LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Foro Rosa Aniversario 20 años » Luz del Alba Capítulo III

Luz del Alba Capítulo III

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1Luz del Alba Capítulo III Empty Luz del Alba Capítulo III el Dom Abr 07, 2019 11:02 pm

Lita Wellington

Lita Wellington
Rosa Pink
Rosa Pink
"Luz del Alba"
By: Lita Wellington


Capítulo Tres





El camino hacia la mansión Diamond se convirtió una eternidad para los ocupantes del Auto Renault. Archie no quitaba la vista del camino, mientras tanto Annie observaba por la ventanilla.

- Archibald como conociste a mi esposo - Annie fue la primera en hablar.
- Nos conocimos en el Colegio San Pablo, antes de que llegaras, pero él tuvo que dejarlo para marchar a Rumania y continuar con sus estudios en aquel país, nos hicimos grandes amigos manteníamos correspondencia muy a menudo. Nos encontramos casualmente hace dos años aproximadamente en Chicago.

Archie rememoro la ocasión en que volvió a ver a Armand Diamond, él fue su cuerda de salvación, Archie pasaba por momentos muy difíciles por no haber podido impedir la boda de Candy y Terry la cual fue celebrada sin ningún testigo presente, para evitar que los periódicos se enterarán y mal interpretaran la información hasta que la pareja Grandchester lo creyera conveniente.

Eran alrededor de las cinco de la tarde Archie se encontraba en el parque Nacional de Chicago sentado bajo un árbol, observando un punto indefinido. Muchas cosas pasaban por su mente confusa.

- Disculpe caballero no es de usted este libro.
- Archie salió de su ensimismamiento para dar respuesta a su interlocutor.
- No es mío - Archie levantó su vista y observó las facciones del caballero que se encontraba frente a él - Armand eres tu - levantándose inmediatamente.
- Claro Archie, soy Armand, me da gusto verte ¿cómo has estado?
- Sobreviviendo a la vida.
- Me lo suponía tengo rato observándote, pero no veía el momento adecuado para hablar contigo. ¿Qué te parece si vamos a la cafetería que está en la Universidad?
- Claro no hay problema.

Pasaron alrededor de veinte minutos y los dos amigos platicaron de todo lo acontecido en sus vidas. Mientras tomaban sus respectivas tazas de café.

- Stear era un buen muchacho, no debió haber muerto de esa manera- respondió melancólico Armand.
- Yo pienso lo mismo que tu Armand, mi hermano siempre fue mi apoyo y al mismo tiempo como un padre para mí, tengo pocos recuerdos de mis padres, ellos murieron cuando apenas tenía cinco años de edad y al enterarme de su muerte todo cambio en mi vida, la Tía Abuela Elroy fue la que nos brindó todo su amor y cariño, así como el apoyo de muchos amigos y familiares cuando Stear falleció principalmente el de mí ex novia.
- Tu ex novia, era la joven que conociste cerca del lago de la casa de Lakewood de nombre…- tratando de recordar el nombre.
- Te refieres a Candy, ella nunca fue mi novia hace dos meses se casó con Terrence Grandchester un actor de Broadway, ella me ofreció su apoyo moral y nada más al mismo tiempo su amistad desinteresada.
- En una ocasión le confesé lo que sentía por ella, solo que no recibí respuesta alguna de su parte; fuimos interrumpidos por la joven que fue mi novia.
- ¿Por qué no hablas de ella?
- Algún día lo haré, juré no mencionar su nombre.
- Tienes tus motivos- tratando de averiguar el amigo de Archie.
- Sí, lo único que te diré que nuestra relación fue a causa de la acción del momento. Candy me pidió que la cuidará mucho, que nunca la dejara sola, nuestro noviazgo duro alrededor de tres años, todos esperaban que nuestro matrimonio sería en cuanto terminará mi carrera de abogado.
- Y que sucedió después.
- Ambos decidimos terminar con la relación, si continuábamos, nuestro matrimonio sería una farsa inminente y por el bien de los dos decidimos darnos un tiempo, aunque no hubo solución alguna.
- Yo para ese entonces aún amaba a Candy, buscaba todos los medios posibles para conquistarla pero su corazón ya era de otro quien la había hecho sufrir, aunque ella guardaba un rayo de esperanza y el resultado fue que ahora está felizmente casada.
Después de terminar mi noviazgo, ella se marchó a Boston por unos meses, posteriormente viajo a Londres y contrajo matrimonio. Nunca me enteré con quien se casó. Lo único que pido que ese alguien la haga feliz y la cuide mucho se lo merece. Ahora es tu turno ya te platique de mi vida.
- Está bien, primero que nada te diré que me case hace dos años con una mujer maravillosa y tenemos un hijo. Ella ahora se encuentra en Inglaterra con sus padres, me encuentro en viaje de negocios arreglando unos pendientes en Chicago para luego regresar con ella.
- ¿Qué bien y como es ella?.
- Te mostraré una foto de mi esposa y mi hijo Armand.

