LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » QUINTO APORTE EN SOLITARIO: MINIFIC DE ARCHIE, NEAL Y STEAR.

QUINTO APORTE EN SOLITARIO: MINIFIC DE ARCHIE, NEAL Y STEAR.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Adriana G

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
QUINTO APORTE EN SOLITARIO: MINIFIC DE ARCHIE, NEAL Y STEAR



Los últimos tres días habían estado muy tranquilo en el departamento. Desde que se había publicado la firma de Neal, que por supuesto fue todo un éxito,   extrañamente todo estaba muy callado en el lugar.  





Tal y como lo había prometido, Adriana estaba dándoles los últimos toques a la historia que los hermanos compartirían con el joven Leagan.  En eso estaba cuando se acercó alguien desplegando una gran sonrisa.
-¿Viste el éxito que ha sido mi firma?    Ya sabía yo que me necesitaban en este rancho para que fueran un suceso los aportes...- era Neal que comentaba lleno de orgullo.  
-Lo único que te puedo decir es que no te necesitaba para escuchar ese tipo de comentarios. Con Terry tengo más que suficiente.-
-¿Acaso me comparas con ése?- le preguntó con una mueca.  
-Para nada, son totalmente diferentes. Aunque...   los berrinches son casi iguales- le respondió casualmente mirándolo por un momento y luego, volviéndose hacia la pantalla.  study
-Yo no hago berrinches.-
-Pues ahora mismo estás haciendo uno. ¿O cómo le llamas a eso? ¿Despliegue de emociones desbordadas?-
-No es gracioso.-
-No estoy bromeando.-  
-Y dime...- carraspeó para cambiar el tema y no seguir discutiendo -¿de qué se trata la historia? Porque me imagino que soy el protagonista principal y Archie mi antagonista...-
-Neal, creo que te equivocaste de realidad. Los tres son protagonistas y hasta donde sé, no hay antagonistas ahí.-
-Pero, yo soy el principal, ¿no?-
-Hablando de egos del tamaño del Everest...-
-¿Cómo?- scratch
-¡Olvídalo, quieres! Y por favor, ve a molestar a alguien más porque estoy ocupada. En serio que sí que te pareces a cierta 'personita'.-
-No me moveré de aquí hasta que escribas algo a mi altura.-
-Si lo hago, será la historia más corta que se ha publicado en el Foro.-
-¿Ah, sí?-
-Pues sí... ya que sería algo así: 'Había una vez un chico caprichoso y orgulloso. Fin'-
-No le veo la gracia.-  
-¡Caray! Uno es honesta y no les gusta, uno quiere hacer algo más y tampoco... ¡parezco cuetero!-  
-¿Cómo que cuetero?-
-Verás, si lanzo cuetes, me chiflan y si no, también...-
-Jaja, muy graciosa- comentó él en tono de burla.-  






Soltando un gran suspiro, Adriana lo miró un momento para luego volverse de nuevo a la pantalla y agregar,
-Si quieres que el aporte esté listo, será mejor que me dejes trabajar. Te aseguro que tus sutiles 'comentarios' no ayudan en nada. Así que, ahuecando el ala...-
-¿Y eso quiere decir?- se le miró confundido.  
-Que te vayas a molestar a alguien más... creo que al vecino, un chino que no habla ni jota de español, no le importará tu compañía... el pobre ni dice nada cuando Terry va a verlo, así que no veo ningún problema si tú también vas.-  
-¡Otra vez me comparas con ese actorsucho!- cruzó sus brazos en señal de desacuerdo.






En eso, la platica fue interrumpida cuando se escucharon unos ruidos y luego una pequeña explosión. Al ver humo saliendo de la habitación de los chicos, Adriana y Neal corrieron a toda prisa para ver de qué se trataba. Rápidamente los hermanos salieron de ahí mientras que Stear era llevado por Archie a la sala.    
-¿Qué sucedió?- preguntó Adriana preocupada.  
-Nada- era Archie que comentaba mientras que ayudaba a su hermano a tomar asiento    -pues resulta que Stear tuvo la brillante idea de hacer un experimento para celebrar nuestros aportes en el Foro.-
-No me digas...- interrumpió ella -¿acaso se trata de fuegos artificiales?-
-¿Cómo... adivinaste...?- preguntó Stear mientras tosía.  Shocked
-Más sabe el diablo por viejo...- dijo ella cruzando los brazos.






