LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2018 » Lado Rosa Oscuro » LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE

LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Dom Abr 08, 2018 10:27 pm

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Guerra Florida 2018
Derivación: AU con bases históricas reales, pero para adecuarlos a las edades de los personajes tuve que mover las fechas. Lenguaje adulto y contenido explícito. /+18 años



Gangster Roulette





Durante los primeros años del siglo XX, la ebriedad y la violencia intrafamiliar eran pan de cada día. Padres de familia llegaban en completo estado de intemperancia, luego de jugar sus salarios, o gastarlos con la puta libre de turno. Solían golpear a sus mujeres hasta dejarlas muertas o inconscientes, tiraban a sus hijos en la benefactora Jane Austin, llenándola de niños abandonados.



Fue en el transcurso de estos mismos años que el crimen organizado en Chicago parecía correr sin control, una ciudad marcada y disputada por distintas organizaciones: La Mano Negra, de la pequeña Italia. La Banda del lado Norte, irlandeses. Y pequeñas bandas callejeras. Estos solían pelearse el control, de lo que quedaba de la ciudad, dejando un reguero de sangre, aún más grande, sin importarles cuanta gente inocente hubiera sido arrastrada en el proceso. Intentando poner fin a la ola de dolor y terror que corría por las calles, el nuevo alcalde de la ciudad, William A. Andley decidió tomar medidas, consideradas por muchos otros alcaldes, extremas.



William había formado parte del movimiento por la Templanza, un grupo que se movía en la más oscura clandestinidad para atacar tabernas, destruyendo todas las botellas de licor que encontraban a su paso. Creían firmemente que, controlando la venta y consumo del alcohol, terminarían con la decadencia, los vicios. Porque este era el causante de la pobreza dentro de la familia, de las enfermedades, de la demencia, además de ser un estimulante para la delincuencia. El movimiento tenía como meta recuperar para si su querida ciudad, a costa de lo que fuese. Los anónimos asaltos no eran suficiente, debían de atacar desde una posición de poder, que les permitiera realizar los cambios que necesitaban, fue así que buscaron dentro de sus adherentes un representante digno para postularse en política. No fue fácil para ellos sacar a William como alcalde, los partidos políticos estaban corrompidos, pagados por importantes empresarios de la industria. Si bien tenían el dinero, no contaban con el nivel de influencia que si poseía Doña Elroy Andley-Briand, la mayor precursora del movimiento y tía de William. Elroy era de una moral fuerte, templada por años de riguroso servicio religioso. Se decía que pudo unirse al noviciado si no fuera porque sus padres tenían un futuro diferente trazado para ella. La casaron por conveniencia, y ella solo se limitó a obedecer, como lo dictaba los mandamientos. Enviudo joven, sin descendencia, y a pesar de no amar a su marido, jamás busco su reemplazo, dejando en claro su eterno luto vistiendo siempre de negro y dedicando su tiempo por completo a la religión, convirtiéndose así en una figura de moral y virtud, admirada por las familias más ricas de la ciudad. A menudo llegaban a ella por consejo, o consuelo, todo el mundo buscaba su aprobación. Fue ella quien sugirió a su sobrino, sabía que él cumpliría con los cometidos del movimiento, pues lo crío con la misma rigurosidad que hubiera criado a su propio hijo. Tras el fallecimiento de su hermano y su mujer, en un accidente automovilístico, ella cobijo bajo su techo a los hijos de este, una joven de 17 años y a un niño de 8. Logro casar a la mayor con un buen hombre, y la vio con orgullo formar su propia familia. Pero la vida, o en este caso la muerte, parecía no dar tregua a Elroy, viendo como su amada sobrina se consumía a causa de la tosferina, dejando atrás a su marido y a un niño de dos años. La tristeza consumió al hombre a tal punto, que no se consideraba capaz de ver a su hijo. Fue así como Anthony llego a su vida para iluminarla, consintiéndolo de formas que jamás se permitió con sus sobrinos. No había nada que él quisiera que se le fuera negado. Aprendió equitación, a tocar la gaita, para el deleite de la anciana pues evocaba a la ascendencia familiar. Lo que más sorprendió a la mujer, fue cuando lo encontró hundido en el barro, junto al jardinero, pidiéndole que le enseñara el arte de cultivar rosas. Entre los matorrales lo vio crecer, su espíritu gentil le recordaba al de su sobrina, haciendo que le doliera el corazón. Mucho le costó separarse del muchacho, pero como lo hiciera William, lo envío junto con sus parientes a estudiar a Londres, él también debía instruirse para llevar adelante el legado de la familia.



