LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » "OLVIDA ESE AMOR" capítulo 8, un Terryfic por Grandchester's Femme Fatales

"OLVIDA ESE AMOR" capítulo 8, un Terryfic por Grandchester's Femme Fatales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Citlalli Quetzalli

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Para retomar las continuaciones Candy-Candy, aquí les traigo una nueva versión; mencionándoles que los nombres de algunos personajes y personajes en sí, no me pertenecen sino a sus debidos autores. Yo lo soy de esta idea, la cual espero sea de su agrado.

. . .

 photo Foto5_zps3ck53w0p.jpg

. . .

CAPÍTULO VIII
by
LADY GRAHAM

. . .


Después de haber inundado el Teatro Stratford con millones de aplausos, el público en general abandonó sus lugares para ir hacia las puertas de salida. Éstas habían suficientes para que en cuestión de minutos, únicamente se quedara el staff artístico y el cual hubo presenciado el desastre provocado por su estrella. Entonces, Amara Davis, aprovechando que Robert Hathaway hacia aquél iba, lo siguió. Los destrozos hechos y lo escuchado detrás de una puerta de palco le corroboraron sus dudas. Terruce Grandchester conocía a los esposos Leagan. De hecho, la conocía a ella, quien, junto a su marido, volverían a ser nota de los periódicos; y entre el acostumbrado gran éxito de “Hamlet” y la inesperada apasionada efusividad de un hombre para con su mujer, se harían competencia. ¿Especulaciones? Temprano en la mañana que saliera pública la nota habría ninguna. Las habría pasadas algunas horas.

En la que continuábamos, la Señorita Davis, consiguientemente de proporcionar un dato, se propuso a seguir a Terruce. Empero, en cuanto éste, desesperado, cruzó una puerta, ella lo hizo también. Aunque el actor posteriormente a su actuación ya no era atracción de los medios informativos, siempre afuera merodeaba un par. Ése, obviamente, divisó la veloz carrera del histrión, quien los puso en alerta e invitó a ir detrás de él. Por supuesto, la contadora fue más inteligente, y al verlos, –además de ser afortunada de que siempre estaban pendientes de ella–, se apoyó de su padre y su hermano para representar un fingido “secuestro”. El auxilio que ella pidiera desde una ventanilla, atrajo las miradas de los periodistas, los cuales perdieron de vista al actor para ver la dirección de un auto que se perdía en el oscuro callejón.

Ya donde había luz, ella se bajó para seguir de cerca a su objetivo: infeliz persona que ya tenía todos los indicios de haber perdido la razón. Compadecida, Amara dejó su escondite para rescatarlo y también protegerlo. Lo divisado, de antemano sabía representaban, además de tragedia, problemas. Así que, habiendo sido escoltada por sus familiares, éstos emparejaron el auto y ahí lo metieron. Por sorprendente que fuera Terruce hubo obedecido. Pero eso sí, en su asiento se sumió; clavó la cabeza al piso y evitó ser espectador de lo que ocurría afuera. Quien lo fue, fue el padre de la contadora que vio aquella alterada escena conyugal a través del espejo retrovisor. La siguiente desarrollada desafortunadamente ya no; y es que el vehículo debía doblar la esquina. Ahí, y bajo una lámpara fundida había otro. A ese se llegaría luego de haber cometido la agresión.

– ¿Qué pasó? – preguntó un hombre desde el interior y mayormente protegido por lo negro de la noche.

– ¡Fallé! – se informó en el momento de ingresar e indicar: – ¡Larguémonos de aquí!

– ¡Imbécil! – gritó otro acatando raudamente la orden.

– ¿Te vieron? – fue la siguiente cuestión.

– No, no lo hicieron. Las cosas estaban verdaderamente candentes con ese par que… – una socarrona sonrisa apareció en un rostro – me van a confundir con otro.

– ¿Ah sí? ¿y con quién?

– Por una “bendita” razón, Terruce Grandchester estaba ahí. Y con ese era la bronca de Leagan.

– ¿Supiste por qué?

– ¿Por qué ha de ser, Jefe? ¡Por faldas!

– Bien, bien – expresó el de atrás. – Pero a la siguiente, no perdonaré más errores.


. . .


