LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2019 »  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**

.:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

LizvetArdray

LizvetArdray
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  MeRcVcp


GUERRA FLORIDA 2019











TATTOO

DISCLAIMER: Candy Candy y sus personajes, no me pertenecen sino a Mizuki y la mangaka Igarashi. La historia a continuación ha sido escrita y editada por su servidora.

Esta historia es de mi autoría, producto de mi imaginación. El uso de los personajes y sus nombres pueden contener variaciones en sus caracteres y/o similitudes. Así como también partes de la historieta han sido tomadas para fines de la historia que ha sido escrita sin fines de lucro y sólo para entretenimiento.

DEDICATORIA: Esta lectura va dedicada a cada una de las integrantes de ALSS, porque siempre la trinchera esté donde esté va unida.



*********************


—No deberías mirarme así, ¿Sabes? No voy  a atacarte.

No respondo. Lo único que mi cuerpo hace, es encoger las piernas y  ubicarse en una posición acurrucada.

Él da unos cuantos  pasos  acercándose de manera reservada, observándome desde  su alto porte, pero yo siento que me está acechando al igual que los otros.  

Su vestimenta es toda oscura pero no puedo darme el lujo de tener miedo, debo pensar una manera de salir de aquí, debo luchar con todas mis fuerzas aunque sin darme cuenta, mi cuerpo traiciona mi autocontrol y comienza a tiritar.

—No se acerque. — susurro entre dientes, agarrándome de la última pizca de coraje que tengo.

Él, se detiene, emite un suspiro y me regala  una media sonrisa.

—Confía en mí, nena. — musita mientras dobla sus largas rodillas para ponerse al mismo nivel de mi rostro. Luego, lentamente se quita la capucha negra de su cabeza. —No soy un tipo malo. — Asegura  guiñándome el ojo izquierdo— Al menos, no lo soy con chicas tan guapas y valientes como tú.

Le quedo mirando unos instantes no muy segura si  la situación se está apoderando de mí, haciéndome alucinar. ¿Qué confíe? Uh… Qué confíe ¿qué? ¿En su cara bonita?

El tipo tiene una mirada azul imponente, su tez es clara y  lleva una despeinada melena rubia que destaca de manera sensual el resto de sus facciones.  Agacho el rostro un poco confundida. ¿Qué  hace un tipo como éste aquí? Claramente no debe pertenecer a esta zona marginal o si lo es, entonces debe ser ese gánster del que todas las vecinas están hablando.  

—Lo mismo dijeron los otros antes de clavarme una   daga y llamarme nena—replico, despertando de la sorpresa al ver su aspecto al descubierto.  Es muy guapo para su propio  bien debo admitir, sin embargo no voy a bajar la guardia. Así que no le creo.

—No te hubiese rescatado de las manos de esos forajidos si yo quisiera hacerte daño. —revela con calma.

—Tal vez usted tiene otros planes más macabros. — contradigo apretando mis puños.

Él, me queda mirando unos segundos antes de soltar una carcajada  fuerte que inunda el lugar.

—Sí que tienes mucha imaginación. —murmura poniéndose serio. — O tal vez, es mejor así. No deberías confiar en extraños.

—No lo hago. —Digo secamente.

—Aishhh, ya me  estoy dando cuenta— suspira un poco resignado—Pero al menos deja que te cure esa herida. —Sugiere mirando críticamente mi falda ensangrentada. —Te quedará una cicatriz muy fea en el muslo si no  dejas que  limpie  la herida y le coloque una venda o torniquete.

— ¿Es enfermero?

— ¿Qué?— pregunta sorprendido.  — No entiendo a qué viene tu pregunta. Es una de las premisas básicas de los primeros auxilios, al menos de esa manera parará un poco el sangrado que llevas.

—Que  si usted es enfermero. — insisto con la mirada fija en sus ojos.

—No, no lo soy.

— ¿Es usted médico?

—No lo sé, ¿Debería serlo?—musita divertido.

—Solo responda.

— No—replica enarcando una ceja. — No soy médico.

—Entonces está fuera de discusión. —Indico—Usted  no puede ayudarme más de lo que ya hizo.

—Oh, wow. Debes estar de broma. —Suspira exasperado.

—No. —le digo con sinceridad.

— ¿Así que prefieres coger una infección antes que permitir que te cure?

—Me lo imaginaba. —replico fastidiada. —Solo quiere una excusa para poder tocarme.

—Vaya. —Bufa con incredulidad. —. No estarás pensando que quiero propasarme contigo. ¿O sí?

—Quién sabe.

—Oh, cielos. ¡No! —Exclama ofendido— Puedo ser muchas cosas, pero no un abusador.

—Para mí todos  son iguales, señor.

—Espera… ¿qué?—De pronto él se levanta exasperado y voltea a mirarme con dureza— ¿Crees en verdad  que soy como  ellos?—menea la  cabeza —Niña, realmente me estás impacientando.

—Puede irse si desea. —Siseo con frialdad—Ya veré como me las arreglo sola. Gracias.