William establecía normas de “prohibición del alcohol” en la ciudad, aprovechándose de la propaganda por el “mejoramiento de la moral del país” instaurada tras la Primera Guerra Mundial, logrando el respaldado del gobierno central en Washington DC. Andley llevo con mano dura a Chicago, insertando capsulas del movimiento en la policía, en el municipio, donde pudiera. Pronto otros municipios seguirían su ejemplo.



Pero hecha la ley, hecha la trampa. A pesar del asedio, las bandas buscaban la forma de continuar con sus negocios. Y “Big Jim” vio la oportunidad.  Casado con una Madame de Chicago, él ya contaba con un par de cientos burdeles, haciendo de la prostitución su fuente de riqueza. Pero todo se estaba yendo a pique con la prohibición instaurada por Andley. Fue así que decidió cambiar de negocio dedicándose a los restaurantes, o al menos eso aparentaba. Juegos de azar y prostitución seguían siendo su norte, solo procuraba otórgale a sus distinguidos clientes la fachada perfecta. El negocio comenzó a expandirse rápidamente, al punto de tener que solicitar la ayuda de su “familia” en Nueva York para mantener a raya las demás organizaciones que comenzaban a amenazar su funcionamiento, logrando así el control del lado sur y norte.  



Terrence Grandchester llego a Chicago a principios del mes de diciembre, a pedido de su abuelo. Descendiente de una hija de la mafia neoyorquina y un aristócrata inglés, él era el siguiente en la línea de sucesión, Sottocapo. A diferencia de su progenitora, él abrazo con orgullo su destino. Su madre, siempre había renegado de su origen ya que las mujeres de la “familia” no llevaban la mejor parte. Utilizadas frecuentemente como moneda de cambio, ya sea para apaciguar una rencilla o unidas a hombres detestables para formar alianzas, el futuro de estas no estaba en sus propias manos, si no en la de sus padres y de las familias a la que pertenecían. Y en el caso de Eleonor, el suyo dependía de la Familia Genovese, una de las cinco “familias” que reinaban en Nueva York, y la más antigua. Declarándose en franca rebeldía, huyo cuando aún era una joven, buscando refugio en el insipiente Broadway. Dejó atrás el apellido Morello por el de Baker, tiño su castaño cabello a rubio, y se lanzó tras su gran anhelo de ser actriz. Los primeros años no fueron fáciles, y no por falta de talento, en primera instancia llamaba la atención por su belleza, pero una vez audicionaba, se ganaba a los directores con su talento. Pero al cabo de un tiempo alguien de su familia le encontraba, obligándola a moverse, a esconderse, lo que dificultaba mantenerse en un teatro por mucho tiempo, y a medida que la “familia” de su padre crecía en número y reputación, más difícil resultaba. Fue en una de estas huidas que conoció a Richard Grandchester. Eleonor había salido por la parte trasera del teatro, luego de reconocer a uno de los antiguos secuaces de su padre, sentado en una de las butacas durante una función. En su loca carrera había chocado de frente con un joven, tirándolos a ambos al piso. Como todo un caballero inglés, una vez en pie, el muchacho procuro levantar rápidamente a la chica del suelo, tendiéndole una mano.




“Está usted bien?”




Solo una mirada, y el cálido contacto de sus manos, bastó para que cayeran en el hechizo. Desde ese momento para Richard resultaba imposible pensar en separarse de la bella actriz. Le pregunto dónde vivía y se ofreció a acompañarla. Hablaron de todo, mientras caminaban con parsimonia. Ella de su oficio, evitando hablar de su “familia”, la posibilidad que le brindaba el teatro de vivir otras vidas, de ser otra persona. Él le hablo de Shakespeare, de su natal Inglaterra, de libros. Hablaron de gustos, de olores, colores, sabores. El tiempo parecía transcurrir tan rápido, el camino se había vuelto tan corto. Una vez llegaron a la puerta del edificio, sin el menor atisbo de temor o vergüenza, antes de despedirse, el joven le pidió que le permitiera estar en contacto. Eleonor por su parte, parecía no poder negarse a los encantos de aquel muchacho, accediendo a su solicitud. Pero a la llegada de un nuevo día, ella se había vuelto esquiva, había desaparecido por alguna razón que él no entendía, que desconocía. Porque si de algo estaba seguro, era de que él había afectado a la joven de la misma forma en que ella le había afecto a él. Sin darse por vencido, decidió salir tras su búsqueda, en algún teatro, en algún lugar la volvería a encontrar. Pero no era el único.



