LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2019 » Lado Rosa Oscuro » Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL

Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Gissa Alvarez

Gissa Alvarez
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Buongiorno signorine  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 934299498 , oggi es mi último día de ataque  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 8168 , y para cerrar mis días de Guerra Florida, lo haré con broche de oro, ya que mis bellas compañeras amazonas  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717 me han dejado escribir el final de Seoklaid, lo que me emociona y me pone nerviosa por...

—¿Ya no harás más ataques, Nerd?  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 88885  —Terry interrumpe como ya sabemos es su costumbre.

—Non, mio cuore, bueno, tal vez una que otra entrega  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740

—Maia, sólo te dire que me he quedado con un muy buen sabor de boca por tus aportes, por los aportes de mi Bruja y mi Gitana, y por supuesto con la participación de las amazonas honorarias, y el caballero honorario, todos se lucieron con cada ataque presentado, así como las chicas que siempre estuvieron apoyando, ya sea aquí o por fb. Gracias a todas  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 233976  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 281498

—Mio amore — Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 963447 la Amazona del veneno ya está colgada del cuello del guapo castaño—. Todas te queremos y haremos arder nuestro cosmo hasta el fin por ti  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 87716

—Nerd, mi espacio —  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 275964 la italiana lo ignora de lo lindo apretujándose contra él—Maia, tu postre griego  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 3790938126 —entonces si lo suelta. No por lo dicho, si no porque ya sintió un cosmo nada contento detrás de ella  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 951582

Así que mejor corre con su bicho  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 349776

Me despido hermosas combatientes, feliz por haber participado nuevamente con todas ustedes un año más en esta Guerra Florida  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 413636  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 115438

Ci vediamo  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717

Espero disfruten del final de:




SEOKLAID



Disclaimer: Los personajes de Candy Candy pertenecen a sus respectivas autoras y a quienes hayan pagado derechos sobre los mismos. La historia aquí presentada, así como personajes originales que puedan aparecer, pertenecen a nuestra muy activa imaginación. Fanfic hecho sin fines de lucro.


By Elby 8a, Ayame DV y Gissa Graham





Capítulo 5: Just say you won't let go

By Gissa Graham

.




Ya estaba decidido, no sabía si Candy había o no hablado con Anthony, pero realmente eso era cosa que ya le tenía sin mucho cuidado a Terry, no por falta de interés, sino porque él ya había decidido. Haría un sacrificio, uno que creía valía por completo por lo que en esos momentos consideró era una prioridad. Dejaría Seoklaid.

Por supuesto que nadie lo tomaría bien, mucho menos Albert, pero Tony ya estaba ahí, así que ahora ya no necesitaban a un vocalista y estaba muy seguro que Charly se encontraría mucho más que encantado de continuar como guitarra principal, y ¿quién sabe?, existía la posibilidad de que pudiese terminar tomando su lugar en el grupo.

Con paso decidido Terry camino hacia el lugar donde Albert se encontraba, con él hablaría antes que nadie, finalmente, aparte de ser su amigo, manejaba su contrato y los asuntos legales eran engorrosos pero necesarios. Mientras caminaba, en su mente ya trabajaba en el siguiente paso: ¿ser solista?, ni de broma, eso le traería más presencia mediática, cosa que no era en absoluto de su agrado. Tal vez era momento de regresar a Inglaterra. Total, ya había cumplido uno de sus sueños, aparte de la música: poder restregarle en la cara a su padre que había vivido de los aplausos por casi seis años, y no sólo eso, sino que había vivido mucho más que decentemente.

Sin embargo, por extraño que pareciera, ir a decirle a Richard Grandchester que lo había logrado no le era tan satisfactorio. Finalmente su padre ya lo sabía, y ni qué decir de su madre, con quien a menudo se comunicaba. Ella sí que era su fan número uno. Por ella sabía que a su padre no le había quedo más que admitir que su hijo lo había logrado, y sin la ayuda de su dinero ni influencias.

Terry daba pequeños pasos por los pasillos de aquel sitio, con las manos en los bolsillos y recordando aquel año en que cumplió la mayoría de edad y el fideicomiso de su abuelo Henry fue liberado. Salió de casa de su padre, sin mirar atrás, y por Dios que no extrañaría a su madrastra ni a sus medios hermanos. Fue directo a casa de su madre, al otro lado del Atlántico. No para quedarse con ella, no de manera permanente, sólo para convivir como no lo habían hecho durante los últimos diez años, desde que Richard había obtenido la custodia absoluta y no le había permitido verse. Ver a su madre, convivir con ella. Había sido un cambio muy favorable. Eleanor lo recibió con los brazos abiertos y un gran regaño por hacer aquello sin avisar a nadie. Pero el cambio fue positivo, muy positivo, las cosas se fueron acomodando solas después de eso.

En Nueva York conoció a Anthony, mientras decidía que hacer con su vida, con guitarra en mano, interpretando canciones en Central Park. Simplemente estaba ahí, con una guitarra recién comprada, ya que la suya la dejó en Inglaterra. Comenzó a afinarla, y esa vieja melodía que tanto le gustaba dio inicio casi por sí sola, “Nothing else matters”. Extrañamente esa canción siempre había estado presente en varios momentos de su vida, justo, cuando parecía que nada importaba ya.

