LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2018 » CAHA **CANDY MAN´S** MINIFIC LA HIJA DE CANDY 6ta PARTE** Aporte 25 Mayra Exitosa

CAHA **CANDY MAN´S** MINIFIC LA HIJA DE CANDY 6ta PARTE** Aporte 25 Mayra Exitosa

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Mayra Y Exitosa

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

La hija de Candy
Por Mayra Exitosa



Terry observaba la fila de yates encallados en el embarcadero, fumaba un cigarrillo recordando lo vivido en su juventud ocho años atrás, antes de irse a Europa. Se bañaba cuando casi obscurecía no quería que la vieran, se escondía con los matorrales, pero se desnudaba confiada, y mostrándose cual ninfa en el agua, se enjuagaba y disfrutaba el fresco de la noche, la soledad del bosque. Fue entonces que estaba alterado, agitadas respiraciones continuas tratando de controlarse, se había escondido en lo alto del árbol y podía observarla completamente. Sin hacer ruido alguno y viéndola desde la distancia, imaginaba que la poseía y que su cuerpo abrazaba, su mano fungía en acciones liberadoras, por fin lo lograba y ella ya se alejaba, alguien andaba por ahí a esas horas, escuchaba que al vestirse alguien más se la encontraba. Bajaba del árbol, para poder ver quién era, pero de ella solo sonrisas se escuchaban en un susurro alejándose. Escondido al escuchar otros pasos, dos hombres se quedaban mirando,
--- ¿Qué haces aquí muchacho? Esta es área privada.
--- Disculpe señor, me perdí. Y se sacudía alejándose de ahí. Las siguientes semanas fueron una agonía no había noche que no la hiciera suya una y otra vez.  Cuando por fin la encontraba, jugaba con varios niños a los que cuidaba, conversando la convencía de frecuentarla como su novio. Era tan ingenua, tan inocente, a todos les agradaba, así supe de que muchos la amaban a su manera, pero él, la aceptaba tal cual era.
--- ¿Te irás a estudiar?
--- Si, y seré un hombre importante, tendré con que mantenerte, te hare una mansión enorme y tendrás joyas y pieles.
--- Mejor no te vayas. Podrás conocer a otras chicas más bonitas.
--- Si pudiera quedarme lo haría, pecosita.
Había pasado un año sin poder regresar, avanzando en cursos intensivos para poder terminar. Ni un solo día había dejado de pensar en ella, y esa vez que volvió, la encontraba llorando y el la abrazaba, le besaba una y otra vez. Claramente lo escuchaba,
--- No te preocupes, eres mía y nadie te hará daño, Candy.
El llanto no cesaba y el coraje fue mayor, los insultos se dieron de mil formas diferentes, ella no dejaba de llorar y salía corriendo al bosque, alejándose con un terror en su rostro. Pasados los días, supe que ese día Elisa la había atacado, también supe que ese mal nacido de su hermano, la había poseído y la había amado. Y el que se esperaba una y otra vez a que ella conservara su decencia, la misma que le juro que solo entregaría cuando se casará. Pero mal nacido de Niel la sedujo y el no pudo con ese dolor en aquel momento.
Esa fue la última vez que la vio y ahora tenía una hija de ese desgraciado y ni siquiera con ella se había casado. A él si lo acepto antes de vestirse de blanco, cuantas noches la soñaba, aun todavía en ocasiones la pensaba en la laguna.


En la mansión Legan, Candy y su hija llegaban con la camioneta de Tom, buscando a Elisa. Niel que estaba con su mujer y su hijo en las caballerizas al escuchar el sonido del vehículo, se iban a ver quién era la visita. La pequeña gritaba
--- ¡Mira mami, un niño!
--- Si mi vida. Un chiquito muy guapo. Niel y Fleming con ropa de montar, se acercaban a saludar.
--- ¡Hola! Estaba buscando a Elisa. Asombrado por reconocer a Candy afuera de su propiedad y viendo a la niña que le había mencionado su padre, se acercaba a saludar.
--- ¡Hola Candy! Ella es mi esposa Fleming y mi hijo Daniel. Mi hermana salió, esta por casarse y no han parado de hacer cosas ella junto a mi madre. Al parecer tu hermano Tom, ya tiene un noviazgo muy largo.
--- Si Niel. Un placer conocerla señora Legan, su hijo es muy guapo. Se parece mucho a su marido, el fue un valioso amigo para mí y espero que aun lo sea.
--- Por supuesto, Candy. ¿Y quién es el afortunado?

