¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » GUERRA FLORIDA 2016 » PECOCITAS noveno aporte capitana Candida, Capitulo 6 Nada es lo que parece

PECOCITAS noveno aporte capitana Candida, Capitulo 6 Nada es lo que parece

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

CANDIDA

CANDIDA
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Nada es lo que parece

Por Candida Grandchester
Los personajes Candy Candy propiedad de Kioko Mizuki y Jumiko Igarashi respectivamente





Capitulo 6

Dulce vio sus caras pasmadas, Martin movía sus labios como si estuviera pensando en voz alta, mientras su caballero oscuro la miraba con una mezcla de rabia y  compasión. No podía describir que estaba sintiendo, su expresión era casi pétrea.   Luego le escuchó decir con voz suave.

¡Usted es  una ilegal! – fue más una afirmación que una pregunta

Si, soy indocumentada y por lo mismo usted debe contratarme. No tendrá que pagarme tanto y yo puedo hacer todo lo que me pida. _  mentalmente se corrigió – “bueno no todo claro está”

Señorita…_  lo vio hurgar en su memoria, se dio cuenta de que él no recordaba su nombre y ella  se lo repitió.

Dul-ce, mi nombre es Dul-ce _lo pronunció  marcando cada sílaba.

Señorita Dul-ce _ él lo pronunció de la misma manera sacándola de quicio   con esa actitud. _  El trabajo de conserje es muy fuerte y usted es una joven muy…_ otra vez titubeaba pero ella con un gesto  le animó a decirlo.

¿Sí?   ¿Muy qué?... – le preguntó finalmente   colocando sus manos a ambos lados de su cadera.

Usted…es muy frágil.- concluyó  

Mire, señor. Usted ha dicho que me ve  frágil, pero lo que realmente usted quiso decir es que soy flaca, débil y sin chiste. _ él desvió su rostro hacia     su asistente, lo había descubierto pero ella continuó diciéndole_ Míreme bien y mire mis manos. Estas manos saben labrar la tierra, saben limpiar, cargar cosas pesadas y esta espalda está acostumbrada a permanecer doblada  trabajando honradamente.

No lo dudo, pero un ilegal en mi establecimiento es un riesgo que no quiero correr.- le respondió    fijándose en las manos de Dulce que efectivamente estaban muy maltratadas, provocando en él cierta lástima por la jovencita.

La que corre riesgos día a día soy yo. ¿Y sabe? a mí no  me importó correr riesgos por usted. _ya lo había dicho, no había marcha atrás. Estaba desesperada necesitaba ese empleo, sin un techo donde cobijarse y un plato de comida no tenía tiempo para andarse con sutilezas

Recuerde muy bien que yo no le pedí su ayuda,_ con dificultad se puso de pie,  se dirigió hasta ella.

El sr. Martin  se alarmó y trató de moverse de su lugar en su ayuda pero el ángel oscuro como ella lo había bautizado,   lanzó una mirada de advertencia y sé quedó de piedra. Él era tan  alto que le sobrepasaba con casi dos cabezas y le miró desde arriba haciéndola sentir más pequeña de lo que se había sentido jamás  

 ¿Usted piensa que por jugar a la heroína yo debo darle un empleo? ¿Acaso usted se vio en un espejo últimamente?_ le miró de pies a cabeza e hizo una mueca desconcertante con su boca. Luego le tomó por los hombros y la puso ante un gran espejo de cuerpo entero poniéndose detrás de ella sujetándole fuertemente con su brazo sano. Dulce instintivamente bajó la cabeza.

Mire su reflejo _  le dijo.

Ella levantó su cabeza y barbilla para obedecer la orden que  le daba.

       Mírese bien y dígame qué usted ve. – volvió a decirle

Señor, déjela marchar, por favor._ le suplicó su fiel empleado  con voz entrecortada. El conocía ese carácter explosivo de su jefe, cuando sufría uno,   era mejor estar bien lejos.

¡Sal de aquí ahora mismo sino quieres irte junto con ella!- le gritó con voz autoritaria.- bastantes ganas traigo de despedirte.

Martín   dudó en salir, esa jovencita no merecía que descargaran frustraciones pasadas en ella.  Pero una segunda mirada amenazante terminó por convencerlo dejando a ambos solos en el dormitorio.

Ahora sí estaba asustada.  Ella no conocía a  ese hombre y tampoco sabía de lo que pudiese ser capaz. Lo había visto en un pasado en otras circunstancias y se preguntaba qué le había sucedido. ¿Por qué actuaba de esa manera? ¿Dónde estaba ese hombre amable y gentil que le había rescatado aquella noche en su antiguo trabajo?..