Archie a toda prisa entró a la habitación, apagó el fuego que había y abriendo la ventana del balcón, logró ventilar el lugar. Una vez que todo ya estaba bajo control, regresó con su hermano y los otros,
-Dime, Archie, ¿perdimos algo con la travesurilla de Stear?- era ella preguntando.  
-Pues...- titubeó diciendo mientras miraba a Neal -creo que algo sí se quemó.-
-Ahora que lo dices- comentó Neal -huele a quemado... como ropa quemada.-






Adriana lo entendió todo de inmediato y entrando rápidamente en la habitación, miró los daños,
-Esto se va a poner bueno- se dijo a sí misma y de inmediato volvió a la sala.  
-¿Está todo bien?- preguntó Neal que para entonces intuía algo y estaba preocupado.  
-Digamos que tenemos buenas noticias y malas noticias- sus ojos se posaron en Archie que entendió perfectamente a qué se refería.    
-¿Cómo?- preguntó de nuevo Neal.    
-Pingamoslo así: las buenas noticias es que con la aventurita de Stear solamente una cosa se quemó, pero todo lo demás esta bien.-






Respirando aliviado, Neal sonrió para luego sentarse. Sin embargo, Adriana y Archie se miraron de reojo, algo que alertó al 'señorito'.
-¿Y qué hay de las malas noticias?- reaccionó preocupado.  
-Bueno, pues...-
-¡Habla ya!-
-Uh, qué genio.-
-Si no me dices, entonces yo mismo iré...-
-Tu maleta... fue la que se quemó- era Stear el que confesaba y que hasta el momento había permanecido callado, recuperándose del humo.      
-¿Mi... maleta?- titubeó Neal tragando en seco.  






El chico rápidamente corrió para comprobar que efectivamente, todo el contenido de su maleta estaba más chamuscado que un malvavisco en medio de una fogata.
-¡Mi ropa de Christian Dior!- gritó desesperado  affraid -¡mi traje nuevo de Dolce & Gabana... mis camisas de seda italianas!- de verlo todo arruinado, casi le da un soponcio.  
-En verdad que esta vez nos salieron caras las ocurrencias de Stear- comentó ella mirando el contenido la maleta que abría Neal.  
-No es gracioso. Dime, ¿y ahora que me voy a poner?-  
-Hmmm...- respondió ella poniendo el dedo en el mentón -lo único que se me ocurre es que uses la ropa que está en el pequeño armario.-
-¿Cuál armario?-  scratch
-El que está en mi habitación, junto al mío y de Candy. Fue dejada ahí cuando tuvimos una visita hace unos años.-
-¿Y esperas que ponga la ropa de un desconocido?-  
-Pues si quieres te presto los camisones de la Tía Abuela...-  
-¡No, déjalo así!-  






Y entrando a la habitación de las chicas con Adriana, se dirigieron rápidamente al susodicho armario, donde efectivamente había unas camisas y pantalones. Al recibir las prendas y mirarlas de cerca, se dio cuenta de que extrañamente eran de una talla muy grande,
-Esto es enorme- se dirigió de nuevo a la sala con un par de ellas y mostrándolas a los demás, preguntó -¿se puede saber de quién son estos trapos?-  
-De un conocido tuyo- le respondió Adriana con toda calma.  
-No me interesa si lo conozco o no, ¡yo no puedo ponerme esto!-
-Pues no te queda de otra mientras vamos a comprarte algo para que te pongas...-  






Mirando la ropa más detenidamente, Neal se dio cuenta de algo más,
-Un momento... aquí dice que estos trapos están 'Hecho en México', pero si esto es Malasia- se volvió a mirar a Adriana, totalmente confundido -¿qué hacen estos harapos aquí?- Suspect
-Pues que esperabas, ¿que el Sr. García comprara su ropa en París o Milán?- Shocked
-....- al escucharlo, casi le da el soponcio y se dejándose caer en el sillón, con la mano cubriéndose la cara, lo negaba todo.
-Ya no seas quisquilloso, Neal- era Archie que le decía -usa eso mientras Stear y yo te vamos a comprar ropa... con los ingresos del café de Suno y el éxito del capuchino, te aseguro que podremos comprarte algo para compensar lo que perdiste.-
-Y mientras tanto yo publico la historia- agregó Adriana dirigiéndose a la computadora para no seguir lidiando con esto.




Así que entretanto el 'señorito' se recuperaba de su 'soponcio',     los chicos se movilizaron para que todo volviera a la normalidad en el departamento.  






¡Hola a todos! Como ven, Stear y sus ideas a veces nos traen situaciones muy divertidas. Sin embargo, en esta ocasión, la historia que les traigo habla de algo muy diferente con respecto a los chicos. Los invito a leerla y espero que les guste, ya que originalmente la iba usar para una convocatoria que se hizo, pero que al gustarme tanto, decidí guardarla y compartirla aquí en el Foro.

