LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » [CELTICS FAIRIES: CORAZÓN ANDREW] APORTE#16 MINIFIC: VEINTE DE ENERO . Capítulo IV. -DESTELLOS PARA ALBERT Y CANDY*** BANNER ANIMADO DE REGALO

[CELTICS FAIRIES: CORAZÓN ANDREW] APORTE#16 MINIFIC: VEINTE DE ENERO . Capítulo IV. -DESTELLOS PARA ALBERT Y CANDY*** BANNER ANIMADO DE REGALO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

LizvetArdray

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



***CELTICS FAIRIES: ANDREW'S HEART***

VEINTE DE ENERO
(Minific)


DISCLAIMER: Los personajes  de Candy-Candy, pertenecen a sus autoras Misuki e Igarashi. 
La historia a continuación ha sido escrita sin fines de lucro y solo para entretenimiento.

 Premisa: Trama basada en el manga, en la época  previa al viaje de Candy a Broadway. 

****************************************************


PREVIAMENTE...CAPÍTULO 3 AQUÍ



Acabo de tener un encuentro de lo más desagradable.

Me van a coronar como Sor  Ingenua si sigo creyendo que las personas pueden cambiar.

¡Neal! ¡Pedazo de granuja!  ¡Me destrozó la entrada!

Paseo por  el vestíbulo del teatro donde la obra va a inaugurarse, pensando en la manera de poder ingresar.  

Desde mi llegada el día de ayer, no he podido  hablar con Terry como he deseado, además que  tampoco he tenido el valor de darle una noticia semejante antes de que salga al escenario. No sería muy sensible de mi parte, ¿verdad?

Empero… ¿Qué parte de lo que tengo que decir, lo es?

— ¡Estoy muy intrigada por el joven actor que va a interpretar a Romeo!—oigo de pronto a unas damas muy elegantes cruzando hacia un lado del saloncito.

—Sí, yo también—secunda la otra con voz emocionada. — ¿Has visto que guapo se ve en el anuncio?

— Absolutamente—conviene la primera mujer batiendo su abanico con energía—Aunque… me da pena la mala suerte de Susana.

Mi caminar se detiene  en seco al escuchar el nombre de Susana Marlow.

— Ella  ha debido  hacer el papel de Julieta—prosigue en un tono lastimero—Pero está herida  porque se arrojó para salvar al joven Graham en ese desafortunado accidente...

« ¡Oh! No lo sabía— pienso horrorizada mientras trato de escuchar un poco más— Terry no me lo ha comentado… Pero ¿por qué? ¡No es posible!»

—Creo que él va a visitarla todos los días—reanuda la conversación  la menor de ellas.

—Seguro — Indica su compañera—Debe sentirse responsable ahora que la pobre niña está en el hospital en lugar de él.

—Ah… ¡Pero eso no es todo!— menciona la dama bajando el tono de su voz, haciendo difícil que logre escuchar con claridad—Parece que Susana le exige  que se case  con ella a causa de esto.

—Es lo más apropiado ¿No crees? —comenta la anciana meciendo su abanico—Si hubiese  estado en las mismas circunstancias que ella, habría actuado de la misma manera…

Me alejo de pronto sintiendo náuseas.

¡Es terrible! ¡Terrible!

Susana exigiendo  matrimonio a un hombre que no la ama y que no está obligado a corresponderle.

¿Qué rayos?

Tropiezo un poco con los escalones por estar perdida en mis pensamientos pero prontamente recupero el equilibrio.

Debo  hacer algo.

Aunque Susana ame a Terry no tiene derecho a hacerlo sufrir de esa forma. ¿Quién se ha creído que es?  ¡Eso es chantaje! ¡Eso no es amor!

Me imagino a Terry   atado a un compromiso que no desea, realizando las cosas por el sentido de culpa y responsabilidad además de  todo lo que debe  estar soportando a causa de esto.  Por eso es que  ayer estaba tan afligido por momentos.

¡Ahora entiendo!

Tengo que hablar con Susana, debo verla.

No puedo quedarme de brazos cruzados en estas circunstancias a pesar de que Terry ya  debe estar por salir al escenario.