El claxon de un auto interrumpía, era Elisa y Sara que ya volvían. Elisa bajaba corriendo y la abrazaba,
--- ¡Candy! ¡Candy! Me voy a casar con Tom.
--- Ya me han dado la hermosa noticia y Tom me llamo ayer por la noche, por eso me acerque a traerte su camioneta, no quiere que andes a caballo.
--- Gracias Candy. Tenemos varios autos.
--- Si, pero él no. Sus autos los traen el personal del rancho, de la tienda y del correo. Su camioneta es la favorita. Así que hago entrega de sus llaves. Me da mucho gusto verlas de nuevo, pero ya me esperan. Un auto con chofer dentro asentía a la distancia y su hija que corría tras el niño, regresaba con él de la mano comentando,
--- Aquí esta su hijo señora, es un Angelito. Fleming que nunca había creído que su torbellino fuera amable, notaba como el niño, sonriente y sonrosado se despedía de la niña que era más alta que él por su edad. Ella decía adiós y se regresaba para darle un besito al pequeño, quien contento se sonrojaba más,  movía ambas manos diciéndole adiós a la chica del besito, al auto donde la niña y su madre se iban.
--- ¿Has visto Niel? Tu hijo se calmado mientras la niña le tomaba la mano.
--- De tal palo tal astilla. No te preocupes mi vida, ya se le pasara.

Sara observaba a su hijo, el amor que le mostraba a cada momento a su mujer y ella parecía un trozo de hielo. Ni sonreía, ni se emocionaba, de pronto mostraba preocupación cuando de su hijo se trataba, pero no se podía tener todo. Ahora solo tenía que ocultar que no era Candy y Niel los que se iban a casar, sino su hija y ese vaquero apestoso, que no sabía bien que le había visto Elisa, si olía a vacas o sudaba a cerdos. Pero el muy listo la había embarazado, todo para quedarse con mi  princesa. Y esa otra mujer que le había tocado a Niel, lo seguro era que también así lo había atrapado. Tantos planes que tenía de que ese hijo de Andrea, el menor, que era mucho más atractivo, se hubiera quedado con Elisa, hoy su hija no tuviera una boda a prisas, por el contrario, tendría una boda por todo lo alto de la sociedad y Niel, Niel, Niel, si ya hasta la había aceptado, y la niña tan hermosa que le había resultado. Hubiera sido perfecta, aunque no tuviera linaje, al menos sería su nieta, sonreiría a todo el mundo. Como pudo ser que el mal nacido hijo de Eleonor fuera el padre de esa belleza de criatura, tan estética, tan elegante, tan fina, tanto que su nietecito también lo reconoció, algo bueno habrá heredado de su abuela ese pequeño, su voz de mando, su buen gusto quizás. Como hubiera mejorado la dinastía Legan, si Candy le hubiera dado esa niña a Niel.

--- ¡Mamá! Tu nieto te está observando. Sara reaccionaba y el niño estaba frente a ella mirándola minuciosamente, como si le leyera el pensamiento, sin poder evitarlo, le sacaba una sonrisa, parecía un adulto en pequeño.
--- ¡Mi nietecito! Eres todo un Legan. Sara lo elevaba a su regazo, lo mimaba y colmaba de besos. Niel le decía que pronto se dormiría, que se quedara con el pequeño, mientras su mujer salía a montar un rato para acompañarlo.
--- Si hijo, no me despegare del niño hasta dormirlo y ponerlo en su cuna, llamaré a la nana.
--- No la querrá, mamá. A ti es a la que ya acepto. Niel y Fleming se iban, dejando al pequeño acariciándole los collares a su abuela.

En la mansión Grandchester, Eleonor hablaba con Richard. Ambos estaban serios, se habían hecho ilusiones, resultaba que ya Sara les había asegurado que la fiesta ella la haría. Terry llegaba  sonriendo con su amiga, al verlos tristes se preocupaba, la joven se retiraba a darse un baño y él se sentaba en el salón a escuchar a sus padres,
--- Me había hecho tantas ilusiones. Juraba que eras el único al que Candy amaba, además cuando te fuiste a Europa, ella venía a hacerme compañía y me comentaba todo lo que pasaba en el pueblo, en el orfanato y hasta el odio de los Legan.
--- ¿Qué sucedió? ¿La niña es de Niel?
--- Si. Anoche me llamó Sara, que la boda la haría ella.

Terry echaba la cabeza hacia atrás, era como un puñal enterrado en el pecho, si hubiera sido otro, lo aceptaba, pero no ese mal nacido de Niel. Agresivo, posesivo, mentiroso, todo por quedarse con ella, se apostaba lo que fuera a que había abusado en la laguna y se había aprovechado de Candy, no había forma de que ese le ganara a su pecosa. Sin decir más confirmaba,
--- Madre, jamás estuve con Candy. Nunca sostuve una relación íntima con ella, aun siendo novios, ella… deseaba casarse de blanco antes de… sostener ese tipo de relaciones. Me lo juraba, pero… ya ves que no me espero.
--- ¡Oh hijo! Pensé. Richard para cambiar de tema agregaba,
--- Mis abogados aseguraron que hay alguien en la demanda y que han terminado con la mujer esa, no volverá a cuidar niños. Candy… no podrá estar en la cárcel, debió ser solo un rumor mal intencionado, como muchos que hay aquí en Lakewood, pero sabes hijo, esta mañana me informaron que el hijo del Capitán, se casa antes de embarcarnos en la pesca y que… serán dos bodas juntas. Supongo que es la de Niel y Candy también.