¡Disfrútenla y por favor, comenten qué les parece! Nos vemos en el siguiente aporte, en uno que por cierto, hará muy feliz a cierta 'personita' jeje.

¡Abrazos!



MOMENTOS DE CONFESIONES


El otoño podía sentirse en el ambiente. Los diversos matices y colores de la vegetación junto con la temperatura, anunciaban con el paso de los días que muy pronto comenzarían los días fríos en las altas montañas escocesas. Octubre, en definitiva, era la mejor época para viajar por las altas montañas.

Así que tres jóvenes se animaron a dar un paseo por las milenarias cumbres rocosas que alguna vez fueron escenarios de históricas batallas entre los valerosos y feroces clanes y también por supuesto, el eterno enemigo de los escoceses, la corona inglesa.

De esta manera, Stear, su hermano Archie y para la sorpresa de todos, también el señorito Neal Leagan, conducían en ese mismo momento por los caminos que cruzaban los valles y que los llevaban a las partes altas de la región.

Los tres jóvenes se encontraban paseando despreocupados, felices de que los días de escuela habían quedado atrás.... por el momento. El haber ingresado en una de las universidades más prestigiosas del mundo no había sido nada fácil y más aún lo era el continuar. Oxford, como su nombre mismo lo decía, era el más exclusivo centro de estudios del mundo y por ende, el más difícil y exigente.

Sin embargo, por ahora, esos lúgubres pensamientos de largas horas de estudio y exigencias, habían sido hechos a un lado y los tres jóvenes disfrutaban de un breve pero anhelado período de vacaciones.

Aunque por difícil que parezca, los hermanos Cornwell habían de invitado buena gana a su no tan querido primo para que los acompañara en su aventura. La Tía Abuela había sido muy clara en su encomienda al pedirles a los tres chicos que mientras estuvieran en la universidad, se cuidaran entre sí y se apoyaran. Todo para que salieran avante y el nombre de los Ardley destacara como era de esperarse.

Esa tarde en particular, los tres chicos decidieron dirigirse a Fort Williams en donde esperaban embarcarse en el paseo de ida y vuelta por el afamado tren de vapor por las montañas, para luego dirigirse entonces a su siguiente destino: Isle of Sky.

Despreocupado y completamente relajado, Stear era el que iba conduciendo. Al ser un experto conductor, maniobraba bien al volante al tiempo que admiraba el paisaje. Su hermano iba de copiloto a su lado y lo ayudaba a leer los mapas que los guiaban por la región. Neal no tuvo otra alternativa y se acomodó en asiento posterior.

Como estaban a bastante altitud en las montañas, la radio no podía sintonizar estación alguna y por largo rato sólo habían logrado escuchar la incómoda estática que los tenía irritados. Frustrados, decidieron mejor apagarla.

Pero conforme transcurrían los minutos, el silencio les fue resultando incómodo, así que con su usual y ocurrente manera de ser, Stear comenzó la charla. "¿Qué les parece si jugamos a algo?, digamos, como un juego de palabras. Resultará muy aburrido si sólo nos quedamos callados.... ¿alguna idea?" Y ojeando por el retrovisor, miró a Neal que sólo se cruzó de brazos para mirar con su acostumbrada soberbia hacia un lado.

Archie al mirar a su primo, solamente puso los ojos en blanco y meneando la cabeza en desaprobación, sin comentar nada, se dedicó a mirar a las colinas a un lado.

"¡Vamos! ¿pero qué les pasa?.... ¿acaso tienen miedo de que les gane?"

"Stear", replicó Archie, "ya no somos unos niños para andar con jueguitos."

Entonces, se escuchó la otra voz que había permanecido en silencio hasta ese instante para también replicar, "De haber sabido que nos veríamos en esta situación, hubiera traído algo para distraerme. Esto resulta muy tedioso y aburrido." El señorito Neal por fin había hablado y aunque fuera para quejarse, pensó Stear, era ya un avance.

"Recuerda que quedamos que no discutiríamos durante el viaje, esa había sido la tregua" dijo acertadamente el inventor. El chico Leagan solamente suspiró, en verdad que no entendía cómo era que esos dos lo habían convencido para venir. Mejor hubiera sido viajar a Londres y pasarla bien allá con sus otros amigos.... ¡la Tía Abuela y sus ideas!

Al escucharlo respingar, Archie no se quiso quedarse callado tampoco, "Mira, Neal, Stear y yo hemos esperado mucho para poder hacer este viaje y lo último que queremos es ver caras largas aquí. ¿Comprendido?"