Ahora, señorita Dulce, dígame qué usted ve, _ le susurró al oído. Ella  estaba  asustada y temblaba bajo el toque de sus manos.

Yo… – dijo titubeando- veo a una mujer - se detuvo y tragó saliva. Veía que  los ojos de él seguían inspeccionándola esperando su respuesta.

Eso lo vemos todos. Aunque resulta un poco difícil  distinguir lo que hay debajo de esa carpa de circo que trae por vestido. Cualquiera podría pensar que es un simple bulto andrajoso.- le respondió

Sus palabras fueron el detonante que Dulce necesitaba para terminar de responderle. Puso su frente en alto, levantó su barbilla y él percibió el cambio en su actitud. Una sonrisa cínica se dibujó en los labios de él,  la sonrisa que  Dulce tanto amaba.

Continúe, por favor.- le respondió con tranquilidad.  Se  asombró al reconocer la  fuerza que esta joven demostraba y que vio en alguien mas hace mucho tiempo, en un muchacho de las calles, sin padres, criado por prostitutas, que se ganaba la vida en apuestas y peleas callejeras. Ese muchacho ya era un hombre, ese muchacho era él.

Yo veo  una mujer fuerte, capaz de cruzar un desierto por lograr sus objetivos, de traspasar fronteras y abrirse paso sin un peso en el bolsillo, de crecer en una sociedad plagada de tabúes , esa soy yo… solo Dulce una mujer sin apellido y sin una tierra a la cual pertenecer, porque estoy dividida entre dos culturas. Soy una mujer capaz de tomar un arma y disparar a un desconocido solo para salvar a otro, _en ese momento se giró  poniéndose frente a él para concluir - y soy una mujer que necesita ese empleo pero que no suplicará solo por aumentar su ego…

Usted no es lo que necesito en mi local. Todos nuestros empleados tienen buena apariencia.- le replicó  

Martín es un viejo gordo y feo. Amable pero feo  al fin _  con esta frase Dulce casi logra sacarle una sonrisa pero se eclipsó antes de llegar a sus labios.

Cierto, pero Martín es mi asistente y no necesita ser apuesto.-     Dulce aparte de fuerte  era graciosa- pensó.

Y yo sería una simple trapeadora.- Sus verdes ojos estaban anegados por las lágrimas. Parecían dos lagunas y transparentaba inocencia. Él no podía  permitir que trabajase allí, ese lugar la convertiría en algo muy malo, en alguien como él.

Está equivocada. La empleada que necesitamos es para el  horario nocturno. Debe  ir  a los baños  supervisando que todo esté en orden y de vez en cuando puede ser que se tope con uno que otro cliente.- él caminaba lentamente por todo el lujoso dormitorio, en un momento de desesperación o desasosiego se pasó la mano derecha por su pelo.  

Pero Dulce sabía que algo más había y él no se lo quería decir.

Señor. ¿Hay algo más que yo deba saber?_ lo vio meditar por varios segundos hasta que le dijo lo siguiente.

Dulce, este no es el lugar para usted. Nuestras chicas no sólo son bailarinas y meseras. Ellas también son chicas de cita.

¿Chicas de cita?- un termino totalmente nuevo para ella, ¿qué era eso?, él vio la  interrogante en la cara de la joven inmigrante y le aclaró.

Prostitutas - sus palabras le cayeron como un balde de agua helada- Lo mejor es que tome el dinero. Puedo darle una cantidad menor en efectivo y váyase.

¿Incluso las trapeadoras?_ le dijo desanimada casi sin aliento

Las del horario nocturno  sí,  también son chicas de cita. Por eso deben ser bonitas.- le respondió

¡OH!_ fue lo único que pudo decir y de sus  labios salieron palabras que no imaginó decir nunca.-Quiero el empleo _ y en los ojos de él creyó ver  un destello de... decepción?

Continuará…








Weiss

Weiss
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Por aquí también te dejo aplausos
Candida, muchas gracias por estar aquí.

PECOCITAS noveno aporte capitana Candida, Capitulo 6 Nada es lo que parece 355103 PECOCITAS noveno aporte capitana Candida, Capitulo 6 Nada es lo que parece 355103

ladylore

ladylore
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
le dará el empleo????
candida querida.... dinos donde vas a publicar los siguientes capitulos
gracias

CANDIDA

CANDIDA
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola, gracias por leer. Continuaré publicando en el foro rosa y en Fanfiction. Cuando suba capitulos nuevos les aviso. PECOCITAS noveno aporte capitana Candida, Capitulo 6 Nada es lo que parece 463717

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.