—No me gusta al igual que tú estar en esta situación. —Repone bastante molesto. —Lo creas o no, yo solo buscaba un lugar tranquilo donde pasar la noche. Nunca imaginé ver a  ese par de violadores forzándote. ¿Qué querías? ¿Que me quedase con los brazos cruzados?—su gesto de incredulidad lo dice todo—  Mi madre me enseñó a ser mejor que eso.

No  puedo sostener su mirada. Tal vez sea cierto lo que está hablando. Tal vez deba confiar, aunque sea solo un poco.

Los minutos pasan en completo silencio. El lugar se ve un poco sucio pero al menos estamos cobijados de la lluvia, que por el sonido de las gotas sobre el techo, tiene pinta de no calmarse.

—Escucha— dice acercándose una  vez más, con los ánimos más calmados— entiendo que estés en shock y desconfíes  de mí por todo lo que acabas de pasar. Tal vez pienses que todo ha terminado y que luego podrás salir de aquí como si nada hubiese pasado, pero yo no lo creo.

— ¿Porqué? —Pregunto  alerta y preocupada. — ¿Es… probable que ellos regresen?

—No es probable, sé que lo harán. Esos tipos no son de los que olvidan. —Responde muy seguro—. En estos momentos estamos tranquilos porque está cayendo una tormenta allá afuera, pero una vez que pase la lluvia, ten por seguro que esta cabaña no servirá de suficiente  protección para nosotros.

—No puede ser…—digo asustada.

—Y para cuando lo hagan, tú debes ser capaz de caminar sino será imposible para los dos avanzar  hasta un lugar donde nos puedan ayudar.  —Prosigue mientras veo cómo  busca en  la puerta y la ventana cualquier señal que indique algún cambio en el exterior.

—Ya veo.

—Y no solo eso, si ellos regresan, debes saber que si hay algo que quiero más que ayudarte, es salvar mi propio pellejo. —asegura gélidamente—Así que si no colaboras, no dudaré en dejarte atrás, sin problemas.

Mi actitud cambia  totalmente.  No quiero  estar cerca de este tipo, pero es verdad que si hubiese querido hacerme daño, ya  estaría a su merced en un santiamén.

Mi cerebro comienza a procesar sus palabras con celeridad.  No deseo que los malos regresen. Ello implica que vendrán con más gente de su tipo. Entonces, ni mi salvador o yo tendremos oportunidad de salir vivos de aquí.

— ¿Hay algún teléfono en esta cabaña? — pregunto con timidez.

Él ni se molesta en contestar.

 — ¿Alcohol, colchas?

—Ya lo captaste ¿eh?—ríe al notar que  he reparado en la seriedad de la situación. Abre la boca para decir algo más, pero la cierra con rapidez y mira a su alrededor señalando el único mueble que ocupa el lugar. — Ya revisé. No hay más que cartones empolvados y un poco de cerilla.

—Bue...no. Pero al menos debe haber un poco de agua en el grifo ¿no?—replico  mirando la tela de mi ropa toda manchada. La herida se ha desangrado mucho por mi tozudez.

— Bien, si voy a seguir ayudándote es mejor que comiences a  llamarme Labret, pequeña. — indica inclinándose hacia mí  y con la mirada me pide permiso para revisar la herida. — No me gusta el trato impersonal.

— Entonces me puedes llamar Andy. — Mascullo mientras  permito  que levante la tela de la falda  y mi cara se enrojece al sentir su tacto. —Se ve muy mal, ¿eh?—comento tratando de ser optimista luego de unos segundos  que a mi parecer fueron eternos e incómodos.

— No lo sé aún— responde  sacando de su bolsillo una botella pequeña— ¿Crees que puedas pararte?

—Ayúdame a intentarlo—pido olvidando la vergüenza de hace un rato. Si quiero sobrevivir, debo despojarme de los prejuicios que rondan por mi cabeza en este instante.

— Muy bien, Andy. Intentemos primero ponerte en pie.

Obedezco sin rechistar. El calor de su brazo sosteniéndome provoca un cosquilleo que trato de ignorar porque el dolor de sostenerme en pie es mucho más fuerte. Finalmente, luego de algunas muecas y respiraciones profundas y con él a mi costado, lo logro.

—Excelente. Ahora, voy a pedirte que te quites la falda. — indica con un tono de voz que no deja lugar para las dudas.

— ¿Disculpa?—replico horrorizada— ¿Quieres que me desvista?

—Andy, cálmate ¿quieres?—responde sin dejar de sostenerme. — Es la única manera de lavar tu herida y colocarte este poco de vodka que por suerte he traído hoy en el bolsillo de mi pantalón.

—Pero… pero…—me pongo roja como un tomate.

— ¿Te duele mucho? ¿Quieres que lo haga yo?—apremia mientras su mano quita el primer botón de mi falda.

— ¡No! ¡Espera!—le detengo de manera desesperada. — Yo puedo hacerlo, es solo que no me quiero quedar en ropa interior.

O que vea mi calzón con conejitos impresos de letras “I love u”.

—Solo será un momento, Andy. —Responde tranquilo— Tu falda está hecha un desastre, está demás decir que necesito que tu herida esté limpia  y seca.