Neal entrecerró los ojos. Estaba claro que cualquier cosa que dijera sería confrontado por los hermanos, obviamente estaba en desventaja. Así que no queriendo dejarse intimidar, de inmediato su mente ideó algo. "Está bien, quieren jugar, ¿no? Pues bien, eso haremos."

Stear y Archie se volvieron a mirarlo sorprendidos. "Pero con una condición", aclaró su primo, "yo comenzaré."

Los hermanos se miraron extrañados, pero como solamente se trataba de un juego, no les molestó. Además, tardarían por lo menos una hora más en llegar, así que distraerse con un juego, no sonaba tan mal.

"Está bien" respondió Stear, "¿de qué se trata el juego?"

Con aire de triunfo, Neal respondió, "Confesiones". Los otros chicos se volvieron a mirarlo boquiabiertos, a lo que él solamente sonrío.

"¿Confesar qué?" preguntó de inmediato Archie sin dejar de mirar el rostro que ahora sonreía de lado.

"Confesar el secreto mejor guardado que tengan" fue su respuesta.

"¡Oye!" volvió a reclamar Archie, "¿La palabra juego no te dice algo?" Le dijo volviéndose a mirar al frente meneando la cabeza, "No pienso declarar algo tan intimo sólo para pasar el tiempo. Si es así, creo que mejor dormiré."

"No me has dejado explicar el juego," interrumpió Neal, "no se trata de sólo de decirlo y ya está, sino que estará escondido entre dos aseveraciones que no son veraces. Lo que haremos será decir tres confesiones, de las que obviamente solamente una será la pura verdad. Cada uno de nosotros elegirá la que piensa que más probable que sea mentira y si adivina, entonces habrá ganado. Como hay otra mentira junto a la verdad, nuestro secreto puede quedar escondido sin ser enteramente confesado."

Stear que hasta ese momento se había quedado callado, escuchaba atento y meditaba el juego mientras continuaba al volante.

"Estas loco si crees que confesaré algo," dijo Archie un tanto molesto.

"¿A qué le tienes miedo?" le preguntó Neal sonriendo, "que yo sepa, el que más tiene que perder aquí, soy yo."

Archie se volvió de inmediato a mirar a Stear, su hermano solamente encogió un poco los hombros antes de agregar, "Bueno, no tiene que ser algo muy muy íntimo, ¿no?" Archie solamente meneó la cabeza mientras se llevaba la mano al entrecejo. Parecía que su querido hermano le estaba haciendo segunda a Neal.

"Y para que vean que se trata solamente de un juego inocente, comenzaré yo." Y después de pensarlo un poco, agregó, "Confesión número uno: he tomado dinero de mis padres sin permiso para pagar unas deudas de juego."

Al escucharlo, los Cornwell se volvieron a mirarlo atónitos, Archie tuvo que girarse en su asiento para verlo de frente, mientras que Stear lo hacía por el retrovisor. Satisfecho de tener toda la atención de sus primos, miró de frente a Stear, "Es tu turno."

El inventor, no supo qué decir. Como no había dicho nada, ni siquiera replicado, se sintió atrapado. Así que tomándose tan sólo unos segundos para pensarlo, respondió, "He hecho trampa en uno de los exámenes de álgebra...."

"¡Stear!" Replicó el castaño, "No puedo creer que le estés haciendo segunda a Neal."

"Recuerda que estamos jugando, Archie.... puede que sea tan sólo una mentira."

Viendo que Stear estaba ya en el juego, Neal se dirigió a Archie, "¡Es tu turno! O acaso, ¿tienes miedo de lo que puedas decir?" Le dijo confiado cruzándose de brazos el joven Leagan.

Era obvio que Archie no resistiría un desafío, por lo que se sintió completamente acorralado. Así que mirando con seriedad al frente y con el ceño fruncido, agregó sin mirarlos, "Hace unos días salí con unos amigos y estuvimos tomando vino toda la noche en uno de los dormitorios." Stear lo miró de lado muy desconcertado.

"¡Vaya!" Exclamó Neal, "Parece que los tres hemos dicho algo muy interesante, me pregunto si lo que me han dicho es verdad o no." Su rostro dibujaba una gran sonrisa.

Al verlo, Archie se volvió a contemplarlo con mirada dura. "Si no mal recuerdo, ahora es tu turno" le dijo arqueando una ceja con desdén.

