LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » **Musas Ardley** Fic "La señora Leagan"** Cap 1** aporte 1 para George

**Musas Ardley** Fic "La señora Leagan"** Cap 1** aporte 1 para George

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


La señora Legan






A los 16 años se halló casada con un rico heredero un par de años mayor. Creía conocerlo, creía amarlo.


Había quedado prendada de él tan solo mirarlo. Como en las novelas rosas que con ahínco leía, se imaginó cabalgando con él hacia el futuro, “comerían perdices para siempre”. Poseía un nombre hermoso, fuerte, sensual, y muy masculino: Raymond. Era un joven apuesto, elegante, con la piel tostada por el sol, con un carácter firme y determinado que su padre se complacía en ensalzar.


La palabra de su padre, el señor Briand, siempre sería tomada en serio por Sarah. El  hombre, se había casado luego del fallecimiento de su madre, y por consiguiente, la adolescente  sentía que había pasado a segundo plano, por tanto, cualquier opinión de su padre hacia ella, era considerada por la joven tan importante como el lazo que tuviesen  en su infancia, cuando era “la niña de papá”.


Sarah estaba segura que jamás le haría algo así a sus hijos, si llegaba a tener. Nunca contraería segundas nupcias pasara lo que pasara. En su soledad, lo había sentido como un acto de egoísmo, y aunque todos a su alrededor parecían alegrarse de la elección de su padre, el sentimiento de abandono en el interior de la chica, le impedía hacerlo también.


Encandilada por la aceptación del señor Briand hacia el muchacho, y por la secreta admiración que ella le profesaba, aceptó su cortejo. Flores, salidas con chaperón, charlas superfluas… Así comenzó la historia de amor entre la pareja.  Cumplían las normas y actuaban con corrección.  La boda no tardó en efectuarse, Sarah se negó a usar cualquier artículo de la esposa de su padre o de aquella familia. Ella era una Briand y no seguiría tradiciones ajenas. Tiempo después, Raymond se aseguró de que su flamante esposa aceptara de una buena vez los beneficios que pertenecer al clan Ardley les traerían: socialmente estaban muy por encima, y si alguna vez requerían apoyo económico, algún crédito o inversionistas, el apellido era de mucha más alcurnia que el Leagan y les abriría muchas puertas.


Irónicamente, Sarah se apegó más a la esposa de su padre ya casada. Elroy, quien la apreciaba sinceramente, supuso que era cuestión de madurez; aunque a Sarah  no le gustaba visitarles en la mansión Ardley, pues a su consideración, faltaba a la memoria materna y  prefería invitarlos a su propia residencia en las afueras de la ciudad. Con los largos viajes de negocios de Raymond, poco a poco las visitas de su padre y Elroy se fueron convirtiendo en su única distracción, lo cual al matrimonio Briand le complacía bastante, pues así, Sarah estaba lejos de los cotilleos de la ciudad, en los que se rumoraba sobre algunas aventuras de Raymond. Su padre jamás lo cuestionó sobre ello, pues consideraba que si  su hija  no se enteraba, no habría ningún problema. Era una situación común.


Pero con los años, Sarah se enteró. Para entonces su padre había muerto, y ella tenía dos hijos. A pesar del golpe inicial, no podía actuar intempestivamente. Raymond, el hombre al que ella había entregado su vida, su amor, todo de sí. El hombre perfecto que suponía trabajaba sin descanso. El hombre en quien debía apoyarse, no  era más que  un simple traidor. Un embustero, mentiroso. Un vulgar mujeriego sifilítico. Está bien, no tenía pruebas de que tuviera la sífilis, pero del resto, sí. Y la misma mujerzuela con quien se revolcaba, le había enviado un paquete con pruebas fehacientes de su infidelidad. Y fue entonces, cuando afrontó la realidad del día a día en su matrimonio. Le pareció que  todos esos años, había vivido con un desconocido.