Mientras tocaba y cantaba la canción, primero por lo bajo, luego tomando fuerza sin percatarse mucho de ello, la gente comenzó a amontonarse. De principio no le importó, él quería tocar y las multitudes le eran indiferentes. Al terminar la primera melodía, los presentes le otorgaron un fuerte aplauso, lo que lo animó a continuar con una más. Lo malo fue cuando se dio cuenta que un par de chicas comenzaron a grabarlo. Se molestó, sintió su vida privada invadida y eso le jodía; él era huraño por naturaleza y muy celoso de su espacio personal. No le gustaba, ni en la actualidad tampoco, que la gente se acerque a aquello que resguarda para sí mismo. Recogió sus cosas y se fue al instante, con ganas de arrancar esos celulares y aventarlos, pero se contuvo, se limitó a mostrar su molestia con su dedo medio.

No, cuando Terry tenía 18 años para nada era tan maduro y su enojo lo demostraba con toda facilidad. Claro que los presentes se molestaron y le regresaron la ofensa. Él se colgó la guitarra al hombro, subió la gorra de su sudadera y se fue con sentimientos encontrados entre la satisfacción por los aplausos y por el rechazo ante su actitud final. Después de meditarlo y cuando todo su cuerpo vibró por más aplausos regreso a Central Park con su guitarra. Desde ese día con gorra y lentes oscuros. Terrence no quería que nadie traspasara la línea, pero tampoco deseaba volver a tomar la actitud grosera que le dejó un mal sabor de boca. La gente había sido muy amable con él, y él no debió de ser grosero por que los demás quisieran guardar una parte de su interpretación. Por ello decidió ocultarse, si quería privacidad, debía de buscarla él mismo.

Hasta Candy, oh sí Candy. Con ella no le importo para nada que invadieran su intimidad. Con ella todo había surgido con mucha naturalidad; claro que jamás le dijo que él era parte de una banda de rock, ni tampoco su nombre completo, debido a que ese sí estaba en los discos y contratos, su rostro no, pero su nombre sí.

Cuando conoció a Candy, en teoría sólo la ayudaría a llegar a su hogar, pero... la ayudó a muchas más cosas además de llegar, y claro que llegó bien. Al recordar aquello por supuesto que le fue imposible no soltar una bella sonrisa que se extendió por todo su rostro dejando un marcado y muy sexy embobamiento en el mismo. Sin embargo, no le duró mucho.

Después de lo que creyó una eternidad entre sus recuerdos, llegó a donde Albert, pero no tuvo que tocar, la puerta estaba abierta de par en par para entrar; Stear, Archie, incluso Charly, estaban ahí... y Candy. Ninguno de los presentes tenía buen rostro, ni qué decir de su Pecosa, con sus ojitos a punto de llorar. Sin pensarlo Terry en cuanto entró se dirigió directo a ella para abrazarla y preguntarle muy suave y cerca “¿Qué pasa, por qué esa carita?” Obvio, tres pares de ojos los miraron con algo más que sorpresa, mientras que el cuarto rodó los ojos al cielo, llevándose una mano a la frente en un evidente ¡duh!, por la indiscreción de ese par que se suponía hablaría primero con Anthony. Archie negó con algo de gracia.


.
...
.

Anthony sentía las pequeñas piedras como se clavaban ligeramente por debajo de su calzado; también las podía oír crujir con cada paso; sentir, oír, pero lo que más le llenaba era el olfato, ese hermoso olor a rosas que invariablemente le recordaba a su madre. Fijó su vista en aquel antiguo portal de rosas blancas y casi pudo verla ahí en medio cuidando de ellas. Ante aquel recuerdo sus ojos se iluminaron sintiéndose un poco tonto por no haber hecho aquello antes. Su tía abuela tanto que le pidió que fuera con ella después de la operación, pero él se negó una y otra vez, creyendo que al estar en la residencia de Chicago todo sería más rápido, aparte de que había más medios para moverse y comunicarse con la banda.  

Se acercó a la reja y la abrió con toda facilidad, siempre estaba abierta, sólo por las noches era cerrada. Volvió a sentir el camino de piedrecitas y sonrió. Lakewood; tenía un par de años de no pisar la vieja casa de descanso de la familia. La vieja Elroy estaría feliz de recibirlo, y no de sólo recibir llamadas esporádicas, siempre había sido su consentido y ahora era la mayor fan de Seoklaid, aunque no de su música. Ella siempre odio su música, desde que de pequeños, cuando Setear, Archie y él jugaban a tocar haciendo ruido, mucho ruido.