Armand extrajo de su chaqueta una fotografía la cual entregó a Archie, al verla quedó completamente impávido,

- ¿Creó que hablamos de la misma mujer Archie? – dijo Armand mirando la cara de su amigo.
- ….. - no contestó Archie aún observaba la foto detalladamente y descubrió los cambios que sobrevivieron en Annie, si alguna vez fue una joven tímida la fotografía le mostraba una mujer sumamente atractiva, principalmente observo sus ojos, que tenían un brillo diferente era alegría pura.
- El mundo te guarda muchas sorpresas amigo, yo conocí a Annie en Boston, era época de vacaciones y venía con mi padre a visitar América.
- Me encontraba en una galería, cuando ella entró junto con su madre la Sra. Jane, al verla supe que era la persona que buscaba, en esos momentos sus ojos embargaban una gran pena.
En ocasiones me aparecía por coincidencia, pero para hacerte sincero no la dejaba a sol ni a sombra, primeramente fuimos amigos, Annie me confió muchas cosas y me enteré que tú fuiste su novio, ella esperaba que recapacitaras y que volvieran pero esa posibilidad se volvió mínima. Tiempo después ella y sus padres viajaron a New York para viajar a Londres, era todo o nada, le pedí que fuera mi esposa, que yo podía esperar hasta que ella viera pertinente y tener una vida marital, mi gran sorpresa Annie aceptó y meses más tarde nos casamos en el puerto de Dover donde mi padre tiene una casa cerca del puerto.
Al principio fue difícil, pero la esperanza muere al último y el 04 de Enero de 1917 nació nuestro hijo Armand. Ella no sabe que fuiste mi amigo y compañero de colegio, más que nada para no hacer crecer más la herida que aún no sanaba por completo.

Archie escuchaba con atención cada palabra de su viejo amigo pasaron varias horas, mientras recordaban muchos acontecimientos de sus vidas, ya era momento de retirarse y a la salida de la cafetería.

- Armand me puedes hacer un favor.
- Claro, de que se trata.
- Me puedes golpear, dirás que estoy loco, necesito que alguien me acomode mis ideas y creo que un buen golpe me ayudará un poco.
- ¡Que tonterías dices!, se me olvidaba comentarte que antes de enterarme que tú fuiste el novio de Annie, lo odie a muerte, al que la hizo sufrir injustificadamente - sonriendo maliciosamente.
- No me digas, que ahora no lo vas hacer por tratarse de mí, no lo harás - entrando en el juego.
- Eso crees viejo amigo - Armand cerró su puño derecho y propino severo golpe en el rostro de Archie provocando que este cayera al suelo.
- Gracias por el golpe me lo merecía.
- Archie siempre estaremos en las buenas y en las malas – Armand lo ayudo a levantarse.

Annie escuchaba con atención el relato de Archie ya habían llegado a la mansión Diamond.

- Gracias Archibald por traerme a casa.
- Sra. Diamond le puedo pedir un favor.
- Usted dígame.
- No me hables de usted me haces sentir viejo y apenas cumpliré 23 años.
- Está bien Archie, también te pido por favor que no me digas Sra. Diamond, me haces sentir mucho mayor y como apenas cumpliré 22 años es mejor que nos tuteemos aunque sea en la familia en público no hay problema.
- Es un trato - los dos rieron efusivamente por decir la palabra al unísono.

Archie bajo del Renault y abrió la portezuela del auto, acompaño a Annie hasta la entrada principal.

- No gustas pasar- ofreció Annie.
- No, gracias pero debo regresar a mi despacho, deje algunos pendientes que espero resolver el día de hoy.
- Podría ser otro día.
- Otro día será - Archie beso caballerosamente la mano de Annie - Hasta luego.