Con esto en mente, camino un poco por el pasillo que ya está casi vacío y distingo a uno de los trabajadores descendiendo una escalera de madera.

—Disculpe, señor—saludo tratando de disimular mi desconcierto que aún me provoca la noticia— ¿Sabe usted en qué hospital se encuentra la señorita Marlow?

—Oh, buenas noches señorita—saluda el hombre un tanto distraído— Si desea visitar a la señorita Susana, en el Hospital Jacob la puede encontrar.

—Muchas gracias, señor— respondo dando media vuelta hacia la salida en busca de un coche.


***********


Mientras el viento  hace de las suyas con la nieve, el viaje hasta el hospital se me hace eterno y me deja con emociones difíciles de manejar.

¡No puedes  atar a un hombre que no te ama, Susana!— pienso decirle mientras subo las escaleras hacia su habitación— ¡No puedes usar la excusa de tu enfermedad para que él se quede contigo por lástima!— esa es  otra  frase que le  voy a  lanzar en cuanto la vea.

Pero  así no es como debo dirigirme hacia ella ¿verdad?  Después de todo, si ella no se hubiese arrojado para salvarlo, Terry no podría seguir haciendo lo que ama. Debe ser difícil también para ella  estar en estas condiciones.

Inhalo y me palmeo las mejillas.

— ¡Respira, Candy!— me digo  tratando de hallar el valor y las fuerzas para confrontarla.

Busco el número de la habitación y cuando la veo, me acerco despacio extendiendo la mano para así tocar la puerta.

Toc-toc-toc

— ¿Puedo pasar?— pregunto al notar la puerta junta.

Silencio. Nadie responde.

Toc-toc-toc.

Vuelvo a insistir, pero al no obtener ningún tipo de respuesta, pienso que tal vez ella está descansando. Doy media vuelta con la idea de esperar afuera a que se despierte, o quizás me he equivocado con el número de habitación.

De pronto, aparece por las escaleras una señora con paso apurado que pasa de largo e ingresa al dormitorio.

—Susana las fresas son difíciles de encontrar en esta época…

Solo unos instantes transcurren y la señora vuelve a salir para preguntar:

— ¿La  ha visto?

— ¿Eh, perdón?— respondo  confusa al no entender si es a mí a quien se dirige.

— Ha visto salir a mi hija— insiste volviendo a  entrar al cuarto y yo voy tras ella.

—Eh. No… Acabo de llegar — respondo mientras ingreso a ver la habitación donde una silla de ruedas reposa al lado de la camilla, la cual está con la manta hacia un lado. Susana no se mira por ninguna parte.

— ¡No! ¡No!— Gime la señora con una expresión de angustia y horror en el rostro tirando una hoja sobre la cama saliendo a prisa de la habitación.

Recojo la nota y comienzo a leer su contenido.

¡Rayos!   Me siento un poco  culpable de haberle querido gritar. Ella también está sufriendo y sabe lo que  está causando a Terry, por eso no desea seguir viviendo.

¡Ay, no! Susana va a matarse a menos que alguien la detenga.

Salgo a prisa y la conmoción ante su desaparición no se ha hecho esperar. Personal de seguridad, las enfermeras y médicos de turno van revisando los pisos y pasillos en busca de la atribulada chica.

Una corriente de aire helado proviene del ala izquierda, así que siguiendo mi instinto camino hacia allá  encontrando las escaleras que dan hacia el exterior del último piso.

Subo a prisa ajustándome lo más que puedo el abrigo, preocupada  y asustada de lo que pueda encontrar allí.
Entre el viento que azota mi cara y la nieve que cae con fuerza,  distingo una diminuta figura parada en el borde llorando dispuesta a lanzarse al vacío.

— ¡Susana!— grito corriendo  hacia ella sujetándome de su cintura— ¡Baja de ahí!

Ella gira su rostro y me observa con incredulidad.

— ¿Qué  haces aquí?— gime tratando de soltarse— ¿Has venido a regodearte en mi dolor? Estarás contenta ahora que Terry solo será para ti.

—Calla. No digas necedades y baja de ahí— le ruego. Es imposible para mí imaginar verla caer desde tremenda altura. Ni quiero pensarlo.  A pesar del dolor causado, ella no merece morir—Tienes que vivir, Susana.

