LOS LINKS DE DESCARGA ESTÁN PROHIBIDOS, EVÍTANOS BANEARTE O SUSPENDERTE POR PONERLOS. LEE ATENTAMENTE NUESTROS REGLAMENTOS, LA ADMINISTRACIÓN SE RESERVA EL DERECHO DE BANNEAR Y BORRAR TODO LO INCONVENIENTE O QUE CONSIDERE, AFECTE A ÉSTE FORO. FIRMAS DE TAMAÑO ADECUADO (MENOS DE MEDIA PÁGINA) SLIDES PEQUEÑOS POR FAVOR QUE ALENTAN LA PÁGINA Y LA TIRAN DURANTE LA GF.

No estás conectado. Conéctate o registrate

 » El Ciber Hogar de Pony » GUERRA FLORIDA 2015 » [C.E. Aquelarre Andrew] Firma-Aporte #1-Fanfic: "Amor perdido"-Cap. 1. *Oda para Albert y Candy.*- ENTREGANDO FIRMAS.PASAR A RECOGER. GRACIAS

[C.E. Aquelarre Andrew] Firma-Aporte #1-Fanfic: "Amor perdido"-Cap. 1. *Oda para Albert y Candy.*- ENTREGANDO FIRMAS.PASAR A RECOGER. GRACIAS

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 3.]

LizvetArdray

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


Notas del autor:Hola, buenas horas. Saludo a cada una de ustedes que nos leen y participan en éste evento tan especial.
Os comento que es mi primera GF, ya que mi incursión en Candymundo es de menos de un año.
Esta historia surgió una noche mientras leía el manga y a la vez escuchaba la canción de fondo interpretada por Michael Buble: "The way you look tonight"(La manera como te ves ésta noche).  
La letra de la canción me hizo imaginar cómo se sentiría Albert antes  de esa noche   que escribió su carta de despedida confesando que había recuperado la memoria. Y me pregunté  ¿Qué pasaría si Candy se da cuenta que está enamorada de Albert  después de su partida en el Magnolia,pero se entera  de su identidad en la gala de presentación de éste como Patriarca,y no antes?
Gracias por tomarse el tiempo de pasar por aquí. Espero sus comentarios, críticas, tomatazos, escobazos (pero suavecitos).     

La letra de la canción se los muestro al final de éste capítulo, así como también la firma. Enumerarse la que desee y dejar nick.¡Que tengan buenas festividades por semana santa!Gracias   





***AMOR PERDIDO***




Disclaimer: Los personajes de Candy Candy pertenecen a la novelista Kyoko Mizuki, la mangaka Yumiko Igarashi y/o Toei Animación. 
Esta historia es de mi autoría, producto de mi imaginación. El uso de los personajes y sus nombres pueden contener variaciones en sus caracteres y/o similitudes. Así como también partes del manga han sido tomadas para fines de la historia que ha sido escrita sin fines de lucro y sólo para entretenimiento.
“Dicen que las aves vislumbran los cambios en su derredor, y mientras algunas revolotean ante la expectación, yo me encuentro   ansiosa  por llegar. La curiosidad y la espera de la que he sido presa todos estos años me han  mantenido en vilo. Por fin iba a revelarse la verdad  ante mí. Pero no podía evitar sentir un nudo en la boca del estómago. Tal vez era la anticipación de que mi vida jamás sería la misma, de  saber que  Él cambiaría el rumbo de mi existencia…..”





CAPÍTULO I: "La manera que luces ésta noche"


Chicago Diciembre, 1915

Las hojas de  otoño que adornaban el bosque  habían ido perdiendo sus tonos amarillos, dorados y anaranjados al ser reemplazados por sendos copos blancos. El invierno se venía con fuerza, como augurio de tristes noticias.
Albert, se dirigía al Magnolia después de estar toda la tarde  con la sensación de que algo andaba mal.
Hoy llegaría más temprano de lo usual, tal vez llevaría a cenar una comida decente a Candy. Anticipando mentalmente  el gesto de sorpresa de la pequeña rubia, se dispuso a subir las escaleras cuando una discusión acalorada atrajo su atención.

“-¡NO ES CIERTO! ¿Cómo puede acusar de semejante barbaridad a Albert, señora casera?
-Mucho cuidado con lo que dice jovencita, soy una  señora de ¡respeto! ¡Faltaba más!- espetó la dama señalándola con el dedo índice.