—Lo sé.

—Entonces, sé buena chica. Déjame hacer mi trabajo y tal vez, luego te preste mi casaca para cubrirte.

— ¿De verdad?

—De verdad.

—Gracias. —replico aliviada.

—No es nada. — Expresa  con un gesto que denota que no es de gran importancia para él— Eres tan pequeña que mi ropa te cubrirá  hasta la rodilla.

CONTINÚA  
AQUÍ



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  DKjPske

¡¡Muy  buenas horas!! Espero que todo este yendo  muy bien en su lado del mundo.

¿Cómo la  estáis pasando en esta edición 2019 de la Guerra Florida?

Poco  a poco más integrantes del candymundo se van uniendo  a esta fiesta anual.   .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  934299498  ¡Sí!

Con respecto a la historia, pretendo que realmente sea un escrito corto. El  art, que podéis ver ahí arriba, me recordó a Albert, así que lo he usado tal cual.  La postal  la pueden llevar si es su deseo, no la ofreceré personalizada.

Las actualizaciones, las haré en este mismo hilo. Así, creo yo, será más  fácil  encontrar con mayor rapidez la continuación de la historia.

Pero  también  lo postearé por capítulos separados para quienes  vayan a confundir y no seguir el hilo de la historia en los comentarios.


Gracias de antemano, por pasar por aquí.  


¡¡POR ALBERT, CON ALBERT Y PARA ALBERT!!




¡Que viva la Guerra Florida! y lo que es mejor ¡Que viva el Candymundo!








Última edición por LizvetArdray el Lun Abr 15, 2019 9:48 pm, editado 1 vez

Lau_4_U

Lau_4_U
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encantó el mini-FIC. es de mucho suspenso...   .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  8489

Una pregunta: ¿hay continuación?.... espero que sí    .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  4149639568

¡Muchas felicidades Agente Lizvet! eres muy talentosa y gracias por compartir la historia   .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  535481   .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  535481

Un abrazo afectuoso
 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  752716

Amigocha

Amigocha
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Es mi imaginación o leí: Labret? Andy?  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  692777

Mi Albert (Labret) todo un caballero pero igual me hubiera puesto igual que Candy si me pide quitarme la falda  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  963447

Me encantó el art y tu mini fic ni se diga, con ganas de leer otro capítulo.  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  162544

Saludos Lizvet

Sherezada

Sherezada
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wow, como extañaba tus historias, me encantó.

Me has dejado picada. Creo que es mejore que la actualices aquí mismo, así no me pierdo.

También hermoso Art, tan guapo Albert.

Muchas felicidades y gracias por compartir mi querida Lizvet. Sigo al tanto y mando saludos.  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  334740

GINA R.

GINA R.
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wauuu amigui esta buenísimo el mini-fic . ¿ Labret ?  ¿Andy?  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  275964  . ¿Quien la sigue? , esto ya es un misterio . Me alegra leerte amigui  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  463717 .

Esmeraldagraham

Esmeraldagraham
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Muy bueno, pero quede muy confundida quien es ¿Labret? Y ¿Andy? .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  746140

stormaw

stormaw
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola Lizvet

Me encanto, te felicito querida amiga

Y te tomo la palabra, te voy a tomar la imagen.

Cuidate

Tzitziki Janik

Tzitziki Janik
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  16290  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  16290  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  16290

Linda Flores

Linda Flores
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Muy bonita historia  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  189452

amor 79

amor 79
Rosa Amarilla
Rosa Amarilla
MUY BUENA HISTORIA
 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  880836  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  880836  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  880836

Bleu Moon

Bleu Moon
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me gustó mucho
Espero a ver que pasa
Te sigo  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  4149639568

GEZABEL

GEZABEL
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
EXCELENTE INICIO!!!


estoy completamente curiosa de saber como se desarrolla esta historia :D


_________________

 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  Ge10


 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  V9pxgu10

LizvetArdray

LizvetArdray
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  MeRcVcp


GUERRA FLORIDA 2019











TATTOO

DISCLAIMER: Candy Candy y sus personajes, no me pertenecen sino a Mizuki y la mangaka Igarashi. La historia a continuación ha sido escrita y editada por su servidora.

Esta historia es de mi autoría, producto de mi imaginación. El uso de los personajes y sus nombres pueden contener variaciones en sus caracteres y/o similitudes. Así como también partes de la historieta han sido tomadas para fines de la historia que ha sido escrita sin fines de lucro y sólo para entretenimiento.

DEDICATORIA: Esta lectura va dedicada a cada una de las integrantes de ALSS, porque siempre la trinchera esté donde esté va unida.



*********************


Labret, que por cierto, nunca en mi vida he escuchado un nombre como ese, abre  un poco la llave del caño y  comienza  a lavarse las manos mientras yo me sujeto de la pared lo más fuerte que puedo.

¡Ay! Siento hincones y como si el corazón se saliese por la herida. ¡Duele mucho!

A continuación, él se quita la  casaca negra  dejando al descubierto una  camisa marrón de mangas largas, llevando debajo  una camiseta negra.   No se ve nada mal.

