LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » **Musas Ardley** Fic "La señora Leagan"** Cap 2**

**Musas Ardley** Fic "La señora Leagan"** Cap 2**

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony



Enlace al capítulo 1



La señora Leagan.
Capítulo 2





El muchacho era más joven que ella, y en otras circunstancias, quizá ni lo habría notado. Pero decepcionada de su vida y de su matrimonio, cualquier pretexto que le brindase un poco de alegría, era bien aceptado. Sus amados hijos, eran su mayor felicidad, pero seguía siendo una mujer y esa mujer no era ciega. El atractivo muchacho de cabellera negra contrastante a su pálida piel, era un regalo a la vista. Además, el acento extranjero ligeramente gutural, aunque fuese apenas perceptible, le resultaba encantador, la sensual curva de sus labios, su amaderada loción y hasta la elegancia con que se desenvolvía, a pesar de su juventud,  la hacía sentirse atraída hacia él cada vez con mayor profundidad.


Escucharlo hablar, resultaba todo un deleite, era tan seguro de sí, tan refinado, que le resultaba casi hipnótico. Las  cortas temporadas vacacionales resultaban insuficientes, Sarah instó a su marido en comprar una casa cerca de Lakewood, los niños tendrían más espacio, podrían estudiar con un tutor, después de todo, él viajaba constantemente y regresar a casa en una villa de la campiña, incluso sería beneficioso para su salud por el aire fresco.  La carta fuerte de Sarah, fue hablar del pequeño hijo de Rosemary. Si crecía al lado de Elisa, en un futuro podrían terminar casados. Era una magnífica oportunidad de emparentar directamente con los Ardley. A Raymond instantáneamente, la idea le sedujo. Y como beneficio extra, gozaría la libertad de encontrarse solo en la casa de la ciudad.  La misma Elroy les ofreció una residencia en desuso, propiedad del tío abuelo.


Finalmente, ambos sopesaron el beneficio de no pagar un centavo por la casa, y accedieron a “hacer el favor de cuidarla”. En momentos así, Sarah recordaba porqué se había casado, en el fondo, ambos tenían los mismos sueños y anhelos. Pero el maldito Raymond, había echado todo por la borda. No podía mostrarse débil y manipulable como cuando jovencita. Nunca más. Tampoco se arriesgaría a contraer la sífilis, aunque él pareciera muy saludable. Ya bastante se había arriesgado a un contagio, al darle dos hijos. Eran suficientes.


Ningún mimo era poco para sus pequeños. Claro, sus necesidades, que cada vez eran más, las cubrían los sirvientes. (Muy necesarios para vivir con las comodidades que requerían). Y para que ella pudiera prodigarles a sus hijos la atención que necesitaban, o al menos, eso le decía a su marido.


Los años siguientes, un dolor de cabeza, el cansancio extenuante de dirigir una casa, la atención dedicada a los niños, el soportar la malcriadez de la dama de compañía de Elisa… Cientos de pretextos abundaron para rechazar la intimidad con Raymond. La realidad, es que el despecho se hallaba muy hondo dentro de sí. Sarah no perdonaba y la lista de faltas de su esposo, se alargaría cada vez más.


La felicidad consistía en visitar a Elroy. El entusiasmo de verlo cada vez. Su impoluto traje oscuro, que religiosamente usaba sin importar el día o la hora y que regalaba a la vista, una firme y varonil figura a pesar de su lozanía.


El deseo prohibido, lo intocable. Eso era el joven George Johnson para Sarah.


El abanico se convirtió en su mejor aliado para disipar el calor al verlo, odiaba el estúpido sonrojo de niña inexperta que le resultaba imposible de controlar. ¿Algún día sentiría la calidez de sus manos? ¿Habría ocasión de escucharlo pronunciar su nombre de pila o de ser el objeto de su mirar? Ese mismo día, Sarah supo la respuesta.


Rosemary Brown,  se encontraba enferma desde hacía un tiempo. Su esposo, el capitán Brown había decidido llevarla a Chicago con un médico de renombre, pero Elroy, preocupada por su sobrina, había ido con ellos, dejando a Anthony, al cuidado de la niñera, supervisada por George. No era el único menor al cuidado de George, pero eso, nadie más lo sabía.


Sarah, decidió llevar a sus pequeños continuamente a jugar con él y mientras los niños correteaban por los jardines, al cuidado del personal, ella se entretenía observando al joven Johnson, so pretexto de darse un respiro, leyendo.