¿En realidad la había amado alguna vez? Dormían en habitaciones separadas, él siempre se hallaba de viaje o trabajando, Rara vez hacían vida social o en pareja.  Se suponía que ella debía llorar desconsolada, hacer sus maletas y dejarlo o postrarse en cama y pensar en el suicidio, y sin embargo,  solo podía sentir una cosa: ira.


Raymond no la amaba, y se lo había demostrado de la peor manera: traicionándola. Sarah dudaba en qué hacer.


Por una parte, no quería dejar a sus hijos sin padre, ni cargar el estigma del divorcio. ¿Dejarle el camino libre al sifilítico? ¡Ni loca! No se arriesgaría a que cegado por la lujuria, se le ocurriera llevar a la prostituta a su propia casa, o peor aún ¡Casarse con ella!


No, Sarah no estaba dispuesta a dejarles el camino libre. Y si la mujerzuela deseaba una reacción, no le daría la satisfacción o dejaría de llamarse Sarah Leagan… Literal.


Una mujer despechada puede ser peligrosa, pero Sarah aún no decidía entre las mil formas de torturar a Raymond en que había pensado.  Y cuando un día, sin más, él preguntó el porqué de su actitud fría y desinteresada hacia su persona, ella, sorprendida por su cinismo, soltó una perorata sobre la lealtad. Le confirmó que estaba enterada de su aventura, y como con seguridad no era la primera vez, le daba unos días para terminar con su estupidez o partiría a Europa con sus hijos. En el fondo, no planeaba hacerlo, pero un hombre asustado, todo lo cree. Y Raymond se asustó, por lo que en cuanto pudo, terminó aquella efímera relación.


El señor Leagan, a su manera, la quería. Cualquier relación que un hombre casado tuviese fuera del matrimonio, era que una simple distracción. Para él, no era una traición, era algo meramente físico, sin importancia. Había cosas que no se le podían proponer a la esposa, actos que solo cierto tipo de mujeres se atrevían a hacer. Mujeres que no aspiraban a casarse. Sarah era una magnífica esposa. Muy apta para organizar eventos fastuosos, toda una dama respetable frente a la sociedad, de buena cuna, guapa y elegante a pesar de tener dos hijos. Pero en el lecho conyugal fría y nada entusiasta. Raymond inició otra aventura tan rápido como había terminado la anterior.


Sarah cambió. Confirmó que nunca había amado a su esposo o podría perdonarlo. Pero no lo haría, simplemente porque no deseaba hacerlo.


Comenzó entonces, a salir de casa, a hacer compras por las que  él debía pagar y a hacer vida social sola poniendo el pretexto de un viaje de negocios de su cónyuge, aunque este se hallara en casa.


Visitaba Lakewood cuando Elroy se encontraba allí. En el fondo agradecía que la mujer hubiese dejado la casa en que vivía  con su padre, aparentemente su sobrina enfermiza, requería atenciones especiales. La había visto apenas un par de veces y siempre con algún niño. Se sorprendió cuando supo que solo contaba con un hijo y era casi de la edad de los suyos, pero le restó importancia al suponer que la había visto antes con algún mozo. Y hablando de mozos, una de las mayores razones por las que insistía en visitar a Elroy, era permitirse devorar con los ojos al asistente del tío abuelo William...








Última edición por Friditas el Mar Abr 18, 2017 11:15 am, editado 3 veces

Jari

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
¡Hola! Interesante pareja y muy buen comienzo. Trataré de seguirte .

Rossana Recanzone

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Quien la ve a la señora Leagan, excelente aporte nena te sigo



CON ALBERT POR ALBERT PARA ALBERT




PORQUE PROTEGER EL CORAZÓN DE LOS ANDREW ES NUESTRO LEGADO

Weiss

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Hola Friditas,

Qué interesante esta entrada respecto a la señora Leagan.
Promete muchas cosas, por el título podría deducirse que sus acciones
la conducirán a George, pero quién sabe las sorpresas que se tienen preparadas.

Te dejo un saludo cordial y un abrazo.