Comparo en ese momento nuestros tamaños.  ¡De verdad que soy pequeña a su lado! Mis ciento sesenta y ocho centímetros no pueden competir contra sus ciento noventa y picos centímetros de altura. Soy toda una hormiguita a su lado.

Inesperadamente noto que él  se ha desabotonado toda la camisa y se ha  quitado la camiseta  quedando desnudo de la cintura para arriba.

La  quijada se  me desprende y mi boca comienza  a babear sin que yo me dé cuenta.

¡Cielos!  ¡Este hombre me va a matar de un infarto! ¿No podría ser menos perfecto? ¿Un poco gordo al menos? ¿Ahora cómo  voy a poder dejar de mirar esos pectorales y esa tableta de abdominales que se carga?  

Sacudo mi cabeza tratando de no caer en su embrujo. Debo recordar que no es momento para estar pensando ese tipo de cosas, pero él lo está haciendo bastante difícil.

“¡Este hombre exuda sensualidad sin siquiera intentarlo!”

Gotas  de sangre caen por su costado. Y ahí es que me doy cuenta de las manchas de sangre semi secas que está limpiando con prisa.

— ¡Estás herido!

—Solo es un raspón, Andy. No es nada serio.

Está claro que él no le está dando demasiada importancia al asunto.

— ¿Estás seguro?—insisto con genuina preocupación. —Quién sabe y te has roto alguna costilla. Esa herida se ve
muy fea.

—Gracias, pero a lo mucho se formará moretones  que desaparecerán en algunos días, estaré bien.

— ¿De verdad? ¿No te duele al respirar?

—Ya te dije que estoy bien, pequeña. Preocúpate por ti, por favor.

— Si tú lo dices. —Farfullo  dando un pequeño puntapié al suelo. — ¿Qué  estás haciendo? —pregunto  al  ver que
está rompiendo en tiras su camiseta.

—No tenemos vendas así que esto servirá—señala sin inmutarse. — Ahora, sé valiente una vez más. Trata de no
gritar cuando te coloque el vodka en la herida.

—Lo intentaré… Pero  a cambio debes dejar que te revise y te ponga una venda  por precaución. — apostillo tratando de negociar los minutos de humillación  que se vienen por delante cuando me quite la falda.

— ¿Acaso eres enfermera?—pregunta con los ojos chispeantes.

—No, pero yo podría…

— ¿Eres médico?

—Muy gracioso—mascullo entendiendo que me está diciendo que me meta en mis propios asuntos.

—Perfecto. Eres rápida. Ahora a  que lo íbamos… Retira tu falda que  a la cuenta de tres, colocaré alcohol en la herida…—avisa mientras moja un poco de tela con la bebida.

Y así sin más, con toda la vergüenza del mundo,  aflojo el cierre de la falda que llevo en estos instantes  dando suficiente espacio  para que se deslice desde mi cintura  hasta el suelo.

Los ojos de Labret, devoran en cuestión de segundos mi contextura, pero fiel a su promesa controla aquella mirada hambrienta rápidamente.

— Voy a contar—carraspea aclarándose la garganta— Uno…dos…

— ¡Ahhhhhhhhhhh!—El licor cumple su cometido mientras ingresa a mi herida haciendo que pique y arda a la vez. — ¡Dijiste a la cuenta de tres!—Protesto golpeándole el brazo.

— ¡Venga! Estoy seguro que hubieras gritado peor. —Se defiende mientras se agacha y pone una rodilla en el suelo. — “Aunque para estar toda desangrada sí que tienes fuerza”. —Murmura sobándose el brazo. — “Entonces…  voy a colocar tu pierna en mi muslo y  te vendaré lo mejor que pueda. Así que aguanta un poco más.”

—Claa-ro. — admito con todos los colores en la cara. Tenerle en esa  posición me hace pensar en muchas travesuras que las llevaría a cabo si las circunstancias fuesen otras.

“Por favor, por favor—pienso con los ojos cerrados— que termine rápido, que termine pronto que su respiración me está haciendo cosquilleos en la pierna”

—Listo. Ya está. Esperemos que no presente signos de infección en unas horas— escucho mientras sujeta mi muslo un poco más de la cuenta  y  espera que  abra los ojos. Es así que con nuestra mirada conectada,  ayuda a apoyarme en el suelo con cuidado.

—Gracias. —musito muy bajito. Dudo que me haya escuchado.

—  Aquí tienes—Indica alcanzándome su ropa—Colócate mi casaca y trata de descansar.

—Ahora es mi turno de ayudar. — anuncio cogiendo los restos de la camiseta negra. —Y antes que te opongas, no aceptaré negativas de tu parte.

—Ya te dije que solo son golpes y raspones, Andy. —Reprende con el ceño fruncido— No es necesario ponerme venda.

— ¡Tonterías! Poner tu cara de póker, no servirá. —prosigo mientras anudo las tiras largas en una sola. —Donde hay golpe,  hay dolor, donde hay herida, hay sangrado. Así que írguete bien  o no podré sujetar de manera adecuada donde lo necesitas.

