LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » Guerra Florida 2017 » TERCER ATAQUE DEL PELOTON PECOCITAS, AGENTE PATHYA, CAPITULO II, LA FAMILIA DE MI ESPOSO

TERCER ATAQUE DEL PELOTON PECOCITAS, AGENTE PATHYA, CAPITULO II, LA FAMILIA DE MI ESPOSO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

perlatorijano

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Capítulo II

- ¿Perdón? Candy no es tu novia, ¡quisieras! - responde Tom como si no entendiera de lo que Jimmy le decía.
- ¿Quién es este tipo? - Jimmy cuestionó con celos.
- ¡Nadie que te interese Jimmy! Charles deberías de llevarte a tu hermano, Candy está muy cansada y no quiero que nada la altere, ¿me has entendido? - solicitó Tom con un poco de molestia.
- ¡Jimmy ya vámonos, debes de darle paz cuando está tan cansada! - Charles pidió tregua.
- ¿Quién era? - preguntó Albert sin querer.
- Jimmy es un chico que quiere a Candy - informa Tom dándose la vuelta.
- ¡Qué bueno! ¿No? - expresó Albert sin saber que ese hombre no era bueno para ella.
- A la mala, obviamente y eso no lo voy a permitir, si no fue para mí, menos será para otra persona igual a mí - respondió Tom, tomándose el resto del whisky que había en su vaso.
- ¿De qué hablas? ¿Quién eres tú? - el rubio quiso saber.
- Un alma que ella reubicó... - responde Tom con ahínco y sonriendo de últimas cuentas.
- ¿De verdad? - quiso enterarse.
- Sí, pero esa es otra historia, por lo pronto disfrutemos en silencio de nuestras bebidas y veremos, ¿no lo crees? - solicitó el joven.
- De acuerdo, hombre - respondió el rubio, sabiendo que eso era lo que él quería.

Fin del flashback


Y esa fue la primera vez que Albert platicó con mi alma gemela, Tom era un gran amigo en mi vida que me aceptaba como era, nerd o no, él fue una pieza importante para mi matrimonio, después de todo, era la persona que amaba más después del que fuera mi esposo, meses después. Sí, Albert y yo nos casamos dos meses más tarde en un tórrido romance y en una boda lo más veloz posible, en parte porque estábamos locos y quisimos inventar que nos habíamos emborrachado, pero no, el único licor que tomamos era el de nuestro puro y perfecto amor.

La boda fue increíble, pero lo fue más la sorpresa de encontrarnos en nuestra luna de miel a Annie, mi hermana que casualmente estaba... embarazada. Annie trabajaba para haciendas cafetaleras en Colombia, una noche de verano se entregó al hombre que amaba como una obsesión y de ahí no le volvió a ver más hasta que se le ocurrió a aquella insensata venir a Londres para buscarle sin una dirección y menos una ciudad en concreto para encontrarlo.