El cometido por la pareja Leagan se discutía en un cuarto privado. Las personas involucradas en el incidente suscitado en las puertas del Hotel Royal eran sometidas a dar una palabra y guardarla en silencio, no sólo por el perjuicio de sus clientes sino por el prestigio del nombre mismo. Además, grande responsabilidad habían aceptado en el momento de hospedarlos. Por suerte aquello no hubo pasado a mayores; pero para evitar inesperadas sorpresas, el manager del lugar se dispuso a colocar guardias de seguridad en el piso de la suite presidencial y proteger así a los electos gobernadores neoyorkinos; y ya llegada la claridad del día entregarles salvos y sanos.

Quien ya habíamos dicho que no estaba, arribaba a una dirección. Creyendo que era la suya, un aturdido hombre se bajó del auto para meterse por la puerta que se le abría a su paso

– Por acá – se le indicaba. Y él, todavía presa de su dolor y con la cabeza llena de mil cosas que no tenían ningún sentido, en el sofá que divisara fue a tirarse.

Porque control sobre sí mismo no tenía, ¡presto! el hermano de Amara fue a su auxilio y lo acomodó debidamente.

– Ya está, mi amigo – y aquél apenas correspondió el gesto. Posteriormente Terruce Grandchester se quedó dormido.

Para no interrumpirlo, los tres seres que lo miraban, lo hacían en silencio. Sin embargo, en sus interiores, cada uno le dedicaba sus pensamientos. Por ejemplo:

– Las mujeres sí que son malas. Yo por eso, ni me meto con ellas – decía para sí un hermano. En cambio la hermana, agarrando la frezada cercana, conforme la colocaba en aquel humano…

– Cuánto sufrimiento hay en los tres. Tú –, a quien le acariciaba una mejilla, – por no tenerla contigo a pesar de ser la vida en ella. Ella por estar dando una felicidad ajena y aquél, el más desafortunado de todos.

– No hay amor que mate, hijo. Somos nosotros mismos los asesinos del amor. Hoy descánsate, muchacho, y de verdad deseo que mañana veas las cosas de otro color.

Por lo anteriormente presenciado, la visita que había en casa, no representaba peligro. Así que, el Señor Davis, previo a emprender un camino, palmeó el brazo de su hijo quien lo seguiría, dejándose a Amara y a Terruce a solas. Así, y ella al pendiente, acabaron las horas de oscuridad.

Al iluminar un rayo de sol y éste al varonil rostro, lo cálido consiguió que poco a poco se abriera un par de ojos. Ellos, sorprendidos, revisaron al lugar. Pero en el momento de querer levantar una mano para llevársela a la sien que le punzó gravemente, Terruce inclinó la cabeza hacia el brazo, que doblado, yacía en su pierna. La frente de Amara descansaba en el borde del sofá; y en el instante de sentir que él se enderezaba, se irguió. Para vigilarlo de cerca ella se había sentado en el suelo; y desde ahí le sonreía y le preguntaba…

– ¿Cómo se siente?

– ¿Cómo llegué aquí? – hubo sido la contestación.

– Nosotros le trajimos para que descansara. Espero lo haya hecho.

– Me duele la cabeza.

– En un momento le traigo té y una aspirina.

– No – dijo Terry, sujetando su mano la delgada y morena muñeca que se apoyaba del sillón. – No se vaya.

– No lo haré – respondió Amara volviéndose a su lugar. – ¿Quiere hablar?

– Creo… que no será necesario.

– Muchos dicen que ayuda – eso ella seguía pretendiendo.

– Sin embargo… ¿no le quedó claro con lo visto?

– Por supuesto, Terruce.

– Patético, ¿cierto?

– Para nada. Yo noté de lo más normal su reacción.

– ¿En serio?

– Sí; y para serle honesta, también hubiera hecho lo mismo.

– Eso quiere decir… que sí me volví loco y me está dando por mi lado, ¿cierto?

– ¿Yo? Para nada ya le dije – y Amara sonrió para demostrárselo. Terruce, por su parte, costándole sonreír, le diría:

– Gracias… por su intervención. Francamente no imagino cómo hubiese terminado aquello. Lo bueno es que, ya no volveré a verlos.

– Terruce… debe de ser fuerte.

– Sí, claro.

– Va a volver a encontrarse con ellos.

– Me imagino que sí, al pretender gobernar este estado.

– Más bien hablo… de un encuentro más cercano.

– ¿Qué tan cercano? –. Al saberlo él se irguió en su lugar.

– Así… como la que hay entre usted y yo.

– ¿Qué dice? – el rostro de Terruce reflejaba un pálido susto.

– Le van a entregar las llaves de la ciudad a su reconocido talento.

– Debe estar bromeándome – contestó él queriendo darle la menor importancia a lo que de nuevo sentía.

