LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » FORO ROSA » 31 NOCHES EN LA MANSIÓN LEAGAN: FIC GRUPAL CAP. #2

31 NOCHES EN LA MANSIÓN LEAGAN: FIC GRUPAL CAP. #2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Wendolyn Leagan

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
ANDREW'S MANOR

CAPITULO # 2
"SALON DE BAILE"


https://www.youtube.com/watch?v=dUNOfNad59Q





 (CAPITULO # 1 AQUI)

... La gran puerta se abrió de pronto de par en par, dejándola boquiabierta. Lo que vio era imposible para ella.
Ella, que en su pobre vida no había visto tales cosas más que en películas o en la imaginación de los libros que devoraba ávida, no podía creer lo que veía ante sí.

Un enorme salón de brillantes pisos de mármol y columnas griegas adornadas con guirnaldas doradas; al final una gran escalera con pasamanería de hierro y del cielo raso,  un gran “chandelier” de bronce y cristal, del que se despedía una lucecita amarillenta y delicada, que refractaba entre las miles de lágrimas cristalinas que colgaban de él y que parecían querer alumbrar al salón en cautelosos haces de colores.

Se sintió de pronto, como si de verdad acabara de salir de su realidad, y se hubiese adentrado en alguna historia “Austeniana” que tanto le gustaban.

Tan ensimismada se quedó observando lo que tenía delante, incrédula, pues desde fuera no le pareció que eso le estuviera esperando dentro; que se sobresaltó casi aparatosamente ahogando un grito cuando, sus ojos castaños que recorrían el salón, cayeron sobre el grupo de elegantes personajes que la observaban, casi tan asombrados como lo estaba ella.

Un grupo de elegantes damas y atractivos caballeros, vestidos de manera señorial y extravagante, le observaban fijamente, como si tampoco pudieran creer que ella estaba ahí.
Todos con copas en sus manos, como si estuvieran a punto de un brindis el cual ella había interrumpido; alumbrados vagamente por la ligera luminosidad del chandelier, cuyos haces de pálidos colores caía sobre ellos en un claroscuro confuso.

Llevándose las manos al rostro, entre asombrada y apenada,  miró hacia detrás de sí, se fijó en el jardín a oscuras donde apenas se dibujaba la silueta de su automóvil a la luz de la luna.
Por una ventanilla, apenas podía vislumbrar el adolorido rostro de su acompañante que la miraba extrañado.

El joven, con el ceño fruncido y el dolor pintado en la faz,  le hizo un ademán con la mano de que se acercara al auto, pero ella le indicó que esperara.
Cuando de pronto una voz la hizo sobresaltar.

-¿Necesitas algo, muchacha? – la aterciopelada voz de un caballero la hizo darse la vuelta, topándose de frente con un par de maravillosos ojos color miel que la miraban con fijeza.

- Di…disculpe…- balbuceó ella, perdida un momento en la mirada del hombre y el vago perfume a rosa antigua que percibió de pronto– yo… no quería interrumpir su fiesta. Desde afuera apenas vi luz, no me imaginé…

- Tranquila... – dijo un alto hombre rubio de entre el grupo más allá, que nada habría tenido que envidiarle al legendario Mr. Darcy si existiera,  elevando su copa hacia ella – ... aquí eres  bienvenida.

El atractivo joven trigueño de cabello castaño que la recibiera en la puerta le tendió una mano sonriéndole; de pronto no supo qué sensación la invadió; sin dejar de mirar aquellos ojos castaños ella tomó la mano del hombre aceptando la invitación.

En el preciso momento en que uno de sus sucios “converse” tocó el brillante mármol del interior de aquella mansión, un aroma a rosas la envolvió por completo, y llegó a ella el sonido de bandoneones y violines.
De pronto era como si el grupo de asistentes hubiera dejado de notarla.

El sonido de voces y risas llegó hacia ella mezclado con el de la música; parejas danzaban al son del vals que sonaba, mientras algunos hablaban y reían como si hasta hace solo un momento, no hubieran estado todos apiñados en un solo rincón, observándola.

No supo ella en qué momento la luz a su alrededor cambió.
El macilento resplandor del chandelier que proyectaba sus caprichosas formas de pálidos colores sobre los asistentes, se volvió de pronto una luz clara y cálida que llegaba hasta el último rincón del salón.

Aquel antiguo aroma, como a rosas viejas, se volvió un delicado conjunto de deliciosas esencias y perfumes; mezclado con el dulce de los manjares y el vino.
El tintinear de las copas, las colas de seda dando vueltas, las mucamas de elegantes uniformes llevando y trayendo charolas;  la mareó por un instante  olvidándose de la mano que sostenía.

-Mi nombre es Neil Leagan – dio de pronto su acompañante – ¿y tú eres…?
-Laura… - dijo ella en un susurro, todavía sorprendida – Laura Charles.
-Mucho gusto, Laura Charles. Bienvenida a la Mansión Andrew.

La muchacha se dejó guiar hacia dentro por aquel amable y apuesto caballero que le sonreía, mientras ella no dejaba de sentirse al mismo tiempo, anonadada por lo que presenciaba.
¡Cuándo ella iba a imaginar estar algún día en lugar así!

Ella que, desde que dejara el orfanato había tenido que luchar duro para subsistir, que lo único que tenía en el mundo era aquel automóvil que alguna vez le había servido hasta de vivienda cuando la situación se ponía realmente color de hormiga.

Ahora; aunque vestía unos desteñidos jeans y unos viejos converse, se sentía como toda una “Elizabeth Bennet” de la mano de aquel Mr. Darcy trigueño que la tenía de la mano.

Y ella se dejó conducir, olvidando por un instante que lo que necesitaba era un teléfono, indicaciones para volver al camino, y ayuda para su Johnny, muerto de dolor con el hombro del tamaño de un melón, en el asiento trasero de su auto.

La puerta se cerró detrás de ella, quedando afuera la oscuridad y siendo recibida en aquel maravilloso y anacrónico mundo de ensueños; mientras desde el auto, el adolorido Johnny se preguntaba qué estaba haciendo la loca de Laura, adentrándose en ese viejo caserón lleno de moho y maleza, del que desde afuera no se vislumbraba nada más que oscuridad.

CONTINUARÁ...



http://www.maldita-bruja.blogspot.com

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
Genial, vamos a ver que pasa ahora... aah espera sigo yo corrooooooo!!!!!


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Mimicat Cornwell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
La música queda ni pintada, el ambiente del baile se puede tocar. Me encantó este capítulo. Seguimos en la aventura

igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
de verdad que crei que la joven era la señorita leagan;vaya sorpresa la que me lleve...oh,esa musica,me dan ganas de bailar!!!

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.