No llevaba nada consigo. Sólo lo que traía puesto. Después de escuchar a Terry con esa nueva canción, de preguntarse ¿quién era el traidor o si había algún traidor? Se levantó del piso para ir a su habitación. Por un instante pensó en dirigir sus pasos hacia Candy, en confrontarla y pedirle directamente a ella aclarar todo. Pero de último momento se desvió. Llegó a su cuarto y miró por la ventana, muy largo rato. El paisaje le recordó su lugar de la infancia. Tomó su celular para repetir aquel video que lo había hecho tomar la decisión de retomar la gira. Escucho con atención la canción que Terrence había compuesto. Ahí estaba todo. Tan claro que casi era tangible. “I want every other freckle”. Terry quería cada “otra peca” porque ya había obtenido varias antes. Y de seguro que no se refería a las bellas manchitas que Candy tenía en el rostro. Claro que no. La canción era tan sexual que era obvio que no. Mientras él, Tony, sólo había contemplado las pecas a lo lejos.

El guapo rubio sonrió con tristeza, nada de lo que creyó tener de su enfermera lo había obtenido realmente. Si veía todo con calma, era tan evidente que sintió pena por lo que la chica hubiese sentido, tal vez lástima. No, Candy no era así, sintió empatía y ganas de ayudar. Pero nada más. Volvió a sonreír, ahora le decía chica, claro, la verdad es que ella era linda por naturaleza, pero su relación nunca pasó de algo casi platónico, donde ella por lo general lo esquivaba. ¿Cómo no? Si ya había alguien habitando sus pensamientos y muy probablemente su corazón. Pero, ¿tenía que ser Terry? ¿Por qué demonios tenía que ser Terry? Alguien que no sólo conocía si no que apreciaba, vamos, le quería, era su amigo, y un muy buen amigo, quien le había cubierto la espalda por varios meses, muchos meses. Anthony golpeo el cristal de la ventana con el puño, no para romperlo, sólo porque tenía que hacerlo, desquitarse con algo.

El cantante siguió cavilando en todo aquello, pensando que la gira no había iniciado en Chicago, pero la “Ciudad de los vientos” si era una de sus bases de trabajo, Chicago y Nueva York. Esos eran los lugares entre los que se movían. Demonios. Aquello tenía muchos, muchos meses.

Lo siguiente que hizo el rubio fue buscar vuelos de avión, encontró uno que salía una hora después, como no requería documentar compró en línea y salió sólo con lo que traía puesto. Casi seis horas después, ahí estaba, en el lugar que lo vio crecer. El camino a casa. No había nada mejor que el hogar para sentirse a salvo; para sentirse mejor consigo mismo y aclarar todas las ideas que se acumulaban en su cabeza. El hogar y tu familia; esos seres que estarán para ti incondicionalmente, siempre sanan el alma.

.
...
.

—¿Se fue y sólo mando un mensaje diciendo que regresaría para el final de la gira? —Terry no se lo creía, su planes se había ido a la mierda —A mí no me mando nada.

Eso último lo dijo muy bajo, como una reflexión, ya que incluso Charly había sido avisado, ni qué decir de Candy, a quien había soltado al escuchar un “¿Qué diablos?” Dicho por alguien presente, pero cuya voz no identificó. Después de alejarse unos pasos, para llevar la atención a otro rumbo preguntó sobre Tony.

—El mensaje es simple, dice: “Voy a recuperarme de la operación; necesito tranquilidad. Continúen como hasta ahora. Regreso para el final de la gira. Todo bien. Candy ha sido una excelente enfermera. Sólo eso.”

Leyó en voz alta Archie, después de lo de esa mañana comprendía a la perfección aquella aclaración sobre la rubia pecosa.

—No sé qué sucedió aquí, pero me hago una idea —Albert paseaba su azul mirar entre Terry y Candy de manera acusatoria.

—No creo que lo comprendas, sólo lo supones y te aseguro que nada es remotamente parecido —Terry no desvió su mirada de la de su manager cuando la encontró.

—Ilumínanos entonces.

—Ellos se conocían desde antes. Pero ya saben. Terry nunca enseña su rostro. Ella no sabía cómo localizarlo y viceversa. Fin de la historia —resumió Archie quien se sentía muy culpable aún por haber tratado a la rubia como lo había hecho unas horas atrás—. Tony entró por equivocación a la ecuación, pero realmente nunca formó parte de ella. Malinterpreto el cariño de su enfermera.

Todos lo miraron asombrados, él, ¿precisamente él estaba defendiendo a Terry? Si eso no significaba que aquello era real, ¿qué otra cosa significaba?

El silencio duró más tiempo del que podría sentirse como cómodo, pero es que todos están digiriendo la información, sobretodo quién fue quien la dijo, incluido el castaño guitarrista que no se creía aquello. Ante tanta mirada curioso Archie volvió a hablar.

—¿Qué? Sí, yo me enteré. No importa cómo. El caso es que Tony ya lo supo, ustedes también y hay que continuar. “The show must go on” dice Queen. Así que lo que tenga que pasar Anthony es seguro que prefiere hacerlo solo.

Luego de decir aquello el chico elegante salió de aquella habitación que hacía de despacho improvisado.

—¿Quién lo diría? Mi hermano está madurando.