—Haz como quieras—concede obedeciendo de mala gana, levantando sus brazos entregando su bien formado torso en mi delante.

Involuntariamente me muerdo el labio inferior y extiendo mis dedos hacia su abdomen.

—Me pregunto quién quiere una excusa para poder tocarme—sisea con voz ronca, haciéndome brincar.

—Lo siento. Solo quería ver si sentías dolor.

—Ajá.

— ¡Te lo juro!

—Está bien, Andy. Digamos que te creo. Entonces… ¿Me vendarás? O pretendes tenerme semidesnudo lo que resta de la noche. Aunque si quieres puedo… ¡Auch!

—Sabía que estabas sentido—recrimino mientras rodeo su cuerpo con mis brazos y sujeto con fuerza la tela.

—Solo es una apreciación tuya.

—Quédate quieto o te haré sentir más dolor. —advierto.

—Yes, madame. —replica guiñándome el ojo.

Es imposible no reír con ese gesto tan rompecorazones, pero ya es suficiente que la calidez de su piel me esté distrayendo como para que su voz y aliento también lo haga.

Por eso, con mucho cuidado y con más tiempo del calculado, logro sujetar su torso con una venda.

—Ya está, joven. — Humeo con una sonrisa. —Ya puede abrir los ojos. La bala  está fuera.

—Muchas gracias, señorita. —musita con una reverencia galante— ¡Pensé que iba a morir!—Estira los brazos de manera dramática. — ¡Me ha salvado! ¿Cuánto se le debe?

—Nada, señor. —Prosigo mientras subo el cierre de su casaca en mi cuerpo. — Estamos a mano.

— ¡Eh! ¡Espera! ¿Tan rápido  cambié de joven a señor? ¿Te parezco un señor?

—Digamos que… un poco.

— ¡Cielos! Has golpeado mi autoestima.

—Lo superarás—digo con una carcajada.

— ¿Sabías que eres más bonita cuando sonríes?— la seriedad de su voz me hace temblar toda.

Aquella súbita pregunta cambia el ambiente tornándolo un poco más caluroso.

Me quedo en silencio de pronto.

“¿Qué  estoy haciendo? ¡Confraternizando con un desconocido! ¿Por qué lo es, verdad? Apenas lo conozco y ya lo estoy tratando como si fuese mi amigo de toda la vida. ¡Hasta estamos coqueteando!”

—Uhm, creo que debemos descansar. —sugiere sintiendo el cambio de mi estado de ánimo.

—Y si ellos vuelven…

—Aun no lo harán— me dice con seguridad— Esta muy oscuro allá afuera. Sería de locos manejar en esta tormenta, lo cual es bueno para nosotros, nos da  tiempo de reponer fuerzas.

— Pero… ¿Cómo dormiremos? ¿No tienes frío?

—No. —aclara cogiendo la tela marrón que yace en el suelo. —Aún tengo   entera  la camisa, estaré bien.

—Yo sí tengo frío. — admito castañeando los dientes. —Creo que es por el cansancio  y porque la adrenalina ya está desapareciendo de mi cuerpo.

—Ven, déjame ayudarte. Debes estar con la presión baja debido a  la pérdida de sangre— Su mano toca mi frente y el pulso de mi cuello asegurándose que  mis signos vitales están estables.

—Puede ser— admito tratando de que su cercanía no me afecte. — Esperaré  tu diagnóstico.

—Si obviamos que tus pulsaciones están a mil por hora, parece que vas a vivir. —Avisa con una deslumbrante sonrisa.

Desvío el rostro. Me parece  más interesante observar la pared agujereada que tengo adelante que  reconocer verme afectada por él.

—Sabes mucho para no ser  enfermero o médico. — comento segundos después  no pudiendo contener mi curiosidad.

— Créeme. Cuando pasas mucho tiempo solo, estás cosas se vuelven imprescindibles para poder sobrevivir. — responde con  un tinte melancólico.

Asiento con la cabeza mientras proceso esa información.

—Cuando dices solo, es porque no tienes familia o porque…

—Antes de que yo llegase, cuando te estaban atacando… ¿Has… recibido un golpe en la cabeza o en otro lugar no visible?— pregunta  haciendo que olvide mi pregunta anterior.

—No que yo recuerde. — contesto palpándome  en busca de hematomas.

—Eso está muy bien—  dice  guiándome lentamente hacia una esquina. — Venga...Coloquémonos sobre estos cartones…así la noche  será menos fría para ambos.

No es necesario que le responda. Los dos sabemos que debemos estar juntos para poder subsistir. Me siento un poco rara compartiendo este espacio con él, pero no me queda otra alternativa, así que rodeo las piernas con mis brazos tratando que su casaca cubra mis piernas que a  pesar de estar con medias, sienten mucho frío.

—Puedes apoyarte en mi hombro, si eso te hace estar más cómoda. —sugiere mientras se amolda inclinado  un poco recto hacia la pared.

—No es necesario, Labret. Estoy bien.

—La sangre debe circular con normalidad. Si doblas  las piernas, amanecerás peor de lo que te sientes ahora.  Vamos, hazme caso. Usa mi hombro como almohada y estira tu cuerpo de manera correcta. Te aseguro que no muerdo.