Chiquita Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Oraleeees jajajajajja ya me imagino a Sara deborando con los ojos a George jajajajaja pobre de Don bigotes.

Que buen comienzo, esta muy bueno tu fic, nadie ha escrito un fic de Sara y eso hace que nos adentramos un poco a conocerla. Jejejeje

Que bueno verte postendo, sabes que es un placer leerte. Saludos y espero el próximo capítulo

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
uff una historia de sarah es algo digno de leer... te sigo :D


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Nerckka

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
         
   
Esa es mi Musa
Friditas siempre pisando fuerte y con temas inéditos
Te sigo, te sigo      que esto no me lo pierdo

Ikebana

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Un inicio que promete, ¡y mucho!

Estuvo genial que nos dieras un retrato de Sarah cuando era Briand, antes de ser Leagan. Así nos hacemos una idea de por qué empezó a amargarse; no es que parte de su "maldad" no sean cosecha propia, pero si es cierto que factores externos pueden dañar mucho a la gente.

Me dejas con ganas de más, no tardes en continuar, jejeje...

https://www.fanfiction.net/u/4785954/Stear-s-Girl

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
esto va a estar re caliente..digo,bueno

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

lorelei23

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
La vida de la sra Leagan es muy interesante, una mujer fría y estricta, y veo que tiene muchas razones para ser así. Me encanta este maravilloso relato que toda mujer comprendería poníendose en lugar de Sarah, de ahora en adelante me va encantar más este personaje.
Nos dejas con la emoción  para el próximo capítulo, el Sr George tiene un encanto único, ya quiero ver que sigue......
Estupendo Frida, felicidades!

http://lorelei2323.deviantart.com/

Adriana G

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
wow! está muy buena y promete ponerse mejor.....espero la continuación!!!

Gracias por compartir algo totalmente diferente!

abrazos

Galilea Johnson

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
jajajajjajajaja............pero que mujer....ajjaja....quiero leer esto!

muy buena introduccion!

Me lleno de curiosidad....muy buen trabajo, espero la continuacion!

Lady Lyuva

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ay, caray! Qué interesante es ver este punto de vista de Sarah Leagan, desde antes de convertirse en esposa del señor Leagan. Una historia muy bien estructurada, que nos da pistas que Mizuki no explica y que siempre ha dejado en el lado oscuro (por no conocerlo, no por creepy) de la historia de Candy. Es maravilloso ver cómo se pueden explotar estos personajes secundarios de manera tan magistral. Y lo último que puedo de decir es: Atrás, señora Leagan! Nada de echarle lazos a mi mero amor hermoso.

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Jari, Rossana, Weiss, Gezabel, Chiquita, Lady Lyuva,
Galilea, Igzell,  Adriana, ¡mil gracias por su apoyo en este inicio y por sus cometarios tan amables.

Sarah no es un personaje gustado ni querido, así que agradezco mucho su interés



Última edición por Friditas el Miér Abr 19, 2017 1:32 am, editado 1 vez

sonice

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Gran comienzo! Sarah es un personaje poco explorado en los fics y que seas tú quien escriba de ella, lo hace doblemente interesante. Nos dejas con ganas de leer más y que aparezca en escena George ❤
Te sigo en esta muy buena y original historia

kitten Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Sarah,Sarah...OMG!!!! que buen capitulo le hiciste para comenzar ya me imagino lo que sigue affraid .


jajajaja dejaria de ser mujer si no se devorara con los ojos al asistente del tío abuelo William.   ...si no tiene un pelo de menza      



Te sigo !!      

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Sonice y Kitten, mil gracias amigas por su apoyo en un fic cuya protagonista no es nada popular. Valoro mucho sus comentarios

Anjou

avatar
Lakewood's Primrose
Lakewood's Primrose


¡Me estoy disfrutando tu magnífico fic con el desayuno!

¡Me encanta y allí voy para el segundo capítulo!


_________________

Liovi

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Llegando tarde pero me intrigo una historia de saga.....
Lo seguiré leyendo amiga!!!!!

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.