Stear habló sorprendido y alegre, saliendo también del lugar seguido por Charly. Una cosa era segura, desde que llegó el mensaje habían intentado comunicarse con el rubio, quien dejando un mensaje de voz les decía muy claro. “Estoy bien, sólo quiero descansar un rato y terminar de recuperarme de la operación. Yo me comunico después.”

Lo siguiente en la lista fue mandar a Candy de regreso a Chicago. Albert no quería más complicaciones. Y ella sería una muy grande si se mantenía ahí durante la gira. Por suerte el único que protestó fue Terry, porque ella estuvo de acuerdo saliendo esa misma noche del lugar, muy a su pesar, ya que una noche extra no le vendría mal para pasarla con Terry, justo como había imaginado tan intensamente después de su pequeño encuentro en el cobertizo. Pero luego de conocer la historia, por parte de la pareja, el inteligente rubio opto por separarlos lo antes posible.

Luego de una despedida rápida con Candy, en la que ni siquiera tuvo la opción de llevarla al aeropuerto, Terrence se resguardó en su habitación, en donde se acercó a la ventana para mirar a la lejanía del universo y cada una de sus estrellas. Todo parecía tan pequeño desde ese cuarto al que regresaba cada semana. Buena idea esa de alquilar aquel lugar para descansar mientras sus presentaciones estuviesen a unas horas de distancia. Tennessee, Charlot, Alabama, Nashville. Todos esos puntos estaban a menos de 4 horas por carretera. Esa era su último fin de semana de descanso, seguía Florida y sus bien conocidas Tampa, Miami y Orlando. Así que el lujo que se dieron ese mes desaparecería y con él sus planes de dejar el grupo.

Seoklaid. El nombre de la banda llegó hasta él, había pensado muy seriamente en dejarla, en abandonar todo para poder continuar con Candy. Dejarlos para no ocasionar problemas o rupturas. Aunque muy probablemente él saldría perdiendo, ya que Archie, Stear y Tony eran primos, y Albert su tío. Así que prefería no complicarse. Dejarlos e iniciar de cero con otro grupo; ser solista, no, eso no era para él, seguía apreciando su intimidad por encima de todo. Pero Anthony se le adelantó, no sabía si agradecérselo o... agradecerlo. Ya no tenía que dejar a la banda, no tenía que dejar nada, ni su música, ni a sus amigos, ni a su pecosa, con quien por el momento sólo tendría una relación a distancia. Una prueba de fuego para verificar que todo lo que sentían era real.

Sin embargo, no sabía en qué condiciones estaba con Tony, pues al final fue al único a quien no había avisado de su decisión de retirarse hasta estar completamente repuesto. Por Candy supo que ella sí logró comunicarse, después de mucha insistencia. Hasta que por fin pudieron hablar y dejar todo en claro. Todo quedo en paz y sin rencores, al menos eso dijo.
.
...
.

El tiempo voló entre presentación, llamadas, videollamadas, entrevistas, sesiones de fotos para el disco en vivo y un sin fin de etcéteras. Tres conciertos, eso era lo único que les quedaban. El cierre de la gira era la siguiente semana. Se presentaban en Nueva York y ahí decían adiós a esos nueve meses de locos. Todos arriba de ese camión con los logos de Seoklaid bien marcados a los costados, sentían una mezcla de emoción, ansiedad, tristeza, y también alivio. En esta ocasión todos llegarían directo al hotel The Carlyle, un lujoso y no tan céntrico lugar situado en la parte este de la ciudad. Desde ahí podían moverse sin las molestias de los sitios más céntricos, sin contar que se hallaba cercano al departamento de Terrence y al lugar donde vivía su mamá y así él podía desviarse cuando quisiera para ir con ella o si quería estar simplemente en casa.

Ya casi llegando al hotel Terry finalizó una muy larga charla que había sostenido con Candy por las dos últimas horas de camino ¿Quién diría que mantener una relación a distancia podría resultar tan extrañamente gratificante? A veces cuando pensaba en Candy, y no sabía que se llamaba así, parecía que únicamente recordaba las pecas y los días que pasaron juntos, creía que todo eso era porque extrañaba el sexo, el buen sexo de esos momentos. No obstante, siempre estuvo en él la idea constante de que eso iba más allá, y por más raro que pareciera, ahora que sólo hablaba con ella, que se desvelaban juntos o tomaba su celular, como nunca antes, para grabarse cantando ante el público sólo para mostrárselo a ella, se sentía magnifico, sentía que eso era completamente correcto, lo hacía sentir como si él fuese lo único y más que suficiente para ella. Se sentía como aquella noche cuando se conocieron en la oscuridad, bailando y riendo de tonterías. Como cuando la ayudó al llegar a su casa, a que no se manchara su cabello mientras vomitaba. Sí que sonaba raro, pero ese momento de vulnerabilidad de ella, que luego convirtió en fortaleza cuando volteo a verlo por encima del hombro como si nada pasara, con esos ojos tan verdes, tan grandes, tan llenos de bondad, que fue cuando lo supo, no quería dejarla, y no lo hubiese hecho si no es porque la gira inicio unos días después.