- Está viviendo con un hombre misterioso, un  mafioso  nada menos.-dijo otra vecina respingona y chismosa.
-Un malandro, que se reúne con otros  por los alrededores, quién sabe si es buscado por la justicia.-  soltó otra.
-¡No! ¡Apuesto que es un  gánster!-intervino una tercera con  el ceño fruncido.
-  Lo indudable es que, está trayendo mala imagen al vecindario Srta. Candy y  nuestra seguridad está en peligro. –Continuó la arrendataria.- Por eso le pido que desalojen el departamento. Me da igual si es su hermano o algún otro. Pero no podemos consentir  alojar a un tipo de esa calaña.
- ¡Eso es falso! ¡Son todas mentiras!-Candy no podía creer tales difamaciones.- Iré a buscar a Albert y ya  verán que  son totalmente ridículas sus especulaciones.

-No le creo… ¡O se va él o se va usted con él! Tiene dos días como máximo. No voy a esperar más.

Aquello fue la gota que rebaso el vaso de la paciencia para Candy quien con las manos empuñadas  y en voz alta contestó:

-¡No se equivoque!  ¡Si me voy con Albert es porque yo creo en él!”(*)

Aunque deliberadamente había elegido fingir que aún estaba desmemoriado, Albert vio con tristeza que el momento de su partida había llegado. 
Esas palabras cargadas de sentimiento, calaron hondo en el corazón del rubio. Tenía que llevar  a cabo su decisión, por muy dolorosa que fuese. 
Él era William Albert Ardlay, entrenado para tomar las mejores decisiones.
Pero primero…. Primero le daría una sorpresa a su pequeña. 

*-*-*-*-*-*-*
Necesitaba estar sola, necesitaba  tiempo para ella, necesitaba pensar…  
Los días  previos habían  estado cargados de dolor y nostalgia. La muerte de Stear aún le parecía imposible de asimilar.  ¡Gracias al cielo que Albert siempre sabía cómo animarla!

«-¡Oh, rayos! – se dijo mentalmente-Albert  se la pasa  trabajando estos días  hasta tarde que apenas podemos sostener una conversación.  ¿Cómo se supone que  voy a contarle ésta situación?»


-¡HOLA!
-Ahhhhhhhh- gritó la rubia  alelada saltando de la silla sobre la cual había estado sentada.- Oh, por todos los cielos Albert… Eres tú. ¡Qué  susto me has dado! 

-Lo siento,  no sueles estar pensativa.- se  disculpó él-… ¿sucede algo?
- No. Albert es que yo…
-¿Sí?


Un pequeño paquete distrajo la atención de la blonda chica. 


- Eh… ¿Qué  es lo que traes en  esa bolsa? 


Albert sonrió, sabía muy bien cuan curiosa y lo poco que se podía resistir Candy.


- Es una sorpresa. Esta noche serás mi invitada.  Ve a alistarte.
- Albert…¿saldremos?
-Sí.
-¿Cenaremos fuera?
- Sí.
- ¿Nuevamente?
-He recibido una paga excepcional Candy.
- ¿Una paga excepcional?- Las  acusaciones antes escuchadas sin querer rondaban por la mente de ella.- ¿Y eso?
Por unos segundos Albert observó a la rubia y vio la preocupación en sus ojos.  
-¿Señorita curiosa confía en mí?- preguntó divertido.
- ¡Sí!-respondió ella instintivamente sin pensar. Albert no podía ser un chico de mal vivir.  No. ¡Él era bueno!
- Bien, es lo único que te pido.- comentó  tomándola por los hombros.-Ahora ve…  Te estaré esperando.


Albert respiró profundamente conmovido. Candy confiaba ciegamente en él, no había ningún signo de desaprobación  en su mirada cuando lo contemplaba a pesar de todo lo malo que había escuchado de él.  Y sin embargo, él no estaba muy seguro de poder seguir disimulando sus emociones.
Pasaron los minutos y él seguía ensimismado mirando  hacia el exterior, pensando en cómo llevar a cabo su cometido. ¿Le diría la verdad? ¿Le confesaría quién realmente era él? 
Todo podía tolerar, pero jamás se perdonaría que ella se alejase de él para siempre. Guardó el pequeño paquete que tenía en su mano. No sabía si  se lo entregaría esa noche. Pero lo que sí sabía es que hallaría el momento adecuado.
-Ya estoy lista Albert.

Albert  giró lentamente al escuchar tan agradable voz y se permitió  observarla unos segundos  la visión que le quitaba el aliento.

