LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » * “PELOTÓN COMANDO PecoCITAS” * NOVENO APORTE * PARA ALBERT * MINIFIC-SEÑORITA “RICITOS DE ORO” * CAPÍTULO 2º *

* “PELOTÓN COMANDO PecoCITAS” * NOVENO APORTE * PARA ALBERT * MINIFIC-SEÑORITA “RICITOS DE ORO” * CAPÍTULO 2º *

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Nerckka

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 “COMANDO PECOCITAS”
Hola chicas, gracias a todas por sus comentarios me alegra que les haya gustado el primer capítulo y espero que el segundo sea igualmente de su agrado.

Antes que nada pido duscupas por mi retraso, pero he tenido unas complicaciones, en todo caso prometo terminarlo y ahora mismo estoy en el siguiente capítulo. Un beso a todas y gracias por leer




SEÑORITA “RICITOS DE ORO”
Por Nerckka Andrew

CAPÍTULO 2

Albert colgó su teléfono después que Stear le contara rápidamente la historia de aquella joven… Se dirigió a su habitación y volvió a mirar a ese ángel de rizos rubios que ahora dormía en su cama ¿Cómo alguien podría cambiar a esa joven por otra? Por lo visto tarde se dio cuenta su exnovio de lo que había perdido, desde luego que no la iba a echar del departamento y menos si alguien la estaba acosando. En silencio se fue al salón y en un cajón de la biblioteca buscó una llave, con cuidado abrió de par en par la gran puerta que separaba los dos departamentos… estaba limpio y ordenado, pero no preparado para irse a dormir inmediatamente, sacó unas sábanas e hizo la cama, luego se fue directo a cuarto de baño ¡tenía tantas ganas de darse un baño después de su largo viaje!
- Esencia de rosas, sales de canela, perfume de jazmín, gel de… ¡Rosemary, es que no tienes nada neutro que pueda usar para una ducha!  Tendré que ir con cuidado a buscar algo a mi habitación…
En el preciso momento en que cruzaba el salón su teléfono empezó a sonar…
- ¡Diablos, espero no haberla despertado! Rosemary, disculpa he tenido unos inconvenientes y no he podido llamarte, ya estoy aquí
- ¿Qué sucede? ¿Problemas en la aduana? ¿Porqué hablas tan bajo?
- No, es aquí en el departamento ¿hay alguien durmiendo en mi cama!
- Jajajaja Bert ni más ni menos “Ricitos de Oro”, que bromista hermanito, ve ya a descansar que es tarde.
- No es ninguna broma yo también pensé en “Ricitos de Oro”, es una amiga de los chicos y sus novias… que tiene unos problemas de acoso con su ex, y no encontraron mejor solución que traerla con ellos y…
- Espera Bert ¿hablas enserio? ¿Qué harás ahora?
- Qué quieres que haga, dormiré  en tu habitación iba a tomar una ducha pero en tu cuarto de baño no encontré nada para mi… ¡y no quiero llevar tus perfumes florales!
- Bert, en el último cajón encontrarás de todo ve a descansar y ¿Es bonita “tu Ricitos de oro”?
- ¡Rosemary!
- ¿Qué? Yo no he dicho nada sólo era curiosidad, cuando te levantes me llamas ¡y me cuentas! Y procura que no se entere la tía… Si no te casará inmediatamente. Besos – Albert ya no pudo contestar,  su hermana colgó inmediatamente para no escuchar nuevamente un reclamo –  
Al guardar su teléfono Albert notó qué alguien lo observaba…  no quería moverse de su lugar, ¡lo que le faltaba! Había despertado a la chica por la llamada de su hermana. Su mente analizó rápidamente todo, ella había escuchado la conversación y sabía que era el dueño, si hubiese pensado que era un ladrón, mínimo habría gritado. Sólo se volvió hacia ella cuando escuchó su voz, una voz dulce y melodiosa… pero lo que más le llamó la atención fueron sus ojos… esos enormes ojos verdes como dos esmeraldas.
- Le pido disculpas, me iré a un hotel no fue mi intención causarle este… inconveniente.
- No se preocupe, ya he hablado con Stear y me explicó todo, además no es su culpa puede quedarse… yo me iré al otro departamento ya lo he preparado, lamento haberle despertado.
- Gracias, me quedaré por hoy y mañana buscaré algo.
- Mañana hablamos ¿Candy? Creo que así me dijo Stear que era su nombre.
- Si, disculpe mi mala educación. Mi nombre es Candice White, puede decirme Candy.
- Señorita, soy William Albert Andrew y puede decirme Albert. Encantado – le dice mientras le besa su mano, sonrojando a Candy –
- Sus… sus cosas Albert, están intactas en su habitación puede ir por ellas, no fue  mi intención escuchar su conversación pero me desperté al oír un teléfono que no era el mío.
- Gracias Candy, será un momento y la dejo descansar, por mi no se preocupe cerraré el acceso para que esté tranquila. Mis sobrinos vendrán mañana.
- Gracias – dijo Candy bastante avergonzada, aunque estaba cubierta con su albornos se sentía incomoda más que nada por la situación de vergüenza y de conocer al tío de sus amigos de esa manera… además nunca se imaginó que fuera un hombre tan joven, ya que no era mucha la diferencia de edad que tenía con sus amigos.
- Ya puede ir a descansar, y de verdad no se preocupe que aquí puede quedarse sin ningún problema, a mi me da igual estar en este departamento que en el otro, así que puede seguir con los planes que tenían con mis sobrinos.
- ¿Albert, ha cenado? Le podría preparar algo rápido
- Se lo agradezco pero sólo deseo dormir, gracias Candy y buenas noches...
- Buenas noches Albert.