Archie abordo el auto con dirección a la salida, Annie espero hasta verlo salir, estaba a punto de entrar a su casa cuando alguien la jalo de su brazo derecho bruscamente para apresarla a una columna de la mansión.
- Hola Annie, con ¿quién me engañas?, tienes poco tiempo de viuda y ya encontraste sustituto.
- De que me hablas, Abelard.
- Lo sabes perfectamente bien, no te hagas la interesante.
- Suéltame por favor que me lástimas.

Annie trato de gritar pero Abelard la tenía acorralada sus intenciones era de todo o nada.

- No grites preciosa - tapándole la boca - nunca te dejaré en paz, sabes que todo esto es mío desde que antes que naciera, Armand fue el intruso, el mato a mi madre con su nacimiento, aunque ahora le agradezco de haber dejado una viuda tan linda, lástima que el bebé que esperas no sea mío- Abelard tomo más fuerte el brazo de Annie, su mano que momentos antes tapaba la boca de la dama la coloco detrás de la nuca de ella acercándose como felino tras su presa.
- Te lo suplicó Abelard, déjame ir - Annie lloraba.
- Deseo besar esos labios sonrosados que piden a gritos una noche de pasión - Abelard estaba a punto de tocar los labios de ella.
- Déjala en paz maldito - era Archie quien le propina tremendo golpe en la boca del estómago haciendo que este se cayera sobre sus rodillas quejándose del dolor provocado.

Los sollozos de Annie hicieron que quienes se encontraban adentro de la mansión salieran de inmediato.

- Abelard lárgate de aquí, vez que has hecho mucho daño y no dejaré que lastimes a mi nuera y mis nietos.
- Ni crean que me voy a rendir. Todo esto es mío - Abelard camino a tientas hacia donde se encontraba su auto.

Al verlo partir el Sr. Adolphus ordenó que toda la servidumbre estuviera presente en la sala principal dándoles instrucciones precisas y concisas de no permitir la entrada de Abelard en caso contrario serian despedidos por no acatar las órdenes.

Annie de tantas impresiones sufrió un desmayo, Archie en todo momento estuvo con ella mientras despertaba.

- ¿Cómo estás? - sentándose en un pequeño taburete cerca de la cama de ella.
- Estoy bien, gracias, fuiste mi salvación - mientras entraba Lilian a la habitación y dejaba un servicio de té.
- Fue culpa mía, al no quedarme contigo un momento más Annie.
- Tarde o temprano pasaría. Debo estar en guardia en todo momento.
- Desde mañana tendrás vigilancia las 24 horas del día, no estoy nada tranquilo, puede regresar y hacerles daño a ti y tu bebé, además del pequeño Armand.
- Gracias Archie.
- Olvidaste el sobre que te entregó Raymond en el auto - Archie entregó el sobre a ella.
- Ya no regresaste a tu oficina - tratando de sonreír.
- Eso puede esperar, le prometí a Armand que velaría por ustedes y eso es lo que haré.

La plática que sostenían fue interrumpida por el Sr. Adolphus.
- Sr. Cornwell podría hablar con usted antes de que se vaya, acompáñeme a la biblioteca.

Archie acompaño al Sr. Diamond hacia el lugar indicado estando en el lugar.

- Sr. Cornwell por favor tome asiento si es tan amable.
- Gracias- haciendo lo indicado Archie se encontraba frente al suegro de Annie.
- Lo sucedido el día de hoy Sr. Cornwell puede repetirse nuevamente y bueno necesito de su ayuda.
- Le informe a la Sra. Diamond que a partir de mañana tendrá vigilancia las 24 horas del día.
- Debemos buscar otra solución más efectiva, esa podría ser esporádicamente, la vida de mi nuera y mis nietos corren peligro a manos de mi hijo Abelard. Se preguntará porque hago esto en contra de mi hijo.
- Usted tendrá sus motivos almirante.
- Dejaré mi orgullo aún lado y le seré franco.
- Lo escuchó.
- La situación es la siguiente - respirando hondamente para continuar con su relato- aproximadamente diez años atrás realice negocios clandestinos de los cuales recibí, una fuerte cantidad de dólares.
- Mi hijo Abelard se dio cuenta de estas y me empezó a chantajear; por miedo a perder mi rango, accedí a todos sus caprichos.
- Armand hizo su fortuna por su cuenta, era muy inteligente para los negocios. Él era el vivo retrato de mi difunta esposa Pollet. Ella era y seguirá siendo mi adoración, la luz de mi vida cuando Armand nació y ella murió todo el universo que cree para ella se desvaneció por completo, Armand siempre estuvo internado lo culpe por la muerte de Pollet.
Ese fue mi error del cual me arrepiento toda mi vida, mi hijo Abelard siendo el mayor lo eduque para que fuese como yo y fue todo lo contrario eduque a un parásito al principio me respetaba tiempo más tarde al enterarse de mi situación, sacó todo el dinero que le fue posible. Ahora ya nada me importa solo busco el bienestar de mi única familia la cual dejo mi hijo.
- En una ocasión pensé en el suicidio, pero gracias a mi hijo Armand quien me detuvo comprendí que el alma de mi difunta esposa se encontraba en él.
- Como me gustaría regresar el tiempo y aprovechar al máximo a mi hijo.