Inicio del flashback


- Annie, Annie, Annie... ¿qué esperabas? Te sabes el nombre de Archie, su apellido y lo buscas en el país donde estudia, pero te faltó un detalle, ¡Londres es enorme! ¿Una dirección? - exclamé irónicamente. ¡Descarado! - refutó la rubia cuando ella bajó el rostro a sus mano y brazos entrelazados en su regazo.
- No, se me olvido preguntársela... - confesó avergonzada.
- ¡Ay Annie, así no vas a llegar a ningún lado! - la reprendió Candy.
- ¡Basta chicas! ¡Candy puedes dejarla en paz! ¡No ves que la pones mal! - exclamó Albert.
- ¿Qué? ¿No tiene cerebro? - le preguntó Candy a Albert.
- Yo puedo llevarte hasta donde Archie vive, Annie - respondió el rubio observando cómo su esposa se enfada... con él.
- ¿Qué cosa? - Annie se puso feliz con la noticia esperanzada de volver a verle.
- Que puedo llevarte ante el gran Archie Andley... - informó sentándose a su lado.
- Pero ¿cómo puedes hacer eso? - cuestionó ella al no creerla tan ingenua.
- ¿Qué crees que haces? - cuestiono la rubia a su esposo.
- ¡Ella no sabe dónde está, pero yo sí! - explicó en voz baja cuando su esposa se le acercó.
- ¡No puedes ayudarle! - Candy le prohibió que se entrometiera.
- ¿Quién dice que no puedo? ¿Tu? ¡Por supuesto que puedo ayudarle! - respondió él entre dientes.
- ¡Claro que no Albert, ese hombre solo la hará sufrir! - asegura la rubia retirándose de ahí.
- Y tú ¿cómo sabes? - le pregunta él con altanería.
- ¡Solo lo sé! Ella no piensa con la cabeza, si no con el corazón - responde sin darse cuenta de la media confesión que hace.
- ¿Qué quieres decir con eso? ¡Te casaste conmigo y ahora es que me entero de esto! - refiere Albert molesto y mucho más que eso.
- No voy a discutir sobre mí, estamos discutiendo de ella - intenta distraerlo.
- ¡Pues ahora veras que sí lo voy hacer! ¡Porque ella, a diferencia de ti, si ama a Archie - responde dándole justamente donde sabía que le dolería.
- ¡No te atrevas, Albert Andley! - le advirtió la rubia.
- ¡Oh si verás que si me atrevo! - respondió él con sorna.
- ¡Esperen chicos, no quería incomodarlos! - advirtió Annie cuando los vio enfrentarse a media voz.
- Annie yo soy... - intentó decirle su nombre y que él pertenecía a la familia de Archie.
- ¡Sí lo haces, no te volveré a hablar! - advirtió Candy, pensando que lo amedrentaría con ello, pero si pensaba que lo conocía, era algo que no sabía a ciencia cierta, después de todo solo se casaron a los dos meses.
- Te recuerdo que eres mi esposa... - advirtió él en son de advertencia.
- Y... ¿crees que me importa, estaba borracha? - reclamó ella, si quería pelea le recordaría cómo sucedieron las cosas.
- Soy Albert Andley - le soltó el rubio con alevosía y ventaja hacia su esposa, desencajándola de pronto. Annie se asustó de un momento a otro.
- ¡Albert! - Candy lo llamó.
- ¡Candice! - el rubio le llamó con burla.
- ¡Tendrás la visita de Tom! ¡Firmarás el divorcio! - le dijo cuando se dio la vuelta, yéndose a la recamara de su casa para sacar su maleta e irse con lo que había llegado a la Mansión Andley.
- ¿Por que por dejar que tu hermana decida en su futuro? - le preguntó siguiéndola a cualquier lado de la mansión donde se dirigiera.
- ¡Porque quiero! - respondió ella sin entenderlo, ninguna persona le decía que pensar, que hacer ni que decir en lo que a Annie se refería.
- Candice, espera - trató de intervenir Annie, pero aquella se encontraba tan furibunda que no lo intentó más.
- Y tú, espero que ese hombre valga la pena para haber venido hasta aquí - advirtió Candy a Annie, ella no quería reconocer que la equivocada era ella.
- Candy... - Annie se limitó a sentir que su hermana no comprendía cómo es que ella se sentía.
- ¡No puedes irte así! - Albert la detuvo del brazo.
- ¿Quién dice que no puedo? ¡Déjame! - ella se jaloneó y salió de allí cuando se dio cuenta de que Annie se había ido ya.

Montamos una escena y por supuesto que Annie obtuvo lo que quería y lo que no me esperaba es que huyera a Francia. Tom aceptó mi rabieta y al otro día se presentó ante Albert en la oficina de Liverpool.
- ¡Hola! - saludó Tom cuando me vio salir del elevador
- ¡Hola Tom! ¿Qué sucede? - preguntó el rubio al verlo aparecer.
- Traigo los papeles de... divorcio... - informó Tom con duda.
- ¿Cuál divorcio? - el rubio quería confirmar lo que su esposa le había ordenado
- El tuyo con Candy... - explica ella.
- ¿Sigue con esa idea? Siéntate Tom, ¡de una vez dile que no le daré el divorcio! - advirtió mientras el pobre de Tom seguía sus indicaciones.
- ¡Ella sólo pide tres cosas! - refiere Tom nervioso.
- ¿Cuáles? - el rubio quiso saberlas.
- Que dejes de llamarla y de nombrarla como tu mujer - responde Tom y al mismo tiempo el rubio permanece adusto.
- Y que los papeles del niño quedarán a nombre suyo - informa y completa.
- ¿Cual niño? - pregunta el rubio.
- El que adoptó hace unos seis días - informa Tom, sabía que ella no le había dicho nada aún, tomando a Albert por sorpresa.
- ¿Adoptó un niño? - volvió a preguntar subiendo el tono de su voz.
- Sí, pensé que te lo había platicado ya - hizo hincapié en ello.
- No, pero ¿por qué adoptó un niño? - el rubio pareció no notarlo pero Tom no tenía mucha información.
- ¡No lo sé! ¡Sólo sé que su amiga Natalie murió la semana pasada y ella adoptó a su hijo, bueno no fue ella pero a ella se lo dieron... - respondió Tom a cuenta gotas.
- ¿A dónde está? - el rubio se levantó rápidamente.
- ¿El niño? - pregunta Tom tontamente.
- ¡No, ella! - reclama Albert, lo que menos quiere es perder el tiempo.
- En el hotel, pero creo que salió hacer compras para el niño - refirió Tom.
- ¿Lugar...? - insistió.
- ¡Westfield...! - susurró haciéndose hacia atrás cuando el rubio acercó su rostro.
- ¡Buen muchacho! - le dio unas palmaditas en la cabeza y salió de allí.
- Con esa amenaza... ¡quién no suelta la sopa! - refirió sintiéndose como si un peso se le quitara de encima.