- Albert ¿Qué pasa? ¿Tengo los zapatos distintos?- preguntó la rubia extrañada por la mirada fija de él.
-No Candy. La manera que luces ésta noche (1) es encantadora.

Un sonrojo tenue cubrió las mejillas de la rubia  quien asombrada no supo qué decir. No es que Albert nunca le hubiese dicho ese tipo de cumplidos, pero era el tono de su voz lo que le había tomado por sorpresa.

-¿Nos vamos?-le dijo él.
-Eh… sí, vamos.-le contestó un poco confusa.

A partir de ese instante, todo fue tan surreal para Albert. No prestó mucha atención al entorno que los rodeaba mientras se dirigían al  sencillo restaurante ni al esmero demasiado obvio de la camarera por atenderlos. No. En lo único que podía pensar era en grabar en su memoria cada detalle de su pequeño ángel.

“Algún día, cuando esté muy triste, y el mundo esté frío, sentiré un resplandor con sólo pensar en ti y como luces esta noche.”

Conversaron animadamente  como siempre lo hacían, encerrados en su burbuja apartados del exterior. Sonriendo y bromeando, susurrando cómplices sobre lo que solo ellos conocían y Albert no podía evitar pensar:

“Sí, eres encantadora, con tu sonrisa tan cálida y tus mejillas tan suaves. No hay nada para mí si no es amarte.”

Albert  le preguntó por su trabajo y Candy  le comentó con un tono de preocupación que el invierno traía  niños y  ancianos  que enfermaban con mayor facilidad y por ello, estaría más ocupada atendiéndolos.

-He pensado en ingresar a la escuela de Medicina, Albert. Uno de los factores por la que hay tanta mortalidad infantil es porque las madres no  saben los cuidados adecuados que deben tener los pequeños. Quiero ayudar y para ello debo aprender. También he pensado que….

Albert se sentía tan orgulloso de ella y la vez perdido en el tono de voz de su pequeña.

“Con cada palabra tu dulzura crece, desgarrando mi temor. Y esa risa que te arruga la nariz toca mi tonto corazón.”

Cuando llegó el postre,  Albert apenas podía  mantener una conversación coherente concentrado en cada detalle de ella.

“Encantadora, nunca, nunca cambies. Mantén ese encanto despampanante. ¿Lo puedes hacer? Porque te amo de la forma que te ves esta noche.”

La noche estaba demasiado fría cuando salieron del lugar. Por lo cual  fueron al departamento compitiendo a la carrera quién llegaba primero. Entre risas prendieron la chimenea y se frotaron las manos para calentarse. La rubia estaba helada hasta los huesos y tiritaba  inconscientemente los dientes. Albert gentilmente tomó las manos de ella entre las suyas, para abrigarlas primero mientras Candy lo miraba absorta perdida en sus preciosos zafiros.

-Gracias por esta noche tan amena Albert.- le dijo rompiendo ese silencio tan íntimo que se había formado.- Hace muchos días que no conversábamos tanto.
Albert meneó la cabeza sonriendo.

-También me ha encantado pequeña pero no tienes nada que agradecer.
- Albert…
-¿Sí?

Candy sabía muy bien, que tenía que comentarle la desagradable conversación con la casera. Sin embargo, no quería malograr la velada.No podía. Una sensación agradable pero desconocida se estaba apoderando de su corazón. Y ella, sabía que el único artífice de ello era Albert. No. Se lo diría al día siguiente.

-Eh…nada… Lo hablamos mañana. Estoy realmente cansada.
- ¿Segura?
-Sí.
-¿Sabes que puedes compartir conmigo todo verdad?-le animó el rubio con su deslumbrante sonrisa.
-Lo sé.-dijo ella.- Pero es mejor hablar de esto mañana.  
-Bien. Buenas noches Candy.-le deseó él depositando un beso en su frente y retirándose  a su alcoba.

Aquello le supo a vinagre  a Candy. Albert depronto había cambiado su mirada de un azul intenso  a un azul vidrioso. Como si estuviera ¿triste?
-¿Albert?
-Sí, Candy. 
-¿Estás bien? 
-Sí, pequeña.  Es solo que ha sido un día largo y debo levantarme temprano por la mañana. Descansa preciosa.
- Oh.. sí debes estar agotado... Que descanses, Albert. Buenas noches.

*-*-*-*

Un día después…


Las horas pasaban en relativa calma en el pequeño apartamento de la zona este de Chicago. El silencio en la parte más oscura de la noche vislumbraba que pronto llegaría el amanecer. 