Sin importarle lo que Archie dijera, Neal se llevó la mano al mentón y restregándolo, se quedó pensativo unos momentos. Expectantes, los hermanos no apartaban su mirada de él y entonces agregó, "Segunda confesión: detesto la manera que Eliza me trata. No tolero que me siempre esté usándome para su beneficio y luego yo tenga que pagar las consecuencias.... ¡la odio por eso!"

Sin embargo al confesarlo, su rostro cambió totalmente y se ensombreció un poco. Los Cornwell no supieron que decir. Jamás le habían escuchado decir algo así y el silencio reinó entonces en el auto.

Para cambiar el ambiente que imperaba, Stear dijo algo casi susurrando, "Yo siempre he sentido envidia por Archie; envidia por lo que es él, siempre extrovertido y carismático." El castaño lo miró incrédulo.

De nueva cuenta, el silencio imperó y tan sólo se escuchaba el sonido del motor del auto que continuaba avanzando por la ladera de la montaña, en esos momentos ya estaban ascendiendo.

Después de unos minutos, Archie miró a su lado, pensando si tal vez lo que había dicho su hermano era la verdad que deseaba confesar o no. Resultaba extraño escucharlo hablar de esa manera y se inquietó mucho.

Pero como ahora era su turno, rompió el silencio luego de pensar un poco en lo que diría y con voz seria comentó, "La razón por la que odio tanto a Terry es por los celos que le tengo por haber sido el preferido de Candy. También, siempre sentí lo mismo con Anthony... aunque no de la misma manera..." Su voz se fue desvaneciendo al tiempo que bajaba los ojos en señal de que tal vez esto era su verdadera confesión.

Tanto Neal como Stear lo miraron sorprendidos. Ambos habían sospechado esto de Terry, pero jamás pensaron que el castaño hubiese sentido lo mismo por Anthony. ¡Vaya que si ésta era una confesión! Se dijeron los otros dos para sus adentros.

Percibiendo el rumbo que el supuesto juego estaba tomando, Neal se dejó llevar por la atmósfera de sinceridad que se estaba dando y soltando un gran suspiro, les dijo, "Mi última confesión es que siento que si Candy no está a mi lado, jamás podré ser feliz con alguien más...." Esto dejó boquiabiertos a los otros dos, "pienso que ella es y ha sido el amor de vida." Se escuchó un gran suspiro.

Tan sólo unos momentos después, sin dar tiempo a pensar sobre lo que Neal había dicho, Stear confesaría también, "Candy lo es todo para mí y desde que la conocí, siento que es la única a quien realmente quise y aunque sea de lejos, me conformo con verla feliz."

Archie estaba anonadado por esa revelación. Conocía bien a su hermano y ese tono que utilizaba le decía que ésta era sin duda la verdad que les estaba confesando. Por su parte, al haberse escuchado Stear tan sincero, Neal sin saberlo, compartía la misma idea que Archie.... fue una gran sorpresa para el joven Leagan descubrir que su primo también amaba a Candy.

Para entonces, en el interior del auto se respiraba un ambiente un tanto melancólico, ya que sus tres ocupantes fueron tan sólo un capítulo en la vida de Candy. Ninguno de ellos llegó jamás a ser lo que tanto habían anhelado.

A los pocos minutos, el auto llegó entonces a la cima de la montaña. En cuanto divisaron la grandiosa vista del valle que se podía ver desde ahí, Stear estacionó el auto y sin aviso alguno, bajó del vehículo dejando a los otros dos dentro. El inventor sentía que le faltaba el aire.... jamás se imaginó que lo que comenzó como un juego inocente, lo había llevado a confesarles algo tan intimo y que guardaba muy dentro de su corazón. En especial lo referente a Candy.

Archie lo miró extrañado y sabiendo que su hermano se sentía vulnerable por lo que les dijo, le lanzó una mirada desafiante a Neal antes de bajar también del auto.

El menor de los hermanos cerró quedamente la puerta y se fue acercando lentamente al inventor que para entonces llevaba las manos en los bolsillos y tenía la mirada perdida en el horizonte.

Colocando la mano sobre el hombro de Stear, por unos minutos solamente lo acompañó en silencio, para luego agregar "Es solamente un juego, apuesto que la parte de hacer trampa en el examen fue tu confesión.... ¿verdad?" Stear se volvió a mirarlo sin decir nada y entonces ambos se sostuvieron la mirada.

Por la manera en que el inventor estaba actuando y el silencio con el que le respondió, sin lugar a dudas, se lo había dicho todo a Archie.

Sin embargo, cuando los dos escucharon la puerta del auto y los pasos que acercaban, decidieron que no era el momento de hablar.... por lo menos no de algo tan importante para ellos. Así que se dedicaron a admirar los alrededores y perder la mirada en el magnífico escenario que los rodeaba.