—Si vivo, siempre voy a ser un estorbo para ustedes dos, Candy— dice mientras llora aunque sus intentos por soltarse disminuyen. — Es mejor que muera, así no seré una carga para Terry y así podréis ser felices.

— ¡Tonta!— Grito con fuerza mientras logro jalar hacia atrás y las dos caemos sobre la helada nieve que cubre
la azotea— ¿Acaso piensas que muriendo las cosas se van a solucionar? ¿Crees que Terry va a ser feliz, porque además de salvarlo del accidente,has decidido que morir es lo mejor? ¿Acaso tu madre se merece tener el dolor de ver partir a su adorada hija?

—Candy— Solloza mirándome  con pesar— Yo…

— ¿No crees que él también va a sufrir y tendrá que lidiar con las consecuencias de tu muerte? —le grito molesta y con  ganas de darle un par de bofetadas— ¿Cómo es que si mueres haces un bien, si los que quedan aquí tras tu partida van  a tener que lidiar con el dolor, la culpa y el repudio de la sociedad?

— ¡Allí está! — Percibo la voz angustiada de su madre. — Debemos llevarla rápido a su habitación o cogerá más frío…

—Yo lo haré— oigo la respuesta barítona que reconocería en cualquier  instante.

«Terry»

—Terry—musita Susana  llorosa aun en el suelo. — Has venido.

Y ahí está él, con la misma  expresión estoica dirigiéndose hacia ella  haciendo caso omiso de mi presencia para alzarla en brazos y salir de ahí.

No puedo  describir con claridad la estupefacción que ese gesto me provoca.

La madre de Susana me abraza antes de retirarse.

—Gracias por salvar la vida a  mi hija. — dice en un suspiro gratificado.

Asiento con mucha tristeza y me quedó rezagada mientras los demás regresan  hacia el piso inferior.

Luego de un momento, desciendo las escaleras  pensando muy bien que es lo que debo hacer.

Camino con la cabeza a punto de estallar. Esto no estaba dentro de mis planes y mucho menos  creí ver tal determinación de parte de ella  y que estuviese dispuesta a morir a beneficio de los dos.

En el pasillo, distingo la sombra de Terry mirándome con expresión angustiada. Leo en sus ojos que sufre por la decisión que debe tomar, así que  aunque quiero ayudarlo, de mi parte no hay nada más que pueda hacer.

Sé que no debería sentirme triste, pero lo estoy. No esperaba presenciar  esta lamentable situación y que él  no me haya contado lo que sucedía.

Me acerco hacia él intentando  sonreír un poco, de aliviar la tensión del momento. Pero no puedo.

—Ella...— hago una pausa pensando en  encontrar las palabras adecuadas— ¿Ya se encuentra más tranquila?

—Sí— responde exhalando con cansancio— Está a punto de descansar.

—Qué bueno— replico mirando mis pies.

—Candy—susurra  extendiendo su mano hacia mi rostro con la intención de acariciarme pero se detiene  a medio camino.

Su expresión es de tortura. Me da pena verlo así.

—Lo entiendo, de verdad. —respondo lo más serena posible.

—Tiene  que haber otro modo, Candy.

—Pero ya te has formado una idea de la  decisión  que debes tomar ¿verdad?

—No puedo abandonarla en estas condiciones…

— Por supuesto, no podría ser de otra manera.—concuerdo  enfatizando mis palabras con un gesto afirmativo de mi rostro.— Creo que lo mejor es que me ya me retire, Terry. Hay un tren que debo tomar. — Digo de pronto fingiendo una alegría que no siento— Por favor hazle presente mis  saludos afectuosos a  Susana y espero en verdad que ella mejore.

— Un momento ¿Ya te vas?— musita sorprendido como si en ese instante entendiese la realidad de mis palabras.

—Es lo mejor, ¿no crees? —Respondo  comprensivamente hacia la habitación de Susana. —Mi presencia le causa daño y aunque soy enfermera, más no puedo hacer.

—No lo hagas—pide cogiendo una de mis manos con su brazo temblando—Sé que te estoy pidiendo algo injusto  pero es que…

—Lo sé. —Añado con sinceridad—  Las circunstancias no juegan precisamente como uno desea ¿cierto?