El almirante Diamond lloró amargamente al fin, primero por la pérdida de su esposa Pollet y después por su hijo a quien una vez odio y al final le enseño una gran lección que el amor está en el ser menos esperado.

- Lo comprendo perfectamente, aunque Armand siempre lo consideró un ejemplo a seguir, me habló muy bien de usted en todo momento. Siempre fue entusiasta sobre todos los casos.
- Gracias por escucharme.
- Sobre la situación de su nuera y nietos hay una solución.
- Explíquese.
- Sería conveniente dejar el país y a la vez no.
- …- una mirada de duda por parte del almirante.
- La situación sería la siguiente, mañana habrá la vigilancia pertinente, mientras se realizan los preparativos de un viaje a un punto remoto podría ser Inglaterra o Suiza. El viaje debe ser en una semana, de esa manera los protegeremos, Raymond Sullivan el abogado de la familia trabajará como si nada, vendrá cada semana hablar con su nuera, pero en realidad vendrá a supervisar que tanto la vigilancia como la servidumbre realicen sus labores.
- Es una buena idea, aunque es algo arriesgada debemos ser cautelosos y de esa manera Abelard no se dará cuenta hasta que sea demasiado tarde.

Continuaron hablando por un rato más para ultimar los detalles, mientras llegaba el Sr. Sullivan y quedaban en común acuerdo de la situación.

El Sr. Sullivan llegó alrededor de las siete de la noche, él aceptó el plan además en caso de fallar había forma de retener a Abelard en los Estados Unidos. El almirante Diamond realizó sus actividades clandestinas años atrás pero de estas no hay forma de comprobarlas. Abelard si tiene una larga lista de deudas pendientes algunas de ellas son chantajes, extorsiones y una que otra vida que ha tomado por hablar de más.

- Fue un error no haberle dicho, los líos en que se encontraba su hijo, Almirante Diamond y no estaría pasando por esta situación tan desagradable.
- Creo que ambos tuvimos un poco de culpa aunque la de usted es menor que la mía, Abelard no tiene sentimientos, lo único que le interesa es su propio bienestar aunque para esto deba quitar de en medio a terceras personas.
- Sr. Diamond debo retirarme, mañana pasare a primera hora a visitarlo y ver cómo sigue su nuera
- Gracias Sr. Cornwell, le agradezco sus atenciones y una vez más un millón de gracias.
- Yo también me retiro Almirante.

Tanto Archie como el Sr. Sullivan dejaron la Mansión Diamond alrededor de las nueve de la noche. El almirante Adolphus los observó partir, mientras escuchaba que abrían la puerta de la biblioteca.

- Abuelito- era el pequeño Armand quien venía con Annie - me lees un cuento.
- Claro que si hijo, ven siéntate aquí - el hombre mayor tomó asiento en un sillón de piel seguido del niño.

Transcurrieron alrededor de diez minutos y el pequeño Armand dormía plácidamente en brazos de su abuelo.

- Hija - dirigiéndose a Annie- te puedo hacer una pregunta.
- Dígame señor
- ¿Qué relación tienes con el Sr. Cornwell?

Annie se encontraba entre la espada y la pared, era conveniente sincerarse con su suegro.