Candy ya en la habitación meditaba en su situación… pensaba estar sola y pensar un poco todo lo que iba a ser durante los días que estuviese en el departamento, no era su intención quedarse, pero ahora le parecía de poca educación irse si no tenía ninguna escusa… bueno si, tenía una, “el amable tío de los chicos”, corrección ¡el apuesto y amable tío de los chicos! no veía correcto quedarse ahí y compartir el departamento… pero él ya echó por tierra ese argumento  diciendo que usaría el de su hermana ¡Qué situación más incomoda! Tanto para ella como para él – pensaba en silencio Candy – además también pensaba en sus amigos y en la sorpresa que se habrán llevado al enterarse que su tío llegó de sorpresa… No se enteró a qué hora se quedó dormida, pero cuando vio la hora ya eran las nueve de la mañana, se levantó corriendo para ducharse ¡sus amigos no tardarían en llegar!
Al llegar a la cocina se paró en seco.
- ¿Y ahora cómo voy a preparar algo si el dueño de esto está aquí? ¿y si lo qué uso lo necesita para otra cosa?
- No se preocupe señorita, puede usar todo lo que necesite, si falta algo ya se comprará. Buenos días Candy, espero que haya descansado bien.
- Ho… hola… Buenos días Albert, creo que he hecho mucho ruido y lo desperté.
- No, llevo un rato despierto pero yo tampoco quería hacer ruido y despertarla, ya bastante fue anoche y eso sí la cocina es compartida…
- Entonces pararé café mientras llegan los chicos. –  En ese momento llaman a la puerta y Albert se levantó inmediatamente, pero no era quien esperaban.
- Buenos días Dorothy pasa ¿Qué te trae por aquí?
- Buenos días señor, le traigo leche fresca y unos pasteles que me pidieron sus sobrinos, ellos llegarán en unos momentos  fueron  a buscar a sus novias, si me permite prepararé el desayuno para sus invitados.
- Ven que te voy a presentar a la amiga de mis sobrinos.
- Ya me enteré señor, si ellos me hubiesen dicho algo no se habría llevado esta sorpresa.
- Ella es la señorita Candice White
- Hola señorita, soy Dorothy encantada de conocerla, yo preparo el desayuno sus amigos ya están por llegar. Y mientras desayunan prepararé el otro departamento para cambiar las cosas.
- Encantada Dorothy, pero yo puedo ayudarte con eso así terminamos antes
- Como quiera señorita.
- Dorothy, puedes decirme Candy.
- Señorita yo no puedo.
- ¿Por qué no?
- Por que no estaría bien ¿Verdad Señor?
- Dorothy yo preparé la mesa, y ese es asunto de las dos, si Candy quiere que la llames por su nombre… creo que no me puedo meter
- Ves no hay ningún problema, así que terminemos el desayuno ¡Pasteles, me encantan!
- Eso han dicho los señoritos, dijeron que eran de bienvenida para su amiga. Esto ya está.
- Bien, entonces lo llevo a la mesa.
- Mientras vienen sus sobrinos señor, iré a arreglar su habitación me llevaré todo al otro departamento.
- Albert creo que eso no hace falta yo puedo irme a otro lugar, de verdad que no tengo ningún inconveniente
- Eso ya lo hemos hablado y dije que por mi no hay ningún problema… así que será mejor que lo hables con mis sobrinos para que no crean que yo te he echado de aquí.
- No creo que ellos piensen eso, me conocen y saben que accedí a venir por que creíamos que no había nadie aquí, por lo menos durante un mes y yo mientras buscaría un lugar donde quedarme – Candy no pudo seguir con sus explicaciones ya que en ese momento llamaron al timbre, y Dorothy fue a abrir – Serán los chicos