El viento golpeaba con fuerza la ciudad, levantando hojas y polvo a su paso por el Central Park, haciendo difícil su observación y su andar. Pero a pesar de esto, pudo reconocer la figura de la mujer que le cautivara semanas atrás. Ella también luchaba contra el viento, intentando avanzar. Dos, tres zancadas le bastaron para tomarla por la cintura, abrazándola con fuerza. Eleonor quedó paralizada, sintiendo el cálido aliento de Richard en su cuello. “No huyas de mi” la profunda voz se quebraba. No pudo evitar el llanto al oírle hablar, temía por ella, por él; su “familia” no le dejaría en paz. Después de un instante que pareció infinito, en silencio, se giró para enfrentarle, más no hubo de parte de él una sola palabra. En ese momento solo se limitó a tomar su rostro, y sonreír, con toda la ternura de la que fue capaz. Ella no pudo más que suspirar, abriendo levemente la boca para exhalar. Una muda invitación que él no iba a rechazar, dejando que el gravitante deseo hiciera lo suyo. Tomo su boca de una vez, de forma profunda y con fuerza. Ella se aferró a su cuerpo de forma desesperada, y algo en su agarre le alarmo en lo profundo de su mente, despertándolo, llevándolo a la realidad. No podía permitirse exponerla de esta forma. Se apartó dolorosamente, tenían que hablar. Fue entonces cuando ella también despertó de la ensoñación, asustada miro a todos lados, buscando. “Vamos a mi departamento… solo para hablar” le aseguro. Ella vio la sinceridad en su mirada, aceptando al fin.





Earl grey, y una copa de oporto para él. El departamento se ubicaba muy cerca de la Quinta avenida y del parque, era pequeño pero lujoso, a diferencia del piso en el que ella ahora vivía. No pudo evitar sentir aún más curiosidad por este hombre, del que en realidad no sabía nada. No alcanzo a hacer pregunta alguna, ya que, haciendo gala nuevamente de su caballerosidad, él le rogó que contara su historia. Era claro, él también quería saber, la quería conocer, y ella sintió que se merecía su verdad. Eleonor se hizo de valentía, contando los pormenores de su vida entre cada sorbo de té, aferrando su vista y sus manos a la taza de Earl grey. Nerviosa, levanto la vista una vez termino de hablar. Richard nuevamente le ofrecía una sonrisa, esta vez era una sonrisa queda, una que parecía llena de entendimiento y de un candor que la hacía sentirse segura, reconfortada. Pero, de pronto, Richard comenzó a pasearse por la estancia mirándola de cuando en cuando sin decir nada, como sopesando la situación, haciéndola sentir nuevamente insegura, hasta que le oyó hablar. Ahora había llegado su turno, de contar su propia historia. Hijo de aristócratas, su vida también dependía de los designios de su propia familia, en su futuro la sombra de un matrimonio arreglado, un puesto en el parlamento británico, solo ganado por un título nobiliario y no por méritos propios. No sabía bien quien era, menos aún que era lo que quería hacer con su vida, había decidido viajar a América en una búsqueda de sí mismo. Cuando termino de hablar, se sumió en un profundo silencio mientras miraba por la ventana. Sintió como Eleonor le abrazaba por la espalda, sin decir nada. Ambos resguardándose en ese silencio. Ella sonreía para sí, encontrar un alma tan afín, en el lugar menos pensado, le daba esperanza. Arrastrada por ese mismo sentimiento, no dudo en darle el sí, buscaron un registro civil y formalizaron su alianza.  Eleonor había recogido solo unas pocas cosas antes de mudarse con Richard, le causaba temor regresar a su antiguo departamento y encontrarse con alguno de los hombres de su padre. Por lo demás, él había procurado llenar su armario con ropas nuevas, por más que le insistió que no gastara. Pronto descubrió que Richard gustaba del buen vivir, lo que significaba: buena comida, ropa, carruajes, etc. Algo que no dejaba de preocuparle, ya que sentía se exponían demasiado. Eso y además del hecho de que su tierno amante no trabajaba, se mantenían de la riqueza de su familia, ya que ella, desde su matrimonio no había vuelto a las tablas. Si seguían con ese ritmo de gasto y vida, pronto les rastrearían y ahora serían dos familias, y no solo la suya, las que les dieran caza. Al cabo de un par de meses llego una carta, un sello nunca antes visto, como el rostro de Richard al leer su contenido. No tuvo que decirle nada, pudo adivinarlo. Se acaba la luna de miel. Eleonor le propuso que huyeran juntos, desaparecer de la ciudad, habría otros países donde ambos se podrían desarrollar, empezar de cero, pero lo sintió titubear. Eleonor tomo sus manos mientras elaboraba el plan de escape en voz alta, empacarían unas pocas cosas, para luego marchar en el primer tren que encontraran. Vivirían una vida sencilla, trabajando en lo que fuera, mientras labraban su propio destino.  Si él estaba de acuerdo, se encontrarían en la estación en cosa de dos horas, ella iría por los tickets mientras él cerraba el contrato de arriendo, tomaba las maletas y salía a su encuentro. Richard le miro por un momento que pareció eterno, e indescifrable a la vez. Para luego besarle en los labios asintiendo.