Le resultó ridículo darse cuenta que se hallaba en la biblioteca, acariciando con devoción, la cubierta café de cuero, del libro que él unos días antes, había acomodado en su respectivo estante.


-Señora Leagan ¿Le gusta Balzac? –preguntó en joven al verla sosteniendo la novela que acababa de terminar


-Eh… ¡Por supuesto George… Señor Johnson… Joven Johnson!


-Puede llamarme George, señora Leagan. Todos en la familia lo hacen- acotó con caballerosidad para sacarla del apuro


-Bien. Pensé en retomar mi lectura, si lo ha terminado…


-¡Oh, lo lamento! Si hubiera sabido que estaba leyendo Una hija de Eva, no habría tomado el libro y menos por tantos días.

-Es que lo leí dos veces, la lectura de autores franceses, me parece muy estimulante.


-¡Le concedo toda la razón! –exclamó la mujer quizá  con demasiado brío -Aunque leer en el idioma original, siempre supone un mayor placer, me temo que las clases del instituto, están demasiado oxidadas, hace años que no practico…


-Cuando guste, podría ayudarle… Si gusta, claro. –ofreció el chico con amabilidad.


-¡Oh, tenga por seguro que le tomaré la palabra! –Exclamó quizá demasiado alto por la expectativa de charlar con él más a menudo


George notó el entusiasmo de la señora Leagan, pero su sentido de caballerosidad tan bien asentado, repelía cualquier sospecha de malas intenciones por parte de su interlocutora.


- ¿Ha leído más de La comedia humana, señora Leagan? Preguntó el muchacho con genuino interés


Sarah no tenía idea de a qué se refería, y su expresión con el ceño arrugado, la delató, por lo que George procedió a explicarle de manera simple:


-Se trata de las obras completas de Balzac. El autor, realizó un proyecto para escribir más de 100 novelas, aunque solo terminó 87. El ejemplar que tiene en la mano, pertenece a ese proyecto.  Lo llamó “La comedia humana” en honor a La divina comedia, de Dante


- ¡Oh! Pensé que era porque Obras completas, le parecería muy simple al lector. Ja, ja, ja.


George la observó reír quizá por primera vez en el tiempo que la conocía.


-Seguramente lo sería, ja, ja, ja.


Una situación que carecía de gracia por la simplicidad de Sarah, pero que los unió en una carcajada honesta y desfachatada.


-Me gusta la descripción que Balzac hace de la sociedad aristócrata y burguesa. La honestidad con que retrata a las mujeres hastiadas de su vida, al borde de romper sus principios y valores por el deseo de sentirse vivas.


Un sorprendido George, por tales declaraciones en una mujer que bien podía entrar en aquella descripción de mujer banal hastiada de la rutina y de su papel en sociedad. Quizá por eso había decidido irse a vivir al campo, pues carecía de la sencillez de Rosemary. Y por esa razón, se sintió fascinado con al escucharla. Pensó que posiblemente sería la primera vez que  se permitía expresar una opinión de ese tipo sin miedo a ser juzgada. Después de todo, él no era mas que un joven sin linaje alguno, un empleado de la familia a ojos ajenos, y carente de toda autoridad para cuestionarla.


Mientras tanto, Sarah pensaba en María Angélica de Granville, la protagonista de Una hija de Eva: casada con un conde, con una vida aburrida y gris, tolerando apenas la compañía de Félix de Vandenesse, por el hecho de ser irremediablemente su esposo. Una mujer real, con sueños… Con el anhelo de inspirar los sentimientos de un hombre  y sentir una gran pasión de novela.


Sarah sentía las ansias de volverse una mujer impetuosa como el personaje de Balzac; anhelaba ser María Angélica, y enfrascarse en una aventura con Raúl Nathan, que por supuesto, sería encarnado por George, aunque no fuese un escritor bohemio como el amante de la susodicha.


Pero a esas alturas de su vida, Sarah tampoco era tan inocente como María Angélica; sabía que George no era su hombre soñado, es más, era un jovencito comparado con ella, y aunque la protagonista de la novela de Balzac ni siquiera se permitió tener sentimientos, pues sabía que de no cortarla a tiempo, podría arruinar para siempre su vida. Y ella ¿Arruinaría su vida enfrascándose en una aventura fuera del matrimonio? O quizá… ¿Podría mejorarla?


Ese fue el principio de lo que quizá fue para Sarah, la primera amistad sincera. Con el paso de los días, las tardes de charlas en la biblioteca, fueron volviéndose continuas y las opiniones compartidas, más íntimas.