Ya no valía la pena el pensar por qué nunca le dijo su nombre completo, por qué él no regresó de inmediato, aunque eso sí lo sabía: no lo hizo porque se asustó, no quería demostrarle a una chica que apenas conocía que quería estar cerca de ella. Y se fue, sólo con un número de teléfono guardado en su celular y una dirección en su memoria. Fue hasta que regreso a Chicago con la gira que quiso buscarla, pero Anthony, fue ahí donde comenzó a cubrirle en sus locuras.

...

El primer concierto en Nueva York llegó. Una vez más todo estaba en penumbras, pero ahora un instrumento nuevo se dejó escuchar, un sintetizador. Algo nuevo, pero esa gira de Seoklaid había estado marcada por muchas sorpresas, una más era ponerle otra raya al tigre. El nuevo sonido fue acompañado casi de inmediato por las conocidas baquetas de Stear, otorgándole un punch inmediato a la entrada que prendió al público al segundo, pero nada lo prendió más que aquella voz ya conocida y muy extrañada. “In the middle of the night, When the angels scream” fue lo primero que la estudiada voz de Anthony cantó. De nuevo estaba como vocalista, y él, a diferencia de Terry, no hizo una entrada espectacular, simplemente las luces fueron encendidas junto con su voz, arrancando sendos gritos de los, y más de las presentes, que por un instante cubrieron la bella voz de Tony ante la emoción del momento.

El cantante principal estaba ahí de nuevo, y Terry a su lado rasgando su guitarra, aunque no mucho, ya que no era el apoyo principal de la melodía, y no por falta de confianza del rubio, sino porque para lograr cantar aquella canción había ensayado con un tecladista, para que el grupo no tuviese que sentirse presionado por presentar aquel nuevo tema al público.

La nueva canción fue recibida con agrado por todos y mucho más por Terrence. Ahí estaba de nuevo su amigo, había regresado el alma del grupo; sí, ellos eran una unidad pero Tony los había convencido de llevar esa locura hasta el nivel que tenían en ese momento, hasta poder alcanzar el éxito que lograron y seguían cosechando.






“En medio de la noche
(In the middle of the night)
Cuando los ángeles gritan
(When the angels scream)
No quiero vivir una mentira, eso creo.
(I don't want to live a lie, that I believe)
Es hora de hacerlo o morir
(Time to do or die)
Nunca olvidaré el momento, el momento.
(I will never forget the moment, the moment)
Y la historia continúa
(And the story goes on...)

...Déjalo ir
(Let it go)
Escúchame ahora
(Hear me now)
Déjalo ir
(Let it go)”

Déjalo ir, no olvides el momento. Hazlo o muere. La historia continúa. Anthony cantaba por todo lo alto aquella letra, diciéndole a todos y sobre todo a sus fans que la historia continuaba y él estaba dispuesto a hacerlo y no dejarse vencer. A dejar ir lo que ya no le hacía bien.

A Terry se le veía feliz desde su lugar en el escenario, con una gorra de beisbolista roja, de los Yankees claro está, y una camiseta blanca con una gran frase en negro que rezaba “Ya no estoy al frente, ¿Me afecta? JA”, mandada a hacer el mismo día. Por supuesto que él sería el primero en decir algo al respecto; en responder a los reporteros la pregunta que danzaría los siguientes días en sus labios. Terry sonreía completamente feliz por este nuevo momento de Seoklaid, por ese nuevo momento en su vida, por qué sabía que esa letra que ahora Tony cantaba también significaba que Candy ya era parte de la historia de su amigo, por lo que ya todo iría bien, iría más que bien. Y además traía como plus que ya no tendría que pararse al frente en todo momento.

Cinco días antes, la sorpresa fue por demás grande y feliz, cuando al llegar al famoso hotel no fueron recibidos por el gerente, como en otras ocasiones, no, ahora en medio del recinto un chico rubio, con lentes oscuros y una enorme sonrisa estaba ahí para recibirlos.

—Soy su fan número uno, y vine para entregarles esto —fue el comentario que el joven hizo mientras sacaba de su espalda un ramo de rosas que apenas había escuchado la llegada del grupo tomó del primer jarrón que se topó en su camino.

Todos gritaron de felicidad y corrieron a abrazarlo, pues a pesar de que ya platicaba con todos, incluyendo a Terry, por todos los medios conocidos, no era lo mismo como tenerlo en vivo y poder ver que se encontraba muy bien anímicamente. Pero el ánimo se les bajó de inmediato a los chicos cuando Anthony comenzó a contarles sus planes para interpretar una nueva canción en cinco días. Eso significaba ensayar hasta morir. Pero el rubio saco su as bajo la manga al decir que si Terry lo hizo, el también. Así que a ensayar se dedicaron sin descanso prácticamente, aunque sólo fuera para tres conciertos, pero lo darían todo, ya que esos serían los mejores, pues Nueva York fue la ciudad que los vio en su primera presentación oficial como grupo, así que, qué mejor que viera como se volvían a reunir y reinventarse.