—Muy gracioso.

— Andy. — Suplica bostezando— ¿Por qué tienes que ser tan testaruda hasta el final?

— ¿Y por qué te importa tanto como me acueste? Es mi problema al fin y al cabo.

—Joder, tal vez otro día—si nos vemos— pueda soportar que saques ese mal genio, pero ahora mismo lo único que me importa  es dormir un poco y luego poder salir de aquí ni bien la tormenta culmine. ¿Entendido?

Estoy a punto  de darle una respuesta bien elaborada con ajos y cebollas de aderezo, pero al encontrarme con sus ojos azules, descubro que no está furioso conmigo. Suspiro al entender que él también debe estar agotado y que si no fuera por mí, él ya habría estado durmiendo muchas horas atrás.

—Tienes razón. —Susurro con un gesto de rendición—Lo siento, estoy siendo una bruja desconsiderada.

—Gracias al cielo que lo has reconocido—murmura dando un suspiro.

— ¿La oferta del hombro-almohada, sigue en pie?—pregunto tratando de no responder a su provocación.

Unas palmadas en su hombro  derecho es la única respuesta que obtengo. Bueno, me lo merezco,  así que sin rechistar, reposo mi cabeza pensando que él no tiene ninguna obligación de ser mi guardián, no obstante, él no me ha abandonado aún.

Luego de unos minutos, el cansancio me está ganando pero siento que debo decir algo.

— ¿Labret?— susurro ya casi cerrando los ojos.

—Uhm.

—Gracias por salvarme.

—No me agradezcas, pequeña. —responde en lo que parece un susurro—Aun no salimos de esta situación.  

— ¿Labret?

—Dime.

—Mi  verdadero nombre no es Andy.

—Lo sé—responde él.

— ¿Lo sabes?

—Por supuesto, peque. Si no confías en extraños, no es raro dar nombres falsos.

— Entonces  a partir de mañana  te llamaré Bret. — musito con una sonrisa, rendida por completo en el mundo de los sueños.


CONTINUARÁ....



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  TzTXDQM

¡¡Muy  buenas horas!! Espero que todo este yendo  muy bien en su lado del mundo.
Aprovechando un momento de este finde, aquí vamos con la  continuación de la historia.  ¿Qué os pareció?

La postal  la pueden llevar si es su deseo, no la ofreceré personalizada.

Gracias de antemano, por pasar por aquí.  


¡¡POR ALBERT, CON ALBERT Y PARA ALBERT!!




¡Que viva la Guerra Florida! y lo que es mejor ¡Que viva el Candymundo!






Lokacris20

Lokacris20
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Felicitaciones ✍✍✍👏👏👏 por tú minific hermoso 💋❤ .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  53278💥🎆

Enviado desde Topic'it

Lokacris20

Lokacris20
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Los fanart están bellos ❤💋 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  53278 Albert ❤ Candy💋

Enviado desde Topic'it

GINA R.

GINA R.
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Por fin Candy le dice que su nombre no es Andy , solo falta que él le diga también su verdadero nombre. Entre miradas y miradas se dijeron muchas cosas.
Excelente amigui .... Gracias por la postal , esta preciosa



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  535481  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  535481

Maricela Antonio

Maricela Antonio
Rosa Negra
Rosa Negra
órale  que bien cordinadas, felicidades por su buen gusto

LizvetArdray

LizvetArdray
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Muchas gracias, chicas. Woot!

Amigocha

Amigocha
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
jajajajaja ya decía yo... eran nombres falsos  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  692777  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  692777

Un poco gordo al menos? por kami que esa parte me hizo reír demasiado  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  362558 xD

1.68? mira que yo mido igual y me considero alta pero cuando veo algún turista (porque aquí hay muchos turistas güeros, rubios, con ojos azules o verdes) pasar a mi lado, me siento tan chaparra en comparación a ellos con sus 1.80 o 1.90, pero bueno...

otro excelente capítulo, Lizvet, mis rubios ya se están entendiendo  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  73684  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  947584  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  10498

LORENA **ALSS**

LORENA **ALSS**
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
A veces la verdad sale poco a poco, estoy segura que en la próxima entrega encontrarán mucho más que un cambio de nombres!

Saludos fraternales

Lilianarodas

Lilianarodas
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Espero la continuación

LizvetArdray

LizvetArdray
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ya mismo sale, chicas. Graciasss!! Woot! Woot!

LizvetArdray

LizvetArdray
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  MeRcVcp


GUERRA FLORIDA 2019











TATTOO

DISCLAIMER: Candy Candy y sus personajes, no me pertenecen sino a Mizuki y la mangaka Igarashi. La historia a continuación ha sido escrita y editada por su servidora.

Esta historia es de mi autoría, producto de mi imaginación. El uso de los personajes y sus nombres pueden contener variaciones en sus caracteres y/o similitudes. Así como también partes de la historieta han sido tomadas para fines de la historia que ha sido escrita sin fines de lucro y sólo para entretenimiento.