- Señoritos, señoritas pasen – y hablando en voz baja dijo – su tío está en la cocina tratando de convencer a la señorita para que se quede…
- Iremos a ver, gracias Dorothy.
- ¡Hola tío, Candy! ¿Cómo están?
- ¡Stear, Archie, chicas! Los estamos esperando.
- Hola chicos, señoritas
- Buenos días señor Andrew – dijeron casi al unísono las chicas, para asombro de Candy… ella sólo le decía Albert, y el formalismo de las chicas no lo entendía ya que él era muy amigable, por lo menos con ella.
- Hola tío, lo sentimos de verdad, de saber que vendrías hubiésemos llevado a Candy a otro lugar pero…
- No se preocupen, me imagino que debió de ser importante para haberla traído aquí. Pero si de verdad es importante para que nadie encuentre la localización de Candy deben de convencerla para que se quede aquí.
- Gracias tío, sabia que comprenderías.
- Yo sí pero ella no. Dice que…
- Chicos, su tío tenía todo preparado para quedarse y yo prácticamente lo eché de su casa. Anoche tuvo que tomar algunas cosas para habilitar el otro departamento.
- Eso se arregla Candy
- Y como Archie, yo la única solución que encuentro es buscando otro departamento.
- ¡Candy tiene razón! El tío tiene todo aquí… - comentó Stear ante la mirada atónita de su tío de los demás
- ¡Stear!¿Cómo puedes decir eso?
- Tranquilo Archie. ¿Dorothy el tío tiene todo en este departamento verdad?
- Si, señorito Stear, le preparé el departamento como él me lo pidió
- Y tío tú dices que no te importa quedarte aquí con Candy ¿Verdad?
- Stear, hay dos departamentos me da igual estar en un lado que el otro.
- ¿Y tú Candy quieres estar en otro departamento?
- ¿Qué estás tramando Stear?
- Jajajajajaja ¡Eres un genio Stear! Y tienes razón si Candy quiere otro departamento, lo tendrá. Pero primero vamos a desayunar.
- El tío es el único que me comprende.
- Yo también ya he comprendido señorito Stear, así que si me disculpan iré preparando las cosas. Señor, me retiro para preparar todo.
- Gracias Dorothy y ya sabes que aunque los chicos se han enterado… ni la tía ni George deben saber que estoy aquí.
- ¿Qué están tramando ustedes? – dice Candy con su curiosidad de siempre
- Candy ya lo verás, te daremos tu gusto y tendrás otro departamento… y yo el mío así que no te preocupes, ahora vamos a desayunar que es tarde.
Todos se sentaron en la mesa y disfrutaron de su desayuno, Albert le contaba a sus sobrinos de su escapada para burlar a su tía y a George para descansar unos días.
- Creo que la tía abuela trama algo, la he visto muy sospechosa últimamente, además se fue a Lakewood, por que tenía que preparar algo de una boda
- ¿Quién se casa? Para que la señora Elroy prepare un evento así será alguien importante – Preguntó Patricia, todos miraron a Albert
- No lo sé… A mi no me ha dicho nada, puede que esté ayudando a alguna de sus amistades, ya me extrañaba que se fuera a Lakewood a ella le gustan las reuniones de sociedad…
- Queríamos llevar a Candy a conocer Lakewood, pero creo que no es buena idea mientras esté ahí…
- Chicos, se los agradezco pero primero tengo que arreglar todos los papeles de la universidad e instalarme en mi nuevo departamento – todo lo dijo con una hermosa sonrisa que dejo a Albert hipnotizado por unos momentos – Iremos a buscarlo hoy ¿verdad?