Y así mi flamante esposo fue a buscarme a Westfield...

- ¿Cuando pretendías decirme que adoptaste un niño? - me preguntó cuando salía de un probador.
- ¡Yo no lo adopté! - refiere Candy con sencillez.
- ¡Ah no! ¿Entonces quién? - cuestionó atentamente colocándose en jarras.
- Mi familia - responde saliendo de los probadores.
- ¡Y por qué no se lo queda tu familia! - sugiere él.
- Porque Natalie era amiga mía, no de ellos, los gastos corren por cuenta de mi madre, así que no gastaré nada que sea tuyo - refiere ella.
- Me importa un bledo quién lo mantenga, yo puedo hacerlo falta que quiera - le grita a ella, sacándolo de quicio.
- ¿Cuándo ibas a decírmelo? - cuestiona Albert.
- Ayer, pero oportunidad no me diste - recalca sonriéndole hacia los demás.
- Tú te fuiste, tú hermana tiene una oportunidad con Archie y no se la quieres dar - Albert quería que recapacitara.
- ¡Eso no importa ya! - exclama la rubia yendo hacia los vestidores de nueva cuenta.
- ¿Por qué? ¡Falta que haya huido! - sin querer su esposo había dado en el clavo.
- ¡Mmmhhh! - atinó a decir eso.
- ¿Lo hizo? ¡Vaya, no me lo esperaba! - susurró aquella frase.
- Annie lamenta que nos estemos divorciando... - informó ella, dándose la vuelta para colocar por encima de sus ropas algunos vestidos, viendo como le quedaban.
- ¡Aún no nos hemos casado, Candy! - reclama el rubio, fumando la pipa de la paz.
- ¡Ah no! ¡Pensé que sí! Cuando me emborrachaste y me hiciste el amor... - respondió cuidando que las lágrimas no cayeran por sus mejillas.
- Candy, debemos de aprender a manejar nuestros problemas de forma civilizada - sugirió Albert, sonriendo y abrazándola.
- Te dije que no le hicieras ilusiones a Annie y tenías que abrir la boca - la rubia le reclamó.
- ¡Ella se fue! - informó Albert.
- Lo sé, se que se fue, sabía que ella haría eso, pero tú tenías que presionarla... - era imposible, las gotas comenzaban a salir, eran lágrimas de sufrimiento.
- ¡Yo no tengo la culpa! - alzó un poco la voz.
- Yo tampoco, sólo que no sé ¿qué estamos haciendo? - responde la rubia.
- Ven mi amor, tu hermana debe decidir lo que es mejor para ella - le informa su esposo.
- ¡Tú no conoces a Annie! - le reclama sin compasión.
- ¡Tú tampoco, la conocías! ¡No la conoces ahora! - responde sabiamente.
- ¡Annie está sufriendo mucho! - susurra sobre su pecho.
- ¡Y tú también mi amor! ¿Cómo se llama? - pregunta Albert.
- Arthur... - responde.
- ¡No te daré el divorcio! - bromea con ella.
- ¡Y yo no te lo pediré! - responde ella de la misma forma.¿
- ¿Me perdonas Candy? ¡No debí meterme entre ustedes dos! - notifica a su esposa.
- ¡No hay nada que perdonar! - exclama ella acercándose para darle un beso.
- ¡Te amo Candy - le dice Albert a ella entregándose a un apasionado beso.
- ¡Te amo Albert! - ella hace lo mismo ganándose el aplauso y los suspiros de todos los demás cliente que presenciaban esa escena.
Fin del flahsback

Continuará...

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
Genial capitulo... te sigo :D


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Dove

avatar
Rosa Lila
Rosa Lila
sigue adelante.

Friditas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
par de berrinchudos. Tal para cual. Te sigo

Carolina macias

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
WIIIIIIII WIIIIIII PAHYA LINDA, PECHOCHA HERMANA DE OTRA MADRE, LA OTRAAAAAAAA

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.