Candy, recordaba entre sueños la sensación de seguridad y alivio que había sentido aquella ocasión en que Albert fue a buscarla tras el engaño de Neil. El roce mágico de sus labios  en contacto con su frente, había logrado calmarla como una poción curativa para todos sus males.  ¡Qué bien se sentía tener a Albert cerca!   Era como si todos los problemas perdiesen importancia a su lado.


Mientras tanto, a escasos metros de ella….


Sentimientos  encontrados y una fuerza de voluntad a punto de resquebrajarse le estaba haciendo flaquear en la decisión de marcharse. Observar a la dueña de sus pensamientos dormir plácidamente  y suspirar tranquila, le traía una calma inexplicable a su acongojado corazón.  


¿Cómo podría vivir sin aquellos luceros esmeriles que lo observaban  cada mañana como si traspasase su alma? ¿Cómo comenzaría su día sin aquella cálida sonrisa avivando su voluntad de seguir?  ¿Y ese abrazo sincero que siempre le había dedicado con tanta naturalidad?


Enfundado en la ropa de viajero que solía usar en su época de vagabundo, mochila al hombro  derecho y una mano aferrada al dintel de la habitación, Albert se encontraba en la mayor de las indecisiones que había pasado en su vida. 


Cerró los ojos por un instante, pensando en cómo le dolía profundamente dejarla de esa manera.  ¡No  podía hacerle aquello! ¡No podía marcharse así sin más!  
Después de haber compartido tantos momentos de complicidad, sus risas, su ternura, sus despistes culinarios, su preocupación por él cuando demoraba más de la cuenta y esa confianza ciega cuando lo miraba, no… No podía dejarla… ¡No quería dejarla!


-“Si hubiera podido, habría querido seguir viviendo contigo en secreto Candy. (2)-pensó tristemente el rubio.-  Sin embargo no puedo permitir  que por mi causa te veas perjudicada.” 


¡No! No a ella, quien había arriesgado su reputación por él, un desconocido sin pasado ni futuro.


Desde que hubiese recuperado la memoria, Albert se había visto en el dilema de afrontar la realidad que los sumía a ambos. Si bien era cierto estaban emparentados legalmente, ella no lo sabía, y menos de qué manera. Pero las constantes habladurías de los inquilinos y las exigencias de la casera habían hecho  que apresurase su partida tan postergada.  


Fijando la mirada en el ángel dormido  bajo la litera, decidió que unos instantes más  atesorando cada línea  de su delicado rostro no harían mella en su  éxodo hacia lo que tanto había rehuido por mucho tiempo.
“Algún día, cuando esté muy triste, y el mundo esté frío, sentiré un resplandor con sólo pensar en ti y como luces esta noche.” 


Inclinándose con sigilo, se dispuso a besarla con delicadeza en la frente, pero la inmensa tentación que suponía aquellos labios rojos y carnosos entreabiertos, estaban debilitando sus primeras intenciones.


“Sí, eres encantadora, con tu sonrisa tan cálida y tus mejillas tan suaves. No hay nada para mí si no es amarte.”


Acarició suavemente uno de los diversos rizos dispersos  por el rostro de ella e inhaló  con los ojos cerrados la agradable fragancia a rosas y vainilla que despedía sutilmente su cabello.
«-Debo irme de tu lado princesa… Pero prometo que algún día te lo compensaré.- pensó con desolación Albert»
«-No es cierto.- se contestó a sí mismo mentalmente.- Cuando sepa quién eres y que se lo has ocultado, ella te odiará.»


Ajeno a lo que le decía su mente, su rostro se encontraba a escasos centímetros de los labios de Candy. Cuando él abrió los ojos, se halló sorprendido por la cercanía  de su aliento y la necesidad de saborear aquellos exquisitos labios. Sin pensar en lo que hacía posó tenuemente  su boca sobre  la de ella  y se permitió tener un recuerdo que solo en sus sueños había tenido oportunidad de llevar acabo en los últimos  días. 

Asombrado por su proeza, Albert se  irguió  febril hacia la puerta, cuando escuchó  entre susurros decir:
-Albert… Te quie…ro… Te quiero.
Paralizado por aquella dulce confesión, Albert  no se atrevió a volver sobre sus espaldas en ese instante, ya que no sabía que explicación darle a su pequeña ninfa sobre el beso. Los segundos transcurrían lentos y él casi sin aliento, se dio cuenta que el silencio seguía adornando la habitación. Curioso, giró sobre sus talones  y notó en parte decepcionado que ella seguía durmiendo plácidamente. 