No obstante antes de que iniciaran con los nuevos ensayos, y en el mismo día de la llegada a Nueva York, apenas les indicaron sus respectivas habitaciones, a medio pasillo Anthony y Terry se encontraron, ambos iban en direcciones contrarias con toda intención de iniciar una charla con el otro. Decidieron que el cuarto más cercano sería el lugar a elegir, y ese fue el de Tony, quien ya tenía dos días esperándolos y estaba completamente instalado. Se encerraron y no salieron si no un par de horas después. Por supuesto que los demás miembros del grupo, incluido Albert, se paseaban constantemente, atentos a cualquier ruido extraño que pudiese escucharse. Pero lo único raro fue que durante algún momento el rasgueo de un par de guitarras llenó el pasillo, acompañado por el par de voces de los dos vocalistas, porque era seguro que las y los fans no dejaría ir a Terry de la voz tan fácilmente. Cuando todos comprendieron que no habría golpes la alegría los inundó, mucho más a Albert, por supuesto, quien no tendría que preocuparse por escudar algún moretón ante la prensa.

En esa charla se dijeron muchas cosas, pero dejaron claro que el episodio con Candy y Anthony sólo fue eso, y nada más, un episodio. Pero que le sirvió al rubio como último empujón para retomar el rumbo, aunque no fue por la enfermera precisamente, si no por Terry, el pensar que él, Tony, podría ser la causa de producirle un gran dolor a un amigo que le había cubierto y le seguía cubriendo, y todo por un malentendido, fue lo que le hizo tomar la decisión de alejarse para recuperarse de todo primero, y cuando pensó en todo, no sólo fue la operación, eso también incluyó su nada grata adicción, que por suerte, paró a tiempo.

Ya sólo quedaba una cosa. Para el fin de la gira Candy asistiría, por lo que viajó de Chicago a Nueva York. Y ahí estaba Terrence, en medio del aeropuerto internacional “La Guardia”. En medio de la gente, sin sombreros o gorras, ni lentes, ni playeras sarcásticas, sólo él, con pantalón de mezclilla, botas y una camisa azul oscuro, alguien cualquiera en medio de la gente. Se podía dar ese lujo por ser tan excéntrico en el escenario y frente a la prensa.

Desde la lejanía él la vio, esa montaña de rizos rubios eran imposibles de ocultar. Y ella también le vio. En medio de la multitud él era único, con vestimenta de rockstar o como un mortal más, Terrence sencillamente se destacaba entre la multitud.

—Terry —grito a todo pulmón.

Ganándose la mirada de casi un centenar de personas que caminaban a toda prisa, pero la feliz carcajada de un sólo hombre en todo el lugar, bello sonido que llenó maravillosamente los oídos de los presentes, ganando aún más atención a la escena. Terry caminó hacia Candy, pues la gente no le permitía correr, ni a la chica tampoco.

A un metro de separación Candy aventó su pequeña maleta de mano, blanca con rojo, para brincar a los brazos del hombre con quien todos los días charlaba y soñaba, pero a quien no había podido tocar en un largo tiempo; y él los abrió para recibirla y retenerla fuertemente contra su pecho. La abrazo tan fuerte que el pecoso rostro quedo oculto entre su hombro y su rostro, mientras la cascada de rizos, de igual manera, era aprisionada entre los fuertes brazos que la levantaron en vilo.

Cuando las mujeres descubrieron quien era el tal Terry, lo primero que pensaron es que con ese novio ellas también gritarían para presumirlo. Los demás rieron por un encuentro tan emotivo, que por supuesto continuó con un tremendo beso que duro lo mismo que el anuncio de un vuelo, y terminó porque las risas del entorno no los dejaron continuar, pues su burbuja se rompió reapareciendo el aeropuerto como punto de encuentro.

Se tomaron de la mano, él levanto la maleta y salieron con algo de prisa pues tenían el tiempo justo para ir por un refrigerio, tomar un baño y dirigirse al lugar del último concierto.

...

“Pshyco Killer”, “Do or Die”, con esas dos canciones dieron inicio. El público, al parecer, se había aprendido en una semana el nuevo tema que fue coreado con toda la potencia que las miles de gargantas tenían para ofrecer. Luego siguieron sus éxitos, todos en voz de Tony, hasta que “I want every other freckle” llegó hacia la mitad. Para ese momento de la gira todos conocían aquella canción ya que YouTube estaba lleno de videos de las diferentes presentaciones donde había sonado.

Y como era costumbre, terminaron con uno de sus grandes éxitos, pero sin el famoso “meet and greet” con los fans post concierto, eso lo harían al día siguiente. Por ahora sólo sería convivir entre ellos, con sus familiares y amigos agradeciendo a la vida esos momentos únicos e irrepetibles. Pero Terry tenía una sorpresa.

Cuando ya iban hacia la salida, tomo su guitarra acústica y la mano de Candy, para caminar tras bambalinas. Subieron por unas escaleras, y subieron y subieron. El edificio era un antiguo teatro, que además de presentar funciones, ocasionalmente también servía para ofrecer conciertos por la magnífica acústica del lugar y su gran tamaño para albergar a miles de personas.