Si se decidieran los hermanos a hablar de eso, sería después, cuando estuvieran a solas.  

Neal se colocó al otro lado de Stear y los tres jóvenes se dedicaron a contemplar el hermoso paisaje al frente en completo silencio. Era simplemente espectacular y los dejó boquiabiertos: las colinas y montañas eran bañadas por un brillante sol; el río y el lago a lo lejos, destellaban multitud de luces en su superficie, mientras que la brisa que se sentía fresca era lo único que se escuchaba al rozar no sólo los matorrales a los lados, sino también sus rostros y cabello. Aparte de eso, el silencio era abrumador.

Al haber hablado y compartir algo tan íntimo, los tres se sintieron como si estuvieran al descubierto, tal como si en ese mismo instante sus corazones estuvieran a la vista de los otros. Casualmente, la situación fue algo muy inusual en ellos... aún entre los hermanos.

No obstante y de alguna forma, también el haber confesado lo que compartieron desde su intimidad, los hizo sentir de cierto modo 'liberados' y por esa razón, las palabras sobraban en esos momentos.

Así, cuando el sol se fue desvaneciendo tras las oscuras nubes que comenzaron a cubrir el valle, la suave brisa cambio por un viento frío que les indicó a los jóvenes que era el momento de volver al auto y continuar su viaje si no querían demorarse y ser atrapados por la aparente lluvia que se estaba acercando rápidamente hacia ellos.

Sin demora, los tres dieron la vuelta para abordar el auto para comenzar de nuevo su camino, esta vez montaña abajo para llegar a su destino.

Extrañamente, al encender Stear el motor, la radio comenzó a sintonizar una estación y entonces la música invadió el ambiente. Ninguno de los tres comentó nada más y conforme fueron avanzando por el camino, todos dentro del auto permanecieron en silencio, disfrutando las melodías que eran típicas del folklore escocés.

Por otra parte, tampoco ninguno insistió con seguir adelante con el juego y solamente se dedicaron a admirar el paisaje que de nueva cuenta cambiaba para mostrar verdes prados en lugar de las rocosas montañas.

Una vez que hubieron llegado a Fort William, se dirigieron a la estación de trenes para abordar el famoso tren Jacobino que los llevó en un paseo inolvidable por paisajes espectaculares, para luego dar de frente con el mar en la bahía de Mallaig.

Tal y como si nada hubiese sucedido, los tres charlaron amenamente durante el paseo y una vez en el pueblo costero, disfrutaron de la especialidad del lugar: pescado y marisco.

No obstante, una vez que se acomodaron en un café frente a la estación de trenes, fue Neal quien se aventuró a comentar, "Y bien, Archie" sus ojos miraron fijamente al castaño, "aún no nos has dicho tú tercera confesión." Stear puso a un lado la taza de té que estaba tomando y se volvió a mirar a su hermano que estaba a su lado.

Archie no supo a bien que decir. Desde que estuvieron en lo alto de la montaña, no había dejado de pensar en su tercera confesión. En efecto, aún estaba rondando en su mente.

"Pensé que el juego ya había terminado" les respondió con aire desinteresado mientras daba otro sorbo a su café.

Neal no quiso dejar que evadiera el tema, por lo que le respondió, "¿Acaso le temes a algo?, tal vez... ¿a lo que podamos pensar?"

Archie lo miró desafiante al tiempo que alzó una ceja con incredulidad, "Escúchame bien, Neal, lo que pienses me tiene sin cuidado" y desvío su mirada a su bebida.

El otro le respondió, "Si es así, no veo la razón por la cual no lo confieses.... de todos modos es un juego, ¿no?"

El inventor miraba atento a su hermano y pudo sentir su inconformidad, Archie se sintió de nueva cuenta acorralado. Carraspeando un poco, Neal se cruzó de brazos a la espera de su respuesta, pero como era de esperarse, ésta nunca llegó. En ese preciso momento, se dio el anuncio de abordar el tren que los llevaría de vuelta a Fort Williams en donde pasarían la noche. Así que sin decir nada, tomaron sus gabardinas y se dirigieron a la plataforma para abordar el tren.

Durando el trayecto de regreso, los tres continuaron charlando de otras cosas sin importancia, evadiendo el tema del juego hasta ese llegaron de nuevo a la estación en la mencionada Fort William. Una vez ahí, se dirigieron al auto para poder ir a su hotel que se encontraba a tan sólo a unos minutos de ahí.