«-¡Ella me quiere! - sonrió  Albert para sí animado. Sin embargo, súbitamente su semblante fue nublado por un apesadumbrado recuerdo de días anteriores. Entonces, con desgano se obligó a no albergar esperanzas.- Sí, claro. Me quiere como un hermano mayor.  ¿Cómo he podido imaginarme que ella podría quererme como algo  más? »


Suspirando con fuerza, dejó sobre la mesa la carta que tanto tiempo le había llevado escribir como despedida. 
“Encantadora, nunca, nunca cambies. Mantén ese encanto despampanante. ¿Lo puedes hacer? Porque te amo de la forma que te ves esta noche.”

Era lo más difícil que había hecho nunca, pero meditando que era lo mejor para Candy, Albert salió aquella fría mañana de invierno del Magnolia  convencido que ya era hora de tomar las riendas hacia lo que siempre estuvo destinado.


CONTINUARÁ....

*-*-*-*-*-*-*
(*) Frases del manga de Candy Candy.  Pág. 27, 80 Vol. 9
(1) Título de la canción “The way you look tonight” interpretada por Michael Buble.
(2) Frase tomada de  las Cartas firmadas de Albert a Candy escritas por Kyoko Mizuki  en Mayo en 1978.


 
The way you look tonight


Someday, when I'm awfully low, 
When the world is cold, 
I will feel a glow just thinking of you 
And the way you look tonight. 



Yes you're lovely, with your smile so warm 
And your cheeks so soft, 
There is nothing for me but to love you, 
And the way you look tonight. 

With each word your tenderness grows, 
Tearing my fear apart... 
And that laugh that wrinkles your nose, 
It touches my foolish heart. 

Lovely, never, ever change. 
Keep that breathless charm. 
Won't you please arrange it ? 
'Cause I love you 
Just the way you look tonight. 
Mm, mm, mm, mm, 
Just the way you look tonight.


SIGUIENTE CAPÍTULO AQUÍ

PASAR A RECOGER  FIRMAS AQUÍ: http://s1058.photobucket.com/user/LizvetArdray/slideshow/CEAA/AmorPerdido1
CONTRASEÑA: CEAA2015



Última edición por LizvetArdray el Mar Abr 14, 2015 1:19 pm, editado 3 veces

Sussy

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Lizvet, linda¡ un gusto verte por estos lasos. Felicitaciones por esta tu primera GF.

Me encantan los fic desde el punto de vista de Albert, saber lo cómo se siente, qué piensa, es maravilloso. No debio ser facil el dejarla, el tener que retomar su vida, pero Ufff y se le escapo a Candy que lo ama, fue un momento muy romantico, es una luz de esperanza para mi wero.
Que lindo como uniste la historia a esta bella canción (me encanta Michael Bublé)

Cuentame como tu seguidora.


PD: Me anota para el Art (bello colorido)

GEZABEL

avatar
Guerrera de Lakewood
Guerrera de Lakewood
ANDO A LA CARRERA AHORITA MISMO PERO AL RATITO VENGO A EMPEZARLO :D


_________________


 photo Gezabel2017_zpsmiypoxsh.png

Delhia Golds


Rosa Abierta
Rosa Abierta
Lizvet. Empezaste con el pie derecho. Me gusta. Y es verdad. Concuerdo contigo con respecto a la melodía.
Te mando un abrazo

Nadia M Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Cariñoooo....¡Que buen inicio de fic! Estoy ansiosa por leer el próximo capitulo, y claro, por obtener la firma.

Mayra Y Exitosa

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


Aquí ando amiga, espero poder leerte hasta el final... pero sabes que cuentas con mi porra... echale muchas ganas, un abrazo a la distancia.

Abby Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Si!! lindo trabajo Liz-chan, espero continuación... no sé, me gusta leer a un Albert expresando o sintiendo tanto... es definitivo, de Albert me encanta todo! jeje

andrewsbabe

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony

Ooohhh que hermoso fic... sabes hay tanto material en esta historia entre estos dos tórtolos.. esta en especial es fantástica y la canción que elegiste es maravillosa me gusta mucho!! te felicito Lizvet estoy ansiosa por segur leyendo!! y claro que me anoto para la firma, esta muy bonita me encantaron los colores!!  Felicidades y bienvenida a esta tu primer GF        

Chiquita Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Buen capituloooo me gusto y yo quiero firmaaaaa

Amigocha

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Oh por Kami!!! Este primer capitulo me ha dejado con un buen sabor de boca, los sentimientos que tiene mi rubio hacia Candy son tan palpables, sin duda podemos ver cuanto le cuesta alejarse de su amada, no quiere causarle problemas con las vecinas chismosas, ademas de que tiene que tomar las riendas de la familia... ese pequeño beso fue mágico, quiero mas, quiero leer mas!!
Ah! y la letra de la música perfecta. Te sigo Lizvet

Blackcat

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony


Buaaaaaaaaaaaaaa, mi wero hermoso. ... ven te consuelo! !!!!