– No. El Señor Hathaway lo sabe de días.

– ¿Y por qué hasta ahora se me dice? ¿no cree que me hubiesen evitado muchos problemas?

– Tiene razón. Pero el resultado de las elecciones…

– ¡Maldición! – despotricó por lo bajo el actor, el cual ya se había puesto de pie. Unos parientes también y salieron a saludarse. Aunque toparse una vez más con el temperamento del actor, se preguntaría…

– ¿Está todo bien?

– Sí, papá – contestó Amara levantándose rápidamente.

– Menos mal. Iré a comprar leche y bollos para que desayunemos, ¿les parece?

– Por mí, no se preocupen. En este momento me marcho –, y dada con una puerta hacia allá se pretendió ir, no obstante…

– Por favor, Terruce, acompáñenos.

– Lo agradezco mucho, Señor Davis, pero… mire mis fachas – las mismas que usara para representar a Hamelt.

– Con mayor razón. Insisto en que se quede, y después le acompañamos nosotros a su departamento –. Además en aquel lugar las cosas no estarían tan tranquilas, tampoco en una suite presidencial, ya que alguien se había hecho cargo de contar, de lo acontecido en el hotel, el atentado hacia la primera dama y revelado el nombre de un responsable.

El que se tenía en la mira, tenía una cuartada perfecta. Amara Davis simplemente confirmaría que Terruce Grandchester, después de su actuación, se hubo ido con ella a su casa. Información que Robert Hathaway proporcionara al haberlo visto así.

Luego de cerciorado que el actor no se encontraba en su domicilio, las personas que se interesaban en saber fueron a reportarlo, causando con esos datos, que se le catalogara resentidamente de…

– ¡Hipócrita!


 photo 17909379_1454382441280375_1118303641_n_zps6es8n0nj.jpg

GRACIAS POR LA ATENCIÓN

Índice "OLVIDA ESE AMOR"

ladylore

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
quienes serian los que querian atentar contra el nuevo gobernador
que pasará?

La brisa suave

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Suspect study No me extraña que otro sapo quiera a tentar contra Niel por que con Niel Liga es genio y figura hasta la sepultura será Candy víctima de otro engaño por otro lado no me gusta Amara Daviss es que Terry es tan encantador ya Tales fatales tenga piedad

Milser

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Traigo el índice, como corresponde:


Y ahora que terminé todas las formalidades... COMO QUE VAS A HACER QUE SE ENCUENTREN DE NUEVO?!?!?!?!? Ya no fue suficiente!!!! affraid affraid affraid Por Favor, Citlalli!!! Que esto no termine en tragedia!!!

cary

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Yo digo que terryto y yo nos larguemos  así bien lejos y candy se quede feliz con su marido por que terryto bello sigue sufriendo y la verdad no me gusta la amabilidad  de esa tal Amara  mejor me lo llevo antes que esa se lo quiera quedar

Por cierto entones quienes son los que dispararon.


Ok sigo

Dove

avatar
Rosa Lila
Rosa Lila
se sufre con buena historia

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
que imagen tan bella...

pero dime, porque me haces sufrir tanto a mi terryto ... quieres acaso sufrir un accidente >_<


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

audrey briseño

avatar
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa
En que problemas se metió Niel para que lo quieran ver muerto, que habrá  hecho  este muchachito
Chicas en serio cuando dejará de sufrir nuestro Rebelde, de verdad que ya no puedo verlo así , me parte el corazón  
Gracias por el capitulo

ChicaZafiro


Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Pobre Terry le llueve sobre mojado. Todo lo que pasó fue por el tarado de Neil y ahora culpando a otro, chicas realmente drisfruto mhcho lerrlas pero ya no hagan sufrir a Terry. Gracias

Clint Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Quienes serán esos tipos que atentarón en contra del futuro gobernador
será la mafia que anda tras él??

Chicas se han lucido con esta historia

Citlalli Quetzalli

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Adoradas todas, buenos días Gracias eternas por su presencia.

Nos leemos pronto y con más

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Jajajaja, me partió de risa el comentario de cary,
tanto que ya no recuerdo lo que quería comentar.

 ¡Ah, sí!
 Por lo pronto preguntarme también ¿y esos disparos?

Mejor voy por el siguiente capítulo.

Amanecer Grandchester


Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Y ahora quien quiere pleito? mejor voy a lo que sigue y espero no quedarme con la duda .

Citlalli Quetzalli

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Weiss and Dawn, mil gracias mil por el apoyo dado a nuestra participación. Esperamos tener más en dúo.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.