- ¿Cómo te vas a matricular sin dar tu apellido Candy? Si no quieres que alguien te encuentre va a ser algo complicado si tienes que dar tus datos para la matricula
- El tío tiene razón, no tienes ningún contacto que pueda ayudarnos tío ¡Tú conoces a mucha gente!
- Si, pero pueden descubrir que estoy aquí… ya pensaremos algo. Pueden ustedes hablar con George.
- No creo, querrá conocer a Candy y te descubrirían entonces arruinaríamos tus vacaciones.
- ¿Creen que Terry la buscará aquí en Chicago?
- Patty, él sabe que somos de aquí amor, será el primer lugar en buscarla cuando se entere que ninguno de los cuatro estamos ahí.
- Puedo hablar con Rosemary y decirle que hable con George para ayudar a una amiga suya… así nadie sospechará de nosotros.
- Crees que la tía nos ayudará, tendremos que hablarle de Candy.
- Ya sabe de mi, ayer hablo con Albert de mi
- Jajajajajajaja sabía qué habías escuchado toda la conversación y estará encantado de ayudar a “Ricitos de Oro” La llamaré ahora mismo.
- ¡Hoy mismo me aliso el pelo!
- Jajajajajajaja este apodo me gusta más Candy…
- Tienes un cabello demasiado hermoso para estropearlo con una plancha… Yo no cometería ese crimen Candy, voy a hablar con mi hermana.
Ante la mirada atónita de sus sobrinos y de las chicas Albert se fue hacia su habitación. Los chicos y sus novias sonrieron al ver como Candy se ruborizaba ante el cumplido de Albert.
- Creo que ya recogemos esto, hemos terminado todos. Además tengo que arreglar mi ropa.
- Si, ya te ayudamos y vamos a ver que dice la tía si ayuda a “Ricitos de…
- ¡Archie no me avergüences!
- Lo lamento, terminemos de recoger esto…
En otro lado de la habitación estaba Albert hablando con Dorothy sobre los cambios que hizo.
- La señorita aquí estará más cómoda y usted también señor, una noche vale para dormir en la habitación de su hermana…
- ¿Ya has terminado tan pronto?
- Señor esa más fácil llevarme las cosas de la señorita que sacar todas sus cosas de su habitación. También cambié ya las sábanas…
- Muy eficiente como siempre, debería convertirte en mi secretaria, creo que lo harías muy bien.
- Gracias señor, pero este es mi trabajo y lo se hacer muy bien, no creo que como secretaria haga un buen papel. Además a la señora Elroy no le agradaría la noticia. Aunque puedo estar aquí gracias a su ausencia y a que el señor George está en la oficina.
- Tío, ya has hablado con tía Rosemary.
- No aún no Archie, estaba hablando con Dorothy ¿y Candy?
- Ya estoy aquí dispuesta a preparar todo.
- Señorita ya lo he preparado todo, como lo que quería era cambiar de departamento, ya he llevado sus cosas al otro departamento, estará ahí mucho más cómoda, venga conmigo y verá el buen gusto de la señora Rosemary.
- Pe… pero
- Nada de peros Candy, si el problema era que estabas ocupando mi departamento, eso ya se ha solucionado y Stear tiene razón, además mi hermana vive en Escocia y su departamento estará totalmente libre. Problema solucionado ¿verdad chicos?
- Candy vamos a ver tu nuevo apartamento, Dorothy nos espera, así  el señor Andrew y los chicos arreglan lo de tu matricula.
Cuando los chicos se quedaron solos con su tío empezaron a hablar de los pros y los contra de hablar con George, pues estaban seguros que George vendría a hablar con Candy y podría ver Albert.