Los días pasaban y Terry no podía encontrar a Candy y conocer a su hijita, la que aseguraban tenía un parecido a su bella madre. Las fiestas iniciaban y muchas personalidades llegaban, los hoteles del lugar lucían abarrotados, había invitados a fiestas a eventos y sin mucho decir muchos venían al importante Torneo de pesca tradicional.

La cena iniciaba y el alcalde explicaba. Al frente las damas de alta sociedad representadas con una banda y un broche de un pez Muskie,  se encontraban las tres damas Andrea Cornwall, Rosemary Brown y Sara Legan, una mesa con un letrero anunciándolas. Luego el alcalde las presentaba, anunciaba a las familias inscritas en el torneo de Pesca y cada familia contaba con una mesa, al mencionar la ultima todos giraban a verla, un hombre alto y rubio junto a la dama Andrew, se levantaban y todos aplaudían de manera de ovación.

El alcalde orgulloso confirmaba sería la madrina de la inauguración, por alguien con mucha historia, la descendiente del fundador de Lakewood.  Agregaba que el evento sería histórico, no solo por  la importancia de la gente del lugar, sino por la historia de la fundación de Lakewood, que en su aniversario, cuenta con familias originarias de los comienzos de este bello lugar turístico, ligado al lago Michigan. Como todos saben la única descendiente y propietaria legítima de la mayor parte de nuestro apreciado Condado de Lakewood sigue entre nosotros, siendo ella la representante idónea para iniciar este evento y con ellos los festejos inaugurales.  

La dama seria y como muchos la apodaban de bruja, era acompañada por un atractivo hombre alto, ambos en el pódium, se quedaban juntos, ella comenzaba un discurso breve escrito,
--- Para mí es un gran honor que uno de los descendientes de la familia, haya creado el evento tan importante del torneo de pesca, muchas gracias Capitán Brown. El hombre asentía y la mesa de él era iluminada donde Anthony y su mujer junto él agradecían. Fueron años de tristeza al perder a mis parientes directos, quedando mi único sobrino, a quien considero mi hijo y que lo obligue a que se quedara conmigo aquí en el pódium, fingiendo que me desmayaría. Las personas se reían y el hombre a su lado ajustaba los labios al estar bromeando como pocas veces lo hacía. --- De más está decir que presento a mi sobrino nieto directo y descendiente de los fundadores de Lakewood William Albert Andrew. A quien pensé por un tiempo me dejaría sin familia, cuando casi se me va de monje o de sacerdote mandando una carta para asustarme. Otra vez las carcajadas se escuchaba y el joven sonreía con efusividad, al escuchar tal mentira. --- ¡Ya está casado! Ya no necesito que me manden tarjetas de visita y que queden bien conmigo, niñas. Las risas volvían a surgir y ella con una leve sonrisa agregaba --- No quiero hacerles largo esto, solo decirles que si fui la bruja de Lakewood hasta que me llegó una oportunidad de ser feliz… Así utilizamos la oportunidad de mejorar el orfanato, el gimnasio, el deportivo, las capillas y todo gracias a la esposa de mi sobrino, que es una dama luchadora, es doctora y se convirtió en mi mayor orgullo. --- ¿Aun no ha llegado, hijo? William negaba y agregaba, --- Que bueno. De lo que se está perdiendo. Ya le pasaras la grabación, ha de haber pensado que sería un discurso aburrido, ella se lo perdió. Las personas notaban que la señora había cambiado mucho, era alegre y estaba bromeando en el micrófono, tomaba aire y finalizaba,  --- Quedan inaugurados los festejos del aniversario de la fundación de Lakewood.

Los aplausos sonaron, William llevó a su Tía a la mesa junto a las damas de Lakewood quienes la abrazaban al saberla parte de la familia de manera lejana. Las tres damas se desvivían en atenciones y saludos, sonrisas emotivas y abrazos fraternales.

La mesa de los Grandchester esperaba a su hijo y su amiga. La mesa  de los Legan, esperaban a Niel y su familia, la coincidencia fue verlos entrar seguidos y la iluminación ya estaba encendida por completo en todo el salón. Ambos hombres se asombraron, Niel al verlo abrazado con Edith Spencer la actriz de renombre muy famosa. Y Terry sorprendido al verlo con un niño en sus brazos y su esposa tomado del otro luciendo anillos matrimoniales.