Hermosa canción! !!! Y desgarradora parte del manga. ...

Espero con ansias la continuación.



Lilianarodas

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Me encanto este primer capitulo Lizvet, espero la continuación y me anoto para la firma  

Lady Lyuva

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Buen trabajo! Y bienvenida a la GF.

Chicuelita

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Por un momento pensé que la rubia estaba despierta y le declaraba su amor al güero, buen inicio Liz, a la espera del siguiente capítulo,

Adriana G

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola tía!

En verdad que no me había puesto a pensar en ese detalle......siiiiii.........seguramente mi tío pensó mil cosas antes de irse, tal como lo explicas!

Muy bueno, estaré al pendiente de la continuación! Te mando muchos abrazos!


Besos
Adriana....tu sobri!

GINA R.

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Amiga Liz te felicito me encanto tu fic como todos los que he leído, quede emocionada con ese beso  , pucha porque no despertó Candy  si estaba soñando y diciéndole te quiero a mi sexy Albert, es tan serio en todas sus decisiones, me gusto verlo expresar sus sentimientos haaaaaa!!!!!  es tan bello, espero leer pronto el próximo capitulo, y quiero firmitaaaaaa ..... cariños amiga, un abrazo a la distancia  ..... "Bravo, Viva, vamos adelanteeeeee "  

LisW. Andrew

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Precioso Liz hermosa. Te sigo. Desde que leí la presentación me gustó y la canción perfecta para esas situaciones. Quiero más.
Muy bien.


igzell

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
 que hermosura,ni se que decir...Se que no es un adios porque habra una continuacion =D te sigo!!!

http://larojamelenaquesellevoelviento.blogspot.com/

Shara Mc Cartney

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Lizvet es un gusto leerte y me encantó este primer capítulo estaré al pendiente para seguir tu bella historia y por supuesto que me anoto  gracias  nna 

Anyrosau

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hermoso relato Lizvet!! Todos los pensamientos que pudo haber tenido en su descición de irse del departamento!! y el bessoo!!! que Candy con sueño tan más pesadoo!! :La letra de la canción queda bien con ese tipo de despedida!! Felicidades Lizvet!! esperaremos la continuación!

bububu

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Ay mi Ole, vengo llegando pero mira que me la has hecho... he estado con casa llena por mi familia política y zaz, a estas horas digo meterme al FR con sigilo y puuuum abró está página y la música a todo volumen por las bocinas, ajajaja vaya sigilosa resulté.

Me encantó me encantó, esa parte de Albert y Candy ay, dan ganas de meterles a los dos coscorrones y mira que la besó... ay quien diera por ser la pecosa... En espera del siguiente capítulo y apúntame para la firmita.... siii

https://www.fanfiction.net/u/4715731/quevivacandy

RENECIA CONTRERAS

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Mi querida amiga, me has hecho suspirar y en verdad que ya me hacía falta, pero... ¿Cómo te has atrevido a dejar a #michicodorado en tal estado, al menos ya hubo un beso

Ya sabes que cuentas conmigo ;)

Trastuspies

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Hola amiga, que dulce el mini (me gusta que se pueda leer como un stand alone) saludines

Anita De Brower

avatar
Rosa Lila
Rosa Lila
Ayyy Liz ¿como dejaste al guapo Albert asi? Hermoso capitulo, ya quiero leer el siguiente

Suno-san

avatar
Niño/a del Hogar de Pony
Niño/a del Hogar de Pony
Mi hermosa Olenkuchis (si ya me acostumbre a llamarte así )
Tienes el poder de hacerme leer hasta el final
Pero es que esto es simplemente maravilloso, la melodía es completamente hermosa


Albert siempre tan bello, pensando en la rubia.
Aish, me enamoré.... aunque el sentimiento no le gana a lo que siento por Anthony

Hermoso primer aporte amiga, y pos te sigo desde ya.
Haber si me escribes algo de mi werito no?


Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 3.]

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.