- ¿Qué podemos hacer tío? Terry no ha dejado de molestarla.
- Puedo ir personalmente ha hablar con el director, me conoce y le podemos pedir discreción
- ¿No te traerá problemas?
- No, no creo. Además como ya dijo Stear, Terry lo primero que hará será buscarla aquí en Chicago… y por eso debemos ser cuidadoso con lo que hagamos.
- Gracias tío por tu apoyo, ella quedó huérfana hace unos años y sólo nos tiene a nosotros, se conoció con Annie cuando eran niñas en un campamento desde ahí que son amigas y por eso se vino a América cuando se quedó sola.
- Es una chica encantadora… Anoche hasta se ofreció a prepararme la cena.
- Tío que susto me diste anoche cuando te escuché preguntar por “Ricitos de Oro”
- ¡Y siguen con eso, me voy a enfadar!
- No veo por qué se va a molestar señorita, si la estampa que tengo en mi ojos es esa.
- Pero que quede en privado, nada de decirlo en público.
- Señor, yo me marcho si quiere vengo a preparar la comida.
- No Dorothy, comeremos fuera ya me encargo de llevar a todos a un lugar discreto. Gracias. Si necesito algo ya te avisaré con los chicos.
- Como guste señor, Señoritos, señoritas hasta otro día.
- Gracias por todo Dorothy.
- ¿Alguna noticia de su hermana Albert?
- No he hablado con ella…
- Candy, el tío conoce al director y hablará con él.
- Bueno, vamos a mostrarle a Candy Chicago y luego los invito a comer, tenemos mucho que celebrar.
- ¿Algún lugar en especial tío?
- ¿El Lincoln park les parece bien?
- Gracias a todos, a mi me parece estupendo ¿me encantan los parques.
- Pues preparaos que nos vamos.
El gran parque iluminó los ojos de Candy, quedó maravillada con él ¡le encantaba la naturaleza! Y no paraba de agradecer a sus amigos por haberla invitado a vivir a Chicago, hacía un mes que prácticamente no sonreía y el acoso de Terry la tenía completamente agobiada. Ahora por fin podía respirar tranquila.
- Este lugar es maravilloso, deberíamos hacer un picnic en lugar de ir a comer por ahí ¿no les parece?
- Buena idea ¿Qué dicen los demás?
- Pero Annie y yo vamos a comprar, mientras ustedes buscan un lugar que esté bien en la zona de las mesas – dice mientras le giñe un ojo a su hermano – vamos Annie, traeremos algo especial.
- Tío, Patty, Candy vamos conozco un lugar que a Candy le encantará.
- Stear estoy disfrutando como una niña con todo esto ¿Qué más puede faltar?
Albert miraba fascinado a Candy, era como una niña que disfrutaba de cuanto veía por lo que podía deducir se había criado en un lugar con mucha naturaleza, a lo lejos reconoció el lugar al que los llevaba Stear él había ido un montón de veces pero no para comer, si no más bien para subirse al árbol más alto a admirar todo el parque desde lo más alto de su copa.
Candy al ver su nueva sorpresa abrazó a Stear y su fue corriendo hacia el árbol el cual trepó en pocos minutos para asombro de Albert.
- ¿Esto es real?
- Tío para hacer feliz a Candy se necesita muy poco y conocerla muy bien.
- Recuerdas Stear, antes de hacerse novia de Terry solíamos ir los cinco al Central park y siempre hacía lo mismo, contemplar todo el parque desde el árbol más alto… Después las salidas fueron al cine o a comer en pareja casi siempre los seis. Ésta es la Candy que conocemos.
- En eso se parece a ti tío, seguro que tú tardas más en subir.
- ¿Es un reto?