De esta manera, llegaron al hotel y una vez registrados, se dirigieron con sus pequeñas valijas a sus habitaciones en el tercer piso. Stear y Archie tenían cuartos contiguos mientras que el de Neal estaba al frente de ellos.

Sin embargo, cuando se despidieron para retirase a descansar, Archie se quedó de pie frente a la puerta, mirando la cerradura por un momento con la llave en mano. Stear lo notó entonces, pero antes de que pudiera preguntarle la razón, Archie sorprendió a los otros diciendo casi en un susurro, "Ella siempre será mi primer amor, el más grande de todos...."

A causa de las confesiones de los otros dos que rondaron en su mente durante horas, Archie no pudo contenerse más.

Neal que ya había abierto su puerta, se quedó paralizado al escucharlo y con sorpresa, se volvió a mirarlo. Stear hizo exactamente lo mismo, totalmente sorprendido.

Sin dar lugar a comentarios o preguntas, Archie de inmediato abrió la puerta para luego despedirse y cerrarla tras de sí, ante los atónitos rostros de Stear y Neal.

Luego, Stear hizo lo mismo y desapareció también en su habitación, cerrando a su vez la puerta.

Por su parte, Neal estaba tan sorprendido que tardó unos minutos más en reaccionar y no fue sino hasta que escuchó la puerta de la habitación de Stear cerrase, que hizo lo mismo e ingresó a la suya.

El joven Leagan se dirigió entonces al balcón para admirar la vista de la ciudad y del río que discurría al frente. Ya estaba oscureciendo y por lo que pudo apreciar al mirar al cielo que se cernía ya una tormenta, llovería toda la noche.... ese el clima típico otoñal en Escocia y casi todo el año: constantes e intermitentes lluvias.

De cualquier modo, colocando sus manos en los bolsillos, se quedó ahí de pie con la mirada perdida y meditando no tan sólo en la confesión de Archie, sino en la de Stear también. Las dos estuvieron rondándole la mente por largo rato.

Después de meditarlo por largo rato, supuso que los tres habían confesado su más íntimo secreto y casualmente por un extraño giro del destino, involucraba a la misma chica: Candy. Neal no pudo evitar soltar un largo suspiro.... en verdad que los tres se habían enamorado perdidamente de ella.

Luego, meneando la cabeza como si quisiera deshacerse del melancólico sentimiento que lo invadía, cerró las cortinas para cambiarse y poder disfrutar de una ducha caliente antes de retirarse a dormir, estaba cansado y no lo estaba sólo físicamente, sino también en lo emocional.

---------

El viaje continuó al día siguiente y para alivio de todos, ninguno de ellos jamás volvió a mencionar el juego. Por lo que al parecer, nadie supo a bien cuáles habían sido las verdades y cuáles las mentiras de los otros.

Por alguna razón personal, nunca más se tocaría el tema.

De esta manera, tres jóvenes aventureros compartieron aquel día algo muy íntimo de ellos y lo que al principio pareció ser tan sólo un juego inocente, los llevó a explorar una parte muy profunda de sí mismos... algo que habían guardado con tanto recelo muy dentro en sus corazones y durante tantos años.

Sin embargo, lo que los tres desconocían de los otros, era que la tercera confesión fue la más importante aseveración de todas. Porque en efecto y por raro que parezca, en ningún momento se había dicho falsedad alguna.... todo había sido cierto desde el principio.

Porque, ¿cuánto más puede el corazón guardar un amor así de grande?

Y por eso es que a veces el hombre necesita un oído, un hombro para descargar las cargas y aligerar todo lo que se lleva dentro. Eso fue precisamente lo que cada uno de ellos pudo comprobar en ese día por las altas tierras escocesas.














Última edición por Adriana G el Dom Abr 16, 2017 9:41 am, editado 1 vez

Dulce Ponny

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Caramba los secretos del corazón... quién lo dijera!!!

Entre posibles falsedades sólo quedó veracidad absoluta

me gustó tu relato Adriana.

Chevere todo!!!

Milser

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Emocionante de principio a fin... Lo único que me sale decirte es GRACIAS!!!

Bleu Moon

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ovaciones amiga  me encantó.

stormaw

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola
Pobrecito de mi gatito, como la ama, y Stear, también, el otro...mmmm. Te felicito.
Cuídate

Sherezada

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Adriana, como siempre, me has dejado sorprendida con tan bellas historias.

Ésta en particular me dejo un sentimiento muy especial, que difícil y al mismo tiempo que catalizador es hacer este tipo de confesiones. Para decirlo de algún modo, se relaja el alma, a pesar de todo.