Eleonor miraba para todos lados, Grand Central estaba atiborrado de pasajeros. Nerviosa miraba el reloj que se encontraba en medio del enorme salón. Las manos le sudaban mientras arrugaba los tickets apretando su puño con fuerza. Estaba por marchar hacia el departamento cuando lo vio. Soltó el aliento, sintiéndose infinitamente feliz de verle. Pero la sonrisa se le fue borrando del rostro a medida que él se aproximaba. “¿Dónde están las maletas!?” Le reclamo asustada mientras le golpeaba el pecho. A sus espaldas, una mano enguantada le tapaba la boca con un paño, de pronto las fuerzas le faltaban, sintió el abrazo de Richard mientras se desvanecía. Como pudo trato de levantar la cabeza para mirarle, una sonrisa llena de disculpa, lágrimas, todo se fue a negro...

CONTINUARA...

2 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 12:31 am

Bleu Moon

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡Qué introducción! Asi que Richard la traiciono Intersante fic ! te sigo

3 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 12:51 am

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 maraviglioso inicio,madreeeeeeeeeeeeeeeeeeeee 
No te atrevas en abandonar este fic  
Puto Richard...

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

4 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 4:27 am

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡qué inicio más emocionante! Me he quedado picadísima. Esto está buenísimo y promete ponerse mejor.

Y no puedo negar que todo el tiempo he tenido en la cabeza, una rolita de Joaquín Sabina que va a tono con el capítulo:

5 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 6:29 am

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hija mía! No voy a abandonar nada, este lo tengo bien avanzado

Friditas!!! Me matas!!!! AMO A SABINA!!!!!!!!!!

Bleu gracias!

6 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 7:04 am

Lady Supernova

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡Historia mafiosa ¡Sí! ¡Me encanta la idea! Esta introducción ha sido de lo más interesante, definitivamente me enganchaste ¡Quiero saber más! Buenísimo que se va poner ¡Te sigo!

https://www.fanfiction.net/u/2786408/Lady-Supernova

7 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 2:23 pm

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
:)

8 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 3:51 pm

Tania Lizbeth

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hermosa historia

9 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 09, 2018 8:01 pm

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias Tania!

10 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 10, 2018 10:27 am

Rhodb


Rosa Pink
Rosa Pink
Me encanta la trama.. te sigo

Enviado desde Topic'it

11 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 10, 2018 7:11 pm

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias!

12 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 10, 2018 8:00 pm

Rhodb


Rosa Pink
Rosa Pink
A ti hermosa😉😊

Enviado desde Topic'it

13 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 10, 2018 8:22 pm

Elby8a

avatar
Rosa Negra
Rosa Negra
Me has enganchado.
Excelente inicio y me encanta la forma en como acomodaste a los personajes para que congeniaran con la trama.
Terry mafioso WOW!!    
que buena combinacion.

Ese Richard y sus traiciones, que lo cuelguen del palo mas alto.  
(claro solo si ya engendro a nuestro Bombon)

14 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Miér Abr 11, 2018 6:18 am

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
jajajajajjajajajajaj Rosa Blue gracias por tus comentarios! me sacaste una sonrisa

15 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Miér Abr 11, 2018 3:46 pm

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
no me la creo... un fic tuyo, largo... habra que mantenerte vigilada ahora que tienes inspiracion


_________________

16 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Lun Abr 16, 2018 8:21 am

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

17 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 17, 2018 1:31 pm

Lady Lyuva

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Leyendo por recomendación de Friditas, así que Terry es nieto de un caporegime, guau! Interesante, interesante. Eso sí, espero y al duque le den su merecido.

18 Re: LA COSA NOSTRA: GANGSTER ROULETTE el Mar Abr 17, 2018 3:18 pm

cilenita79

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Oh! Que honor que me hacen! muchas gracias por leer <3

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.