo

    -Estoy bien, no te preocupes, acompañé al doctor Martín a ver unos pacientes

    -¿Estabas con Martín? – afirmo con un movimiento de mi cabeza… pobre, de seguro lo ha de haber pasado mal todo este rato, finalmente decido a corresponder su abrazo ¡Mira que soy lenta! Pero es que sentir el aroma de su perfume y el calor que emana su cuerpo me pueden; su voz me vuelve a hablar: - Perdóname pequeña, te pido que perdones por no haberte dicho quién soy yo… me duele mucho que pienses que solo quise tomarte el pelo, lo que menos quiero es lastimarte

    -Tu también perdona, por salir hecha una furia te he preocupado y me has estado buscando todo este tiempo

Lleva sus manos a mi rostro y con sus pulgares acaricia el ovalo de mi rostro, en sus ojos puedo ver ternura, preocupación, arrepentimiento, alivio y deseo

    -Candy, tenemos que hablar

    -Está bien – accedo de buena gana y subimos hasta el apartamento, ni uno de los dos dice nada… parece un silencio medio incomodo, pero es que estamos buscando las palabras adecuadas que debemos decir, por lo que preparo té y lo pongo en el servicio de porcelana que heredé de mis madres; lo dejo sobre la mesita y le entrego una taza a él – muy bien, te escucho Albert ¿Qué me quieres decir?

    -Creo que te debo una disculpa, no debí marcharse en la forma que lo hice, debí decirte desde un principio todo en cuanto recuperé la memoria

    -No te reproches por eso… yo no lo hago

    -Claro que sí pequeña… de haber permanecido a tu lado hubiera evitado el acecho de Neil – voy a replicar, pero no me deja. Continua – debía presentarme ante la familia, creía que estaba desaparecido, secuestrado, o peor aún, muerto. Por lo que la tía Elroy estaba irascible esos días, por eso fue que accedió a que se anunciara tu compromiso con Leagan, pues siendo la principal heredera, cualquier oportunista podría engañarte para conseguir la fortuna Ardley. Por eso cuando George me aviso que Neil había ido tras de ti de malas manera a las oficinas centrales, quería partirle la cara

     -Menos mal que no estabas… pero George supo defenderme muy bien y gracias al tío abuelo, decidí irme con mis madres, en verdad lo necesitaba

    -Lo sé pequeña, por eso lo sugerí y lo permití – Me quedo de pierda con lo que ha dicho “¿Lo permitió?” pero sigue: - no estaba en las mejores condiciones para poder estar a tu lado, debía responder a varias exigencias que conlleva ser cabeza de familia

    -¡¿No me digas que estás casado?! – uuyy… he preguntado eso en voz alta… bueno, es igual ¡Ahora contesta por favor!

    -Hehehe… tranquila pequeña, no. No estoy casado

    -¿Entonces?

    -Candy… yo soy el bisabuelo William… mi nombre es William Albert Ardley

    -¡T-tú! ¡Tú eres el tío abuelo! – estoy conmocionada… siento que todo a mi derredor da vueltas, quiero levantarme, pero todo se pone negro. Creo que lo he asustado, porque escucho llamarme con dolor y angustia… estoy en mi cama, siento que mi cabeza aun no sale de la neblina. Esas palabras aun retumban en mi mente ¡Tío abuelo! ¡Tío abuelo! - ¿Cómo es posible?

    -Perdóname por no haberte dicho nada hasta ahora pequeña – pobrecito, su voz suena angustiado… acaricia una de mis manos mientras que con su pulgar limpia las lágrimas que corren libres por mi rostro. Pero ¿Por qué? Sigo sin entender tantas cosas

    -Siempre quise presentarme ante bisabuelo William para darle mi más sincero agradecimiento por haberme adoptado… pensaba que era un señor mayor… barbudo… tal vez con barriga, pero con canas, muchas canas

    -Hehehe… bueno, al menos siéntete aliviada de saber que has sido la encargada de sacarme las primeras canas – sonrío, es un comentario tonto y sonrío amargamente… no puedo entender que esté pasando todo esto

    -¿Por qué no me dijiste nada Albert? Pero ¿Por qué no me dijiste nada desde un principio?