Las contadas ocasiones en que le produjo una sonrisa con su charla, eran evocadas cada noche con anhelo. Y sin darse cuenta, Sarah volvió a sonreír.

Enlace al capítulo 3



Última edición por Friditas el Miér Abr 19, 2017 1:35 am, editado 6 veces

Nerckka

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

   ¡¡Qué ven mis Ojos!!
 Sara...  Oh, oh...
Mejor te sigo en el próximo capítulo  

Chiquita Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Oh jajajajajja no anda perdida esa señora Leagan.

Me encanta este fanfic, George siempre tan caballeroso como no va a levantar suspiros jajajajaja

Espero el próximo quiero saber si lo seduce jejejejeje

Te sigo, muy buen capitulo

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Y de tanto leer a Balzac,
la señora Legana terminará siendo protagonista de su propia novela,
tal como le pasó al Quijote con sus libros de caballería jiji.
En serio, qué emocionante rumbo va tomando la historia Friditas,
ese encuentro con george me encanta, me pongo en la piel de Sarah.

¡¡E X C E  L E N T E!!

lorelei23

avatar
Dulce Candy
Dulce Candy
Que emocionante, ya dieron el primer paso de lo que puede ser una gran aventura, nunca he leido Balzac pero ya me imagino de que se trata. Y aquí leyendo como defines a George tan elegante y caballeroso ya una comienza a suspirar..... jeje. que no lo sepa Lady

http://lorelei2323.deviantart.com/

Galilea Johnson

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Yo no veo a Sarah leyendo tanto, mas la veo deseando ser querida o inventandose que lo es.... he ahi el peligro!

nunca me ha guastado Rosemary, pero hoy la invoco....DONDE ESTAAAS!!!! salva a George de esa Pecora!!!

muy buena continuacion!

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Al menos han dado el primer paso...que oportuna la enfermedad de Rossie (sorry) ay suegrita

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Ikebana

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
   

Me encantaaaa!!!

Que el joven George lea a Balzac no es un dato casual: nos das el perfil de un joven progresista, que empatiza con esas mujeres de la novela de Balzac. Mujeres víctimas de una sociedad machista que las manejaba a su antojo. Los trabajos de Balzac, en su tiempo, en parte eran "lectura para mujeres" (como Flaubert); así que conocer a un hombre que los leyera y conociera tan bien, era algo raro y muy valorado por ellas. En La Comedia Humana, Balzac hace cierta crítica al modo en que la sociedad de su época trataba a las mujeres.

No me extraña que Sarah se esté enamorando de él. George es un joven sensible, educado, atento, culto... nada qué ver con el mostrenco que tiene en la casa, jajaja.

Espero el próximo capi!



Última edición por Ikebana el Mar Abr 18, 2017 3:02 pm, editado 1 vez

https://www.fanfiction.net/u/4785954/Stear-s-Girl

Adriana G

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola!

Como dicen por ahí....se está poniendo bueno! Sigo al pendiente!

Te mando un abrazo enorme

Lady Lyuva

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Un mujer sola, ávida de atención y amor, que se encuentra ante la presencia enigmática de un hombre que parece ser todo,o que su esposo no es. Cómo no se va a enamorar de él? Lo que no sabe, es que George jamás faltaría a alguien. Yo también creo que Sarah Leagan armará su propia historia romántica, con ella de protagonista.

Una historia muy interesante, espero el siguiente capítulo.

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Como acabo de ver actualización,
he venido a echarle un vistazo veloz a este capítulo.

De paso me ha encantado la reacción de Galilea.

kitten Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Pobre Sarah......ella solita se anda dando alas    Shocked ..no sabe caminar y ya quiere volar y no sola si no al lado de George !!!!   .... en verdad Friditas muy interesante  



me paso al siguiente    

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Nerckka, Chiquita, Weiss, Lorelei, Galilea, Igzell, Ikebana, Adriana, Lady y Kitten, muchísimas gracias por seguir aquí, acompañándome en este proyecto locochón.

La época del Realismo literario es ligeramente anterior a la ambientación de Candy, así que para entonces, la corriente era bastante conocida.
Como bien menciona Ikebana, hace una crítica a la burguesía y a sus prácticas hipócritas, quitando el ideal de héroe romántico, y cambiando a los protagonistas por gente real, humana y con muchos defectos.

El que George guste de esta vertiente, tiene su significado. Y el que Sarah se sienta identificada, también. Pero no haré spoiler ya que es un fic pequeño.

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
Sarah...George... esto no me lo esperaba... :D me encanta... te sigo.


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.