Nunca me hubiera imaginado un relato como éste, fue excelente. Muchas felicidades.

Y lo mejor es que ni Anthony ni Terry ni ninguno de los tres anteriores fue el ganador del corazón de Candy. Eso es aún mejor final.

Te mando saludos y sigo al tanto.

ELLE ANDREW

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Vengo a marcarlo para leerlo más tardecito! En la noche me pongo al corriente!
:-*

Lady Reyna Grandchester

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
wooow Adri esta increible tu historia jeje comenzando con el experimento de mi bello Stear y la maleta de Neal quemada ya me lo imagino con las ropas de Garcia jajaja... que cosas como con un simple juego se pueden descargar tantas cosas que el corazon guarda celosamente

LizvetArdray

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Awww sobri!! Solo tú logras que me quede a estas horas a leer. Jajaja.
Encantadísima con la historia. Desde la intro, que por cierto fue muy cómica, haciendo memorias al señor García jojojojo ¡Pobre Neal!
Y la historia en sí misma, Escocia, la isla Sky que es tan preciosa y de ensueño. Visualicé el paseo por esa carretera angosta y lo empinada de la pendiente. Semejante juego y confesiones.
Tan liberador es verdad.
Bendiciones y abrazos, mi sobri.
Excelente mensaje.

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Waauu, cada momento una eternidad por instantes
con esa tensión como consecuencia de cada confesión.
Pero finalmente, cual catarsis, cada uno más ligero
habiendo compartido lo que tenían en el corazón.

¡Muy buen aporte Adriana, felicidades!

Amigocha

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Por mas que lo intento, no logro imaginarme a Neal con los camisones de la tía abuela y luego la ropa del señor García jajajaja una tortura total para el señorito Neal estar en ese "rancho" xD
Bueno ya pasando al fic, wooooow Adriana, que puedo decir, un fic lleno de confesiones, lo que ocasiona Candy jeje.
Excelente relato

Lilián JC

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Mi querida sobri, que hermoso relato, la verdad es que te admiro muchísimo, de dónde sacas tanta inspiración?????, me encanta la forma en la que presentas cada una de tus hermosas historias, al pendiente de la próxima!!!!

Lilianarodas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Precioso aporte Adriana

Ojitos de miel

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Aaaah! ! Me pareció y tener un dejavu no se es una historia que deja empastado a todo aquel que tiene un secreto de amor; a veces un arma de dos filos si la sacas.... pero si no la sacas!


Mis felicitaciones adriana

elsa de larios

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Definitivamente Mi Bello Amado Neil esta equivocadisimo,  C A L A R O que va a encontrar el amor, un amor que él merece...  esa pecas que bueno que se quedó con otro.... o no? a no... se quedó sola verdad?  ooopssss!!   felicidades por tu historia...

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanta el viaje en el que nos llevas, la descripción de los sitios que tan bien conoces, realmente haces soñar al lector.

Por otra parte, una historia llena de melancolía, de amores idealizado.
De tres chicos en apariencia tan distintos, pero en lo profundo de su corazón, tan similares. Me sentí mal por los 3. Quizá más por Archie, a quien parece costarle más aceptar su realidad.

Excelente aporte, Adri. Muchas gracias por compartir

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
aaaaaaaaaah el aporte es genial... las confesiones, los tres hablando, genial...

Ahora una cosa solamente... DONDE ESTA TERRYYYYY!!!!!!!!!!!

ya veo que como no te ha dado lata ni me lo mencionas practicamente eh... ya nos vengaremos..


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

cary

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Cálmate y ahí falto Albert jajaja esa candy arrasó con los andrew pero lamento decir que solo dos personas tuvieron su corazón y uno de ellos ya murió y el otro ahí anda


ME gustó nena gracias por tu aporte

Shara Mc Cartney

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Como siempre es un deleite leerte!!! las confecciones eran necesarias después de todo ya era hora de que descargaran sus corazones!! me encanta y felicidades sobrinita

kitten Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanto sobriniuxxx!!!! jajajajajajajaja que risas con ese juego, tengo que jugarlo con algunas personitas !! jajajajajajaja buenicimo!!! affraid        


Besos y abrazos !!            

Ishbel

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Precioso mi querida sobrina, me encantó la forma en la que todo comenzó como un juego y terminó siendo no solo confesiones sino verdaderas revelaciones tan inesperadas como los cambios de humor de Neal ja,ja,ja. Preciosa forma de llevar este minific amiga, me encantó y disfruté bastante la lectura, un fuerte abrazo y gracias por compartir uno de tus maravillosos viajes a través de nuestros queridos personajes. 


 

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.