Llegaron a la azotea, donde todas las luces de Nueva York les dieron la bienvenida. Este no sería el final de la historia, ni por asomo; sería el comienzo. Terry invitó a Candy a Nueva York, mandándole por correo los datos de su vuelo, vuelo de ida, no de regreso. Él no regresaría a Chicago con los demás, su residencia era ahí, desde que llegó a los Estados Unidos, ahí decidió vivir. Y con su primer gran cheque compró algo sencillo cerca de la residencia de su madre. Y ahora quería compartir ese lugar con ella.

Así que con su sorpresa aprendida ya desde hacía unas semanas, se acomodó recargando su largo cuerpo en un pequeño tejado, se colocó su guitarra, esa que compró al llegar a la ciudad, y con la que Tony le conoció tocando en Central Park.

Empezó a rasgar las cuerdas, afinando un poco primero, luego un acorde tras otro, hasta que comenzó a cantar:






Te conocí en la oscuridad, me encendiste
(I met you in the dark, you lit me up)

Me hiciste sentir como si fuera suficiente.
(You made me feel as though I was enough)

Bailamos toda la noche, bebimos demasiado.
(We danced the night away, we drank too much)

...Y me pediste que me quede
(And you asked me to stay over)...

...Te despierto con un desayuno en la cama
I'll wake you up with some breakfast in bed

Te traigo un café con un beso en la cabeza.
I'll bring you coffee with a kiss on your head

Y llevaré a los niños a la escuela
And I'll take the kids to school

Y agradeceré a mis estrellas de la suerte por esa noche.
(And I'll thank my lucky stars for that night)...
...Estoy tan enamorado de ti
(I'm so in love with you)

...Y quiero quedarme contigo hasta que seamos grises y viejos.
(And I wanna stay with you until we're grey and old)...
Solo di que no me dejaras ir
(Just say you won't let go)

“Sólo di que no me dejarás ir”, repitió ocho veces en la letra Terry. La respuesta fue tan obvia que no hizo falta responderla. Sólo se correspondió al beso que duro, y duro tanto que parecía que la pareja no bajaría nunca de aquel tejado. Archie, Stear, Albert y Anthony sabían los planes de Terry. Al rubio menor le dio en verdad gusto saber aquello, y más que nunca se alegró por haber decidido alejarse e ir a Lakewood. Cuando el cuarteto y compañía se dieron cuenta que ya había transcurrido más de media hora, decidieron que era mejor dejarlos. Que ellos de seguro estaban ya en su propia fiesta privada.

En efecto, en el techo de un viejo teatro neoyorquino, con las estrellas de techo y las luces del “Gran Camino Blanco”* como testigo, una pareja se decía “Te amo” sin palabras, sólo con movimientos sinuosos, respiraciones agitadas y con un pequeño tejado sintiendo los continuos golpes de caderas.

La historia no terminaba allí, continuo por muchos años más, ese era el comienzo, sólo el inicio de una vida nueva, donde él, como prometió en su canción, llevó el desayuno a la cama, daba los días con un beso en la frente, llevó a los niños a la escuela y estuvieron juntos hasta que fueron mayores y con canas; eso lo hizo, por que ella le correspondía cada detalle de la misma manera y todos los días le aseguraba que nunca lo dejaría ir.





Fin





Grazie per esserti perso nella mia scrittura. Gissa



Grazie mille mis bellas y queridas amazonas, Ayame y Elby, por permitirme compartir está historia con ustedes y por confiar en mí para darle final a este bello fanfic. Por compartir Seoklaid.






Notas:
“Do or Die” compuesta por Jerad Leto e interpretada por Thirty seconds to mars.

“Just say you won't let go”
Compositores: Steven Solomon / James Andrew Arthur / Neil Richard Ormandy. Interpretada por James Arthur.

* “El gran Camino Blanco” era como se le conocía a la calle Broadway hacia 1910, por las luces blancas con las que se iluminaban las marquesinas de los teatros.

palasatenea

palasatenea
Rosa Durazno
Rosa Durazno
muerooo que bella historia
gracias por crear y compartirla
Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 73684 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 73684 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 73684 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 87635

https://historiasatenea.blogspot.com/

Claudia Ceis

Claudia Ceis
Rosa Jaspeada
Rosa Jaspeada
Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 498689 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 498689 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 498689HErmoso fic me encanto, pero que ganas que le dieran continuación, imaginarme a los chicos en una boy band fue magnifico, ojala pudiera seguir esta historia  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 391439 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 391439 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 391439 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 391439 muy buenas canciones  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 836918 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 836918 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 836918 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 836918 y lo más importante los rebeldes juntitos forever y todos en paz. Gracias chicas por compartirnos esta hermosa historia.  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452

Linda Flores

Linda Flores
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 7c9b8110

Me gusto mucho una historia muy original y diferente  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481 por el hermoso final