- Sí y ya tengo el cronometro preparado.
Albert siguió el mismo camino que Candy y subió al árbol justo donde estaba ella.
- ¿Hacen una bonita pareja no crees amor?
- Lo mismo estaba pensando, mi tío no deja de mirarla está fascinado con ella.
- Y Candy está más segura ¡Cuánto a cambiado en un día!
- Este mes que van a estar juntos procuraremos que se conozcan bien… Me gusta Candy como tía.
- Jajajajaja Cariño que no te oiga Candy, eso le gustará menos que “ricitos de Oro”, vamos a esperar a Annie y a tu hermano en ese banco mientras llegan, yo no voy a subirme a un árbol.
Albert se sentó en silencio junto a Candy contemplando el parque norte de Chicago.
- Ver un atardecer desde aquí debe de ser muy hermoso.
- Lo es, aunque hace años que no lo hago. Antes podía escaparme y hacer estás cosas. Ahora siempre tengo algún fotógrafo pendiente de mi.
- Me imagino el titular ¡¡El gran empresario William Albert Andrew subido en el árbol más alto del Lincoln Park Cultural Center!!
- Jajajaja se pondría más interesante el titular si agregan que estaba acompañado de una hermosa e intrépida dama – Candy agacho la cabeza y cambio el tema –
- Menos mal que Edward no está aquí… si no ya me estaría diciendo que eso no lo haría una dama. Pero a mi me da igual hace tiempo que no pasaba tan bien.
- Creo que en eso estamos igual, en mi primer día de vacaciones lo estoy pasando muy bien ¿Quién es Edward?
- Es el asistente de mi familia el hombre de confianza de mi padre, yo quería estudiar medicina así que lo dejé a cargo de todo en mi ausencia él lleva bien los negocios  los conoce y se que puedo confiar en él.
- Me alegra que tenga en quien confiar.
- En mis amigos también confío y usted está incluido Albert.
- No me diga de usted, soy simplemente Albert.
- Lo encuentro algo raro ya que Annie y Patty le dicen señor Andrew
- Eso es por que ellas me conocieron en otras circunstancias y simplemente no se acostumbran, pero tú me has conocido como Albert y me agradaría que llames así.
- Gracias. Bajamos ya, los chicos ya nos deben de estar esperando.
El día terminó sin ningún inconveniente, los chicos se fueron tarde del departamento y tanto Candy como Albert se fueron pronto a dormir, aunque a Albert le costó un poco más ya que no podía apartar de su mente la dulce sonrisa de Candy. Ya era muy entrada la noche cuando nuevamente su teléfono empezó a sonar.
- ¿Te desperté Bert?
- ¿Rosemary qué sucede?
- Eso pregunto yo, me ibas a llamar esta mañana
- Lo olvidé, vinieron los chicos y nos fuimos al parque todo el día además dejé el teléfono aquí.
- ¿Al parque con tu “Ricitos de Oro”?  Bert no me digas que…
- Rosemary somos amigos y se llama Candy no le gusta ese apodo así que no lo vuelvas a decir, hace ya años que no me divertía tanto me hacía falta salir con mis sobrinos.
- ¿Con tus sobrinos?
- Quiero decir en grupo, fue agradable y me he distraído mucho, creo que he renovado mi mente.
- Si ya me he dado cuenta, tanto que te has olvidado de mi… creo que tendrás que salir con tus sobrinos más seguido. Cuando se entere Anthony querrá ir a Chicago a divertirse con ustedes. Descansa y no te olvides de mi ¡POR SALIR CON TUS SOBRINOS BERT!
- Buenas noches. Y no es lo que piensas.
- Desde luego que no, sólo que si te llegase a ver la tía estaría muy feliz… descansa.
CONTINUARÁ…