Pasados unos minutos las mesas quedaban una frente a la otra, con la pista de baile al centro. Candy llegaba con el administrador, en un vestido precioso dorado y beige así su hija de su mano, ambas vestidas con los atuendos más elaborados y hermosos de todas las mujeres que ahí se encontraban. Al ingresar, George se separaba y la pequeña gritaba,

--- ¡Paaapiiii!

El salón entero escuchaba la efusividad de la pequeña. Girando a verla de manera asombrosa. Candy se ruborizaba al notar que todos giraban a verlas, observaban como la niña se lanzaba en una carrera hasta su padre, donde ella saltaba a sus brazos y el la hacía volar y le respondía
--- ¡Mi princesa!

Candy llegaba hasta él, este bajaba a su hija, para tomar a su mujer en un beso colmado de amor, la señora Elroy se retiraba dejando la conversación con las damas que la halagaban y se iba hasta ella, para recibirla.
--- ¡Hija! Te tardaste mucho. Me tenías preocupada.
--- Lo siento Tía Elroy, no había paso por el exceso de autos estacionados. Y la niña se abrazaba a sus piernas,
--- ¡Abuelita!
--- ¡Mi Dulcecito hermoso! ¿Cómo está la niña más linda de todo el mundo?
--- Bien, abuelita.

El frente del pódium lucía colmado de flores y adornos, la pareja abrazada llamaba la atención de todas las personas ahí, pues conocían a Candy desde niña, pero verla con ese hombre, al que nadie conocía, era asombroso. Que él fuera el padre de la pequeña rubia, de cuello alargado, nariz respingadas y sin lunar alguno en su blanco y níveo rostro, con elegante atuendo. Con la evidente figura heredada de la altura del padre y la mirada azul cielo que el poseía.

La música comenzaba y aprovechando de pie, William abrazaba a su mujer y se quedaba en la pista, la pequeña le daba la mano a su abuelita, con la orden de cuidarla antes de regresar a casa. Los jóvenes con sus parejas se levantaban al escuchar la melodía romántica. Candy se acomodaba en el pecho y hombro de su esposo, él se doblaba susurrándole detalles. Los cuales la hacían reír al comentarle sobre el discurso.

La abuela Elroy contaba a las damas que tenía días de haber regresado de  Europa, su hijo trajo a su familia a vivir a Lakewood, solo que su esposa y la niña se habían adelantado, mi nuera es doctora Candy Andrew y mi nieta es Dulce Estefanía Andrew. La niña le contaba en esos momentos que ella conocía a la señora Legan y que tenía un nieto muy simpático.

--- ¿Si, mi vida? Qué bueno --- Sara ya conociste a mi niña.  Es la alegría de mi vida, desde que nació me ha regalado esperanzas y ahora después de cumpliera cinco años mi niña, por fin viene otro bebe en camino. Es que no dejaba de trabajar mi hija, hasta ahora en su nuevo embarazo.

Sara, Andrea y Rosemary escuchaban atentas, la historia de cómo Candy paseando por los bosques con los niños del orfanato,  llegó al corazón  de ella, con el tiempo, también de su sobrino, quien la apoyo a estudiar medicina, aun casada y con una bebita. Por desgracia existen personas malas y mi niña sufrió un abuso,
--- Pero ya está aquí tu abuelita y tu mami, te vamos a cuidar nosotras, hijita.
--- Si abuelita. Ya no quiero que te vayas, nunca.

Ahora si, el siguiente si es el final  
Continuará...
     

Tania Lizbeth

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
te adoro jefaza.... Hay ya apareció el papa es mi príncipe, mi adorado novio wiiiiiiiiiiii y la tía elroy la adora

Lluvia Uballe

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
siiiii! Esa princesa tiene al mejor papá y dejò mudas a las damas, muy bueno. Paz por fin después de tantos enredos todo quedó aclarado

GINA R.

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Si que estuvo buena , no se donde le veían el lunar a la pequeña Dulce . Para Candy siempre fue Albert y nadie sabía , ella nunca estaba sola , él siempre estaba a su lado .


Felicidades amiga Mayra , me encantó . Siempre fue mi bello rubio  


 ..... .....

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 me esperaba que Albert fuera el padre y todo,pero la revelacion no fue como pensè

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

stormaw

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola
Yo tenía razón, era Albert

Magnolia

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Albert tenia que ser el padre... em gusto la forma en que escribiste la revelación de quien era el padre

YENELI PF

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
o sea, si me lo esperaba pero no de esta forma... jajajaja, ahora si que todos se peleaban por la niña y el que resulto ganon fue el guero... :D excelente.


_________________

Sussy

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Espectacular!
B R A V Í S I M O
   

Una revelación maravillosa¡¡¡ papa Albert al rescate como siempre ha estado acompañandola a lo largo de toda su vida...    
Voy por el final

Mayra Y Exitosa

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias. De todo corazón

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.