Andreia Letellier

Andreia Letellier
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ah ma chère amie!! Gracias a ti por escribir esta belleza de final, y por todos tus aportes para esta Guerra Florida Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 87716


Ha sido un honor, placer y orgullo hacer equipo contigo una vez más, y con nuestra querida Elby por primera ocasión Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 254899


Merci beaucoup a ambas, por ser parte de mi vida y hacerla más colorida y hermosa... Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481


Y ¿pues qué te digo mon amie? Soy feliz de que Anthony haya recapacitado y retomado el buen corazón y su alma brillante, demostrando amor de verdad por Candy y por su querido amigo Terry Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 413636


¡Me encantaron las canciones! Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 500265


Y amé todo el capítulo completo, en especial esa escena donde Anthony los recibe en el hotel y todos se emocionan de verlo Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 856396 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 963447  morí de amor por ellos.


Y èvidemment, la escena final en el techo del teatro Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 87635 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 87635  fue perfecta


Se terminó Seoklaid, y nuestros queridos rebeldes al fin están juntos y todo se solucionó de maravilla ¡qué bien!


Je suis heureuse, me encantan estos finales perfectos, y nadie mejor que tú ma très chère amie, para cerrar con broche de oro tan hermosa historia.


Ah, me voy a escuchar esas canciones tan bellas, al lado de mi postre francés, que ya vi que tu bicho medio se enojó Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 77731

https://www.fanfiction.net/u/7428859/AyameDV

Paomon


Recién plantada/o
Recién plantada/o
Me encanto q historia tan hermosa

Karym wg

Karym wg
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Súper historia me gustó mucho 👏👏👏❤❤❤❤

Enviado desde Topic'it

Lady Letty

Lady Letty
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

GRACIAS POR ESTE FIC...


Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452

Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452

DTG

DTG
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Magnífica historia, bello final, Terry papito de rockero MEGA WOOOOOOOW, padrísimo, en este fic siempre me imaginé al bombón como Jared Leto rockero, que no me lean las compañeras Terry Girls porque podrían hacérme Corte Marcial, pero ÉSTE ES MI FIC FAVORITO DE FAVORITOS de toda la GF 2019 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 863d4c12

Luz de Granchester

Luz de Granchester
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Lindo final

Fabiola Ruiz Angeles

Fabiola Ruiz Angeles
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Felicidades amazonas, maravillosa historia Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452

Saadesa

Saadesa
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias por regalarnos tan padre historia rockera  affraid affraid si que la disfrutamos,  gracias Amazonas  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 971718 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717 un fínal donde ellos dos Candy y Terry están juntos  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 1317166263 hoy duermo en paz jejeje  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 500265

kamanance

kamanance
Rosa Blue
Rosa Blue
Linda letra de la canción de la azotea.
Gracias amazonas por esta bella historia. Hicieron un excelente equipo.

Esmeraldagraham

Esmeraldagraham
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias Amazonas por este fic tan hermoso!!! Nunca me imaginé a los chicos en una banda de rock, pero siempre fue mi fantasía que Terry lo fuera Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 504400

me encanto también las canciones que incluyeron en el fic ya están en mi playlist  Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 162544

Inez Ruiz

Inez Ruiz
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
QUE HERMOSA HISTORIA,  UN GRAN GRUPO ,  BUENA MÚSICA, UNOS BUENOS AMIGOS Y TRIUNFA EL AMOR... GRACIAS POR TAN BELLO APORTE.


Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 334740


Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 535481

Pitufa terriana

Pitufa terriana
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gran historia, te hace soñar y llevarte a las estrellas con tremendo grupo.
Fue genial 👏👏👏

Elby8a

Elby8a
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
h! delicioso Seoklaid, epezó como un sueño, toda esta aventura, el pánico escenico por compartir este aporte con ustedes mis compañeras amazonas. Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 746140

Al fin me lo sacudí, y no podría estar más felíz con los resultados.

Este bello final podemos vislumbrar algo de la vida de nuestro amado Terry.

Que bueno que la verdadera Esencia de Anthony salio a relucir reflexionando en lo platónico de su relación con Candy.

Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 142209 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 142209 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 142209

Triunfó la amistad por sobretodas las cosas y el amor de los rebeldes.

Me encantaron las canciones, que ganas de estar en un concierto con ellos.

Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 1575929057 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 413636 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 413636 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 413636 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 1575929057

Muchas Gracias Gissa y Ayame por permitirme compartir esta maravillosa GF con ustedes, espero sea la primera de muchas.

Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 752716 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 752716 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 752716
a

Katydg

Katydg
Rosa Blue
Rosa Blue
Muchas gracias por ese precioso final

Saadesa

Saadesa
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Super historia apenas poniéndome al corriente gracias la disfruté mucho Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452

Lau_4_U

Lau_4_U
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡Gracias Muy linda historia! Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 463717


Lo que me gustó fue la actitud de Anthony y de Terry los dos quedaron como los mejores amigos. Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 189452


Les mando un abrazo
Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 752716 Desde la fundación K-G Amazonas de Terry. SEOKLAID capítulo 6 FINAL 752716

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.