- Bueno Sr. Adolphus, el Sr. Archibald Cornwell fue mi novio antes de casarme con Armand, nuestro noviazgo duró alrededor de tres años pero él amaba a mi mejor amiga, aunque ella hizo su vida y es muy feliz con su esposo Terrence Grandchester.
- Te refieres a Candice White Andley.
- Así es señor.
- Al principio me fue difícil aceptar mi situación, todos mis sueños e ilusiones tenían un nombre y ese era Archie, cuando conocí a Armand en Boston, él me ayudó a sobreponerme. Los cuatro años que vivimos juntos fueron los más importantes de mi vida.
- Hija no te recriminare nada, tú eres dueña de tu vida, no fui un buen padre para Armand y no deseo cometer el mismo error ustedes son la única familia que me queda.
- Gracias señor.
- Bueno es hora de dormir mañana tenemos un día muy pesado.

El Sr. Diamond llevó al pequeño a su habitación, para así velar su sueño. Annie cepillaba su cabello antes de irse a dormir, fue un día lleno de situaciones y esperaba conciliar el sueño aunque fuera unas horas.

Dejo su cepillo en el tocador y una fuerza extraña inundó su cuerpo por inercia tomó su mano derecha la cual Archie tomo para darle valor en el despacho de Sullivan y que posteriormente beso galantemente.

- Armand, que me sucede no pensé que esta sensación viniera de nueva cuenta, tú lo sabes, ayúdame por favor, dame el valor suficiente.

Annie se dirigió a su cama para tratar de dormir lo cual resultó de inmediato.

Archie dejó su auto en el garaje de la mansión Andley, posteriormente se fue a su habitación, estando ahí.

- Annie, eres tan hermosa, estos años de no verte me han servido para abrir los ojos y comprender que no debí haberte dejado ir, no quiero dar entender que la muerte de mi amigo Armand fue una bendición. Ahora tú eres una dama respetable y debo darte tu lugar, yo solo puedo brindarte mi apoyo.

Archie se recostó en su cama, cayendo en un profundo sueño.

Continuara…

Los sentimientos habrán florecido de nueva cuenta, solo que esta vez serán correspondientes. El desenlace lo encontrarán en el capítulo cuatro de "Luz del Alba".

2Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Vie Jun 07, 2019 4:58 pm

Rosario Vallejos B

Rosario Vallejos B
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Que emoción ojalá este par hagan una vida junto Archie aproveche esta oportunidad Luz del Alba Capítulo III 463717  Luz del Alba Capítulo III 463717 Luz del Alba Capítulo III 463717

Espero el próximo capítulo esta bonita la historia  Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684

3Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Vie Jun 07, 2019 7:22 pm

Rosario Vallejos B

Rosario Vallejos B
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Que emoción ojalá este par hagan una vida junto Archie aproveche esta oportunidad Luz del Alba Capítulo III 463717  Luz del Alba Capítulo III 463717 Luz del Alba Capítulo III 463717

Espero el próximo capítulo esta bonita la historia  Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 73684

4Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Vie Jun 07, 2019 10:17 pm

Lau_4_U

Lau_4_U
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wooow.... que lindo FIC. Luz del Alba Capítulo III 463717

Me encanta como escribes, te felicito enormemente... Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 189452

Abelard solo busca su beneficio personal... es muy mal hijo y de malos sentimientos. Luz del Alba Capítulo III 504400

Me encanta la pareja de Annie y Archie... espero que encuentren el amor Luz del Alba Capítulo III 87635

Te mando un abrazo Luz del Alba Capítulo III 752716 Luz del Alba Capítulo III 752716 y mil gracias por compartir tu historia con nosotros.
Luz del Alba Capítulo III 535481

5Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Sáb Jun 08, 2019 1:55 am

Miriam Miriam

Miriam Miriam
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Luz del Alba Capítulo III 334740 Luz del Alba Capítulo III 334740 wowww. Emocionante capítulo. Archie le dio su merecido al cuñado de Annie, ojalá que ahora si no sea tan tonto como para dejar la ir de nuevo Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 189452 Luz del Alba Capítulo III 189452 gracias me encantó Luz del Alba Capítulo III 934299498

6Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Lun Jun 10, 2019 11:05 am

amor 79

amor 79
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
ME GUSTA  MUCHO  FELICIDADES

Luz del Alba Capítulo III 334740 Luz del Alba Capítulo III 334740 Luz del Alba Capítulo III 334740 Luz del Alba Capítulo III 334740 Luz del Alba Capítulo III 334740

7Luz del Alba Capítulo III Empty Re: Luz del Alba Capítulo III el Lun Jun 10, 2019 5:48 pm

Pitufa terriana

Pitufa terriana
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
CADA VEZ MEJOR TU HISTORIA
MUY MUY LINDA

ESPEREMOS EL DESENLACE

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.