DEDICATORIA: Esta lectura va dedicada a cada una de las integrantes de ALSS, porque siempre la trinchera esté donde esté va unida.



*********************


Parte 2
AQUÍ

—Andy, ya es hora. Despierta pequeña. ¡Pstt! ¡despierta!

—No, aún… —protesto  entre sueños. Quiero  seguir  fantaseando con el viaje al Caribe que se ve tan nítido en mi sueño. —Es muy temprano—balbuceo estirando la pierna sobre el edredón de mi cama—…cinco minutos más.

—Andy, voy a tener que besarte si no te levantas de una buena vez.

—Sí, claro…

Me cuesta abrir los ojos. Los siento tan pesados.

¿Quién osa despertarme de mi delicioso sueño?

De pronto mi consciencia avisa que debo estar delirando. Mi respiración se paraliza. Nunca he sentido que mi almohada sea calientita  y a la vez suene con latidos agitados de  un corazón. ¡Oh, no!

Abro los ojos de golpe y trato de enfocar, de recordar el día en el que estoy.

—La princesa, ha despertado, por fin. — se escucha una voz suave y ronca.

Lentamente ubico al dueño de aquella bonita voz. Entorno los ojos al descubrir que mi cabeza está reposando sobre su pecho y  además estoy aferrada a su cuerpo con piernas y brazos.

Me suelto con rapidez, las mejillas ardiendo  y me gano un tremendo mareo.

— ¡Ay!— gimo llevando una mano a mi frente.

—Despacio, peque. —Indica apoyando sus brazos en mis hombros— Has perdido mucha sangre ayer, así que es posible que estés débil. Trata de llevarlo con calma, Andy.

—Lo siento…—balbuceo apenada. — Yo no quise…

—No tienes de que estar avergonzada, preciosa. —Comenta —Temblabas mucho y no me dejabas dormir, entonces te acurruqué a mi lado hasta que te has calmado.

—Trágame tierra—susurro toda colorada. De todas las circunstancias  horribles, siento que  esta es una de las peores.

—Míralo de esta forma—prosigue dando palmadas a mi hombro—Si lo vemos simbióticamente, ambos nos hemos dado calor y conciliado el sueño.

Asiento la cabeza aceptando su explicación, pero me cuesta mirarlo a los ojos.

Inflo los cachetes y apretó los labios.   Ahora me preocupa  otra cosa.

Yo suelo hablar entre sueños ¿Habré dicho  algo raro? O peor aún, ¿Habré roncado?

El sonido de golpes en la puerta y los ojos agitados de Bret me ponen en alerta.

—Son ellos, ¿cierto?— pregunto con el horror pintado en el rostro.

—Creo que se nos han adelantado, pequeña. —Dice al observar por la rendija—  Lo siento. La lluvia ha debido parar hace más de una hora pero me he quedado dormido.

— ¿Qué podemos  hacer?—pregunto ajustándome las zapatillas.  

—Buscar una salida posterior—indica extendiendo su mano hacia mí. — ¡Vamos! ¿Puedes caminar? —encojo los hombros, a lo que él sugiere. — Intenta levantarte.

Una mueca de dolor y mucha voluntad me ponen de pie en un santiamén.  Salimos de la habitación y me dejo guiar hasta la parte posterior de la cabaña. Lo único que podemos ver afuera son matorrales y piedras irregulares.

—No tenemos mucho tiempo para pensar, ¿vale?— dice mientras saca con cuidado el cerrojo— Así que rápidamente trata de buscar algo afilado que llevar para cuando yo abra esta puerta.

Comienzo a buscar con la mirada,  el pulso se me sale por la boca, los oídos están zumbando pero por encima de ello, puedo ver que hay latas oxidadas en un pequeño montón de basura.

—Bret, ¿esto servirá? –digo mostrándole mi hallazgo con entusiasmo.

Él  hace una seña que guarde silencio, así que con sigilo sigo mirando en la basura y encuentro unas tijeras pequeñas y una navaja de mano. Guardo todo rápidamente en los bolsillos.

—Hay personas en el tejado, Andy. —musita mientras trata de aflojar el otro cerrojo.

— ¿No piensan entrar a la fuerza?—susurro sin quitarle el ojo a la puerta.

— Están esperando arrinconarnos  y cazarnos  como presas. — Musita exasperado— Así que debemos esperar una pequeña oportunidad para que podamos escapar.

— ¡Rayos!

De pronto, todo pasa muy rápido.

— ¡Corre!— es lo único que escucho, mientras Bret, jala de mi  mano en el momento exacto en el que entran los forajidos.

Bret  ha  aflojado  la puerta trasera justo a tiempo. Parte de mí se encuentra aliviada de poder huir, pero luego me doy cuenta que mis esperanzas son en vano. Los forajidos corren tras nosotros,  y nos alcanzan rápidamente.
Estamos rodeados.

—Vaya nuestra suerte. — Dice el más moreno de ellos. —Miren  nada más. Hemos hallado al gánster gringuito en estos lares.