    -Perdóname princesa, yo tenía mis motivos - ¡Oh, Albert! Siempre paciente y dulce… me salvó la vida en más de una ocasión, me ayudó a salir de mis tristezas, estuvo cerca de mi cuando Anthony murió, sabia como consolar mis penas… siempre supo infundirme valor en cada momento de mi vida, incluso cuando Terry me dejó. Cuando pensaba que estaba tan sola, siempre estaba junto a mí. Su voz me trae a su lado: -  pequeña, perdóname por no haber cumplido nuestra promesa que hicimos frente al algo, fui yo quien no pudo compartir contigo mis más íntimos secretos, mis penas y alegrías

    -Tan hermoso… no pareces real… yo simplemente tenía tantas ganas de conocerte para darte las gracias

    -¿Mmh?

    -Por haberme hecho feliz cuando pequeña, por haber sido tan bueno conmigo, por tu cariño y cuidado

    -Candy ¿Puedes parar? Parece que te estás despidiendo - ¿Y cómo no hacerlo? Siento que no puedo permanecer a tu lado… algo en mi interior me dice que debo hacerlo, más después de lo que hemos hecho ¡Cielos! Me he acostado con el tío abuelo… ahora voy a reír de histeria, o muero de dolor. Pero él me detiene – pequeña, para ti siempre seré Albert, lo de William se lo dejo a gente de la alta sociedad que no me conoce, para mi representa un ser que no conozco… para ti siempre seré ese chico que toco la gaita para hacerte reír y te burlaste diciendo que parecían caracoles, porque con tu sonrisa hiciste latir mi corazón

    -¡¿Quéee?! – me siento de golpe… no me creo lo que acaba de decir. Gaita. Chico. Caracoles. - ¡El príncipe de la colina!

    -¿Cómo? – ahora él es quien se sorprender… no lo culpo

    -Te quedaste grabado en mi mente desde el primer momento que te vi… con tu dulce sonrisa, tierna mirada ¡Me deslumbraste! Te busque por tanto tiempo y te llamaba “Mi príncipe de la Colina” porque me salvaste de mi tormento

    -Yo también me quedé con el recuerdo de tu sonrisa grabada con fuego en mi corazón, tus verdes ojos me hipnotizaron y aunque a esa edad no sabía exactamente como conquistar, te dije claramente que me cautivaste, porque siempre eres mucho más linda cuando sonríes que cuando lloras

    -Y solo por ti, siempre he sonreído, y cuando no he podido más, me has ayudado a volver hacerlo… eres especial

Ahora soy yo quien acaricia su rostro, su mirada está cristalina… serán por las revelaciones, y ¿Quién no? Después de descubrir que ambos hemos guardado como el mayor de los tesoros, nuestro momento, ese encuentro… ¿Cómo no amarlo? ¿Amarlo?... sí… estoy segura que es eso lo que ha querido decirme mi corazón todo este tiempo.

Las palabras nos sombran, pues las caricias son las que imperan en nuestros actos y pensamientos. Sus besos me hacen ver cuán feliz esta, cuánto desea, cuánto siente y cuánto ha temido de poder perderme. Y yo me dejo. Me dejo acariciar por mi príncipe.

Con manos diestras me desprende de mi ropa, besa mis labios, mi cuello, mis pechos… cada rincón de mi ser. Un fuego se enciende cuando posa su lengua en mi sexo, saborea mi excitación, mi esencia, mi intimidad. Yo le dejo, porque quiero entregarme, quiero sentirme llena de él; de Albert, mi príncipe.

Sobrepasado de las ganas, acerca su miembro a la entrada de mi centro; este palpita, está ansioso de poder llenarme. Siento como mi cuerpo se abre para recibirlo. Es grande y caliente… sus embistes están cargado de amor, posesión, sentimiento, ternura… y yo me entrego. Con mis manos acaricio su torso tan firme, fibroso, candente. Se bebe los gemidos de mis labios mientras me prodiga de más, con él lo quiero todo.

Me encanta la sensación de nuestros pechos rozarse, de sus brazos rodearme, de su falo llenarme, simplemente me encanta la forma en como me ama Albert. Me embiste vez tras vez y creo perder la cordura. Fuego que abraza. Fuego que quema. Fuego que marca. Y me deja su huella. Soy suya. Siento como si estuviese a punto de abrir como un capullo, que miles de sensaciones se acumulan en mi centro amenazando con reventar, pero no quiero parar… Albert se detiene un momento y me quedo aturdida, su mirada me grita fuerte algo en su código morse, le sonrío ¡Estoy yo ahora para descifrar códigos! Me muero, pero del gusto de tenerlo entre mis piernas.