—Aun así…—Su rostro está bastante decaído. En este momento veo a un Terry que desconozco.

Acariciando su hombro con suavidad en afán de confortarlo prosigo:

— Tenemos que dejarnos ir...

— ¡Espera! ¡No! —menea con ímpetu la cabeza.

—Terry…

— ¿Es que ni siquiera vas a escuchar lo que tengo que decir?— exige con energía.

— Es ya bastante difícil  tener que despedirse, ¿no crees? — respondo apartando mi mano con los ojos a punto de llenarse de lágrimas—. No nos hagamos esto, uno de los dos tiene que ceder.

—Yo te amo, Candy. ¡Te amo! — suelta sin una pizca de inseguridad.

Su confesión rompe el silencio del pasillo. En todo el tiempo que estuvimos juntos, jamás había expresado con tanto fervor sus sentimientos hacia mí.  

No soy capaz de romperle el corazón, y decirle que mi amor ya no es de él, pero no puedo añadir más sufrimiento. No, él no se lo merece.

No quiero hacer ningún escándalo o que la madre de Susana le recrimine a Terry alguna cosa.

— Adiós, Terry— digo y en un impulso bajo las escaleras llorando, tratando de liberar las emociones de pena  e impotencia.

Debo despedirme así aunque duela,  tengo que hacer caso omiso a todos los recuerdos que están cayendo a montones sobre mi cabeza y me hacen sentir culpable, pero sus fuertes brazos me sujetan desde atrás por la espalda.

—No te vayas, Candy. No puedo hacer esto sin ti. —su voz está rota por el llanto.

Su aliento lloroso pegado a mi cuello, su pecho temblando por el dolor, su corazón latiendo con fuerza me hace ver  cuánto sufre. Está tan vulnerable y perdido.

Giro lentamente hacia él y le acarició el rostro. El no hace nada por ocultar sus lágrimas mientras  yo siento que mi corazón se parte en dos.

—Me cuesta dejarte ir, Candy— musita pegando su frente a la mía— Perdóname por ser tan egoísta  y haberte hecho venir en estas circunstancias.

—No hay nada que perdonar, te lo aseguro— Y es que es la verdad.

—Estos días quise inundarme de la luz de tu alegría pero no me puse a pensar en tus sentimientos y  lo único que he conseguido es hacerte daño. Sé que estoy siendo cruel  pero  prométeme que serás feliz, Candy. — Pide sin dejar de soltarme—Sé feliz por los dos, por favor.

—Lo haré, Terry—doy mi palabra abrazándolo con fuerza una vez más. —Pero quiero  que sepas que tú también mereces ser feliz.

—Mientras mi vida no sea contigo, Candy… yo solo existiré, pero jamás mi amor será de ella o de ninguna otra.

—Terry—sollozo conmovida al oír la magnitud de sus palabras.

Así en medio de las escaleras, en la penumbra del hospital, sus labios se unen por instante a los míos y en ellos deposita todo su sentimiento, su frustración, su amor y su anhelo.

—Siempre te voy a amar, Candy. Siempre. —susurra besándome una vez más.

Aprieto sus manos con las mías junto a mi pecho. Es una promesa. No digo más, no es necesario.

Desciendo los últimos escalones y me retiro en silencio hacia la nieve infinita sin mirar hacia atrás.



CONTINUARÁ....






 

Holis,  muy buenas horas a cada una de vosotras. Os traigo la tercera parte de este corto minific, dedicado a mi hermana de trinchera, Lu de Andrew quien me dio el reto de escribir una  historia  con la canción Veinte de Enero ( Oreja de Van Gogh)

Debo confesar que ha sido de lo más difícil describir esta escena. He tratado dejarla lo más intacta posible a la versión del manga aunque he terminado triste por la despedida.   Es contradictorio para mi corazón Albertfan, pero cuando escribo suelo identificarme mucho con los personajes, y las despedidas de esta naturaleza siempre me parten el corazón.

Así que bueno (Suspiros) Espero sus comentarios para este capítulo, agradeciendo de antemano sus amables respuestas.