Bret, no se detiene y comienza a luchar hábilmente  contra ellos;  son 9 contra uno, pero parecen no pelear muy bien, porque Bret ya lleva noqueando a tres, aunque aún  los seis  restantes se ven más resistentes.

-¡Huye! —Grita Bret  al ver que me he quedado estática.

En ese momento, lo único que pienso es que  estamos en desventaja. No quiero dejarlo solo a merced de ellos.

No puedo irme y  abandonarlo. Busco una piedra que pueda cargar  y me lanzo con todo a la cabeza de uno de
ellos pero para mí mala suerte, le cae en la espalda y no le hace mucho daño.

El tipo se gira y suelta a Bert, quien no se ha dado cuenta de mí accionar por estar peleando con los restantes.

Horrorizada, reconozco  aquel rostro. ¡No puede ser! Retrocedo buscando en mi bolsillo la tijera o navaja para defenderme.

—Hola, bonita. —Aquella voz rasposa y gangosa se me cala en los huesos de forma espeluznante— ¿Ya estas lista para darme lo que quiero?

Su voz me estremece pero no me quedo quieta, así que intento correr y esconderme entre los arboles a los cuales soy buena trepando.

—Correr  no te servirá, pequitas. Te voy a alcanzar, ya verás—Amenaza riendo tétricamente siguiendo mis huellas.

No miro  hacia atrás, y trato de avanzar lo más que puedo.

“Por favor, por favor que no me localice”. Pido rogando y rezando.

Sigo  un camino en zigzag, internándome en el bosque, buscando un árbol frondoso al que subirme.

Es más difícil de lo que me he imaginado. La herida en mi pierna está comenzando a sangrar  así que me detengo, no creo que pueda ir más lejos, así que intento trepar. Subo con arduo esfuerzo,  y ruego que  de verdad no pueda ser descubierta.

—Bonita, bonita, sal de donde estás, —canturrea  con malicia— Te voy a encontrar.

Me quedo en absoluto silencio, inhalo y exhalo lo más pausado posible. Los pasos se van alejando de la zona de mi escondite, así que me quedo quieta unos segundos más, alerta a cualquier  movimiento.

Momentos después, una mano me sujeta la cintura y yo doy un grito de muerte al descubrir que el agresor me  ha encontrado.

—Si hubieses sido más inteligente lindura, no habrías dejado rastros de sangre. —se burla mientras mete presión a mi herida haciéndome gemir. — Ahora, colabora conmigo o le meto un balazo al rubio que sigue torturando a mis amigos.

Hago caso muy a mi pesar, mientras el hombre me arrastra hacia el claro donde se lleva la pelea.

-Bueno, buenooooo…. Pero miren lo que encontré, compañeros. —Anuncia con tremendo vozarrón sujetándome de la melena. — Una bonita palomita que se había perdido.

Bret me mira horrorizado  y corre hacia mí, pero en ese descuido es sujetado y tirado al suelo por los otros.

—Este no es tu pelea, amigo—aconseja el tipo que me tiene maniatada. —Si no quieres que te dispare, rubio. Dejaras a esta muñeca para nuestro disfrute y tú te iras brincando de aquí, ¿capicci?

Miro con miedo y esperanza a Bret; sé que estamos en desventaja  y las cosas no pintan bien, pero yo no quiero ser la fuente de diversión de estos malhechores.

Bret, parece considerar por un momento la oferta. ¡No puedo creer que así sea!

—Si no me vais a  disparar, está bien—responde con una calma que me aterra y quiebra el alma. — es toda suya. —Oigo con incredulidad.

— ¡No! —protesto entre sollozos.

Él, gira a observarme sin remordimientos y de sus labios brota aquellas palabras que habían sido una amenaza horas antes—Te dije que me importaba salvar mi pellejo antes que el tuyo.

-Wow, ho,ho,ho, rubio. —Ríe el cabecilla de la banda— ¿Vas a dejar a tu pareja a nuestra merced, así, sin más?

- Ella no es nada mío—replica haciéndome notar que mi suerte está echada.

Con la espalda hacia nosotros, él se va alejando del camino y a la distancia se oye que susurra:

Disfruten.


CONTINUARÁ....


 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  3loXzqV

¡¡Muy  buenas horas!! Espero que todo este yendo  muy bien en su lado del mundo.
Aquí vamos con la  continuación de la historia.  ¿Qué os pareció?

La firma  la pueden llevar si es su deseo, no la ofreceré personalizada.

Gracias de antemano, por pasar por aquí.  


¡¡POR ALBERT, CON ALBERT Y PARA ALBERT!!




¡Que viva la Guerra Florida! y lo que es mejor ¡Que viva el Candymundo!






Amigocha

Amigocha
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  746140  .:. ALSS .:. Mini Fic " TATTOO" Parte 1 ** Agente Lizvet Ardray**  454740100 No debo adelantarme para juzgar a mi rubio, seguro tiene un plan bajo la manga, él siempre tiene un plan bajo la manga, o sea es Albert, no puede dejar a Candy así como así con esos mal nacidos.
No podre dormir esta noche hasta saber como va a terminar esto.

igzell

igzell
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
scratch labret? andy? what?

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.