    -Candy… pequeña… te amo – creo que he muerto… mi corazón está por salir de mi boca…

    -Yo también te amo Albert… - sí te amo… y siempre he sentido algo inmenso y profundo, quería poder decir, pero no sabía las palabras hasta que te las oí decir – te amo Albert y siempre te amaré.



FIN








Epílogo



Última edición por Cherry Cheddar el Mar Abr 28, 2020 7:55 pm, editado 2 veces

A maira614 le gusta esta publicaciòn

Lau_4_U

Lau_4_U
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Bravoooo.... sin palabras Cherry. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 589545

Despierta Candy sola en su cuarto y escucha unas voces, es Archie y Albert que están platicando y bueno deciden ir a un paseo por el zoológico y se ponen al día. Candy no puede dejar de pensar el Albert y lo guapo que es. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 576850

Después se despiden pero Albert se queda y Candy lo invita a que se duche y ella también lo hace... se quiere lavar esos pensamientos que tiene de Albert y preguntarle miles de cosas. Pero cuando sale del baño lo ve dormido y él se despierta porque siente su mirada. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 16290

Terminan en la cama haciendo el amor y ella siente que se quema por dentro...   ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 142209 despiertan juntos desnudos y ella le trata de preparar el desayuno pero Albert se lo impide pues  quiere más de ella y ella se lo permite. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 504400

En el hospital no deja de pensar en su Albert y luego lleva unos papeles a su oficina observa varias fotos entre ellas la de ella... y luego escucha 3 voces y a uno que le dicen señor Ardlay... se dá cuenta de que Albert es Ardlay, ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 808200 se siente que le han mentido todo este tiempo y bueno no deja hablar a Albert. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 842802

Después se desahoga con el dr. Martín, quién le hace ver lo mucho que la quiere Albert y todo lo que él ha hecho por ella... ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 413636 Mientras regresa a su casa decide darle un oportunidad a Albert de que se explique. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 523816526

El la está esperando en su departamento angustiado por lo que le pudiera haber pasado... ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 3199644123 por fin hablan y se aclaran todos los males entendidos y se dicen que se aman. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 540319

Woow que envida me da Candy de tener el cariño de Albert. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 10498

Gracias infinitas por tan hermoso FIC... me ha encantado. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 189452 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 189452

Espero que nos sigas deleitando con tú maravillosa escritura.. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 408560 . mil gracias por compartir... ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 971718

Te mando un fuerte abrazo. ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 752716 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 752716

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Saludos wuapísima ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 463717 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 463717 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 463717 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 463717 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 463717

Yudit


Rosa Negra
Rosa Negra
¡Tan bello Albert! ❤
Hermoso fic Cherry, me encantó. 😊

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 87635 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 87635 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 10498 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 10498 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 10498

me alegro por ti Yudith. Gracias por leer.

Rosario Vallejos B

Rosario Vallejos B
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 895558  ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 891429 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 891429

Ay, Rosario Vallejos 🙈

LadyKarol

LadyKarol
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 391439 YA SE ACABÓ?????

""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 498689

CREO QUE EN ALGÚN MOMENTO QUERRÍA ESE FINAL PARA AMBOS...

PERO...

GEZABEL

GEZABEL
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
affraid affraid affraid  aun sigo sin entender donde esta la tasa de te jajajaja... o no preste atencion o se desvio mi atencion a otros asuntos jajajaja.


_________________

""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> Mansio12
[/url]



""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> Ryegvr10

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 692777 ""RETO" LAS DIVINAS MÍSTICAS DE TERRY <<Un lanzamiento sorpresivo desde una mesa al fondo de la trinchera con "Pero ¿Por Qué? parte 3 Final>> 692777

Hehehehe ay Gezabel... ¿qué estarías pensando? Pos antes de hablar seriamente, le sirve té... esta tan claro hahaha

Me alegra que te guste LadyKarol

Letys Depp

Letys Depp
Rosa Roja
Rosa Roja
Si eso fuera verdad que alegría pero también Terry lo merece en gran conflicto esto

Cherry Cheddar

Cherry Cheddar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
awww Letty, yo nada cierro los ojos y disfruto... hehehe disfruto de lo mindo y Lau_4_u también hahahaa gracias por leee

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.