Weiss, si lees esta partecita, muchas gracias porque a pesar que andas a las carreras  te tomas tu tiempo en apreciar los post de las participantes  de la GF.  Bendiciones.

La música de fondo se denomina "Cold" compuesta por Jorge Mendez.

El  banner animado  lo podéis llevar  personalizado, dejando  su nick. 



Nos seguimos leyendo. 

¡Hasta la próxima!



*******PORQUE PROTEGER EL CORAZÓN ANDREW, ES NUESTRO LEGADO******* 






Shara Mc Cartney

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

TRISTE ESCENA!! PERO ME ENCANTO EL RELATO AUN QUE SEA TRISTE

GINA R.

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanto amigui , aunque también mi corazón es Albertfans esta escena me da  nostalgia.

Las despedidas no son mi fuerte


Espero el próximo amigui ...


Quiero firmita ....  

Paula gimenez

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encantó el cap.. es triste pero que despedida entre dos personas que se quieren no lo es? Yo amo a Albert pero esta despedida me hizo llorar mucho!! 
Ahora espero a cuando Candy vuelva Albert este todavía .. excelente lizvet como todo lo q haces! 

Mon_Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


que triste, cuanto tiempo y aun sin superarlo.

Yo puedo decir que mi corazón es 50 - 50 Terry & Albert
Me anoto. Mon Andrew

stormaw

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola
Yo la verdad que nunca entenderé este sacrificio, quedarse con alguien por obligación y no por amor. Mal, muy mal. En fin. Veremos que cosas encuentra Candy a su regreso. Te quedo perfecto el capítulo
Cuídate

Sussy

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Un gran capitulo... la despedida de Candy con Terry teniendo el trasfondo o el sentir de cada uno tenga, siempre será muy dolorosa.
Pero no me contante qué decía la carta para Albert... quedo a su espera.
Me apunto, Nick : Sussy

Amigocha

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Si es triste, pero fue lo mejor.
Me anoto. Nick: Amigocha

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Como si me hubieras llamado con el pensamiento
LizvetArdrey... ¡qué linda!
Justamente pasaba volando para decirte:
"No sigo el fic pero paso a saludarte..."
Y fuí dándole al cursor para hacerlo, cuando alcancé a leer tu nota.

¡Muchísmas gracias!

La música es preciosa... casi se me aguan los ojos.

Un abrazo enorme

Lilianarodas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Es una triste despedida, pero Candy se iba a despedir de el de todas formas

Bleu Moon

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ya estaba preparada para está despedida 
muy triste 
te sigo 


me anoto Scarlett 

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
:( que triste capitulo... la musica que escogiste es perfecta para la escena que nos describes...


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

haniR

avatar
Capullo de Rosa
Capullo de Rosa
Me gusto... Candy tien razón, hubiese sido aun más doloroso para Terry saber que ella ya no lo amaba. Lamentablemente, sucedio el accidente, lo que hace que Terry se sienta culpable pero Candy tenia la intención de terminar con el despues del estreno. Veamos que dice Albert ahora

Sherezada

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Bueno, creo que a muchas de nosotras que nos encanta Albert, a pesar de ello, ese momento de despedida entre Terry y Candy, nos dolió mucho. En mi en lo personal lo sentí por el sufrimiento de Candy.

Adoro tus escritos y me encanto el capítulo. Pero siento que sí le debió de haberle dicho a Terry lo que realmente sentía. Como lo veo Yo, el siempre estará en la espera de un reencuentro con esa esperanza. Pero bueno, era lo que yo haría.

Sigo al tanto de fascinante relato y te mando saludos.

LizvetArdray

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gracias a cada una de vosotras por pasarse a leer y  comentar esta pequeña historia.   
Realmente esta parte del manga, es bastante delicada y da para muchas versiones.  
Voy a tratar de llegar al final lo más pronto que pueda. 
 
Saludos a todas, estamos en contacto. 

LizvetArdray

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


1. Sahra
2. Gina R.
3. Pau
4.Mon Andrew
5. Sussy
6. Amigocha
7. Weiss
8. Lili
9. Scarlett
10. Gezabel
11. HaniR
12. Sherezada

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.