Enlace capítulo 1°
http://www.elainecandy.com/t22206-peloton-comando-pecocitas-segundo-aporte-para-albert-mini-fic-senorita-ricitos-de-oro-capitulo-1#359057

Enlace capítulo 3°
http://www.elainecandy.com/t22878-peloton-comando-pecocitas-decimo-aporte-para-albert-minific-senorita-ricitos-de-oro-capitulo-3





Última edición por Nerckka el Vie Abr 28, 2017 3:40 pm, editado 3 veces

lorelei23

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanto!!, Albert y Candy comienzan a llevarse muy bien, en mi oponión fué amor a primera vista Que irá a pasar cuando llegue Anthony? esto se pone muy bueno, espero la continuación pronto

http://lorelei2323.deviantart.com/

Tita**SCFA de Centinelas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Albert y Candy van por buen camino.

Me encanta

Arriba Pecocitas

http://es.groups.yahoo.com/group/CentinelasdeIlusiones_TerryAlbe

Ikebana

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

¡Qué lindo capítulo!

Poco a poco, de forma natural y espontánea, estos dos se van enamorando. Aunque entiendo que para Albert sea difícil digerir el cambio; aquí lo retratas como un hombre ocupado y con sus rutinas vitales muy bien estructuradas. Y el amor descoloca a todos :D

¡Te sigo!

https://www.fanfiction.net/u/4785954/Stear-s-Girl

Bleu Moon

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encantó! Mi gafitas no dejas de sorprenderme, para todo tiene una solición. Vaya a Albert ya le comienza a llamar la atención "Ricitos de Oro" ya me los imagino en el Lincoln Park subidos aun árbol  ¿Será que la llegada de Anthony cambie el rumbo de  histora? ¿Se enamorará de Candy? Te sigo   gustosamente. Excelente capi amiga!

kitten Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me dejaste con ganas de seguir leyendo!!!!! que hermoso capitulo!!! me encanto!!!    

Adriana G

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Genial tía Nerckka!!!

Mi tío y su timidez, muy de él jeje.... pero ya se le irá quitando. Leí bien: tu sobri viene pronto???!!!!

Ya lo quiero en la historia, por favooooor!


Gracias por compartirnos está dulce historia de descubrimiento entre Pecas y mi tio.... besos!!!

Tu sobri

Paula gimenez

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wiiiiiiiiii nerckka me alegro el día tu cap jajaja me encanta que Albert le diga Ricitos de oro a Candy.. ya quiero más haber cómo va a ser esa convivencia a medias ... Excelente cap 

stormaw

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola Nerckka
Están Ricitos de Oro ya conquistó al rubio. Me encantó el capítulo amiga. Te quedo precioso.
Cuídate

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
habia olvidado por completo este fic... diablos, creo que me regresare un poco a ver como iba :p


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Sussy

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Que hermosos capitulo Nerckka
Que linda camaradería entre Bert y Rosemary; y Albert con los chicos ... para luego ver como nace "algo" con Candy.

Te sigo Nerckka

Tania Lizbeth

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
tarde pero llegue nerckketa ...... felicidades otro capitulo por favor

Carolina macias

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Wiiiiiiii que lindo pero no traigas a anthony para que se enamore de ella por fis. Que bello capítulo

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanta este fic. Me dejas todo el capítulo con una sonrisa de oreja a oreja. Amo la relación de Albert con Rose. Amo como Albert se ha fijado en Candy, esa compenetración aunque se acaben de conocer, lo similares que son,
la química tan natural que se da entre ellos.

Me dejas soñando y por supuesto, anhelando más

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.